ADELANTE LA FE

Apostasía en la Iglesia y Nuevo Orden Mundial

No hay más ciego que el que no quiere ver. Muchas personas se niegan a ver la apostasía en la Iglesia, cada vez más descarada en algunos de sus miembros, del mismo modo que se niegan a reconocer las imposiciones del Nuevo Orden Mundial y su pensamiento único. Ambas cosas están muy relacionadas. Abrir los ojos a la realidad no es ser conspiranoico. Ciertamente Dios es providente y nada sucede sin que Él lo permita en sus sabios designios. Es muy importante conocer lo que pasa en el mundo y en la Iglesia y quien mueve los hilos de todo para comprender los signos de los tiempos y obrar en consecuencia.

Augusto Torch, es el director del portal Nacionalismo Católico San Juan Bautista. Lleva años estudiando a fondo estos temas. Nos agradece la oportunidad de expresarse en Adelante la Fe, que tanto valora y aprecia.

¿Qué se entiende por Nuevo Orden Mundial?

Al hablar sobre Nuevo Orden Mundial, nos referimos específicamente a la implantación de un gobierno global destinado a regir sobre el mundo entero terminando con los estados-nación, y siendo manejado por una elite plutocrática. El término es relativamente nuevo. En los años 70’s el tecnócrata judío Zbigniew Brzezinski, asesor y funcionario de muchos gobiernos e ideólogo de la masónica Trilateral Comission ya empezó a usar esa expresión y posteriormente a principios de los 90’s en dos celebres discursos George Bush mencionó y abogó por ese Nuevo Orden Mundial; sin embargo, los planes para ponerlo en marcha tienen más de un siglo en su ejecución y varios más en cuanto a su planificación. Se suele desprestigiar a quienes lo denuncian tratándolos de “conspiranoicos” pero los hechos demuestran que se trata de una realidad inocultable, que hoy más que nunca gobierna de hecho al planeta y próximamente de pleno derecho, lo que conlleva la imposición de un pensamiento único determinado por esta gobernanza global, que como vemos en la ONU. Pretende terminar con todos los valores cristianos en pos de una nueva religión global basada en el humanismo masónico. Y lo que se pretende como una acción política, termina teniendo un objetivo religioso.

¿Quiénes están realmente detrás y que pretenden?

Los impulsores del mundo uno, son las familias judeo-masónicas que forman parte de la elite bancaria que manejan las finanzas del mundo sujetando a las naciones a través de la usura internacional. Si queremos ser más específicos, podemos empezar por mencionar a la dinastía Rothschild, judíos masones “iluminados” o “illuminatis”. En una conferencia que publiqué hace poco en mi página web me explayo al respecto con ejemplos específicos respecto a cómo desde que se posicionaron como dominadores absolutos de la economía británica, a principios del siglo XIX, extendieron su dominio a Europa, EE. UU. y de ahí al mundo entero.

El primer intento de gobierno global se dio con la League of Nations que se pretendió establecer como pretexto para tratar de evitar conflictos globales como el de la 1ª Guerra mundial que acababa de terminar, y en la cual ésta elite tuvo mucho que ver tanto en su génesis como en su final. Al fracasar este intento, al concluir la 2ª Guerra Mundial, que los tuvieron como propiciadores al igual que la anterior, promovieron la creación de la nefasta ONU, que como se puede consultar incluso en Wikipedia (enciclopedia del Nuevo Orden Mundial) su sede se estableció en Nueva York en terrenos cedidos por los agentes Rothschild en EE.UU., los Rockefeller. Y desde ese momento hasta el día de hoy, el Vaticano no cesó de coordinar acciones con la masónica institución. Intentos regionales de imposición de sujeción de países a autoridades supranacionales, lo tenemos en América con el Mercosur, y en Europa con la masónica Unión Europea, que como sabemos pretende estandarizaciones culturales en contra de los más elementales valores cristianos y hasta en contra del orden natural mismo.

¿Puede especificar cómo el nuevo orden que quieren imponer se opone radicalmente a la cristiandad?

Hoy a través de tratados internacionales, que se compele a las naciones a aceptar, la ONU y sus tentáculos, imponen a sus miembros, la ideología de género, con la que vienen la promoción no sólo de la homosexualidad desde la más tierna infancia, sino también del aborto; todo esto planteado como “derechos humanos”. Así se puede ver, por ejemplo, en algo que ustedes los europeos padecen en carne propia con esta Comunidad Económica. El rechazo de algunos países a estas políticas pervertidoras, se sanciona severamente. Es decir, ingresar a esas comunidades internacionales, implica perder soberanía. Otras de las imposiciones que están padeciendo grandemente en Europa es la obligación de aceptar inmigrantes ilegales, y en esto juega un papel central el Vaticano de Bergoglio, promoviendo el multiculturalismo que destruye la identidad continental, especialmente en su aspecto más importante, el religioso.

