ADELANTE LA FE

El martirio de Jordán Bruno Genta, Soldado de Cristo Rey

Hoy se cumplen cuarenta años del martirio de Jordán Bruno Genta, asesinado por uno de los grupos de comunistas de nuestra padecida Argentina, el ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo). Además, el 22 de diciembre próximo se cumplirá el mismo aniversario que mataron a quien debería ser “su sucesor doctrinal” (en palabras del propio Genta), que era Carlos Alberto Sacheri. No podemos dejar de enumerar a otros católicos que tuvieron el mismo fin, tal como el ingeniero Raúl Amelong y al Capitán Argentino del Valle Larrabure, el primero asesinado por Montoneros el 4 de junio de 1975, y el segundo por el ERP, el 19 de agosto de 1975.

Jordán Bruno Genta nació el 2 de octubre de 1909 en Buenos Aires, de una familia atea. Siendo el mismo un marxista fervoroso de joven, cursó filosofía en la Universidad de Buenos Aires. Fue discípulo dilecto de Francisco Romero (1891 – 1962). Debido a una enfermedad pulmonar, en 1934 fue a vivir a las sierras de Córdoba. Allí leyó y estudió a los filósofos griegos, sobre todo a Platón y a Aristóteles, realizando una verdadera conversión intelectual. Alarmado por su evolución, Romero envía a Alejandro Korn (1860 – 1936) a visitarlo. Luego de haberlo escuchado, Korn le dice: “Genta, usted se nos va”. Le ofreció inútilmente una beca en Francia. La meditación de santo Tomás, san Agustín, Maritain y Maréchal hicieron que Genta pidiera el santo bautismo, que lo recibió en 1940.

Comenzó a enseñar en la Universidad Nacional del Litoral, y fue designado como Interventor en 1943. Al año siguiente llegó a ser director del Instituto Nacional del Profesorado Secundario, pero por motivos políticos fue dejado cesante en 1945. Fue entonces cuando inauguró una Cátedra Privada de Filosofía, en la cual ejerció la docencia hasta su muerte. Esta cesantía que sufrió por no ser genuflexo ante el poder, él la vio como un acto de la bondad de Dios: “Pienso que en realidad he sido favorecido por la Divina Providencia, porque yo no sé si mi flaqueza humana y las necesidades apremiantes de la familia no me hubieran llevado a tener que ir cediendo todo sentido de dignidad, de altivez, que pueda haber en un hombre… Ese es el sentido cristiano de la vida: hacer de la muerte sirviente de la vida, hacer del mal sirviente del bien, hacer del sufrimiento el verdadero instrumento de la alegría.” (El asalto terrorista al poder, Edic. Buen Combate, 2º edic., 2014, p. 85)

Para conocer su pensamiento, es necesario hacer un boceto de su doctrina pedagógica, luego de su doctrina filosófica (que quedó trunca), para concluir con su doctrina política aplicada a la acción.

Nos revela su doctrina pedagógica en su obra “Acerca de la libertad de enseñar y de la enseñanza de la libertad”. Coloca como modelo a Sócrates, “el más sabio y virtuoso de los hombres”. Busca formar la inteligencia con la metafísica, la cual da una “pedagogía del Arquetipo”, y engendra santos y héroes como modelos de la educación. Entre los héroes, el propone para los argentinos la figura del General José de San Martín.

Esto lo explaya en su obra “Curso de Psicología”: luego de exponer las nociones generales de la filosofía y de la psicología, y de analizar la vida afectiva y volitiva, propone como modelo educativo a arquetipos humanos en función de los valores: Sócrates o el educador; Aristóteles o el filósofo; San Francisco o el amor; Don Quijote o el caballero; Shakespeare o el artista; San Martín o el soldado; y Claude Bernard o el investigador.

De frente, con la cruz en manoInsiste en que la política debe reflejar la filosofía, y ésta la teología. Por ello sostiene la primacía de la contemplación, y por esto se opone a la política liberal y a la revolución marxista engendrada por la anterior. Reclama por la vuelta de Aristóteles a la Universidad, pues “el fin de la Universidad es la contemplación de la Verdad inmutable y el cuidado del alma de la Nación”, como el desarrollo consecuente de la tradición heredada de España.

