THE REMNANT

Advertencia de un Cardenal: El intento de rescate de Ottaviani

No es mi religión

Continuamos nuestra conversación mientras tomamos el té con mi amigo coadjutor de la parroquia local con la cuestión de la Misa. Con evidente preocupación pastoral, mi amigo me preguntó por qué sentía un interés tan fuerte por la Nueva Misa. ¿Por qué está alguien de mi edad que nunca había visto la Iglesia antes de los cambios, tan “unido” a la forma más antigua?

Creo que más bien le sorprendí cuando pasé por alto todas las cuestiones de estética y le dije: “Porque representa una religión diferente”.

Él había estado de acuerdo con mi primera premisa de que la liturgia era una manifestación, en acciones y palabras, de la teología. La liturgia era la teología en movimiento; como oramos, así creemos, para parafrasear la vieja expresión latina. Señalé varios lugares del nuevo rito, donde ciertas ideas específicamente católicas habían sido o eliminadas o reescritas para significar algo diferente, algo protestante o neomodernista; algo, en fin, no católico [1].

Creo que mi amigo estaba bastante desconcertado al oír una afirmación tan contundente de que lo que casi todos los católicos en el mundo asumen es la Misa, es en realidad una mezcla banal y deliberadamente manipulada por los revolucionarios de los años 60 específicamente con el propósito de des-catolicizar a la Iglesia.

A la luz de los acontecimientos recientes, muchos católicos están encontrando el coraje de mirar sin fisuras las causas de la crisis actual y están buscando respuestas. Muchos de los que han sido sorprendidos por el Papa Francisco están preguntando, razonablemente, cómo nos metimos en esta situación y hasta qué punto llegan las raíces.

La línea oficial sobre el Vaticano II – firmemente seguida por el Papa y el prelado durante 50 años – ha sido que no hay ruptura ni discontinuidad entre la Iglesia de Trento y la Iglesia del Vaticano II. Todo está bien; nada que ver aquí. Pero con Francisco, gracias a Dios, hemos dejado caer esta pretensión absurda e indefendible. El mismo Francisco deja perfectamente claro que su religión es la religión del Concilio Vaticano II, y que esto es una desviación – de hecho un repudio y una corrección del Concilio de Trento y todo lo que le precedió.

Pero no tienes que aceptar mi palabra. Si hubiera tenido más tiempo, habría pensado dirigir a mi joven amigo a un documento que sigue fastidiando a los revolucionarios neomodernistas. Es el que causó un retraso en la promulgación de la Nueva Misa, ya que los hombres que lo inventaron lucharon por cubrir la desnudez de su creación.

Ottaviani lo vió venir

“Me sorprendió casi tanto como cuando asistí por primera vez a una misa tradicional en latín y descubrí cuánto había sido removido y cambiado”.

“Lo leí todo en una sola sesión la noche anterior. Me ha abierto completamente los ojos. Siempre supe que algo estaba drásticamente equivocado, pero ahora entiendo lo que eso significa”.

“Sólo puedo imaginar lo que la gente diría si el Cardenal Muller hubiera dicho algo así sobre Amoris Laetitia“.

Estos son algunos de los recientes comentarios de varias cajas de comentarios alrededor de la red de personas que han leído por primera vez un documento emitido en 1969 por Alfredo Cardenal Ottaviani, entonces retirado jefe de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre las deficiencias teológicas del nuevo rito de la misa. Ottaviani, con el cardenal Antonio Bacci [2], publicó una carta de presentación a un análisis crítico por una docena de teólogos del Nuevo Rito [3], justo antes de su promulgación oficial.

En lo que se conoce como “Intervención de Ottaviani”, los teólogos y dos cardenales apelaron al Papa Pablo VI a reconsiderar el texto de la Nueva Misa que ellos describen como una “desviación” de la teología católica tradicional y, dado el lamentable estado de la Iglesia en nuestros tiempos, “un error incalculable”. La intervención de Ottaviani, en otras palabras, fue el primer lugar en el que apareció la idea de que la Nueva Misa estaba, de hecho, encarnando una religión totalmente diferente del catolicismo que el mundo había conocido hasta ese momento. Es lógico que si la teología es el contenido, el significado, de una religión, la Nueva Misa fue producto de una nueva religión no católica.

(Una copia impresa se puede comprar aquí y una versión en línea se puede encontrar aquí.)

