THE REMNANT

El cardenal Pell y la “catolicofobia internalizada”

El primer día en la universidad es siempre desorientador – sobre todo si se lleva a cabo al otro lado del mundo. Como estudiante estadounidense en la Universidad de Sydney, todo tenía un valor de conmoción: los castillos calcáreos oxbridgianos se alzan con orgullo junto a las palmeras que se inclinan, que son el hogar de bandadas de kookaburras cacareantes. (Pájaros malvados muy feos por cierto) Pero nada fue tan extraño como la visión de veinte estudiantes vestidos con encajes y batas marchando lentamente por el campus. Algunos llevaban un dosel; uno balanceaba un incensario; otro sostenía la cruz en alto. Y, en medio de ellos, un sacerdote agarrando una custodia. Rápidamente me di cuenta de que las procesiones eucarísticas ocurrían regularmente en la USyd, gracias a la Sociedad Católica y a sus maravillosos capellanes.

La Sociedad es realmente un tesoro. A pesar de ser un episcopal (aunque de mente tradicional) en ese momento, rápidamente me di cuenta de que me podía ir peor de no hacerme amigo de sus miembros. Y así lo hice. Esas amistades permanecieron fuertes incluso dos años después de que me gradué y repatrié. Fueron cruciales en mi decisión de llegar a ser católico, y un tradicionalista específicamente: la mayoría de ellos son feligreses en la majestuosa parroquia de Misa Latina en Lewisham. Uno de los capellanes, un fraile jovial de la vieja orden, nos seguía a lo largo de la noche en los pub para mantenernos fuera de problemas … y tal vez cantar un bar o dos de la Kaiserhymne.

Espero que esto sea una agradable sorpresa para aquellos de ustedes que esperaban una experiencia muy diferente con las capellanías universitarias, al menos en las escuelas seculares: guitarras, camisetas de tubo, etc. Hay muchas razones por las que USyd lo hizo bien cuando tantos otros se han equivocado, pero creo que tiene que ver principalmente con el gran interés personal que el cardenal George Pell puso en la Sociedad. De hecho, uno de sus últimos compromisos antes de ir al Vaticano fue una cena que organizó para algunos de los estudiantes que había guiado. Él era una influencia admirable en ellos, como lo ha sido para generaciones de católicos australianos.

Pero la Sociedad pagó un alto precio por su amistad. Cuando la Comisión Real estalló y Su Eminencia se convirtió en la víctima de una cacería de brujas de los medios de comunicación, la misma atmósfera tóxica descendió al campus. Era como si todos los estudiantes católicos fueran culpables de los “crímenes” del Cardenal Pell – crímenes que la Comisión no tiene un solo fragmento de evidencia para probar. La hostilidad abierta de los grandes maestros de la izquierda fue impactante. Incluso protestantes conservadores los despreciaban. Muchos estudiantes católicos con ambiciones políticas se distanciaron silenciosamente de la Sociedad y de Su Eminencia.

En mi experiencia, los fieles australianos saben que es inocente, o al menos que ha sido tratado deplorablemente. Se dan cuenta de que el criterio de justicia – inocente hasta que se demuestre lo contrario – ya no se aplica a los católicos. Automáticamente se asume que nuestros sacerdotes son pedófilos y se presume que los laicos son cómplices de su perversión. Esto no es nada nuevo: todos recordamos al Cardenal Newman que tuvo que defenderse de las acusaciones de “afeminamiento” por permanecer célibe, incluso como anglicano.

Lo que es nuevo e inquietante es lo profundo que este prejuicio corre entre los mismos católicos. Uno vacila en ser quejumbroso, pero la frase “Catolicofobia” – ¡quizás incluso “Catolicofobia internalizada”! -Salta a la mente

Lo ves en los medios australianos. Todos los críticos más desvergonzados y venenosos del Cardenal Pell empiezan invariablemente sus ataques diciendo algo como: “Fui criado católico, y aunque no lo practico, tuve una abuela muy devota. Hay muchas cosas sobre el catolicismo que todavía admiro. Sin embargo…” Entonces continúan diciendo mentiras abyectas, o bien escupen tonterías sobre la represión sexual y el patriarcado.

De hecho, la mayor parte de la Iglesia Occidental sufre de un caso bastante severo de catolicofobia internalizada. Si bien nuestra Santa Madre ha hecho un excelente trabajo para proteger a los niños de los abusos, muchas “reformas” han superado gravemente la meta. Excepto en las parroquias TLM, los monaguillos están casi extintos, y los “ministros extraordinarios” han proliferado en su lugar. Hemos dejado de enseñar a nuestros hijos para el sacerdocio, y en lugar de ello delegamos a las mujeres solteras para dispensar el Cuerpo y la Sangre como si fueran vendedores de perros calientes en un partido de béisbol.

Ahora, una cosa es que los no católicos desconfíen de los sacerdotes. Eso ha sido la norma en los países protestantes desde la Reforma. Pero ¿qué esperanza tenemos si los católicos mismos desconfían de sus padres?

Cuando hablé por primera vez con mi sacerdote acerca de la conversión, recuerdo haberle dicho lo refrescante que era ver a los muchachos locales sirviendo en el altar. Después de pasar ocho años en la escuela católica y asistir a cientos de misas como episcopal, fue una experiencia completamente nueva. ¡Cuán sabios sus padres de soportar esta histeria anti-clerical – y cuán valerosos los sacerdotes para desafiar a los chismosos!

Ese es otro ejemplo del poder del TLM para ganar conversos. Muy pocos son realmente ganados por el Novus Ordo, con sus rasgueos de guitarra y sus “ministros extraordinarios”. Nadie quiere unirse a una religión que se avergüenza de sus propias tradiciones y sospecha de su propio clero. Sin embargo, persistimos en privilegiar el rumor sobre la verdad y la moda sobre la ortodoxia. Se plantea la pregunta: ¿es nuestra catolicofobia internalizada tan grave que estamos dispuestos a dejar que la Iglesia se extinga?

Michael Warren Davis

(Artículo original. Traducido por Rocío Salas

THE REMNANT

Edición en español de The Remnant, decano de la prensa católica en USA