THE REMNANT

El ataque contra el matrimonio es un ataque a Cristo en la Eucaristía

La encíclica del Papa Pablo VI de 1965 sobre la Eucaristía, “Mysterium Fidei”, fue el primer lugar en que vi a alguien decir que el cuerpo y la sangre, el alma y la divinidad completa de Cristo estaban realmente presentes en las especies consagradas. Habiendo sido criado en la Victoria de Remi de Roo en los años 70, naturalmente nunca había oído nada sobre la Eucaristía. La comprensión de que los católicos creían lo que creían acerca de ella me llegó con un poco de conmoción.

(Lea el documento completo aquí.)

Con la retrospectiva de 52 años y una gran cantidad de agua muy sucia y poco atractiva bajo el puente católico, podemos verlo como una especie de profecía de advertencia. Publicado justo tres meses antes del cierre del Vaticano II y justo cuando Annibale Bugnini estaba abriendo las compuertas de su interminable corriente de alteraciones litúrgicas, Mysterium Fidei es ahora un importante marcador de un punto crítico en la historia católica, quizás el más importante de los tiempos modernos.

¿Quién puede leer esto sin encogerse de lo que ahora sabemos estaba a punto de suceder?:

Por lo tanto, esperamos sinceramente que la sagrada liturgia restaurada produzca frutos abundantes de devoción eucarística, para que la Santa Iglesia, bajo este signo salvífico de piedad, pueda progresar diariamente hacia la perfecta unidad y pueda invitar a todos los cristianos a una unidad de fe y de amor, atrayéndolos suavemente, gracias a la acción de la gracia divina.

Pero en 1983, al comienzo de mis investigaciones personales sobre la religión católica, no sabía nada de eso. La encíclica, la primera que he leído, también fue un marcador para mí de un punto de inflexión personal. Era la primera vez que veía la doctrina eucarística católica claramente y, lo que es más importante, expresada sin vergüenza. Salió y dijo algo tan asombroso, algo tan completamente improbable, que tuve que admitir que dejaba muy pocas posibilidades lógicas. Como la valoración de C.S. Lewis de las declaraciones de Cristo de su propia divinidad, este Papa o estaba loco, era malo o decía la verdad pura.

Algo que puede ser mucho más notable ahora en nuestras actuales circunstancias que lo que fue en el año en que lo leí, es que la primera cita del Papa no era de las Escrituras, sino del Concilio de Trento:

“En la Última Cena, en la noche en que fue entregado, Nuestro Señor instituyó el Sacrificio Eucarístico de Su Cuerpo y Sangre, para perpetuar el sacrificio de la cruz a través de los siglos hasta Su venida, y así confiar a la Iglesia, a Su amada esposa, el memorial de Su muerte y resurrección: un sacramento de devoción, signo de unidad, vínculo de caridad, banquete pascual en el que se recibe a Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da la promesa de gloria futura.”

En estas palabras se destacan tanto el sacrificio que se refiere a la esencia de la Misa que se celebra a diario, como al sacramento en el que los fieles participan en la Santa Comunión comiendo la Carne de Cristo y bebiendo Su Sangre, recibiendo ambas, la gracia, el principio de la vida eterna, y la medicina de la inmortalidad.

Recuerdo mis pensamientos al leer esta declaración impactante… “¿Haciendo qué?!”

Mi aceptación de la lectura de este documento de la doctrina eucarística ortodoxa de la Iglesia se basaba en parte en la graciosa y bella exposición del Papa Pablo, y en parte en su radical y loca improbabilidad. ¿Cuál podría ser posiblemente la razón para decir algo tan salvaje como esto si no fuera cierto?

La idea de la transubstanciación me impresionó al leer ese documento como posiblemente la cosa más extraña y más devastadora que había escuchado. Me sacudió de una especie de pantano de mundanalidad intelectual; presentando la idea a mi mente sedienta de que podía haber realidades fantásticas mucho más maravillosas que la banal y dolorosamente desinteresada cosmovisión secularista que me habían enseñado a aceptar. Era como si alguien me hubiera dicho plausiblemente que, sí, había hadas y reinos mágicos en la vida real, “a la vuelta de la esquina”.

Para cuando lo leí, había pasado por una larga y lenta transición desde una infancia dedicada a Nuestra Señora y confirmada en mi creencia en las maravillas, hasta una especie de decepcionado ateísmo práctico después de tres años en una escuela parroquial católica diocesana. Me habían enseñado, tanto por palabra como por implicación, que todo lo que la Iglesia Católica había enseñado antes del Concilio Vaticano II era un absurdo pernicioso. Donde estaba simplemente equivocado, era ridículo y donde estaba mal y político, era totalmente malo.