Su doctrina filosófica aparece truncada por su martirio. En “El filósofo y los sofistas” nos recuerda que el “hombre normal” no es el “hombre común” (propio de épocas pusilánimes como la actual), sino “el santo, el héroe, el filósofo, el poeta, el político”, y sobre todo el gran contemplativo.

Partiendo desde el consejo socrático: “Conócete a ti mismo” llega a la necesidad de descubrir al hombre interior, que implica el llamado a “hacernos mejores”, lo cual reclama nuestra espiritualidad e implica la exigencia de una mayor perfección. También reinterpreta la afirmación platónica de que “saber es recordar”, entendiendo por él el “aprender a encontrar la misma verdad”. Así, la sabiduría verdadera es la virtud entera. Sólo el virtuoso es señor de sí, y por eso sólo él debe gobernar la ciudad. El virtuoso sabe que por sí pasa el peso de la tradición. La desgracia actual es que se busca la eficiencia, en lugar de la contemplación; que lo que importa es la ideología científica; y que el modelo es hoy Descartes, y no Platón.

En “La idea y las ideologías” revela la inmaterialidad del alma. Por la abstracción toda la realidad material se ha transfigurado para el alma. El alma existe por la Verdad por y para la cual milita. Absolutamente, lo Uno es Dios, pero relativamente, se participa en cada ente. Siguiendo el “Teeteto” de Platón, hoy se trata de “la restauración de la inteligencia” por el ser. Pero para los Protágoras de ayer y de hoy, que afirman como el sofista de antaño que “el hombre es la medida de todas las cosas”, esto es necedad. Ellos son los negadores de la tradición metafísica. De este modo, Protágoras llega a ser el padre remoto del liberalismo. Sobre la Idea del ser, él lo refiere “el ser que está en todas las cosas” sin confundirse con ellas. Así, distingue y jerarquiza la realidad. Nada proviene de la nada. Los contingentes son puestos en el ser por el acto creador, pues se trata de una “posición total del efecto”. Lo primero ha sido nombrar las cosas, y luego, hacerlas; es decir, primero la metafísica, y luego la acción.

Su compromiso político lo realiza sin ninguna estructura partidaria, con sus propias obras. Se propone la difusión de la verdad, y el desarrollo de la conciencia nacional según la tradición hispánica, inspirada en arquetipos y hechos ejemplares, buscando la “rehabilitación de la inteligencia” y reafirmando el principio de autoridad, contra el proceder, tanto del liberalismo como del comunismo. Se propone formar cristianamente a las Fuerzas Armadas del país, pues de ellos dependerá la restauración de la patria. Por esto diagnostica claramente el problema en el que estaban inmersas: “Las Fuerzas Armadas han sido oficialmente vaciadas. Se les ha infundido una mentalidad profesionalista y burocrática. Se les ha quitado todo espíritu militar. Porque el espíritu militar tiene como característica primera la disposición para la muerte. Si a un soldado le falta esa disposición no es soldado, no puede serlo. Y además de eso, se ha distorsionado en forma total la conciencia de la misión específica de las armas, como hemos dicho tantas veces acá. Se les ha quitado la conciencia de que las armas de la Patria existen y tienen como misión, conquistar, sostener, defender y consolidar la soberanía política de la Nación.” (El asalto terrorista al poder, Edic. Buen Combate, 2º edic., 2014, p. 83)

Su pensamiento está plasmado en obras como “Guerra contrarrevolucionaria”, Edición crítica al “Manifiesto Comunista”, “Principios de la política”, Estudios sobre el terrorismo en la Argentina (compilados en el libro “El asalto terrorista al poder”), “Seguridad y desarrollo”, “El nacionalismo argentino”, “Opción política del cristiano”, entre otras.

