THE REMNANT

El cuidado de la pastoral ordena un regreso de la Misa antigua

Con el resultante eclipse de la Fe siempre envolviendo a la Iglesia en tinieblas, no se puede hacer lo suficiente para impulsar el regreso de la Misa Latina Tradicional, ya que ésta es la antorcha eterna que guió el camino a través de los siglos con generación tras generación de frutos santificados. (Mateo 7:20)

Desafortunadamente, algunos hoy ven la misa antigua como un artículo especializado o una pieza de nostalgia, olvidando que era la pieza central esencial que Cristo dio su iglesia para la preservación de su doctrina y unidad. La visión de Dios para la Iglesia es que sea Una, Santa, Católica y Apostólica, y que esté unida por un solo lenguaje y rito universal.

Por lo tanto, un retorno universal de la Misa en latín sería un poderoso medio para restaurar la unidad de la Iglesia contra la influencia de la nueva Misa que ha dividido a la Iglesia desde el Vaticano II. Porque mientras se dice la Misa en el idioma de cada país (vernáculo), se fomenta la idea de que la Iglesia es algo secular y dividido, en oposición a lo sagrado y universal. El regreso del latín es necesario para ayudar a lograr una verdadera unidad tal como existía antes del Concilio.

Sin embargo, las tablas nunca volverán a estar en la dirección correcta, a menos que Roma invierta lo que fue la única innovación más destructiva implementada después del Concilio Vaticano II, y fue cuando voltearon al sacerdote para decir la Misa de frente a la gente con su espalda al tabernáculo. (versus populum) Lo que ha sucedido es un cambio histórico de enfoque de tal manera que el énfasis está hoy en la comunidad en vez de en Dios.

Este detrimento es citado por el aclamado liturgista monseñor Klaus Gamber, a quien el Papa Benedicto XVI mientras era cardenal proclamó como profeta para nuestro tiempo: “Debemos sacar la conclusión necesaria y admitir que la celebración de frente  al pueblo es, de hecho, un error. En el análisis final, la celebración frente al pueblo es un giro para acercarse al hombre, y alejarse de Dios”. (La Reforma de la liturgia romana, 1993)

Gamber dice una frase pura. Los fieles de hoy han sido ocupados con toda clase de distracciones y enseñanzas adulteradas (por ejemplo Amoris Laetitia), la razón de ser Cristo ya no es central ante el público, por lo que la antigua misa es necesaria para volver a enfocar a los fieles. Cristo necesita ser elevado en el centro a la vista ante la Iglesia para que el Cuerpo Místico pueda ser curado de las muchas mordeduras de serpiente que ahora le afligen. (Números 21: 9, Juan 3:14)

Tal renovación es sólo magisterial. La ofrenda de la Misa frente al altar (ad orientem) tiene sus raíces en el Antiguo Testamento y ha sido la norma universal para toda la extensión del Nuevo Testamento. Las ofrendas del Antiguo Testamento frente al tabernáculo eran una figura del Sacrificio de Cristo que continuaría perpetuamente de esta manera a través de los sacerdotes, de modo que desde el tiempo de Cristo no hay evidencia de que la Iglesia se haya desviado de este patrón.

Este punto es afirmado por Monseñor Gamber: “Podemos decir y demostrar de manera convincente que ni en la Iglesia oriental ni en la occidental hubo nunca una celebración frente al pueblo”. (La Reforma de la Liturgia Romana) Incluso desde el tiempo de Abel hasta la época del Papa Pablo VI, la ofrenda de sacrificio siempre se hacía frente a Dios.

El Vaticano II marcó la primera vez que se pidió a los sacerdotes que se apartaran de este patrón antiguo. El 26 de septiembre de 1964, la Instrucción sobre la liturgia, Inter Oecumenici, ahora dictaminó que “El altar mayor debe ser preferentemente independiente, para permitir caminar alrededor de él y la celebración frente a la gente”. (Artículo 91)

Este solo cambio sirvió poderosamente para desviar a la Barca de su curso. Este fue el eje que puso en movimiento el nuevo orden del caos litúrgico que ha hecho que un amplio cuerpo de la iglesia diera la espalda a Cristo. Aunque algunos pensaron inicialmente que la reforma litúrgica fue inspirada por Dios [i], el Novus Ordo nació de una aversión por la bondad de Dios y un deseo de “volverse hacia el hombre y alejarse de Dios”.

Fue por esta razón que el Papa Pablo VI, al relatar las consecuencias destructivas del Concilio Vaticano II, declaró al mundo: “Por alguna fisura el humo de Satanás entró en el templo de Dios”. (29 de junio de 1972) El adversario sabía que si podía poner el pie en la puerta, podría usar el aparato litúrgico de la Iglesia como un timón para llevar el naufragio de la Iglesia a las costas seculares.

