ADELANTE LA FE

Homilía: El verdadero significado de la Fiesta de la Epifanía

Solemnidad de la Epifanía del Señor
(Mt 2: 1-12)

Cada fiesta del calendario cristiano tiene un significa entrañable y singular. La fiesta que celebramos hoy, la Epifanía del Señor, con el paso de los siglos se ha desvirtuado y paganizado.
Todos conocéis ha historia de estos sabios que vinieron de lejanas tierras a adorar al Niño Dios guiados por la estrella.

Al haber desvirtuado en la actualidad esta fiesta, hemos perdido su sentido. ¿Cuál es realmente el sentido de esta fiesta?

Recuerdo que, hace ya muchos años, orando en esta capillita, el Señor me lo explicaba: Él me decía: “Recuerda que hay más alegría en dar que en recibir”. En el fondo lo que el Señor nos está diciendo es la alegría es el resultado de amar, de darse por amor a los demás.

Me imagino que os acordáis de la historia de Tagore en la que se nos habla del mendigo y del rey. O de esta otra del joven rico. Seguir a Cristo es darse, participar en su vida y en su muerte. Y esto es lo que no terminamos de entender.

Y como el amor es recíproco, cuando nosotros se lo damos todo al Señor, Él se nos entrega también en totalidad a nosotros.

Los Magos vinieron de oriente para contemplar la gloria del Niño Dios, reconocerle como rey del universo y regalarle unos dones.

Es pues esta fiesta, una fiesta de profunda alegría. Y recordad siempre: sólo el amor a Jesús es lo que es capaz de llenar nuestro corazón y conducirnos a la perfecta alegría.