CATHOLIC FAMILY NEWS

Judas

Por el Arzobispo Fulton J. Sheen. 

En los últimos años en la Iglesia, se han encargado muchos estudios psicológicos y sociológicos,  intentando explicar por qué algunos sacerdotes han dejado su sagrada vocación. Supongo que tienen algún valor, pero es interesante señalar que ninguno de ellos pensó en hacer un estudio bíblico respecto al abandono del sacerdocio. Tal vez se podría encontrar mucho si recorremos los Evangelios y más concretamente estudiamos a Judas.

Se llamaba Iscariote; nadie sabe exactamente lo que eso significaba. Tal vez fue Sicarius, en griego, el portador de la daga. En este caso, habría sido clasificado como un revolucionario empeñado en expulsar a los romanos fuera de la tierra de Israel. En cualquier caso; un día nació  un bebé en Kerioth, un hijo de la promesa. Los Amigos llevaron regalos a los padres y pasó el tiempo y el bebé de Kerioth creció en edad y se encontró con otro bebé que nació en Belén, que había crecido en edad y en gracia y sabiduría y en la separación de las aguas. Cristo eligió a Judas para ser un apóstol. Él no lo elige para ser un traidor sino para ser un Apóstol.

Casi todos los estudios que se han hecho en serio sobre Judas dicen que la razón principal por la que abandonó es porque era avaricioso. En efecto, existe evidencia de esto en el Evangelio. Porque justo una semana antes de la Pasión de Nuestro Señor, el Salvador fue invitado a la casa de Simón, el fariseo y lo que vio el anfitrión trajo rubor a su mejilla. Levantó la vista y vio a una mujer intrusa. En el exterior, los amigos apoyados a lo largo de la pared escuchan una conversación en la mesa. Esta mujer, sin embargo, le molestaba de alguna forma. A él no le habría importado que estuviese allí; pero el Maestro, ¿qué pensaría de ella?.

Era una mujer, una pecadora. Su cabello era largo y ella no trató de recogérselo. A medida que se acercó a la mesa, y en esos días todo el mundo se sentaba a la mesa apoyado en el brazo izquierdo dejando el brazo derecho libre de comer, entonces ella se detuvo sobre los pies de Nuestro Señor y dejó que cayeran sobre las precursoras sandalias de la paz, unas pocas lágrimas como las primeras gotas calientes de una lluvia de verano. Entonces sintió vergüenza de lo que había hecho y trató de enjugar las lágrimas con su pelo. A la vez que Simón estaba pensando para sí mismo: ”Si supiera qué clase de mujer que es”. ¿Cómo lo sabía él?.

Tomó de alrededor de su cuello una pequeña vasija. En aquellos días las mujeres llevaban perfume sobre el cuello de una botella y cuando asistían a los ritos funerarios, rompían la botella sobre los restos y luego después de permitir que el perfume cayese sobre el cadáver, tiraban incluso los restos de la botella en el cuerpo. Y entonces se libera de su cuello esta vasija de perfume de gran precio, pero no hace lo que usted y yo, lo vierte con cuidado gota a gota, como para indicar por la lentitud del dar, la generosidad del regalo. Ella rompió la vasija … dio todo. Para el amor no hay límites.

Judas, mientras tanto, percibe el olor de este perfume. Oscar Wilde describe a un cínico como alguien que conoce el precio de todo y el valor de nada. E inmediatamente le fija un precio, trescientos días de salario. Este perfume deja que te diga, no era un ordinario #5. Así que Judas se convierte ahora en la defensa del orden social y rompe la rutina de la cena, diciendo:

“¿Por qué no se vendió el perfume por trescientos peniques y se le ha dado a los pobres? ”

¡Los pobres! Me puedo imaginar que probablemente se acaloró y argumentó de forma parecida a esto:

“Te oí en el monte de las Bienaventuranzas decir, bienaventurados los pobres. ¿Dónde está tu amor a los pobres ahora?, ¿Has olvidado a todos esos pescadores Sheks, que pescan en el Mar de Galilea? Recuerda a todos los refugiados que estaban en la carretera entre Jerusalén y Jericó; ¿Eres consciente de eso? ¿Has olvidado el interior de la ciudad de Jerusalén; Esos barrios pobres?, ¿Dónde está tu amor a los pobres?”.