Advertía con claridad los males, y así los denunciaba, con verdadera libertad de espíritu (no la actual parresía de la que han hecho alarde en el Sínodo extraordinario sobre la Familia, y que fue una excusa para destruir la fe, la moral, el derecho, la teología y la pastoral de la Iglesia; sino la verdadera parresía, la de los Apóstoles, que eran capaces de decir toda la verdad delante del Sanedrín, aunque por ello sufrieran prisión y azotes, actitud que está muy lejos de muchos Padres Sinodales “abiertos a los problemas del mundo”). Nos recuerda el Profesor: “Estamos viviendo un momento tal de ignorancia y de confusión que aún la gente que se entrega a los ejercicios espirituales o cosas similares, buscando con toda sinceridad una renovación interior y logran, sí, ese objetivo, no superan, sin embargo, esta ignorancia respecto de la naturaleza del proceso revolucionario y de sus verdaderas causas. En esa gente, incluso, se advierte una gran dificultad para entender la realeza de Cristo en lo temporal; porque la parte más difícil de admitir en este momento es la realeza de Cristo. Los cristianos son propensos a aceptar esa realeza en el orden interior, en la propia vida, hasta en la vida de la familia, en la profesión que cultivan; pero esos mismos cristianos piensan, y actúan en consecuencia, que hay un terreno que está vedado a Cristo, que es el terreno de la política. Pero si Cristo es Rey y es Soberano y el verdadero y único Soberano de todo lo temporal, es también soberano en la política. En consecuencia en este momento, en Argentina, se plantea a todo cristiano este problema: ¿quién es el soberano en la Ciudad? ¿Cristo o el número? ¿La soberanía de Cristo o la soberanía popular? Yo pregunto, ¿dónde está Cristo en la política? No está en ninguna parte.” (El asalto terrorista al poder, Edic. Buen Combate, 2º edic., 2014, p. 264)

Semejante claridad y valentía no podía ser tolerada por el enemigo. Fue por ello que, luego de repetidas amenazas, finalmente con once balazos terminaron con su vida. Él mismo había tenido como ideal a Sócrates, que fue “fiel hasta la muerte” (El Filósofo y los sofistas, p. 174), y consideraba que el cristiano debía “estar dispuesto a morir por la Patria” (El Filósofo y los sofistas, p. 221). La verdadera filosofía enseña a bien morir (El Filósofo y los sofistas, p. 47); y la educación según el Arquetipo, en definitiva, “prepara para una muerte digna” (Acerca de la libertad de enseñar y de la enseñanza de la libertad, p. 134). Esta es “la ocupación más razonable, más sensata y hasta más práctica de la vida” (El Filósofo y los sofistas, p. 252-253 y 221). Como lo afirma en su “Testamento Político”: “Acaso sea mejor para los hombres, y en especial para los cristianos, tener que vivir peligrosamente, expuestos a morir en cualquier momento”; pues “no hay otro modo de llegar a la Vida verdadera, que recorrer el itinerario de Nuestro Señor Jesucristo” (p. 25). Por eso bien lo ha caracterizado el padre Leonardo Castellani diciendo que fue “el pedagogo del ¡O juremos con gloria morir!”.

Sus enseñanzas no fueron solamente palabras: él las rubricó con “el testimonio verdadero” (como él solía decirlo), que es el de la sangre, lo que enseñó también con su ejemplo. No por nada los comunistas lo mataron el día de Cristo Rey, según la forma tradicional, el último domingo de octubre. Sí sabían a quién mataban. Al asesinarlo, quisieron exterminar sus ideas, sus ideas de orden natural y sobrenatural, sus ideas de virtudes y arquetipos, sus ideas para restaurar la patria bajo el cetro de Cristo Rey. Esto es el comunismo, esencialmente beligerante, contra todo orden, virtud, arquetipo, o mérito. En definitiva, “intrínsecamente perverso”: “un sistema lleno de errores y sofismas, que contradice a la razón y a la revelación divina, subversivo del orden social, porque equivale a la destrucción de sus bases fundamentales, desconocedor del verdadero origen de la naturaleza y del fin del Estado, negador de los derechos de la persona humana, de su dignidad y libertad”, en palabras del Papa Pío XI, en la Divini Redemptoris (n. 14). Es, en definitiva, la lucha histórica y metahistórica entre las dos ciudades: la Ciudad de Dios y la ciudad del hombre, entre el amor de Dios y el amor de sí mismo, entre el sacrificio de Cristo y la soberbia del demonio.

Lamento profundamente que no se recuerde públicamente su excepcional ejemplo, y sí se promuevan ejemplos equívocos, como lo hizo, por ejemplo, el Cardenal Poli al “celebrar” el cuadragésimo aniversario del “martirio” (sic) del padre Mujica, sacerdote tercermundista, que alentó la subversión, y que al final resultó muerto por ella misma cuando intentaba alejarse del comunismo para morir dentro de la Iglesia (en palabras que él mismo le dijera al p. Julio Meinvielle). Hoy volvemos a pedir por su pronta canonización, para que su claridad ilumine nuestra ignorancia, y su fortaleza robustezca nuestra debilidad.