El nuevo rito como “victoria” sobre Trento

En el primer párrafo de su carta, el cardenal declara y dice:

“El Novus Ordo representa, tanto en conjunto como en sus detalles, una desviación sorprendente de la teología católica de la Misa tal como fue formulada en la Sesión XXII del Concilio de Trento”.

Y no pierde tiempo explicando por qué eso va a ser un desastre: estos cánones de Trento que habían sido “definitivamente fijados en ese momento, constituían una barrera insuperable para cualquier herejía dirigida contra la integridad del Misterio”.

La premisa esencial de la Intervención es que el Nuevo Rito de la Misa representa un ataque directo de los hombres que lo crearon sobre la doctrina católica de la Misa definida por el Concilio de Trento. Suprimió el lenguaje que sostenía la doctrina católica de la Misa como un auténtico sacrificio, una renovación en forma “no sangrienta” del sacrificio expiatorio de Cristo en la cruz, una acción salvífica y eficaz que derrama la gracia en el mundo para la salvación de las almas.

Este lenguaje específicamente sacramental fue sistemáticamente removido de la Misa en el nuevo rito, junto con muchos de los gestos físicos como signos de la cruz y genuflexiones, y las repeticiones que lo reforzaron. Éstas fueron quitadas explícitamente para hacer que el culto católico estuviera más en línea con las ideas protestantes, para quienes tales conceptos eran no iniciadores, factores decisivos.
Esto no es sólo una loca demanda de “tradicionalismo radical”, sino la justificación dada públicamente más tarde por la gente que trabajó en el nuevo rito. Los miembros del Concilium, autores del Nuevo Rito, escribieron artículos y libros que se jactaban de su victoria sobre los “reaccionarios” como Ottaviani que habían tratado de impedir que abandonaran Trento, cuyos preceptos llamaban “callejón sin salida” cuando llegó al “ecumenismo”; éstos eran los preceptos doctrinales católicos que exigían a los protestantes elegir inequívocamente entre el protestantismo y el catolicismo.

Los puntos principales de la intervención [4]:

Una nueva definición de la misa como una “asamblea” de personas de pensamientos similares, en lugar de un sacrificio ofrecido a Dios.

  • Eliminar elementos centrados en la Misa como satisfacción de los pecados
  • La reducción del papel del sacerdote de “alter Christus” a un “presidente” u oficiante, equivalente a un ministro protestante
  • Negaciones implícitas de la doctrina de la transubstanciación y de la presencia real de Cristo en la Eucaristía
  • La reducción de la Consagración a una narrativa de “conmemoración” de la Última Cena
  • La introducción de innumerables “opciones” litúrgicas – que serán decididas in situ por el sacerdote – rompiendo así la unidad del culto y la fe católica
  • La introducción de un lenguaje ambiguo y equívoco, abierto a la interpretación personal

El hecho de que la mayor parte de los católicos de nuestro tiempo, ahora dos generaciones apartados de los ritos tradicionales, encontraran estas quejas completamente intrascendentes es un testimonio de la eficacia de las alteraciones litúrgicas para deformar la enseñanza católica; Lex corandi; lex credendi Bugnini publicó y dijo en su autobiografía [5] que el propósito de todo el ejercicio era des-catolicizar el culto católico y, en última instancia, a los mismos católicos.

La Intervención premia el esfuerzo de una lectura cercana y atenta, incluyendo sus notas a pie de página. De hecho, ha ayudado a “despertar” un montón de gente, incluyéndome a mí mismo. No olvidaré el alivio que sentí cuando me di cuenta de que mi incómoda sensación de que las cosas en la Iglesia (y por lo tanto el mundo) habían ido catastróficamente mal antes de nacer, no era sólo yo.

Por otra parte, había razones muy sencillas y sin complicaciones. La situación en que estamos ahora es horrible, apocalíptico incluso, pero sus orígenes no son en absoluto difíciles de entender una vez que han visto los datos. Las consecuencias de enfrentarse con estos hechos – de “tradicionalizar” – a menudo puede cambiar la vida, pero por sí mismo la lógica no es difícil, ni oscurecen los datos. La única dificultad real reside en la aceptación de que muchas de las cosas que pensaba eran ciertas, no lo son.

Me limitaré a comentar algunos puntos, confiando a los lectores a seguir el enlace de arriba para hacer el resto de la lectura.