El Señor respondió:

“A los pobres los tenéis siempre con vosotros; a mí no me tendréis siempre. Ella ha hecho lo que correspondía pues así se ha anticipado a preparar mi cuerpo para la sepultura. Donde se anuncie el Evangelio, se contará en su honor lo que acaba de hacer”.

Aquí hay otro ejemplo respecto aponer el énfasis en la justicia social cuando se olvida la justicia individual: Un obispo, un día vino a mí con una carta dirigida por un sacerdote a su oficina. Tenía dos o tres páginas de interlineado sencillo. Un ataque viciado hacia el obispo, ya que no tenía interés en el ecumenismo; sobre todo porque no tenía ninguna preocupación por los pobres. Bueno, yo sabía que el obispo tenía preocupación por los pobres y por el ecumenismo también. Y le dije: “¿Por qué no se entera cuanto robó?” En realidad robó más de 25,000 dólares de la cancillería y luego robó una mujer que era madre de cuatro hijos. Era la historia de Judas vivida de nuevo.

Por lo tanto, el argumento de que Judas cayó porque era avaricioso parece tener alguna sustancia. Sin embargo, ¿Es la avaricia lo que realmente hace caer a un cura?. Como cuestión de hecho, en la historia de la Iglesia los hombres avariciosos han existido. A veces, la Iglesia puede ser un lugar confortable para la avaricia. Por otra parte, la avaricia es el pecado de un anciano; el pecado de la juventud es la lujuria y el de la mediana edad, el poder. Vieja edad avariciosa, ya que puede parecer una especie de inmortalidad económica. Ver lo bien que me he cuidado a mí mismo. Y, Judas no era un anciano. La avaricia, por lo tanto, no debe haber sido la causa de su partida. ¿Cuál era entonces la causa?

Se puede pensar que es la primera vez que la caída de Judas se menciona en los Evangelios; ¿la primera vez? Si recuerda ese momento, puede tener la respuesta a por qué hay una ruptura en el sacerdocio. ¿Dónde está la primera mención de la caída de Judas? El día que nuestro Señor anunció la Eucaristía. ¿Cuándo abandonó Judas? La noche en que nuestro Señor le dio la Eucaristía. Él abandonó en el anuncio de la Eucaristía; como una cuestión de hecho que mostraba un momento crucial en la vida de Nuestro Señor. Cuando anunció la Eucaristía Él perdió a las masas porque se negó a ser un Rey. En segundo lugar, perdió algunos de sus discípulos; lo dejaron y se fueron sin más. Finalmente dividió a Su banda Apostólica. Y aquí está el final de la historia en el anuncio de la Eucaristía.

Conclusión del sexto capítulo de Juan:

…muchos de sus discípulos se volvieron atrás y dejaron de seguirlo. Jesús preguntó a los Doce: “¿También vosotros queréis dejarme?” Pedro contestó: “Señor, ¿a quién iríamos? Tú tienes palabras de vida eterna. Tenemos fe y sabemos que eres el Santo de Dios. Y Jesús respondió: “¿No os elegí yo a vosotros los doce? Y, sin embargo, uno de vosotros es un demonio”. Jesús se refería a Judas el Iscariote, hijo de Simón, pues era uno de los Doce y lo iba a traicionar.

¿Cuándo los sacerdotes comienzan a romperse? Cuando pierden su fe en la Eucaristía. No se ve, no se comenta, se le dará una docena de explicaciones alternativas y la fe se pierde generalmente mucho antes de que otros vean la pérdida. Hay previsibilidad sobre los que dejan el sacerdocio como se desprende de este capítulo 6 de Juan.

Nuestro Señor tuvo que vivir con este hombre durante dos años todavía; ¡Piénsalo! No dijo quien era del diablo, Él simplemente dijo: “Uno de ustedes es del diablo.” Juan, más tarde, por supuesto, escribió el nombre. Ahora sabes por qué nos hemos centrado en este aspecto sobre la Eucaristía. Hay sin embargo, quien nunca ha sido un cura, que a diario mantiene su fe en la Eucaristía observando una hora con el Señor que nunca le dejó; sin nunca ser cura! Y los que están pensando en salir … y tengo también muchas cartas en mi posesión sobre personas que han vuelto ya que restauraron su fe en la Eucaristía.

