• Libertad para dañar

    Quizá porque la ingenuidad se empeña en permanecer en mi corazón, como estatuada, y sigue dando paso a la sorpresa, aún cierto visaje de repeluzno se me coloca en el rostro cada vez que escucho cómo, transidos de esa falsa autoridad moral que han ido arrogándose,...
  • ¡Bien por Adelante la Fe!

    Comencé mi colaboración con Adelante la fe hace poco más de un año, cuando este insigne marbete comenzara ya a trocar su muy bello y promisorio proyecto en una coruscante realidad, en un corajudo diario donde unos pocos católicos renunciaban a emboscarse, lucían coraje y escribían...
  • El voto cristiano

    No había transcurrido un mes desde las elecciones municipales de abril de 1931, y ya los comecuras de la izquierda española andaban por Madrid de matarifes y pirómanos, borrachos de aguardiente y de dicterios, ciscándose sobre lo cristiano y quemando iglesias y cenobios a gogó, para...
  • Profanaciones y santa ira

    Quizá sean “asco” e “indignación” los vocablos que mejor compendian la inquietante sensación en que se me zambulle el alma en este instante, justo ahora, cuando sostengo la pluma entre mis dedos ya crispados y comienzo a perpetrar este artículo; una sensación que se me antoja...
  • Isabel Allende y la eutanasia

    En estos días en que la muerte por inanición de una niña de doce años se pregona como gran logro social y se aspavienta por doquier, leo con un visaje de entre hastío y repeluzno las declaraciones que Isabel Allende ha vomitado, pizpireta y nihilista ella,...
  • El Castillo de diamante, de Juan Manuel de Prada

    Cuando cerré “El Castillo de diamante” e interrumpí el encanto que dimanaba de entre sus páginas, supe que aquella santa Teresa que Juan Manuel de Prada me había desvelado terminaría por remetérseme en las entrañas, por escariarme el corazón y rasgar su superficie, por hacer un...
  • Los disparates de un pastor

    No quisiera que lo siguiente fuese un piélago inabarcable de denuestos, desafueros y desmesuras, pero resulta que, en ocasiones, a uno se le hinchan las narices de tantas mentecateces y disparates que se le cuelan por entre las orejas. Y más aún, si cabe, cuando esas...
  • Cuarto y mitad de niño

    Ahora que a los de Planned Parenthood se les ha visto la patita vera, desnudita de embelecos y eufemismos democráticos —patita que se nos muestra hasta las trancas sucia de sangre y de vísceras pequeñitas—, se nos ha dado la oportunidad de comprobar cómo funcionan los...
  • A vueltas con el callejero

    Dicen ahora, en estos días en que las chorradas de los políticos campean por doquier y descuellan por sobre todo, que ciertos gobiernos locales pretenden abundar en ese tan bobo afán de mudar el callejero y borrar de los mapitas, con ánimo de mudar a un...
  • Dinero, demogresca y otros podemonios

    Existen ciertos neologismos que, tras deambular de boca en boca y hacer nido por doquier, pasan a formar parte de ese acervo lingüístico que nos recorre las meninges y se quedan para siempre entre nosotros, acompañándonos y hasta dándonos sustancia o constitución. Por desgracia, estos neologismos...
  • Unos pobres niños sirios

    Hace escasos días, en esas tierras moras en que la barbarie campa por doquier y el diablo se regodea con la muerte, unos pobres niños sirios, a quienes la vida se les puso en contra y les dio un puntapié, fueron crucificados por los asesinos del...
  • Juan Manuel de Prada. El compromiso de un autor católico

    Introducción Quizás, mi pésima opinión sobre la literatura patria pueda verse a medias influida por mi vis un tanto decimonónica o por el carácter como carca de que blasono; quizás me sienta un pelín nostálgico o aquejado por ese carácter pesimista, a veces taciturno, que se...
  • Un mar lleno de muertos

    Me imagino un mar encabritado y vocinglero, erizado de crespones blancos y de frío; y por sobre él, un viento que se torna en criminal y lanza aullidos como enloquecido. Me imagino una ilusión inmarcesible o, más bien, el clavo ardiente al que agarrarse cuando, cercenada...
  • El PP y el aborto

    Uno de los más vesánicos mecanismos con que esta sociedad nuestra nos demuele la cordura es, sin duda, la perversión del lenguaje, esa suerte de alboroto semántico al que nos someten los fautores del Nuevo Orden Mundial, siempre ávidos de continuos disparates. Con ella, se trastocan...
  • El Sudario de Oviedo

    Hace ya un tiempo, cuando mis textos comenzaron a guarecerse  bajo el espléndido marbete de Adelante la fe, glosé la extática emoción que me asaltaba cada vez que, ávido de curiosidad, indagaba de nuevo en el milagro que se plasmó en la hoy conocida como Santa...
  • El corazón más bello

    La historia que ahora le relataré, querido lector, la escuché hace escaso tiempo en Radio María, en un fantástico programa que atrapé una vez, casi por casualidad, a una hora en que acostumbro a dedicarme a otros menesteres. Aventaba la historia, entonces, con una suavidad en...
  • La esclavitud de la libertad

    Discúlpeme, querido lector, que acometa el osado ejercicio de hilvanar, transido quizá de un atrevimiento rayano en la inconsciencia o en la soberbia, una breve digresión sobre el tema de la libertad. Y es que en esta época que nos alumbra —y nótese, por favor, la...
  • Aborto: La reforma del PP

    Ahora que el PP ha revelado ya su verdadera faz de liberal falsario y engañador, siempre engorrinada con los chafarrinones guarros del más abyecto y oprobioso relativismo, no sorprende a ninguno de los bien avisados españoles esa reforma de la ley del aborto con que se...
  • Morir bajo tu cielo, de Juan Manuel de Prada

    Acostumbro a principiar mis textos con un preámbulo un tanto estrábico, beodo y en ciernes desatinado, con el que encorsetar mis desboques neuronales y al menos hilvanar, así, ciertas ideas provechosas; o, por decirlo de otro modo y seguir con el enredo y la farfolla, con...
  • Je suis Santiago González

    A menudo, los ditirambos se me hacen en exceso melindrosos y un tanto impostados, como aquejados de una muy alta dosis de fatal gregarismo o de bobalicón asentimiento; y así, desdeñoso de tales muestras de almibarado proceder, procuro alejarme de su proclamación y abandonar su escritura....
  • La presidenta andalusí y la Catedral de Córdoba

    En estos días en que la hediondez se cuela por los muchos resquicios que la postmodernidad y el liberalismo han ido dejando en nuestra sociedad —hediondez que avientan, como posesos de una suerte de epilepsia vigorizante, quienes denuestan y asuelan al Catolicismo por lo que éste...