SAN MIGUEL ARCÁNGEL

Jacinta Marto: Una vida breve, santa y llena de enseñanzas (I)

JACINTA – Vamos a exponer brevemente y en partes la vida y muerte de Jacinta Marto. (Tomado del libro “Apariciones de la Santísima Virgen en Fátima” por el Padre Leonardo Ruskovic O.F.M. Año 1946)

En la presente historia es muy conveniente hacer una breve reflexión sobre la vida de Jacinta. Su característica es: conmiseración hacia los pobres pecadores y sentir por ellos; después de la primera aparición de la Virgen en Cova de Iria, sed insaciable de inmolación ante la justicia ofendida de Dios.

Niña inocente, ignorando aún la fealdad y malicia de aquel pecado que ultrajara la virtud angelical de la santa pureza, después que la bondadosa Madre de los pecadores le hubo manifestado que la mayoría de las almas se condenan, arrastradas por la ciega pasión de la sensualidad, practica toda clase de sacrificios para expiar de alguna manera tan nefandos crímenes.

Jacinta nació el 11 de marzo de 1910. Su madre Olimpia contrajo segundas nupcias con don Manuel Marto. Del primer matrimonio tuvo dos hijos, y del segundo nueve. De los once, la menor era Jacinta.

La historia nos atestigua que de estas numerosas familias salen ordinariamente eminentes figuras que honran a la humanidad, mientras que se atraen la maldición de Dios y de la Patria los matrimonios voluntariamente estériles, los que aniquilan las vidas de seres indefensos apenas embarcados en la arquilla de la existencia, los que anhelando únicamente el voluptuoso placer de satisfacer sus apetitos irracionales huyen de los frutos sagrados del matrimonio.

Por ser la más pequeña de la familia, Jacinta era el rico tesoro y la flor más mimada de sus padres y hermanos. En ella, antes de la primera aparición, nada notaba de extraordinario, ni destello alguno de su futura santidad. Al contrario, tenía mucha imperfección. Con sus compañeras, afirma Lucía, era con frecuencia bastante antipática, por su carácter demasiado melindroso. Siempre luchaba por salir triunfante con su opinión. En los juegos era necesario dejarla que eligiera lo que más le agradaba. Ordinariamente no gustaba entretenerse sino con Francisco y su prima Lucía. Demostraba especial afición al juego de los botones; cuando la llamaban para comer, siempre guardaba varias piezas de este artículo con el fin de ser dueña absoluta en el juego siguiente. Pero el baile la atraía con singular complacencia; era suficiente sentir el pulsar de cualquier instrumento para que inmediatamente se pusiera a bailar y aunque niña todavía, era ya una “artista” en la danza, según expresión de su prima Lucía.

Poca inclinación sentía a la oración. Para terminar cuanto antes el rezo del santo rosario, decía solamente: “Ave María, Ave María”, y cuando llegábamos al fin de cada misterio —nos cuenta Lucía—, rezábamos con mucha lentitud el padrenuestro y así concluíamos en un abrir y cerrar, de ojos.

Cuando más tarde, principalmente en los dos últimos años de su vida, la encontramos practicando heroicas virtudes, podemos admirar el efecto de la gracia divina cuando el alma corresponde ampliamente a los amorosos llamados de Dios; la santidad no es un don gratuito del Señor, sino el resultado feliz de la íntima cooperación del hombre con la voluntad de Dios.

La santidad consiste en el amor acendrado a Dios y al prójimo. Es necesario el esfuerzo del hombre, luchando contra sus malas inclinaciones. Las imperfecciones del alma son como herrumbres, que es menester limpiarlas para que no priven al alma de su lucidez y hermosura.

En medio de la veleidad natural de la infantil edad, Jacinta procuraba no ofender a Dios. Jugaba en cierta ocasión a “las prendas”, juego en el que el ganador manda con absoluto imperio a los otros, quienes deben obedecer sumisamente. Me tocó a mí la suerte de ganar —cuenta Lucía—, y mandé a Jacinta a abrazar y besar a un hermanito mío que estaba allí cerca.