Algunas frases a resaltar de la carta de Ottaviani / Bacci:

“Las innovaciones en el Novus Ordo y el hecho de que todo lo que es de valor perenne encuentra sólo un lugar de menor importancia, si acaso subsiste en absoluto, bien podría convertir en una certeza las sospechas… que las verdades que siempre se han creído por el pueblo cristiano, pueden ser cambiadas o ignoradas sin ser infiel al sagrado depósito de la doctrina…”

“… nuevos cambios en la liturgia podrían conducir a nada más que desconcierto completo por parte de los fieles…”

Para  “lo mejor del clero”, el nuevo rito ofrece “una crisis dolorosa de la conciencia

Algunos pequeños factoides interesantes del “Estudio Crítico corto“;

  • El nuevo rito fue rechazado de plano por 43 votos de “no” de los 187 obispos en el Sínodo de los Obispos de 1967 a la que se demostró ad experimentum. La intervención nos dice que había “muchas reservas sustanciales (62 ´juxta modum´[‘cerca del límite]), y 4 abstenciones” en el voto.
  • Una revista muy conocida, dirigida a los obispos y expresando su enseñanza, resumió el nuevo rito en estos términos: “Ellos [el Concilio] querían hacer una pizarra limpia de toda la teología de la misa. Se terminó en sustancia muy cerca de la teología protestante que destruyó el sacrificio de la misa”.
  • El nuevo rito “nunca fue sometido al juicio colegial de la Conferencia Episcopal nacional”.
  • A pesar de la afirmación hecha por la Constitución Apostólica del Papa Pablo VI promulgando el nuevo rito, “Missale Romanum”, los laicos y rangos inferiores del clero “Nunca, por ningún motivo, pidieron que la liturgia sea cambiada o mutilada para que sea más fácil de entender.”
  • La definición del nuevo rito de la misa – llamada “Cena del Señor” – que ofrece la GIRM era “la sagrada asamblea o congregación del pueblo de Dios uniéndose, con un sacerdote que preside, para celebrar el memorial del Señor” para recordar las acciones de Cristo en la última cena. Eliminados por completo o presente de manera equívoca son los conceptos de “la presencia real, la realidad del Sacrificio, la función sacramental del sacerdote que consagra, el valor intrínseco del Sacrificio Eucarístico independiente de la presencia de la ‘asamblea’.”
  • En el nuevo rito, el “objetivo final” de la misa – el “sacrificio de alabanza prestado a la Santísima Trinidad” “ha desaparecido”.
  • Las frases retiradas de la antigua misa están diciendo: “Recibe Santa Trinidad, esta oblación…” “Que el tributo de mi homenaje Santísima Trinidad…” en la “oración eucarística, por otra parte, las repetidas peticiones a Dios de que acepte los sacrificios también han sido suprimidas; Por lo tanto, ya no hay ninguna distinción clara entre el sacrificio divino y lo humano”.
  • “El Novus Ordo altera la naturaleza de la ofrenda del sacrificio al convertirlo en un tipo de intercambio de regalos entre Dios y el hombre. El hombre trae el pan, y Dios lo convierte en ‘el pan de vida’; el hombre trae el vino, y Dios lo convierte en ‘bebida espiritual. [6] “
  • “La razón por la que el sacrificio ya no es explícitamente mencionado es simple: el papel central de la presencia real ha sido suprimido. Se ha retirado del lugar que ocupaba tan resplandeciente la antigua liturgia. En la Instrucción General, la presencia real se menciona sólo una vez – y eso en una nota al pie que es la única referencia al Concilio de Trento”.
  • “La misma palabra transubstanciación se ignora por completo.”
  • “La invocación del Espíritu Santo en la Comunión – la oración ‘Ven, Santificador’ – de la misma forma, se ha suprimido.”
  • Del mismo modo se redefinió el papel único del sacerdote que celebra la misa “En relación con las personas, él es ahora un mero presidente o hermano, en lugar del ministro consagrado que celebra la misa en la persona de Cristo.” En relación con la Iglesia, el sacerdote es ahora más que uno de los miembros entre otros, alguien tomado de la gente”.
  • “No se dice ni una palabra, por otra parte, sobre el poder del sacerdote como sacrificador, su acción consagratoria o cómo, como intermediario, produce la presencia eucarística. Ahora parece ser nada más que un ministro protestante”.
  • Las secciones de la misa dedicada a las oraciones por los muertos han sufrido particularmente de la Protestantización [7], con un toque de la moda por la doctrina Rahner del “cristiano anónimo” echado en “el recuerdo de los muertos en el Canon, por otra parte, se ofrece no como antes por aquellos que se han ido antes que nosotros con el signo de la fe, sino simplemente para aquellos que han muerto en la paz de Cristo. Para este grupo – con mayor detrimento de la noción de unidad de la Iglesia y la visibilidad – La oración eucarística IV añade la gran multitud de “todos los muertos cuya fe es conocida por Ti”. Ninguna de las tres nuevas oraciones eucarísticas, por otra parte, alude al estado de sufrimiento por los que han muerto; ninguna permite al sacerdote hacer recuerdo especial para los muertos. Todo esto debilita necesariamente la fe en la naturaleza propiciatoria y redentora del sacrificio.
  • Muchos católicos no saben que la práctica de celebrar la misa fuera de la Iglesia es una invención del Novus Ordo. Hasta el nuevo Rito, las misas fueron normalmente permitidas solo en los lugares sagrados destinados y apartados para este propósito. Ahora, “una tabla sencilla, que no contiene ni un altar de piedra consagrada, ni reliquias y cubierto con una sola tela, se permite como suficientes para un altar”.