Lo que me llevó a leer esa encíclica particular es el momento más claramente identificable de la gracia real en mi joven vida hasta ese momento. Era la primera vez que se me ocurría investigar, como un antropólogo, lo que la propia Iglesia decía acerca de sus enseñanzas. Mientras reflexionaba sombríamente un día sobre toda la maldad de la Iglesia Católica, me detuvo un solo pensamiento: “Podría estar equivocado”. A los 17 parecía una cosa tan improbable pensar que estaba bastante sorprendido. Pero deteniéndome un momento para considerarlo, me di cuenta de que sólo había oído hablar de las cosas católicas de gente que claramente odiaba a la Iglesia; sus enemigos, en resumen. Apenas parecía justo condenar por el testimonio de estos testigos obviamente sesgados. Con el fin de condenar apropiadamente a la Iglesia, con diligencia debida y convincente, tenía que leer algo que no proviniera de sus enemigos.

El mismo día, me presenté en el escritorio de referencia de la biblioteca pública y pregunté: “¿Tiene algún libro sobre el catolicismo? ¿Algo oficial?” El bibliotecario me llevó a la sección de referencia y me mostró las estanterías de encíclicas, documentos e historias. Santos y Papas de un extremo a otro de las pilas. Al no tener una idea clara de lo que mi propia pregunta significaba, sólo elegí uno al azar.

La descripción de la Sagrada Eucaristía como el centro supremo de donde fluye toda nuestra vida como católicos y de la que irradiaban todas las demás doctrinas era algo que no iba a venir a mi cabeza por otros ocho años de lectura. Pero aún así, Mysterium Fidei me obligó a hacer frente a una realidad que nunca había soñado antes; que esta, la pequeña y sencilla oblea, era lo más importante del mundo.

Leer de nuevo la encíclica, manteniéndola junto a la situación actual en Roma, facilita la aclaración de ciertos temas críticos. Teniendo en cuenta lo que estamos viendo ahora, considere la conmoción de los siguientes pasajes:

Al tratar con la restauración de la sagrada liturgia, los Padres del Concilio, por su preocupación pastoral por toda la Iglesia, consideraron de suma importancia exhortar a los fieles a participar activamente con buena fe y con la mayor devoción en la celebración de este Santísimo Misterio, ofrecerlo con el sacerdote a Dios como un sacrificio por su propia salvación y por la del mundo entero, y encontrar en él alimento espiritual.

Esto fue, recuerde, 1965, cuatro años antes de que la Nueva Misa fuera emitida y antes de que el Cardenal Ottaviani advirtiera al Papa que era precisamente esta realidad sacramental la que estaba a punto de ser oscurecida catastróficamente.

¿Quién, leyendo este pasaje, no siente el impulso de gritar los años, de hacer algo para evitar el desastre que se avecinaba?:

Estamos conscientes de que de entre los que se ocupan de este Santísimo Misterio por escrito u oralmente, hay algunos que con  referencia ya sea a las misas que se celebran en privado, o al dogma de la transubstanciación o a la devoción a la Eucaristía, difunden opiniones que perturban a los fieles y llenan sus mentes con no poca confusión sobre asuntos de fe. Es como si a todos se les permitiera enterrar en el olvido la doctrina ya definida por la Iglesia, o bien interpretarla de tal manera que debilite el sentido genuino de las palabras o la fuerza reconocida de los conceptos involucrados.

Manteniendo la Intervención del Cardenal Ottaviani directamente ante nuestros pensamientos, leemos con un extraño tipo de temor desamparado…

.. no se permite hacer hincapié en lo que se llama la misa “comunal” al menosprecio de las misas celebradas en privado, o exagerar el elemento del signo sacramental como si el simbolismo, que todos ciertamente admiten en la Eucaristía, expresa plenamente y agota por completo el modo de la presencia de Cristo en este sacramento.

Tampoco es lícito discutir el misterio de la transubstanciación sin mencionar lo que el Concilio de Trento declaró acerca de la maravillosa conversión de toda la sustancia del pan en el Cuerpo y de toda la sustancia del vino en la Sangre de Cristo, hablando sólo de lo que se llama “transignificación” y “transfiguración”, o finalmente proponer y actuar sobre la opinión según la cual, en las Hostias Consagradas que quedan después de la celebración del sacrificio de la Misa, Cristo Nuestro Señor ya no está presente.

[…]

Y por lo tanto, para que la esperanza despertada por el Concilio, que un florecimiento de la piedad eucarística que ahora está impregnando a toda la Iglesia, no se frustre por esta difusión de opiniones falsas, hemos decidido con autoridad apostólica dirigirnos a ustedes, venerables hermanos, para expresar nuestra mente en este tema. [1]

Aquellos de nosotros que escribimos jeremiadas similares ahora hemos estado trabajando para aclarar que el ataque de Roma sobre la doctrina moral de la Iglesia no es sobre el matrimonio. Se trata de la Eucaristía y, en menor medida, del sacerdocio. Las fuerzas demoníacas que conocemos son la fuerza impulsora detrás de este momento supremo de herejía y destrucción, no están realmente viendo el debilitar el matrimonio como su meta principal; quieren llegar a la Eucaristía. Sabemos que está inspirado demoníacamente porque su odio es para Cristo mismo en primer lugar y para cualquiera que ame y quiera servirle en segundo. Son hombres que se niegan a doblar la rodilla ante el Dios a quien no servirán.