Por tanto, este es el comienzo de la ruptura, pero aún se quedan. Como dije, aquel sacerdote se fue, se fue de nuevo al mundo como Pablo sencillamente, pero otros se quedan y se dedican a destruir desde dentro. Un joven sacerdote me dijo en los seis meses después de su ordenación, “fui ordenado para tratar de destruir la Iglesia desde dentro”. Ellos podrían salir sencillamente, pero se quedan.

Ahora llegamos a la última cena y Judas deja el sacerdocio. La disposición de los asientos de la mesa era tal en la que sin duda Juan se sentó a la derecha. ¿Quién estaba sentado a la izquierda? ¡Judas! Ahora voy a probar esto. En la pintura de Leonardo Da Vinci, Judas está debajo de la mesa, piensa en los cuartos y en volcar la sal. Y a partir de ese momento llegó la mala suerte de tirar la sal. Él sujetaba la bolsa de dinero, pero creo que Nuestro Señor siempre ansioso por salvarnos le dijo: “Ven aquí Judas, siéntate cerca de mí.”¿Dónde estaba Pedro? En el otro lado de Juan.

Nuestro Señor ahora lava los pies de sus discípulos. Hay siete gestos relacionados; Creo que es en el comienzo del capítulo 13 de Juan. Mientras Nuestro Señor lavaba los pies durante la cena, Jesús era consciente de que el Padre había puesto todo en Él y que Él había venido de Dios y volvía a Dios. Ahora aparece la idea de la encarnación aquí, (se levantó de la mesa como si Dios Hijo estuviese preparado para la Encarnación), se quitó su manto, (la gloria de su Divinidad,) tomando una toalla que es la labor de un sirviente, un esclavo, (ligando la humanidad acerca de Sí mismo, la anudó en torno a Él), vierte agua en un recipiente (derramado de su sangre), lavó los pies de los discípulos, (nos limpió) los secó con una toalla, (la purificación del espíritu). Es interesante comparar este pasaje con el segundo capítulo de Filipenses, verso 6, que era un himno en la Iglesia.

Y Nuestro Señor, después de lavar los pies de sus discípulos les dijo: “Estáis limpios, pero no todos. Uno de vosotros está a punto de traicionarme”. Fueron diciendo:”¿Acaso soy yo Señor?” Frente a la Divinidad nadie puede estar seguro de su inocencia. Uno de ellos dijo, “¿Quién es, Señor?” Volveremos a eso más adelante. Y uno de ellos dijo, “¿Quién es, Maestro?”San Pablo nos dice que es sólo por el Espíritu por lo que podemos llamar a Jesús, Señor. Once le llamaron Señor, uno, Maestro. Ahora, en ese particular momento había susurros y podemos comprender que la disposición de los asientos era como se describe aquí.

Cuando Nuestro Señor dijo: “Uno de vosotros me va a entregar, Pedro siempre curioso e inquisitivo, tenía que estar en todo; él no podía soportar el suspense. Si estuviera sentado al lado de nuestro Señor, seguro que Pedro habría dicho. “¿Quién es él, Señor?” Entonces Pedro, dice el Evangelio, se vuelve a Juan y le dijo: “Pregúntale quién es”.Le preguntó Juan diciendo: “¿Quién es Señor? ¿quién es?” Y el Señor dijo: “es aquel a quien voy a dar este pan después de mojarlo en la salsa”.  Esa es la “manera tostadas”como se hacía en aquellos días; el pan se sumergía en salsa y se le daba a un amigo, suponiendo que los que comían el mismo pan eran un solo cuerpo. Nuestro Señor sumergió el pan y se lo dio a Judas y dijo: “Lo que estás a punto de hacer, hazlo pronto.” Entonces Satanás entró en Judas y el Evangelio dice: “Y Judas salió y era de noche.”Es siempre durante la noche cuando dejamos al Señor.

Ninguno de los otros Apóstoles en la mesa sabía lo que estaba ocurriendo porque el Evangelio nos dice que pensaron que Judas había salido, ya sea para comprar alimentos para la Pascua o bien para dar dinero a los pobres. En otras palabras, no espere que cualquier persona que es satánica parezca satánica. Nunca se podría pensar que una persona que va a realizar la Liturgia, a preparar la Liturgia, es satánico. No se podría pensar que una persona que se va a repartir limosnas es satánico, pero Satanás estaba en él. Entonces es cuando nuestro bendito Señor pronuncia la palabra “ahora”. “Ahora Padre, glorifica al Hijo con la gloria preparada para Él antes de la Creación.”

