• Sermón del Juicio universal

    Et videbut Filium hominis venientem in nubibus cœli cum virtute multe et magestate. Verán venir al Hijo del Hombre sobre las nubes resplandecientes del cielo con gran poder y majestad. (Math. XXIV, 30) Dios es desconocido en nuestros tiempos, y por esto es tan despreciado de...
  • Peligro que corre el pecador que tarda en convertirse

    Domine, filia mea modo defunca est. «Señor, una hija mía acaba de morir». (Matth. IX, 18) ¡Cuán bueno es Dios! Si hubiésemos de obtener el perdón de parte de un hombre que tuviese de nosotros algún motivo de queja, ¡cuántos disgustos tendríamos que sufrir! No sucede esto de...
  • Angustias de los moribundos que descuidaron la Salvación

    Para sorprender a Jesucristo los Fariseos en lo que hablase, y acusarle después, enviaron a preguntarle  un día, si era o no era lícito pagar el tributo al César. A lo cual el Señor, conociendo su refinada malicia, respondió: “¿De quién es esa imagen grabada en...
  • De la eternidad y del infierno

    Tradidit eum tortoribus, quoadusque universum debitum. Entrégole en manos de los verdugos, hasta tanto que satisficiera la deuda por todo entero. (Matth. XVIII, 34) Dice el Evangelio de hoy, que habiendo administrado mal los bienes de su señor, un criado, se halló, al rendir las cuentas, que quedaba deudor de...
  • De los malos pensamientos

    Cum vidisset cogitatione eorum, dixit: ut quit cogitatis mala in cordibus vestris? Viendo sus pensamientos, dijo: ¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones? (Matth. IX, 4) Refiere el Evangelio de hoy, que presentaron a Jesucristo un paralítico postrado en un lecho, para que le sanase; el Señor le...
  • Del Amor a Dios

    Diliges Dominum Deum tuum ex toto corde tuo. Amarás al Señor Dios tuyo de todo corazón. (Matth. XXII, 37) Una sola cosa es necesaria, como dice San Lucas, para conseguir la vida eterna:Porro unum, est necessarium. (Luc. X, 42). Y esta no es atesorar riquezas, ni obtener dignidades,...
  • De la Deshonestidad

    Ecce homo quidam hydropicus erat ante illum. «Y he aquí que se puso delante de Él un hombre hidrópico». (Luc. XIV, 2) El hombre deshonesto es semejante al hidrópico, que cuanto más bebe, más acosado se ve  de la sed; pues lo mismo es el maldito vicio de la...
  • De la muerte de los mundanos

    Ecce defunctus efferebatur filiuss unicus matris suœ. Sacaban a enterrar a un difunto, hijo único de su madre. (Luc. VII, 12) Refiere el Evangelio de hoy, que caminando Jesucristo a la ciudad llamada Naim, y cuando estaba cerca de la puerta de la ciudad, he aquí que...
  • Todo fenece en este mundo

    Fœnum agri quod hodie est, eras in clibanum mittitur. «Yerba del campo que hoy florece, y mañana se echa en el horno».  (Matth.VI, 30) «Oid lo que son todos los bienes de este mundo: son como el heno del campo, que por la mañana nace y adorna con...
  • Debemos evitar las malas compañías

    Ocurrerunt ei decem viri leprosi… Dum irent, mundati sunt. Le salieron al encuentro diez leprosos, y cuando iban quedaron curados. (Luc. XVII, 12 et 14) Refiere el Evangelio de hoy, que estando Jesucristo para entrar en una población, le salieron al encuentro diez leprosos, los cuales se pararon...
  • Abuso de la Divina Misericordia

    Curam illius habe. Cuídame este hombre (Luc. X, 35) Dice el santo Evangelio de hoy, que cayó cierto hombre en manos de ladrones, los cuales después de haberle despojado de cuanto llevaba, le cubrieron de heridas dejándole medio muerto. Pasando casualmente por el mismo camino un samaritano, llegóse...
  • Sermón: Del vicio de hablar deshonestamente

    Tetigit linguam ejus… et solutum est vinculum. Le tocó la lengua, y se le soltó el impedimento (Marc. VII, 33 et 35) En el presente Evangelio refiere San Marcos, el milagro que hizo nuestro divino Salvador, curando a un hombre sordo y mudo con solo tocarle la lengua....
  • De la eficacia y necesidad de la Oración

    Sermón para el domingo décimo después de Pentecostés Deus propitius esti mihi peccatori. Dios mío, ten misericordia de mí, que soy un pecador. (Luc. XVIII, 3)   Nos dice el Evangelio de hoy, que dos hombres subieron al Templo a orar: el uno era el fariseo, y el...
  • De la muerte del pecador

    Sermón para el domingo noveno después de Pentecostés Circumdabunt te inimice tui vallo. Tus enemigos te circunvalarán (Luc. XIX, 43) Cierto día, viendo Jesucristo de lejos la ciudad de Jerusalén, ciudad donde los judíos habían de quitarle la vida bien presto, derramó lágrimas sobre ella: Videns civitatem, flevit super...
  • Del Juicio Particular

    Sermón para el domingo octavo después de Pentecostés Redde rationem villicationis tun. «Dame cuenta de tu administración» (Luc. XVI, 2) De los bienes que hemos recibido de Dios, oyentes míos, bien sean dones de la naturaleza, o de la gracia, no somos dueños, de manera que podamos dispones...
  • De la Educación de los hijos

    SERMÓN XXXIV PARA LA DOMINICA SÉPTIMA DESPUÉS DE PENTECOSTÉS Non potest arbor, bona maios fructus, neque arbor mala bonos fructus facere. «Un árbol bueno no puede dar frutos malos, ni un árbol malo darlos buenos».(Matth. VII, 18) Nos dice el Evangelio de hoy, que el árbol malo no...
  • De la vanidad del mundo

    Sermón para la dominica sexta después de pentecostés 1. Era tal el atractivo y la dulzura con que nuestro divino Salvador trataba a cuantos le seguían, que se llevaba tras sí millares de personas. Un día se vió cercado de una gran muchedumbre, que habiéndole seguido...
  • De la Santa Comunión

    Sermón para la dominica segunda después de Pentecostés Homo quidam fecit cænam magnam. «Un hombre dispuso de una gran cena» (Luc. XIV, 16) Nos dice el Evangelio de hoy, que un hombre rico preparó un gran banquete: en seguida mandó a uno de sus criados que convidase a...
  • De la conformidad con la voluntad de Dios

    Sermón para la dominica de Pentecostés «Sicut mandatum dedit mihi Pater, sic facio». Cumplo con lo que me ha mandado el Padre. (Joann XIV, 31) Dios nos envió a Jesucristo, no solamente como Salvador, sino también como nuestro maestro; y por consiguiente, vino principalmente al mundo, para...
  • Sermón: Condiciones de la oración

    Sermón para la dominica quinta después de Pascua «Pedid y recibiréis» (Joann, XVI, 24) En otra platica demostraré la necesidad que tenemos de orar, y que ella es un medio eficacísimo para obtener todas las gracias que puedan ayudarnos a conseguir la salvación eterna. San Cipriano escribe,...
  • De la obediencia debida al confesor

    Sermón para la dominica cuarta después de Pascua ¿Quo vadis? «¿A dónde vas?» (Joann, XIII, 36) Para llegar al Paraíso es preciso caminar por la senda que a él conduce. Muchos cristianos que tienen fe, pero no tienen costumbres, viven en pecado, sumergidos enteramente en placeres y en...