ADELANTE LA FE

La desnaturalización de la santa Misa

Celebramos hoy con gran solemnidad el día de Corpus Christi, la presencia verdadera, real y sustancial de nuestro Señor Jesucristo en la Hostia Consagrada.

Hoy debemos conservar y defender su presencia real, y conservar su ambiente de sacralidad, para no desnaturalizar su realidad, frente a aquellos que desean presentarla de otra manera. En particular, ilustraré las palabras de hoy con el reciente libro del Cardenal Robert Sarah, “Dios o nada”, actual Prefecto para el Culto y la Disciplina de los Sacramentos.

Dios le dijo, en efecto a Moisés, que “todo debía realizarlo conforme al modelo que te fue presentado en la montaña” (Ex.) Es decir, que el culto de Dios, antes el veterotestamentario, y hoy el de la Nueva Alianza con mayor razón, debe ser celebrado conforme al ejemplo revelado desde lo alto. Este es no sólo la razón de ser del culto divino, sino también de la Iglesia. Por esto dice el Cardenal Sarah: “La oración siempre es lo primero. Sin la vitalidad de la oración, es inevitable que el motor del sacerdote y de la Iglesia vaya al ralentí. […] La Iglesia está hecha únicamente para adorar y rezar. Si quienes son la sangre y el corazón de la Iglesia no rezan, secarán todo el cuerpo de la institución querida por Cristo. Por eso, los seminaristas, los sacerdotes y los obispos tienen obligación de mantener una relación personal con Dios.”1

La vida contemplativa, de expectación del misterio, debe tener la primacía en la Iglesia. Como dice el Cardenal guineano: “La liturgia es la puerta de nuestra unión con Dios mediante nuestra unión con Jesús. Nos prepara para la liturgia celestial que nos permitirá contemplar a Dios sin velos, cara a cara, para amarle eternamente. En la liturgia experimentamos la manifestación y la presencia operativa de Jesucristo si el sacerdote entra plenamente en el misterio pascual, que se celebra con fe, piedad y belleza en la sagrada Eucaristía.”2

Hoy, por el contrario, se subordina lo santo a lo profano. Se desea la Misa “más divertida”, se hacen Misas “para niños”, “para jóvenes”, “para neocatecumenales”, como si el santo sacrificio estuviera al servicio de los caprichos de las personas. Frente a estas concepciones, el Cardenal Sarah nos recuerda: “Nuestra referencia debería ser únicamente Dios. No obstante, existe un gran malestar. En cuanto a algunas cuestiones internas de la Iglesia, tenemos concepciones distintas de la liturgia que llegan incluso a suscitar el rechazo mutuo y la hostilidad, cuando no una guerra fría. No obstante, si de lo que se trata es de rendir culto a Dios, deberíamos estar especialmente unidos.”3

Estas dificultades en la celebración de la santa Misa se deben a la mundanización de la Iglesia. En concreto, son dos los peligros que nos amenazan.

El primero de ellos es colocar lo sagrado al servicio de lo profano, cuando en realidad lo temporal debe quedar santificado por lo eterno. Como dice el Card. Sarah: “La liturgia es un momento en el que Dios, por amor, desea estar en profunda unión con los hombres. Si vivimos de verdad esos instantes sagrados, podremos encontrar a Dios. No caigamos en la trampa de querer reducir la liturgia a un mero lugar de convivencia fraterna. En esta vida hay muchos otros sitios donde reunirse. La misa no es un espacio en el que los hombres se encuentran en un trivial espíritu de fe. La liturgia es una gran puerta que nos permite salir simbólicamente de entre los muros de este mundo. Hay que plantearse la misa con dignidad, belleza y respeto. La celebración de la Eucaristía requiere ante todo un gran silencio, un silencio habitado por Dios.”4 Luego el Cardenal explica la importancia de las vestiduras sagradas y los objetos litúrgicos. A ello podríamos agregarle el uso de una lengua sacra, tal como es el latín, que, al no ser un lenguaje corriente, impide que la fe se deforme en el tiempo, porque, como reza el antiguo axioma teológico “lex orandi, lex credendi”.