Pero volviendo a la ONU, como se puede comprobar ingresando a la página de Lucis Trust (originalmente llamada “Lucifer Trust”), ésta organización esotérica constituye el órgano consultivo religioso de las Naciones Unidas y está basado en las enseñanzas de la teósofa Alice Bayley, discípula de Madam Blavatski y del satanista masón, Aleister Crowley. En su página web establecen como objetivo la imposición de una “Nueva Religión Mundial” en la cual se cuestiona especialmente a la Iglesia Católica. De ahí que resulte por lo menos extraño, la estrecha colaboración del Vaticano con las políticas de la ONU desde hace muchos años.

¿Qué relación tiene todo esto con la Parusía y el fin de los tiempos?

La imposición de un gobierno mundial es el ámbito adecuado para el reinado del único y personal Anticristo. Al concentrar y ejercer un poder sobre todo el planeta, a quién se posicione como cabeza de ese gobierno mundial, una vez que esté establecido de pleno derecho, va a tener todas las posibilidades de ser quien “… se opondrá y se alzará contra todo lo que se dice de Dios”, y como mencionamos en el caso de Lucis Trust, es lo que se va perfilando desde la ONU.

Estas cuestiones están muy presentes en las obras de los P. Meinville, Castellani…

El Padre Meinvielle hablaba con frecuencia de estos temas. Al referirse al gobierno mundial que se planeaba establecer, incluso a través de un Pacto Sinárquico, refería a la tecnocracia como la herramienta para la organización mecánica de los hombres, a modo de un gran hormiguero humano. Recordemos en ese sentido que el judío Brezezinski tiene un libro llamado “La Era Tecnotrónica” en el cual propone esa forma de gobernanza. Y referido a este tema en el prólogo al libro de Pierre Virión “El gobierno mundial y la Contra-iglesia”, Meinvielle señala que la masonería está buscando esto, no es sino una herramienta del judaísmo, que es quién desde el principio busca destruir a la Iglesia.

Y efectivamente es así. Al hacer mención al libro del judío masón Cecil Roth, “History of jews marranos” donde se cuenta cómo los judíos pretendiéndose cristianos escalaron las más altas posiciones de la Iglesia aún en plena época de la Inquisición; Meinvielle se pregunta si en esos tiempos en donde la judería era vigilada de cerca pudieron llegar a tanto, cuanto más no pueden ahora en la Iglesia en donde lejos de perseguírselos, se los adula. Y esto fue escrito en 1965, imaginemos en la hora presente hasta donde llega la infiltración. Así tenemos, por ejemplo, varios Papas que tienen ascendencia judía, sin que eso llame la menor atención, aun cuando sus magisterios fueron modernistas y complacientes específicamente hacia los enemigos número uno de la Cristiandad de los cuales ellos descienden.

Con respecto a Castellani, al igual que Meinvielle, hablaba de este tema sin mencionar el término Nuevo Orden Mundial, que como señalé, es de más reciente aparición. Pero lo refería como al Poder Secreto Mundial al que menciona como los “Iluminados” o “Illuminati”. Castellani también denominaba a esta gente como “Movimiento Revolucionario Mundial” cuyo fin era llegar a imponer un Estado Mundial Ateo presidido por ellos. (Crítica Literaria: “Sobre el poder Secreto”). Entre estos “mundialistas” señala el padre Leonardo, a los judíos, que según las palabras de Disraeli, como “pueblo de Dios” coopera con todos los enemigos del cristianismo para destrozarlo”. Incluso cita al libro “L’antisemitsme” del judío Bernard Lazare de finales del siglo XIX, en donde éste señala que: “el judío no se satisface con descristianizar, él judaíza. Destruye la fe católica o protestante, suscita la indiferencia religiosa, más para imponer su propia idea acerca del mundo, la moral y la vida en aquellos cuya fe ha arruinado. Trabaja en su tarea secular, la aniquilación de la religión de Cristo”.  A esto se puede agregar que Castellani dedica gran parte de su obra a señalar la proximidad de la Parusía en base a la gran cantidad de signos previstos en las Escrituras que se están cumpliendo, entre los cuales el establecimiento de un gobierno mundial que podría encumbrar al Anticristo personal.