El Señor ahora se prepara para ir hasta el huerto; sólo hay un tiempo guardado en la vida de Nuestro Señor que Él nunca dijo y que era la noche de su muerte!.Fueron al huerto, pensó que podría contar con tres, Pedro, Santiago y Juan. Juan el discípulo amado, Pedro leal de un modo intenso, Santiago siempre preparado para seguir el liderazgo, pero les dijo velad y orad. “¡Cuidado!” (Cuidado con el ambiente externo … esa es la cuestión horizontal.} “Orad!” … (Cuestión vertical, al cielo.) Y se durmieron!,hombres preocupados de no dormir, pero dormían. Tres veces nuestro bendito Señor volvió a ellos y les dijo, “¿no podéis permanecer despiertos una hora conmigo?”

Ahora en la colina frente al huerto se pueden divisar linternas y un grupo de hombres, la palabra griega que se utiliza, Spira, sugiere que había cerca de doscientas en este ejército de Judas. Es una luna llena, muy fácil distinguir a alguien. Adicionalmente, nuestro Señor era bien conocido en Jerusalén, todo el mundo lo vio, al menos, el Domingo de Ramos. Y como Judas lleva su banda de rufianes, abajo de la colina dice, “Yo te daré una señal. Aquel a quien yo bese, es Él. Echad mano de Él”. ¿Por qué tenía que dar una señal, un beso? De alguna u otra manera, cuando dejamos al Señor, no lo comprendemos, olvidamos su Divinidad, olvidamos su sabiduría y olvidamos su amor. Y Judas pensó que Nuestro Señor era cobarde y que iría a esconderse de nuevo en la oscuridad del olivar. Por lo que tendría que sacarlo de la oscuridad y les daría una señal dándole un beso. Y nuestro Señor se echa hacia adelante, “¿A quién buscáis?”¡Jesús de Nazaret!”, “YO SOY “ (Éxodo) y todos caen hacia atrás hasta que Él les da fuerzas para levantarse.

Judas lanza sus brazos alrededor del cuello de Nuestro Señor y lo entrega con un beso. Y la expresión original que se utiliza en el Evangelio es que le cubrió de besos. Por lo tanto, en los libros está escrito; Me encanta la iglesia, pero … “Salve, Maestro”, y entonces él le dio un beso. ¿Por qué el beso? Porque la Divinidad es tan sagrada que su traición siempre debe estar precedido por alguna marca de afecto y estima.

El Señor es arrestado, llevado tras el arroyo de Cedrón; una historia que nos habla acerca de la última Hora Santa. Y Judas había encontrado al Señor porque el Evangelio nos dice que nuestro Señor acostumbraba a ir allí a rezar. Sólo aquellos que han sido abrazados en la asociación sagrada de la Iglesia, saben cómo se traiciona. Judas sabía dónde encontrar al Señor por la noche. Y en toda la gran literatura apocalíptica, Robert Hugh Benson, Soloviev, y Dostoievsky, la traición de Cristo en su Iglesia es siempre desde dentro, no desde fuera. En Benson, era un cardenal, en Doesteovsky fue un cardenal, y en Soloviev fue otro cardenal. El título de cardenal no significa nada, pero el hecho es que eran sacerdotes. Estos autores han establecido a un sacerdote que había estado en la responsabilidad superior. ¿Quién olvidará la descripción de Cristo de Dostoievsky viniendo a la ciudad de Sevilla en el siglo 16? El Gran Inquisidor era un viejo cardenal arrugado de más de noventa años de edad. Y cuando Nuestro Señor se vuelve y ve a un niño muerto que está siendo llevado a una iglesia,resucita al niño a la vida y el Gran Inquisidor le recuerda que Él vino a traer la libertad, pero la gente no quería ser libre. Ellos realmente quieren ser esclavos de algo. Y le dijo: “Mañana te vamos a quemar. Vete y no vuelvas nunca más.” Y el Señor se inclinó y besó las mejillas blanqueados del viejo cardenal y por primera vez en muchos años la sangre llegó a sus mejillas. Y otra vez dijo, “Nunca más volveré.”