Son dignos de revisar también los extensos pies de página de la intervención. En uno, los autores señalan que el nuevo rito y la GIRM se contradicen sustancialmente por la propia encíclica del papa Pablo VI sobre la Eucaristía, “Mysterium Fidei”.

Nota 13: “Mysterium Fidei” denuncia con creces y condena la introducción de nuevas fórmulas o expresiones que, aunque se producen en los textos de los Padres, los Concilios y el magisterio de la iglesia se utilizan en un sentido unívoco que no está subordinado a la sustancia de la doctrina.  “No sólo la integridad de la fe, sino también su modo propio de expresión debe ser protegida, no sea que, Dios no lo quiera, por el uso descuidado de palabras introduzcamos falsas nociones acerca de las realidades más sublimes’.”

Hoy en día, la división y el cisma son reconocidos oficialmente que existen no sólo fuera de la Iglesia, sino dentro de ella también. La unidad de la Iglesia no sólo está amenazada, sino que ya ha sido comprometida trágicamente. Los errores contra la fe no son simplemente insinuados, sino que son – como se ha reconocido del mismo modo – ahora impuestos por la fuerza a través de los abusos litúrgicos y aberraciones. Abandonar una tradición litúrgica, que durante cuatro siglos se presentó como un signo y una garantía de unidad en el culto, y sustituirla por otra liturgia que, debido a las innumerables libertades que autoriza implícitamente, no puede dejar de ser un signo de división – una liturgia que rebosa con insinuaciones o errores manifiestos contra la integridad de la Fe Católica – es decir, nos sentimos obligados en conciencia a anunciar, un error incalculable.

Es de destacar que cuando se publicó la intervención nadie en el mundo católico había visto nunca “chicas en el altar”, la Sagrada Comunión dada por mujeres laicas en las manos de un congregante de pie, el cura de cara al pueblo, el desgarro de altares y barandales de comunión, globos y pancartas de fieltro, marionetas gigantes, “bandas populares”, guitarras, panderetas o bailarinas. En 1966, incluso el más clarividente no tenía idea de lo que venía: un régimen de caos total, la secularización banal, que 50 años después, se consideraría perfectamente normal por casi todos los católicos en el mundo.

La Misa del Novus Ordo es, de hecho, acerca de usted.

El Novus Ordo ha logrado borrar la memoria litúrgica de los fieles católicos para que no se conozca ampliamente que las oraciones, e incluso el tono particular de cantos gregorianos utilizados para las partes de la misa fueron estrictamente prescritos en el antiguo rito. Ningún sacerdote se le permitió nunca que simplemente decida lo que sintiera decir en la misa en una mañana dada. A menudo escuchamos de “conservadores”, el mantra, “La Misa no se trata de ti.” Pero, de hecho, con sus decenas de opciones y la abolición de la orden, la Misa del Novus Ordo sin duda es “sobre” preferencias personales del sacerdote, si no, los de la parroquia o comités litúrgicos o conferencias episcopales nacionales.