¿En qué medida la infiltración masónica en la Iglesia, el Master Plan, contribuye a que esta siga las directrices del Nuevo Orden Mundial?

El Master Plan está vigente y se lleva a cabo de acuerdo a lo previsto. A pesar de los intentos de desacreditar a “Los protocolos de los Sabios de Sion”, éste libro prevé con una exactitud casi matemática los pasos que se fueron dando para esta dominación mundial judaica. Y ya que el enemigo principal de la judería es Cristo, su empeño en destruir su obra es el que constituye su más importante objetivo.

Una muestra cabal de la victoria judía en la Iglesia fue el conseguir a través del jesuita Cardenal Bea, la declaración del Concilio Vaticano II, “Nostra Aetate”, que no sólo promueve el sincretismo con todas las religiones, exhortando a los católicos a promoverlas en “sus bienes espirituales y morales, así como los valores socio-culturales que en ellos existen”, sino que con respecto al judaísmo implican una revisión y cambio absoluto en cuanto a las enseñanzas católicas respecto de ellos, al señalar que ya no pueden ser señalados como malditos o reprobados de Dios y que no se les puede imputar la muerte de Cristo a los judíos actuales.

En ese sentido, Benedicto XVI:  en su libro “Jesús de Nazareth: desde el ingreso de Jerusalén hasta la Resurrección”, sostiene que el pasaje bíblico en donde la multitud judía pide que la sangre de Cristo “caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos”, no significaron una maldición sino “salvación y redención”, forzando así ridículamente las palabras de las Sagradas Escrituras en favor de los judíos. Incluso considera “exagerado” al Evangelista Mateo al hablar del “pueblo entero” de judíos que pedían la crucifixión de Jesús, ya que, según el Papa Emérito, al decir pueblo era imposible que estén todos presentes, por lo que San Mateo fue más allá de los hechos históricos.

Y volviendo al Gobierno Mundial, como expresión absoluta de una tiranía global anticristiana, es dable señalar que el actual Obispo de Roma, Jorge Bergoglio, en su eco-encíclica “Laudato Si”, señala que “… se vuelve indispensable la maduración de instituciones internacionales más fuertes y eficazmente organizadas, con autoridades designadas equitativamente por acuerdo entre los gobiernos nacionales, y dotadas de poder para sancionar. Como afirmaba Benedicto XVI en la línea ya desarrollada por la doctrina social de la Iglesia, «para gobernar la economía mundial, para sanear las economías afectadas por la crisis, para prevenir su empeoramiento y mayores desequilibrios consiguientes, para lograr un oportuno desarme integral, la seguridad alimenticia y la paz, para garantizar la salvaguardia del ambiente y regular los flujos migratorios, urge la presencia de una verdadera Autoridad política mundial, como fue ya esbozada por mi Predecesor, [san] Juan XXIII”. Así tenemos a tres Papas pidiendo por el Nuevo Orden Mundial.

¿Cómo contribuye la profunda crisis en la Iglesia a la decadencia de la sociedad?

 “Si la sal no sala…” Función esencial de la Iglesia es llevar el Evangelio al mundo entero para acercar así a la humanidad a la salvación, pero si las autoridades de ésta neo-iglesia consideran que esto es algo que se consigue por el sólo hecho de nacer, entonces no tiene sentido la existencia de la Iglesia, no sirven de nada los Sacramentos, ya que la sola buena conducta, o lo que es peor, la simple buena intención sirven para ser salvos. La pregunta hoy de muchos pasa a ser ¿de qué nos sirve ser católicos y esforzarnos por vivir como Dios manda acudiendo a su gracia por medio de los sacramentos si lo mismo se salvan quienes no son católicos o desprecian la gracia? De ahí que la misericordia de la neo-iglesia, a la que bien se puede llamar, anti-iglesia, quiera ser superior a la de Cristo mismo, pretendiéndose los discípulos superiores al Maestro, que, dicho sea de paso, fue enviado “para que por su propio medio el mundo se salve. Quién cree en Él no es juzgado; pero quien no cree, ya tiene sobre sí la condena…” (Jn.3:17,18). De esta manera queda abolido por la misericordia sin justicia de la neo jerarquía el dogma del “Extra Ecclesiam nullas salus”.