—Eso no —contestó Jacinta—; ¿por qué no me mandas otra cosa? Mándame besar el Crucifijo, que está colgado de la pared.

—Está bien —contestó Lucía—, bésalo.

Jacinta, subiéndose a una silla, abrazó tres veces la sagrada efigie, dándole tres ósculos, uno por Francisco, otro por Lucía y el tercero por ella; al besar el Crucifijo decía:

—A Cristo, Nuestro Señor, beso cuanto quieras.

Lucía les refería las dolorosas escenas do la Pasión del Señor; al concluir, Jacinta, muy enternecida, suspiró:

— ¡Pobre Nuestro Señor!; en adelante no quiero pecar más, no quiero que Nuestro Señor sufra.
Después de la primera aparición, Jacinta no buscaba otra cosa sino agradar a Dios y a su Divina Madre, imaginando siempre nuevas mortificaciones para ofrecerlas a Dios por la conversión de los pecadores, en sufragio de las almas del Purgatorio y por las ofensas cometidas contra el Inmaculado Corazón de María, de tal manera que su breve vida podemos compendiarla en “breve vida de reparación por los ultrajes cometidos contra Dios Nuestro Señor”. Este generoso amor a Dios lo observamos en los innumerables sacrificios y lo veremos especialmente durante el período de su dolorosa y grave enfermedad; tan enamorada estaba de Dios, que por su amor aceptaba gustosa cualquier género de martirio; nada, absolutamente nada, podía separarla de la caridad de Cristo.

Con agigantados pasos caminó Jacinta por la senda de la santidad en los dos años siguientes a la aparición en Cova de Iria; todos sus deseos y afectos estaban concentrados en Dios, y por eso anhelaba tanto su alma unirse a Jesús – Hostia en la sagrada comunión; bien sabía que el manjar eucarístico había que recibirlo “solo por amor, quien sólo por amor se ha dado a nosotros”, conforme afirma San Francisco de Sales. Vió tornarse en dulce realidad su ardiente deseo en mayo de 1918, mes destinado en Europa al culto de nuestra Divina Madre. Unió su alma por primera vez al Cordero Inmaculado en la Iglesia de Fatima, lugar donde años atrás naciera a la vida de la gracia. Desde este momento, Jacinta se abraza más que nunca a su Divino Amado y para El continúa viviendo y latiendo su corazón.

Lucía, hablando de esta íntima unión con Jesús, nos dice: “Se sentía junto a Jacinta lo que de ordinario se experimenta junto a una persona santa, que en todo momento está en íntima unión con Dios. Jacinta, (desde la primera aparición) conservaba siempre un continente serio, modesto, amable, que parecía traducir su sentimiento de la presencia de Dios en todos sus actos, señales propias en personas de edad y consumadas en virtud. Si en su presencia algún niño o persona de edad decía o hacía algo inconveniente, los reprendía diciéndoles: “No hagas eso, porque ofendes a Dios Nuestro Señor”. Si alguna persona se mofaba de ella llamándola beata, hipócrita o santa de pacotilla, lo que acontecía con mucha frecuencia, la miraba dulcemente y recibía esas injurias sin decir palabras”.

Mientras Francisco seguía en su lecho de dolor, el mismo terrible mal, la fiebre española, postró también en cama a su hermanita Jacinta, mas pudo restablecerse prontamente de su enfermedad y volver nuevamente junto al lecho de Francisco. Un día, mientras aún estaba enferma, llamó apresuradamente a su prima Lucía; cuando acudió, le dijo:

“¿Por qué no viniste más pronto?… así hubieras podido ver a Nuestra Señora. Estuvo aquí y me dijo que pronto se llevaría al cielo a Francisco. Me preguntó si deseaba convertir más pecadores, y al contestarla que sí, me manifestó que iría a un hospital en donde me aguardaban muchos sufrimientos, y me pidió que todos los sufriera por amor de Dios y en reparación de los ultrajes contra el Inmaculado Corazón de María”.

