HEMOS VISTO

Arzobispo de Malta: Los seminaristas pueden irse si no están de acuerdo con el papa Francisco

Hemos Visto
Escrito por Hemos Visto

La instrucción surge cuando sale a la luz que los sacerdotes que no están de acuerdo con la interpretación de los obispos de Amoris Laetitia están siendo amedrentados e intimidados.

El arzobispo de Malta ha confirmado a Register que dijo a los seminaristas del país a principios de este mes que si alguno de ellos no está de acuerdo con el papa Francisco, “la puerta del seminario está abierta”, lo que implica que son libres de salir.

Las observaciones del arzobispo Charles Scicluna son las últimas de lo que las fuentes de la Iglesia en Malta dicen que es una ofensiva severa contra cualquier eclesiástico que no quiera suscribirse a la interpretación de los obispos malteses de la exhortación apostólica Amoris Laetitia – una interpretación que los obispos dicen es idéntica a la del Santo Padre.

El mes pasado, el arzobispo Scicluna y Mons. Mario Grech de Gozo -los dos únicos obispos del episcopado- publicaron “Criterios” para interpretar el capítulo 8 de la exhortación apostólica del Papa sobre la familia en la que parecían afirmar la primacía de la conciencia sobre la verdad moral objetiva.

Las directrices permitieron a algunos divorciados vueltos a casar a recibir la santa comunión después de un período de discernimiento, con una conciencia informada e iluminada, y si están “en paz con Dios”.

Su interpretación causó una protesta internacional entre teólogos, canonistas y otros que argumentaron que contradecía la anterior enseñanza papal, así como violó el derecho canónico y el catecismo. El arzobispo Scicluna ha defendido las pautas, diciendo que “se adhirieron a Amoris Laetitia” y también “siguieron la interpretación que el Papa aprobó”.

Desde que los Criterios fueron publicados el 13 de enero, varias fuentes del clero en Malta se pusieron en contacto con Register alegando que los obispos no tolerarán que ningún miembro del clero tenga una interpretación diferente de Amoris Laetitia que la presentada en los Criterios entre el clero.

Según las fuentes, tres sacerdotes están intimidando a cualquiera que no esté de acuerdo con los “Criterios”. Los tres habían sido opositores del obispo anterior, el arzobispo Paul Cremona, pero ahora se han convertido en los actuales aliados del obispo actual. Uno de ellos supuestamente ataca a cualquier sacerdote que comparta historias críticas en Internet.

“Este grupo de sacerdotes, con unos cuantos más, han estado acaparando la conversación durante décadas”, dijo un sacerdote maltés bajo condición de anonimato. “A nadie más se le permite contribuir al debate y han hecho un daño incalculable a la construcción de puentes, ya que no toleran ninguna oposición”.

Dijo que ellos “le caen como una tonelada de ladrillos a cualquiera que disiente” y “a ningún otro sacerdote se le da ninguna oportunidad de contribuir a la conversación”, excepto a los sacerdotes que son “de ideas similares”.

Cuando fue nombrado arzobispo de Malta en 2015, muchos de los clérigos de la nación insular esperaban inicialmente que el arzobispo Scicluna restableciera la agenda teológica y pastoral, pero ahora sienten que estos sacerdotes han “secuestrado” a la Iglesia local por completo.

“Hay mucho descontento entre los miembros del clero, porque ellos ven que después de haber prometido tanto, el episcopado de Scicluna se ha convertido en uno de intimidación y traición”, dijo el sacerdote.

En una reunión con los sacerdotes de Malta el 14 de febrero, el arzobispo Scicluna hizo un llamamiento a la comprensión, diciendo que no tenía elección en la firma de las directrices. Según fuentes presentes, dijo en conciencia que no podía ir en contra de los deseos del Papa. Admitió que era un error no consultar al clero de la nación sobre los “Criterios” antes de ser liberados, aludiendo al hecho de que querían ser la primera Conferencia Episcopal en hacerlo.

Sin embargo, también expresó “conmoción” por el hecho de que los C9 sintieron que tenían que prometer su lealtad de apoyo total al Papa. Afirmó que para ser católico, uno está con el Papa. También criticó el hecho de que la gente está cuestionando la misericordia del pontífice. Tal crítica llegó a un repunte a principios de este mes cuando 200 carteles críticos de lo que ellos vieron como acciones sin compasión del Santo Padre aparecieron por toda la ciudad de Roma.

El arzobispo también dio la impresión de que el acompañamiento de los divorciados vueltos a casar en su discernimiento debería tener lugar durante un número significativo de sesiones, y consideró que diez sesiones eran muy pocas. Él “excluyó totalmente” dar tal permiso para recibir los sacramentos después de una reunión, o después de una breve confesión, por ejemplo antes de un funeral.

El arzobispo Scicluna se negó a comentar el contenido de su reunión con los sacerdotes.

El prelado maltés, anteriormente abogado principal del Vaticano, muy respetado por el manejo de los casos clericales de abuso sexual durante el pontificado de Benedicto XVI, dijo en relación a la comunión de los divorciados vueltos a casar que para algunos es imposible vivir castamente como hermano y hermana (Vivir en la continencia sexual era un requisito, basado en la Sagrada Escritura y la Tradición, claramente estipulado por el papa san Juan Pablo II en su exhortación apostólica Familiaris Consortio). Sin embargo, subrayó que la referencia es a la imposibilidad humana y no excluye que la gracia pueda entrar en acción, ayudando a estas personas.

Además de la supuesta intimidación, algunos miembros del clero de Malta también están preocupados porque el país está actualmente sin un nuncio apostólico. El arzobispo Mario Cassari, de 73 años, no ha podido trabajar debido a una prolongada enfermedad. Aunque un jefe de misión está actuando en su lugar, si un sacerdote se enfrentara con su obispo, o es acosado por él, el clero se siente “totalmente aislado” en ausencia de un nuncio.

Este artículo se ha actualizado con algunos informes adicionales

Edward Pentin

(Traducido por Rocío Salas. NCregister)