Este conocimiento – que el ataque es al Cuerpo y la Sangre de Cristo – también puede ayudar a los lectores a detectar a sus amigos en la multitud. Los lugares donde todavía se ofrece la adoración eucarística son lugares en los que sobrevive al menos un parpadeo de la verdadera Fe. Los obispos y los sacerdotes que ahora hablan de la gloria suprema de la Eucaristía, y la necesidad de defenderla del sacrilegio, son faros. Un ejemplo de ello es el obispo Mark Davies, de mi anterior propia diócesis de Shrewsbury en Inglaterra. En marzo de 2016, en medio de los gritos desde Roma, el obispo Davies habló en su Misa Crismal, dijo que sólo a través de la “realidad de la Eucaristía” se podrían encontrar nuevas vocaciones al sacerdocio.

“Al atesorar este don del celibato sacerdotal necesitamos reconocer más claramente el vínculo íntimo entre el Sacerdocio Ministerial y la realidad de la Eucaristía. Si la misa se redujera en nuestras mentes a ser meramente una comida conmemorativa y el sacerdote como solo un líder comunitario o funcionario, entonces el celibato del sacerdocio católico podría parecer extravagante”.

Es casi como si alguien hubiera entregado una copia de la intervención de Ottaviani dentro de su periódico de la mañana.

El objetivo del matrimonio, a través de los instrumentos de criaturas como el miope y con visión teológicamente limitada cardenal Kasper, es demoniacamente brillante. Es una “sutura” como los ingleses lo llaman; un arreglo. Usted hace una especie de “misericordia” (respaldada por el puño de hierro) que a nadie en un estado de pecado mortal objetivo se le puede negar la Sagrada Comunión; usted da a las conferencias episcopales nacionales el poder de comenzar a hacer cumplir esto, y ha creado una situación previamente inimaginable en la Iglesia. Ha creado un régimen en el que la negativa a profanar las especies sagradas será motivo de persecución de sacerdotes fieles, seminaristas y laicos. Y por supuesto, ya lo estamos viendo comenzar.

Es una estrategia brillante, la bala mágica que revertirá a la Iglesia al modelo de 1976 en todos los frentes, y muy probablemente la mantendrá allí para siempre. Como si el objetivo fuera retroceder en el tiempo y borrar todo el período de Juan Pablo II / Benedicto XVI de la historia. Detendrá el resurgimiento de la piedad eucarística entre los seminaristas; de hecho, revertirá la tendencia general de reforma de los seminarios “conservadores” que fue el rasgo bajo Juan Pablo II y ha sido durante 30 años el gancho sobre el cual han colgado todas las esperanzas de restauración.

Es fácil ver lo que viene a continuación. Una vez que ciertos anuncios se publiquen en los boletines de la parroquia, los laicos tendrán que considerar si pueden, en conciencia, continuar asistiendo a las misas donde se ha adoptado formalmente el sacrilegio sistemático como regla. Los pocos obispos con suficiente fuerza de voluntad para hacer frente a la presión de ambos Roma y sus propias conferencias nacionales –recientemente empoderadas con directivas para hacer declaraciones doctrinales- gobernarán islas asediadas del catolicismo en un mar envenenado de herejía sistemática y profanación. Caerá un invierno oscuro, impenetrable e “irreversible” de persecución de los fieles por sus propios pastores.

No siendo teólogo, no tengo ni idea de si esta encíclica es, como parecen ser muchos de estos documentos aparentemente ortodoxos de ese período, abundante con las habituales “bombas de tiempo”, ambigüedades, lenguaje blando o incluso errores puros. No lo he buscado. Estoy seguro de que hay un montón de gente por ahí calificada para examinarlo para ver si es seguro para el consumo Trad-católico. Y no tengo ninguna duda de que hay obras mejores, más venerables, incluso más sublimes y conmovedoras sobre la Eucaristía en el canon de las cosas “oficiales”. De santos y doctores de la Iglesia y demás, muchos de los cuales el Papa citó. Pero sean cuales sean sus defectos, Mysterium Fidei es la que encontré, y estoy convencido de que no fue un accidente.

Oh Dios, en Tu misericordia infinita, perdona y ten misericordia del Papa Pablo VI Montini por cualquier descuido o daño de que pueda haber sido culpable. En este caso al menos, una de sus obras era la cosa correcta en el momento exacto. Para mí al menos fue la llave que abrió la Puerta a Narnia.

Hilary White
____________________

[1] El hecho de que cuatro años antes de que la Nueva Misa se publicara, Pablo VI estaba señalando con tal detalle exactamente lo que Bugnini y compañía estaban preparando hace casi imposible escapar la conclusión de que él sabía perfectamente bien lo que venía pero aprobó el desastroso Nuevo Rito de todos modos. Y entonces no hizo más que llorar mientras se desplegaba el inevitable desastre.

(Traducción: Rocío Salas. Artículo original)

Hilary White

Nuestra corresponsal en Italia es reconocida en todo el mundo angloparlante como una campeona en los temas familia y cultura. En un principio fue presentada por nuestros aliados y amigos de la incomparable LifeSiteNews.com, la señora Hillary White vive en Norcia, Italia.