Poco tiempo después de la muerte de Francisco, Jacinta sentía agotarse su salud, hasta que un día, con santa resignación a la divina voluntad, volvió al lecho del dolor. Cuando recibía la visita de Lucía, siempre le encomendaba que le dijese a Jesús escondido (así llamaba a Jesús en el Santísimo-Sacramento), que le amaba mucho.

Recibía mucho consuelo con la visita de su bondadosa prima y solía decirle:

—Quédate un poco más conmigo; ¡me consuela tanto tu presencia!..

¡Cuánta caridad y unión ligaba a esas inocentes almas!. . .

Algunas veces, Lucía le presentaba hermosas y perfumadas flores recogidas del campo. Al verlas, Jacinta exclamaba:

—Yo nunca volveré al Cabezo, ni a Valinhos, ni a Cova de Iría.

—Consuélate, porque pronto irás al cielo a gozar de Dios — le respondía Lucía.

Por la extrema debilidad que había alcanzado su inocente cuerpo, no le fué posible llevar más tiempo ceñido el rudo cilicio con que había mortificado su carne; lo depositó en manos de Lucía, diciéndole:

—Toma esta cuerda, y si me sano, me la devolverás.

La cuerda tenía tres nudos y estaban teñidos en sangre. Hoy esta cuerda se conserva junto con la de Francisco, como preciosa reliquia en el grandioso santuario de Nuestra Señora de Fátima. Lucía quemó la suya al retirarse al convento.

Al ver la señora Olimpia que su pequeña Jacinta se agotaba por la acción lenta pero continúa de la enfermedad, amargo tormento laceraba su corazón de madre y lágrimas ardientes surcaban sus mejillas. En tal trance, Jacinta la consolaba:

—No llores madre, porque me voy al cielo, en donde rezaré mucho por ti.

A los amorosos cuidados de su madre, ella manifestaba siempre que nada necesitaba. Únicamente Lucía conocía la razón de esta conducta.

—Tengo sed— le decía a ésta—, pero no quiero beber; quiero ofrecer este sacrificio por la conversión de los pecadores.

Un día no quiso gustar una taza de leche que le ofrecía su madre, y grande fué el dolor de ésta al ver que su hija rechazaba el alimento. Lucía estaba presente, y cuando quedaron solas le dijo:

— ¿Por qué desobedeces a tu mamá y no ofreces este sacrificio a Nuestro Señor?

Humildemente prometió obedecer siempre, y, pidiendo el alimento, satisfizo la voluntad de su madre.

— ¡Ah, si supieras con cuánta repugnancia tomé la leche! — confesaba a su prima.

Conforme había prometido obedecer, recibía todos los alimentos que le suministraban, aunque ellos le causaban profunda repugnancia. Otro día le ofreció su madre una taza de leche y un racimo de uvas: ella, muy alegre, bebió lo primero y rechazó las uvas, aunque éstas eran de su agrado.

Cuando Lucía la animaba con la esperanza de recobrar la salud, ella contestaba:

—Ya sabes que no mejoraré. Siento dentro del pecho mucho dolor, pero todo lo sufro por la conversión de los pecadores.

Horas enteras transcurrían sin, que entablara conversación, excepto con Lucía. La señora Olimpia preguntó a ésta, porqué Jacinta pasaba tanto tiempo en profundo silencio.

—Ya le pregunté —contestaba Lucía—, pero sonriéndose no quiso decirme nada.

No obstante, para complacer a la afligida señora, la interrogó nuevamente, respondiendo Jacinta:

—Pienso en Nuestro Señor Jesucristo y en el Inmaculado Corazón de María, como también en el secreto que nos había comunicado. . .
Bien podemos ver cuán íntimamente unida estuvo Jacinta con su amado Jesús; este amor animaba en su alma la sed insaciable de penitencias y sacrificios; su anhelo era sufrir y sufrir mucho por los pecadores, consolar al Inmaculado Corazón de María en su pena por los ultrajes de los hombres.