Monseñor Gamber, cuyo trabajo fue muy elogiado por el cardenal Ratzinger, dijo lo siguiente sobre el cambio de liturgia: “La reforma litúrgica recibida con tanto idealismo y esperanza por muchos sacerdotes y laicos ha resultado ser una destrucción litúrgica de sorprendentes proporciones, una debacle que empeora con cada año que pasa, en lugar de la esperada renovación de la Iglesia y de la vida católica, estamos presenciando un desmantelamiento de los valores y piedad tradicionales sobre los que descansa nuestra fe”.

El propio Cardenal Ratzinger dijo: “Lo que sucedió después del Concilio fue algo completamente distinto: en lugar de la liturgia como fruto del desarrollo vino la liturgia fabricada.” Abandonamos el proceso orgánico y vivo de crecimiento y desarrollo a lo largo de los siglos y lo reemplazamos -como en un proceso de manufactura- con una fabricación, un producto banal sobre el terreno”. (De su prefacio a La Reforma de la liturgia romana)

El Cardenal Ottaviani, asesor especial del Papa Pablo VI, refutó la Nueva Misa en una carta a Su Santidad el 25 de septiembre de 1969, diciendo: “El Novus Ordo representa, tanto en su conjunto como en sus detalles, una partida notable de la Teología católica de la Misa”. (De su carta de presentación a su famosa Intervención Ottaviani en la Nueva Misa).

“La teología católica de la Misa” es una referencia a los Misterios Sagrados. Durante la elevación de la Hostia y del Cáliz, se renueva el Sacrificio del Calvario, donde la sustancia del pan y del vino se transforman en la misma sustancia de Jesucristo, de modo que la sustancia del pan y del vino dejan de ser. Ahora es la sustancia de Jesucristo, sólo y enteramente, sin que ninguna otra sustancia se mezcle con ella. Sólo quedan los accidentes o las propiedades físicas del pan y del vino (por ejemplo, sabor, olor, tacto), pero la sustancia misma es ahora Cristo, y sólo Cristo. Esta sustancia divina bajo la apariencia de pan y vino es lo que llamamos El Misterio de la Fe.

Se debe tener todo el cuidado de preservar la integridad del texto litúrgico tal como nos fue dado por los santos hombres de Dios, para que pueda impartir la luz y el entendimiento adecuados sobre este Misterio de la Fe, el corazón mismo de la Misa. La liturgia se supone realza nuestra conciencia de este Misterio haciendo honor al Rey Eucarístico en el altar, pero la liturgia de hoy ha desviado la atención de Cristo y ha convertido la Misa en una ocasión de encuentro festivo entre la congregación y el sacerdote.

Durante una teleconferencia internacional el 30 de agosto de 2016, el cardenal Raymond Burke, ex prefecto de la Signatura Apostólica, lamentó el escándalo de la Misa versus populum, argumentando que convierte la Misa en una actuación o diálogo. “Existe la gran tentación cuando el sacerdote está de frente a la gente de verlo como una especie de intérprete”, dijo el ex arzobispo de San Luis. “En lugar de que el sacerdote junto con la gente se relacione con Dios, de alguna manera se convierte en una interacción entre el sacerdote y el pueblo”.

Esta aberración litúrgica, combinada con un texto litúrgico desgarbado y lleno de agenda política, oraciones eucarísticas improvisadas y la socialización informal antes de la Comunión con el saludo de la paz, han trabajado juntos para llevar a cabo lo que puede llamarse la mayor crisis que enfrenta hoy la Iglesia, es decir, la pérdida de la conciencia de la presencia sobrenatural de Cristo en su santuario. Podríamos decir que una forma de ateísmo eucarístico prevalece hoy, gracias a la Misa moderna.

Fue por esta razón que el papa San Pío V emitió ex-cathedra su magnífica bula papal Quo Primum (14 de julio de 1570), mediante la cual instituyó un mandato perpetuo para que solo se pronunciara la Misa del Concilio de Trento. “Esta Constitución actual nunca podrá ser revocada o modificada, sino que siempre será válida y tendrá fuerza de ley”. En ella deja claro que cualquier esfuerzo futuro por alterar o desviarse de la fórmula tridentina de la Misa “incurrirá en la ira del Dios Todopoderoso y de los bienaventurados Apóstoles Pedro y Pablo”. [Ii]

Lo interesante es que el Papa Pablo VI, tan a menudo acusado de imponer la nueva misa, nunca prohibió la antigua misa. En 1986, un panel de nueve cardenales vaticanos concluyó que el papa Pablo VI nunca abrogó la misa de Pío V ni ordenó la nueva misa, ni concedió a los obispos el derecho de prohibir o restringir a los sacerdotes de decir la misa latina tridentina. El Papa Juan Pablo II había encargado a los cardenales que estudiaran el estatuto jurídico de la antigua misa, ya que su intención era traer su legalidad a la luz.

Esto sentó las bases para que Benedicto XVI continuara el proceso de liberación del antiguo rito, lo que hizo vía Summorum Pontificum (7 de julio de 2007), que reafirmó la legalidad de la misa latina preconciliar. El Motu Proprio no hizo legal a la Misa antigua, sino que oficializó lo que ya era el caso, a saber, que siempre fue el derecho de los sacerdotes a decir la Misa antigua sin el permiso de sus obispos. Después de todo, si los sacerdotes de hoy no necesitan permiso para decir una misa que nunca fue obligatoria, ciertamente no necesitan permiso para decir la Misa que sí lo era. ¿Necesitan permiso para guardar los Diez Mandamientos?