En definitiva, lo que sucede es que la dictadura del relativismo, denunciada por el Cardenal Ratzinger antes de convertirse en Sumo Pontífice, es la que trastoca el sentido más profundo de la Misa. Así lo dice el mismo Cardenal Sarah: “Si se despoja a la liturgia de su carácter sagrado, se convierte en una especie de espacio profano. Nuestra época busca intensamente lo sagrado; pero, debido a una especie de dictadura del subjetivismo, al hombre le gustaría relegar lo sagrado al espacio profano. El mejor ejemplo de ello es crear nuevas liturgias, fruto de experimentos más o menos artísticos, que no permiten ningún encuentro con Dios.”5

El segundo peligro que existe, menos frecuente en la actualidad pero no por ello menos peligroso, es creer que por la simple adhesión a las formas antiguas uno agrada a Dios. También el Cardenal Sarah nos advierte de ese segundo peligro: “Por encima del rito, Dios busca ante todo el corazón de los hombres. En la liturgia, Jesús nos entrega su cuerpo y su sangre para configurarnos con Él y hacer que nos convirtamos en un solo ser. Nos convertimos en Cristo y su sangre nos hace consanguíneos, hombres y mujeres inmersos en su amor, habitados por la Trinidad Santa. Nos hacemos una sola familia: la familia de Dios. El hombre que respeta los antiguos ritos de la Iglesia y no está en el amor se pierde. Yo creo que esa es la situación en la que se encuentran los defensores más extremistas de las distintas escuelas litúrgicas.”6

En definitiva, aunque ambos errores aparezcan opuestos en su superficialidad, en lo más profundo tienen la misma raíz. Sigue diciendo el Cardenal Sarah: “El ritualismo estrecho, casi integrista, o la deconstrucción del rito de tipo modernista pueden impedir la auténtica búsqueda del amor de Dios. No cabe duda de que ese amor nace y crece en el respeto de las formas; pero las crispaciones llevan antes o después a la nada.”7 Porque la presencia real de Jesucristo en la Hostia se da para aumentar nuestra caridad. Por eso se lo llama “sacramento de la caridad, que es el vínculo de la perfección (Col. 3, 14)”, como dice Santo Tomás 8 y nos recuerda el Papa Benedicto XVI, dado que en él se nos revela “el amor infinito de Dios por cada hombre.”9

En suma, hay una lucha a muerte entre el mundo desacralizado, sobre todo en Occidente, que puede ser curado con la gracia de los sacramentos, y la Iglesia, que corre el riesgo de desnaturalizarse ella misma al perder aquello que la mantiene firme frente a las tentaciones mundanas. Como dice el Cardenal africano: “Las sociedades occidentales se organizan y viven como si Dios no existiera. En muchos casos, hasta los propios cristianos se han instalado en una apostasía silenciosa. […] Ante este abismo existencial, a la Iglesia sólo le queda una posibilidad: irradiar únicamente a Cristo, su gloria y su esperanza. Debe profundizar incesantemente en la gracia de los sacramentos, que son la manifestación y la prolongación de la presencia salvífica de Dios en medio de nosotros. Sólo bajo esta condición podrá Dios volver a ocupar su lugar.”10 Esta mundanización lleva a no buscar sinceramente la santidad. Como sigue diciendo el Prelado: “El descenso del número de sacerdotes, los déficits en su compromiso misionero y una inquietante falta de vida interior –carente de vida de oración y de frecuencia de sacramentos– pueden llevar a privar a los fieles cristianos de las fuentes de las que deben beber.”11

Si la Iglesia, y en particular el culto de Dios, no se distinguen del mundo, entonces éste engullirá todo lo sagrado, trastocándolo de raíz. Es lo que nos anuncia el profeta Daniel que ocurrirá en los últimos tiempos: “Sus tropas vendrán y profanarán el Santuario de la Fortaleza; harán cesar el sacrificio perpetuo y pondrán allí la abominación del devastador. Por medio de halagos inducirá a la apostasía a los violadores de la Alianza, pero el pueblo que conoce a su Dios se mantendrá firme y activo. Los sabios del pueblo instruirán a muchos; pero caerán por un tiempo, víctimas de la espada, de las llamas, del cautiverio y del saqueo. Al ser abatidos tendrán un pequeño socorro, y muchos se unirán a ellos hipócritamente. Por eso algunos de los sabios tropezarán, para que sean probados y purificados y blanqueados hasta el tiempo del fin.” (Dn. 11, 31-35)12. La abolición del sacrificio perpetuo es la prohibición de celebrar válidamente la santa Misa.

Así lo enseñan los Padres de la Iglesia. Dice san Ireneo: “Esto es lo que el Anticristo hará cuando reine: trasladará su reino a Jerusalén y se asentará en el templo de Dios, seduciendo a aquellos que lo adoran como a Cristo.”13 Y san Juan Crisóstomo dice: “Él [el Anticristo] abolirá todos los dioses, y pedirá que los hombres le rindan culto a él en lugar de Dios. Él se sentará en el templo de Dios, no en el de Jerusalén solo, sino en el de cada iglesia.”14