No puede en las sociedades haber más perfecto ordenamiento que el que tiene a Cristo como Rey absoluto. Al considerar el Reinado Social de Cristo como algo optativo, a nuestra religión como una de muchas, a la verdad como algo considerado subjetivamente; indispensablemente las sociedades naufragan de acuerdo a los caprichos de las masas. Masas que a su vez son dirigidas por los ideólogos de éste Nuevo Orden Mundial. Y esto se consigue a través de la democracia, en donde la verdad se decide por mayoría. Así los hombres quieren ser como dioses, reviviendo el pecado de Adán y Eva y queriendo decidir por ellos mismos lo que está bien y lo que está mal; y la ausencia y silencio de los pastores ante tales acciones contribuyen a la decadencia de las sociedades, eso cuando no contribuyen más directamente tergiversando las verdades de fe, que es lo que lamentablemente, más hace hoy el clero apóstata.

¿Espera una resistencia en la Iglesia frente al Nuevo Orden Mundial…con los grupos fieles a la Tradición, con algún Papa Santo que pudiera venir?

 No. Hablando de la Iglesia en una forma coloquial e impropia en un carácter puramente humano, es decir, sin mencionar como corresponde su carácter de institución de origen Divino; se puede observar que el proceso de descomposición en la jerarquía eclesiástica es irreversible. Esto sumado a las presiones e infiltraciones judeo-masónicas que le dejan cada día menos posibilidades de acción. El pretender que Dios en su condición de tal, cambie los corazones de toda la humanidad en contra de su voluntad, sería violentar la naturaleza de una forma extrema, suprimiendo el libre albedrío.

De momento, ¿Cómo podemos hacer frente a las ideologías dominantes?

 Lo que se puede hacer es permanecer en la Verdad. Esa Verdad con mayúscula que es Cristo mismo. Y éste permanecer en la Verdad, hoy más que nunca nos lleva a una terrible soledad humana. Pero no es en las personas en quien debemos apoyarnos, ni en nuestras propias fuerzas, sino en Cristo que nos fortalece; por lo que, si padecemos por Su causa, no queda más que decir Deo gratias.

¿Quiere añadir algo más?

Castellani profetizaba que la religión del Anticristo sería la de un cristianismo sin Cristo, filantrópico antes que espiritual y antropocéntrico antes que Cristocéntrico. Indudablemente es lo que se propone en la neo-iglesia preocupada de las necesidades materiales e inmanentes de la humanidad y no las espirituales y por lo tanto trascendentes.

Si antes se consideraba como enemigos del alma al mundo, la carne y el demonio; la neo-iglesia hace tiempo optó por la conciliación con el mundo, la satisfacción de la carne, y con respecto al demonio, se decidió por considerarlo un simple símbolo. Así, las premisas masónicas, hoy están en perfecta consonancia con las del Vaticano; y si nos atenemos a los signos bíblicos respecto a los tiempos previos a la Parusía, entre los que podemos corroborar como actuales, los rumores de guerra o terremotos como nunca antes sucedieron en la historia en cuanto a frecuencia e intensidad, grandes olas, etc., sin lugar a dudas el más grande de todos es la advertencia de Jesucristo al decir “Cuando vuelva el Hijo del Hombre, por ventura, ¿hallará fe sobre la tierra?”, que hoy es más actual que nunca en la Historia. Así las masas idiotizadas por los judaicos medios de comunicación son presas de la reingeniería social anticristiana que los hace sentir modernos al rechazar los dogmas de nuestra fe, y hasta sentirse libres al emanciparse de toda autoridad, especialmente la Divina.

Pero la descomposición social no puede seguir sin límites, en algún momento tiene que estallar, y así el recientemente fallecido David Rockefeller: “Todo lo que necesitamos es una gran crisis y las naciones aceptarán el Nuevo Orden Mundial”. Por lo que solamente estamos viviendo el principio de los dolores de parto en cuanto a los postreros tiempos de la Historia. Por lo que, sabiendo que todavía queda lo peor, fuera de desanimarnos, conviene poner nuestra confianza en Dios y no en ningún hombre, agrupación, o partido político; y aceptar los designios divinos para nuestra participación en los Últimos Tiempos, y saber que como nos anunció Nuestro Señor, que “el que persevere hasta el final, ese se salvará”, por lo que ningún sacrificio es mucho, si la recompensa es tan grande.

Javier Navascués

Javier Navascués

Ha trabajado como redactor en el Periodico de Aragón y Canal 44 de Zaragoza y como locutor y guionista en diferentes medios católicos como NSE, EWTN, Radio María etc...y últimamente en Agnus Dei.