No es de extrañar entonces que San Pedro, junto con Ezequiel en el Antiguo Testamento hablara de la destrucción del Templo y que la persecución de la Iglesia vendría desde dentro. Ezequiel dijo: “Incipite un meo sanctuario”, y San Pedro; “Comenzará desde mi santuario.”Comenzará allí en el santuario, y eso es lo que fue destruido primero cuando Tito y Vespasiano se hicieron cargo de Jerusalén. Y Pedro predijo cómo acabaría.

Judas ahora tiene su dinero, pero no mucho, 17.40 dólares americanos. La Divinidad es siempre entregada fuera de toda proporción a su debido valor, siempre una forma ridícula. Así que cuando un hombre renuncia a su sacerdocio ¿que es lo que obtiene? Gana 500 dólares en derechos por un libro para atacar a la Iglesia, por una hora en la televisión para mostrarlo y hablar del celibato. Tres mil noches en la cama y él está harto de todo. Judas estaba harto de todo, devolvió sus treinta monedas de plata y las tiró por el suelo del templo y le dijeron: “Mira, es asunto tuyo.”Entonces eso sirvió para comprar un campo de sangre. Y él debió tener sólo una chispa de fe, había recibido perdón del Señor, el que podía perdonar tales traiciones setenta veces siete.

Es interesante hacer una comparación entre Pedro y Judas. Nuestro Señor advirtió a ambos que tropezarían. Ambos fracasaron, tanto negando como traicionando al Señor y ambos se arrepintieron. Sin embargo, la diferencia en la palabra arrepentirse es que Judas se arrepintió en sí mismo y Pedro se arrepintió ante el Señor. Ellos fueron los mismos hasta ese momento. Por tanto, San Pablo dice que hay dos tipos de dolor, la tristeza del mundo y el dolor de la verdadera fe. Por eso Judas ya no tiene ninguna esperanza más habiendo rehusado volver al Salvador y tomó una cuerda y fue a algún terreno rocoso que no sabemos donde estaba.

Me pregunto, tal vez … y aquí sólo estoy especulando, hasta este momento he utilizado el Evangelio. Después del Viernes Santo ¿cogió la cuerda de una de las vigas de la Cruz?.Creemos que se cayó de cabeza y se reventó. Eso no lo sabemos; es una mera especulación. La especulación pareció confirmarse hace unos años, cuando el cocinero de uno de nuestros obispos en China, que había estado con él durante unos veinticinco años, cuando los comunistas llegaron el cocinero se vendió a los comunistas y se hizo policía haciendo prisionero al obispo el cual murió en la marcha de la muerte. El cocinero, por el remordimiento, fue a la Capilla del Obispo y lanzó una cuerda sobre la viga y se ahorcó. Volvió por así decirlo, a la escena del crimen.

Dejando de lado esta especulación, porque eso es todo lo que es, Judas ahora está lleno de desesperación y camina sobre el suelo rocoso y cada roca parece tan dura y cruel como su propio corazón. La extremidad de cada árbol parecía como un dedo que apunta, “traidor, traidor, traidor!” El nudo en cada árbol parecía un ojo acusador.Y se ahorcó. Y como los Hechos de los Apóstoles nos dicen, sus entrañas se desparramaron. “Y él se fue a su propio lugar.” Eso es todo, su propio lugar.

Todo tiene su sitio. Se abre la jaula de un pájaro y el pájaro va a su propio lugar. Se cae una piedra de la mano y la piedra va a su propio lugar. No sabemos si este “propio lugar” era el de Judas, pero lo que sí sabemos es el motivo de la caída y el modo en que esa razón afecta a la resolución cómo fallamos a la Eucaristía. Si pudiéramos leer los corazones de aquellos que han abandonado, la fe se rompió, se rompió en algún lugar de la conexión con la Eucaristía, algo relacionado con el sentido de lo invisible y la beatífica presencia de Cristo.

Y la gran tragedia de la vida de Judas, uno de los doce, es que podría haber sido San Judas.

Conferencia # 10 dada por el Arzobispo Sheen para los sacerdotes de la Arquidiócesis de Washington en Loyola, en la casa de retiro de Potomac, durante su retiro anual a los Sacerdotes de 1974.

[Traducción de Alberto Guzmán. Artículo original]
CATHOLIC FAMILY NEWS

Artículos de la web católica Catholic Family News cfnews.org. Traducidos y publicados con autorización del editor.