Los errores modernos hacia ello tienden. El “pseudo derecho” de que todos comulguen, sin necesidad de estar en gracia de Dios, es un anticipo de lo que se vendrá. Dice santo Tomás: “Así dice Orígenes que como la palabra del Evangelio es divulgada antes de su llegada, así la falsa doctrina es divulgada antes de la venida del Anticristo; y del mismo modo que Cristo tuvo sus profetas, así también el Anticristo. […] Entonces será la gran tribulación, que será la perversión de la doctrina cristiana por otra falsa.”15

Haciéndose eco de esta tradición católica, dice el Cardenal Sarah: “El Motu proprio Summorum Pontificum intenta reconciliar las dos formas del rito romano y pretende ante todo ayudarnos a redescubrir la sacralidad de la santa misa como actio Dei y no de los hombres. De este modo aborda un aspecto sumamente importante: el problema de una indisciplina extendida, la falta de respeto y de fidelidad al rito, que puede afectar incluso a la validez de los sacramentos.”16 Si puede afectar incluso a la validez de los sacramentos, Cristo puede no estar presente en la Hostia Consagrada. Y a continuación aclara, frente a la pregunta de aquellos que se inquietan acerca de la crisis que vivimos en la liturgia de la Iglesia: “Desgraciadamente, creo que tienen razón en inquietarse y temer lo peor… Resulta cada vez más evidente que el hombre pretende ocupar el lugar de Dios. Entonces la liturgia se convierte en un mero juego humano. Si las celebraciones litúrgicas pasan a ser autocelebraciones humanas y lugares de aplicación de nuestras ideologías pastorales y de opciones políticas partidistas, ajenas a un culto espiritual que se debe celebrar del modo querido por Dios, el peligro es enorme. Porque, en ese caso, Dios desaparece.”17 Si Dios desaparece no está más presente en la Eucaristía. Quien ocupa el lugar de Cristo es el Anticristo, o quienes, a sabiendas o veladamente, anticipan su llegada, dado que él también tiene emisarios. Esto es temer lo peor. Y hacia esto nos encaminamos peligrosamente.

Pidámosle al Señor ser parte del obstáculo que impide la manifestación del Anticristo. Que podamos conservar la sacralidad de la santa Misa. Que san Miguel Arcángel retenga al Príncipe de las tinieblas. Que nos unamos en la defensa de lo sagrado. Que luchemos por ello con toda nuestra alma. Que no dejemos que los derechos de Dios sean mancillados por la pseudo religión del hombre. Que el culto divino se conserve puro hasta las últimas consecuencias. Pero que esto no nos haga olvidar que lo esencial es la caridad, el que vivamos en gracia de Dios y crezcamos en el amor a Dios y a nuestro prójimo (también a los enemigos y a los falsos hermanos, como enseña san Pablo). Que nuestro grito sea como el de san Benito: “Dios y todas las cosas”. O como el del Cardenal Robert Sarah: “Dios o nada”.

Padre Jorge Luis Hidalgo

1 Card. Robert Sarah con Nicolas Diat, Dios o nada, Edic. Palabra, 2015, 2º Edic., p. 134-135.

2 Idem, p. 333.

3 Idem, p. 137.

4 Idem, p. 147-148.

5 Idem, p. 148.

6 Idem, p. 149.

7 Idem, p. 149.

8 S. Th. III, 73, 3, ad 3.

9 Benedicto XVI, Exh. Apost. Sacramentum Caritatis, n. 1.

10 Card. Robert Sarah con Nicolas Diat, Dios o nada, Edic. Palabra, 2015, 2º Edic., p. 129-130.

11 Idem, p. 133.

12 Ver también Daniel 8, 9-14; 9, 26-27; 12, 11.

13 San Ireneo, Adversus Haereses, L. IV, c. 25, 4.

14 San Juan Crisóstomo, Homilías sobre la segunda Carta a los Tesalonicenses, 3.

15 Santo Tomás, in Mt. 24, lec. 2 (n. 74).

16 Card. Robert Sarah con Nicolas Diat, Dios o nada, Edic. Palabra, 2015, 2º Edic., p. 335.

17 Idem.

Padre Jorge Luis Hidalgo

Nacimiento: 13 de mayo de 1982, en Buenos Aires. Estudios primarios y secundarios en Ingeniero Luiggi, La Pampa, diócesis de Santa Rosa. Estudié en el seminario San Miguel Arcángel, en la diócesis de San Luis. Ordenación sacerdotal: 20 de marzo de 2009. He sido destinado, luego de finalizar el seminario, a la parroquia Santa Teresita, de Realicó, en el año 2007, antes de ser diácono. Desde el año 2008 hasta marzo de 2011 estuve en la parroquia Nuestra Señora de Luján, en Catriló. Desde el 20 de junio de 2012 estoy en la Parroquia Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa, en el barrio Butaló, de Santa Rosa.