Hay más sobre el catolicismo de lo que “el Papa dice…”

Uno de los grandes valores de la intervención en nuestra fase actual de la crisis es desacreditar la réplica muy común que si la Nueva Misa fue promulgada por el Papa debe, por definición, ser católica. Alfredo Ottaviani fue difícilmente un peso ligero, ni fue algún blogger anónimo haciendo afirmaciones salvajes en su ordenador portátil en su sótano. Ni tampoco lo eran sus compañeros que escribieron el texto. Si los defensores de la nueva liturgia van a sostener que representa una teología en continuidad con todas las cosas que los católicos han creído durante dos milenios, van a tener que presentar más de este argumento fácil y circular.

Y aquí de nuevo vemos cómo el actual Papa viene muy bien, Amoris Laetitia  (y otros) ha dado al traste final sobre dichas respuestas infantiles. No, no todo lo promulgado por un Papa es, de hecho, católico. Los últimos cuatro años y medio nos han enseñado que hay que llegar a mejores respuestas, más complejas, más difíciles y más maduras.

Con sus recientes comentarios sobre la “irreversibilidad” de la liturgia moderna, el Papa Bergoglio también ha dejado claro que esto incluye la Nueva Misa, una parte fundamental de esta “hermenéutica de la ruptura”. El y sus portavoces son los campeones de la “hermenéutica de la ruptura” a la que el Papa Benedicto se opuso. La Nueva Iglesia, la Nueva Religión, la Nueva Misa – éstas no son, él ha sido perfectamente claro, igual que las viejas. Y esto, irónicamente, fue precisamente la tesis de la intervención de Ottaviani – y del movimiento tradicionalista que la siguió y en parte derivó de ella.

Con Francisco y sus amigos Kasper, Marx, Schonborn, Wuerl, Danneels, Maradiaga, Cocopalmerio, Pinto y otros, y al intenso alivio de muchos de nosotros que hemos luchado en este conflicto, la máscara de sonrisas se ha caído finalmente. Los revolucionarios que han tomado la ciudadela todavía pueden lanzar las guillotinas metafóricas para nosotros, pero al menos ya no debemos soportar que nos digan que están haciendo lo que están haciendo con nuestros mejores intereses. Y esto, sostendré mi último día, es lo mejor para la Iglesia, la única esperanza que tenemos de salvar almas. Ottaviani, Bacci y compañía tenían razón. Ahora todo el mundo sabe esto más allá de la menor duda posible.

Hilary White

[1] Como el principal promotor de la fase actual del cisma, el Cardenal Kasper parece estar tomando punto en esto. En una reciente conferencia en la que afirmó que con el Nuevo Rito y la Nueva Teología -en particular con la llegada del Papa Francisco y Amoris Laetitia- ya no había diferencia entre católicos y protestantes luteranos. El Papa Francisco había logrado el sueño ecuménico, y él tiene que agradecer por ello a Bl. El Papa Pablo VI y Annibale Bugnini.

[2] (1971) – uno de los grandes latinistas de la Iglesia que se había opuesto a la imposición del vernáculo en la liturgia durante el Concilio y sus consecuencias.

[3] Incluido en la crítica el documento explicativo del Nuevo Rito, la Instrucción General sobre el Misal Romano (GIRM).

[4] Esta lista proviene de un resumen del P. Anthony Cekada en un folleto sobre la intervención Ottaviani, publicado por Tan Books, 1992

[5] “La Riforma Liturgica 1948 – 1975” Annibale Bugnini, Roma, Edizione Liturgiche, 1983

[6] La Intervención señala que “las expresiones” pan de vida “y” bebida espiritual “, por supuesto, son completamente vagas y podrían significar cualquier cosa”.

[7] La ​​teología protestante se opone a las ideas de las personas vivas “ofreciendo” su sufrimiento en unión con Cristo en la Cruz como reparación por sus pecados, y de orar por el “sufrimiento de la Iglesia”, los muertos sagrados en el Purgatorio.

(Traducción: Rocío Salas. Artículo original)

Hilary White

Nuestra corresponsal en Italia es reconocida en todo el mundo angloparlante como una campeona en los temas familia y cultura. En un principio fue presentada por nuestros aliados y amigos de la incomparable LifeSiteNews.com, la señora Hillary White vive en Norcia, Italia.