• De los bienes de la enfermedad

    Pues por aquí verás la suave providencia de nuestro Dios, el cual, viendo ¿muchos de sus escogidos caídos en estas miserias, por la salud y fuerzas corporales que les ha dado, o habiendo penetrado mucho antes con su altísima sabiduría que caerían en ellas, si viviesen...
  • Aborrecimiento del pecado (San Alfonso M. de Ligorio)

    Luego que cumplió el segundo lustro de su edad, (10 años) fué agregado Alfonso por el mismo padre Pagano a la congregación de jóvenes nobles, erigida en la casa de los padres del Oratorio de San Felipe Neri en Nápoles, llamada de los Jerónimos, y cuyo...
  • Nuestra salvación está en la cruz

    La Iglesia canta en el viernes santo estas palabras: He aquí el leño de la cruz, del cual pende la salud del mundo. Nuestra salud está en la cruz, en nuestra resistencia a las tentaciones, en nuestra indiferencia por los placeres de este mundo: nuestro verdadero...
  • El que ama a Dios no debe aborrecer la muerte

    ¿Cómo aborrecerá la muerte el que vive en gracia de Dios? El que está en gracia permanece en Dios, y Dios en el (I Juan IV 16): Así, pues, el que ama a Dios está seguro de su gracia, y muriendo así está seguro de ir...
  • Demonios (por Cornelio A. Lapide) (III)

    El demonio es fuerte. El  Evangelio llama al demonio el fuerte armado: Fortis armatus. (Luc. XI. 21).  ¿Tratáis de indagar cuál es la naturaleza de este enemigo? Es un espíritu ¿Deseáis verle? Es invisible… ¿Queréis conocer su carácter? Es muy malo y muy astuto ¿Su poder? Es, dice San Pablo, el dueño y el gobernador del mundo,...
  • Por qué el Señor envía las enfermedades, provechos que saca de ella

    Si los obreros de nuestro soberano Padre de familias hubieran de trabajar no más que corporalmente como los segadores y cavadores, fuera menester que llevara a todos por el camino de la salud y fuerzas corporales, pues con la enfermedad no pudieran cumplir la tarea del...
  • La comunión frecuente para los jóvenes

    Cuanto acabo de decir con respecto los niños, tiene todavía mucha mayor aplicación para los jóvenes de diez y seis a veinte años, edad temible en la que la lucha incesante de las pasiones se complica con los ejemplos corruptores que ofrece el mundo y con...
  • Demonios (por Cornelio A. Lápide) II

    ¿Por qué ha salvado Dios al hombre y no al ángel? Los santos Padres indican cinco causas principales que han hecho que el perdón se negara al ángel y se concediera al hombre. La primera es que el hombre ha pecado por fragilidad de la carne;...
  • Demonios (Cornelio A. Lapide)

    ¿HAY DEMONIOS? No hay duda que hay espíritus malhechores que se llaman demonios, pues la Sagrada Escritura nos lo atestigua y todas las naciones lo han unánimemente reconocido. Las naciones paganas han creído en la existencia de ciertos genios, unos buenos y otros malos; deduciendo de...
  • La Comunión frecuente para los niños

    Casi se vería uno obligado a caer, teniendo en cuenta la ligereza de los niños, que no es posible para ellos una frecuente Comunión, y que en este caso las reglas de la Iglesia solo hacen referencia a los adultos. Nada de esto; y he aquí...
  • Del porque sólo tres misterios en el Santo Rosario y no cuatro

    Nota nuestra: Muchas veces nos preguntaron porque NO rezamos los misterior de Luz (luminosos). Existen muchas razones y la vamos a ir publicando por partes, pues proceden de diferentes fuentes. El argumento más fuerte es que el Santo Rosario tiene carácter TRINITARIO. Así siempre lo entendió...
  • La vida feliz consiste en gozar de la Verdad

    No es, pues, cierto que todos quieren ser dichosos, pues los que no quieren gozar de Vos, que sois la única vida dichosa, cierto es que no quieren la vida dichosa. ¿O es que todos lo quieren, mas como la carne apetece contra el espíritu y...
  • Del vicio del juego (prólogo de David Benavente)

    NOTA: “Hoy día ya casi NO se predica contra el vicio del juego desde los púlpitos, por lo que decidimos publicar esta obrita para el bien de los que se encuentran afectados por este PECADO. Existen juegos ilegales y juegos legales, pero el vicio se encuentra...
  • La infidelidad conyugal

    Que pueden cometerse punibles excesos y abusos de espantosa trascendencia dentro del estado nupcial, es cosa que no puede ocultarse, y que con ingeniosa frase significó San Bernardino de Sena diciendo que muy bien puede el hombre embriagarse con el vino de su propia cuba; más...
  • ¿Por qué se ha de decir todo lo que se ha hecho un sacerdote que es un hombre como los otros?

    Porque el sacerdote no es un hombre como los demás. Nuestro Señor Jesucristo era en apariencia un hombre como los otros; en realidad era Dios. El sacerdote es también un hombre como tú; tiene como tú, una cabeza, dos brazos y dos piernas; pero es un...
  • En defensa de la Misa Tradicional (II)

    Llegamos hasta el año 1521 donde encontramos a uno de los herejes que más atacaron a la Misa y al Papado: el monje alemán Martín Lutero. El Padre Congar (uno de los ideólogos del Concilio Vaticano II) ha dicho de él: “Lutero es uno de los...
  • En defensa de la Misa Tradicional

    Muchos que lean esta publicación se preguntaran “¿y qué es la Misa tradicional?” Hay que reconocer que las nuevas generaciones de católicos nacidos durante o después de la década del 60 (década en la cual se reunió el Concilio Vaticano II) no han asistido nunca a...
  • La confesión no es una invención de los sacerdotes

    Esto es evidentísimo, pues, como hemos dicho, es una invención de nuestro Dios bondadoso. Si eres el inventor de una máquina, es claro que yo no lo soy. Ahora bien; el privilegio de invención de este santo Sacramento está claramente consignado en el Evangelio, como acabamos...
  • ¡Es necesario que María Reine!

    EJEMPLO: Santo Domingo Se puede afirmar que ese grito de amor: ¡Es necesario que Ella reine! era la divisa de este gran santo. Extender el culto de María y ganar corazones a su dulce Reina era el fin de su existencia. Desde su más tierna infancia...
  • El Dios del Corazón

    “Pensad dignamente del Señor en lo tocante su bondad” (Sap., I, 1.) Al respeto instintivo de homenaje exterior, debe unirse un respeto de amor: el primero honra la dignidad de Jesucristo, este último, su bondad; el primero es el respeto del siervo, éste es el respeto...
  • Los Novísimos (el Juicio particular)

    Por juicio se entiende el estricto examen de toda nuestra vida ante el tribunal de Dios, seguido de la sentencia que decidirá nuestra suerte por toda la eternidad. Hay dos juicios: uno particular entre el alma y Jesucristo inmediatamente después de la muerte; y otro universal...