«Cristo Jesús, Señor y Salvador nuestro que por tu preciosísima sangre redimiste a la humanidad caída y abriste el camino a la Patria Celestial. Te pedimos que nos ayudes a transitar los senderos de nuestra amada Argentina siguiendo el ejemplo de tu hijo Jordán Bruno a quien iluminaste con tu sabiduría para que fuera sal de la tierra y luz de la verdad en las tinieblas de la inteligencia ensombrecida por el pecado.

A él lo señalaste para que diera testimonio de tu presencia y no desoyó tu llamado.

A él lo premiaste con la máxima entrega que puede dar el cristiano, al coronar una vida dedicada a Ti, con su sangre derramada “sobre el asfalto y el lirio”.

Que como tu devoto servidor Jordán Bruno podamos dar fiel testimonio de la Verdad y entregarnos a tu Divina Providencia con la misma Fe, Esperanza y Caridad para curar las heridas de nuestra querida Nación, restablecer el orden en la paz y la justicia, dedicar la vida al servicio del Bien Común y la defensa de la Verdad.

Te pedimos, Cristo Jesús, que por la intercesión de tu hijo Jordán Bruno, nos des la fortaleza necesaria y nos colmes de bendiciones para hacer de la Argentina un reflejo de la Patria Celeste y nos concedas la gracia de (se pide la gracia que se desea obtener). Amén.»

Termino con un poema del Dr. Antonio Caponnetto en honor a tan eximio Profesor, a quien le agradezco su generosidad intelectual al permitirme difundirlo. Está titulado: “La muerte de Genta: A 40 años de su martirio”

Ya casi el mediodía y en domingo. Es octubre.

El viento se ha callado, acaso como un signo.

Las campanas que doblan, el fuego. Me persigno.

No sé si es sangre o ceibo rojo que me cubre.

Entonces era cierto lo que el Fedón decía,

eran ciertas las nobles enseñanzas helenas.

Buenos Aires, de pronto, se remozó en Atenas,

y a aprender a morir llamé filosofía.

La calle me amortaja como a una rama trunca

desprendida de estiajes al filo de una daga,

mi propia voz se escucha, vertical se propaga

convertida en un eco que no se acalla nunca.

Pero aun siento las manos y con el alma vibro,

por esta patria rota, por esta Iglesia en llamas,

por los cuarteles solos, marchitos de oriflamas,

por el claustro ultrajado, sin cátedra ni libro.

Estos once trallazos son víctimas del odio,

de rencores oscuros, de abisales inquinas,

se llevan la materia, como el mar las neblinas,

no fusilan los pliegos de mi Ángel Custodio.

Dejé dicho que es libre el que de Dios es siervo,

el que elige el poema a bursátiles prosas,

que quiero a la Argentina de Juan Manuel de Rosas

y al que hace de su vida imitación del Verbo.

Que sabio es quien conoce, mas jerárquicamente,

que prefiero al mercado la lumbre de las ágoras,

al maestro que vence el ardid de Protágoras

y de existencias busco peligrosamente.

Dejé dicho asimismo, la noche postrimera,

la noche de apremiantes y urgidos anticipos

que podamos la gracia de emular Arquetipos

y veintiún cañonazos honrando a la bandera.

Señor, mi testamento: la pobreza que muestro,

la esperanza indeleble, la sed de los testigos,

No me prives tu vista… “de nuestros enemigos…

Es hora de misa, “…líbranos, Señor, Dios nuestro…”

Padre Jorge Luis Hidalgo

Padre Jorge Luis Hidalgo

Nacimiento: 13 de mayo de 1982, en Buenos Aires. Estudios primarios y secundarios en Ingeniero Luiggi, La Pampa, diócesis de Santa Rosa. Estudié en el seminario San Miguel Arcángel, en la diócesis de San Luis. Ordenación sacerdotal: 20 de marzo de 2009. He sido destinado, luego de finalizar el seminario, a la parroquia Santa Teresita, de Realicó, en el año 2007, antes de ser diácono. Desde el año 2008 hasta marzo de 2011 estuve en la parroquia Nuestra Señora de Luján, en Catriló. Desde el 20 de junio de 2012 estoy en la Parroquia Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa, en el barrio Butaló, de Santa Rosa.