Si el Papa Pablo VI hubiera ordenado realmente la Nueva Misa, él lo habría especificado, pero esto nunca se hizo. En ninguna parte de la Missale Romanum de 1969 se exige que se diga la Nueva Misa. El documento se limita a ordenar la publicación del nuevo misal, ordenando que “las prescripciones de esta Constitución entren en vigor [se validen] el 30 de noviembre de este año” y que sea “firme y efectiva ahora y en el futuro”. Pero no se menciona su uso. El documento fue publicado como un indulto para aquellos que querían la nueva misa.

Pío V, por el contrario, estableció la ley con sus subordinados, diciendo: “Les ordenamos en virtud de santa obediencia cantar o leer la misa [tridentina] según el rito, la manera y la norma establecidos por nosotros”.  Dijo: “Que las misas no sean cantadas o leídas de acuerdo con ninguna otra fórmula que la del misal publicado por nosotros”, que establece que ” solo este nuevo rito debe ser usado”.

ESTA ES LA MISA que necesita ser devuelta si la luz de la fe verdadera debe ser preservada. Monseñor Gamber dice: “Un cambio real en la percepción contemporánea del propósito de la Misa y la Eucaristía ocurrirá solamente cuando los altares sean removidos y la Misa sea nuevamente celebrada en el altar mayor, cuando el propósito de la Misa sea visto de nuevo como un acto de adoración y glorificación de Dios… y como la recreación mística del sacrificio del Señor en la cruz”.

El regreso de la antigua misa mostraría un verdadero cuidado pastoral en el sentido de que devolvería las riquezas eternas de Dios a Su pueblo y proporcionaría una verdadera renovación en la que la luz de la tradición puede brillar nuevamente a través de la liturgia y disipar las tinieblas de nuestro tiempo. Cristo instituyó su Iglesia para que fuera una luz para las naciones, significada por la palabra latina Lumen Gentium. La luz eterna que emana del antiguo Rito es esa Lumen Gentium que atraerá al mundo a Cristo, pero sin esta luz el hombre es privado de las cosas buenas y alejado de Dios.

Ya es hora de que Roma “demuestre todas las cosas, retenga lo que es bueno”. (1 Tesalonicenses 5:21) El Papa Benedicto XVI, hablando de la Misa Tridentina, acentuó este punto el 30 de abril de 2011: “Lo sagrado para las generaciones anteriores, sigue siendo sagrado y grande para nosotros también”. (Universae Ecclesia)

Clamemos entonces por la restauración del altar mayor y que los sacerdotes de todas partes comiencen a ofrecer la Misa frente al altar. El principal litúrgico del Vaticano, el Cardenal Robert Sarah, está pidiendo un retorno universal de decir la Misa ad orientem y dijo el 7 de septiembre de 2017 que el mundo “se ha olvidado de Dios” porque los sacerdotes “que se supone son “la luz del mundo” (Mt 5, 14) no se acercan a la cumbre hacia la cual se dirige la actividad de la Iglesia”.

En una entrevista publicada el 21 de septiembre, se le preguntó al cardenal Burke cuál de las reformas litúrgicas solicitadas por el cardenal Sarah debería ser primero. Burke respondió, “Ofrecer la Misa con todos de frente al Señor [ad orientem]”. Él dijo: “Esto ayudará tanto a restaurar el sentido de la adoración y mostrar que la Misa no es una especie de evento social entre el sacerdote y los feligreses o entre los parroquianos”.

Según el cardenal Burke, los sacerdotes asumen efectivamente un papel pastoral cuando dicen la Misa tradicional latina frente al altar. “El sacerdote como nuestro padre espiritual nos está guiando en este culto a elevar nuestras mentes y corazones a Dios”. (30 de agosto de 2016)

David Martin
______________________
[i] El principal arquitecto de la nueva misa fue Mons. Annibale Bugnini, un presunto francmasón que fue expulsado dos veces del Vaticano debido a una actividad sospechosa. https://www.barnesandnoble.com/w/liturgical-time-bombs-in-vatican-ii-michael-davies/1114285164?ean=9781618904331

[ii] La ira de Dios Todopoderoso y SS. Pedro y Pablo no es incurrida por los sacerdotes que inocentemente se conforman con el Novus Ordo pensando que es lo correcto, sino por autores como los que escribieron el pérfido documento del Vaticano II Sacrosanctum Concilium que, bajo el disfraz de restauración, propuso dudosos cambios a la Misa en violación de la ordenanza eterna. Aun así, la Misa hoy sigue siendo válida ya que representa el Sacrificio de Cristo.

(Traducido por Rocío Salas. Artículo original)

THE REMNANT

Edición en español de The Remnant, decano de la prensa católica en USA