THE REMNANT

¿La Revolución del Vaticano II fue malinterpretada?

A menudo se expresa por los conservadores desalentados por los cambios en la Iglesia Católica que el Vaticano II fue un buen Concilio, pero que fue mal interpretado. Si estas buenas personas estuvieran mejor informadas sobre lo que ocurrió en el Concilio, nunca dirían tal cosa. Aunque el Vaticano II comenzó con las mejores resoluciones, fue secuestrado en la sesión de apertura por los obispos rebeldes porque el Papa había planeado el Concilio sin su consejo y contra sus diseños.

Nos enteramos que el cardenal Tisserant, principal ponente del Tratado Moscú-Vaticano de 1962, que presidió la sesión inaugural, estuvo en el centro de este golpe para usurpar el Concilio Vaticano. Según Jean Guitton, el célebre académico francés, Tisserant le había enseñado un cuadro de sí mismo y otros seis, y le dijo: “Este cuadro es histórico, o más bien simbólico, muestra la reunión que tuvimos antes de la apertura del Concilio cuando decidimos bloquear la primera sesión negándonos a aceptar las reglas tiránicas establecidas por Juan XXIII “. (Vatican II in the Dock, 2003)

En el centro de este golpe para derrocar al Vaticano II estaban los Cardenales Alfrink, Frings y Liénart de la Alianza del Rin. Su objetivo era ganar el control de las comisiones de redacción conciliar. Una votación crucial debía ser tomada para determinar a los miembros de las comisiones cuando el Cardenal Liénart, presunto francmasón, tomó el micrófono durante un discurso y exigió que la lista de 168 candidatos fuera descartada y que se preparara una nueva lista de candidatos. Su gesto extraño fue escuchado por el Concilio y la elección fue pospuesta. La acción de Liénart desvió el curso del Concilio y fue aclamada como una victoria en la prensa. La fecha fue el 13 de octubre de 1962, el 45 aniversario de la última aparición de Nuestra Señora en Fátima. (Fr. Ralph Wiltgen, “El Rin desemboca en el Tíber”)

En su discurso del 14 de febrero de 2013 al clero de Roma, el Papa Benedicto XVI relata brillantemente este golpe de Estado en el Vaticano II: “En el programa para este primer día estaban las elecciones de las Comisiones y se habían preparado listas de nombres, en lo que pretendía ser una forma imparcial, y estas listas fueron sometidas a votación, pero enseguida los Padres dijeron: “No, no queremos simplemente votar por listas pre-preparadas, Nosotros somos los sujetos”.  Fue necesario entonces retrasar las elecciones, porque los Padres… querían preparar las propias listas. Y así fue. El Cardenal Liénart de Lille y el Cardenal Frings de Colonia habían dicho públicamente: no, no de esta forma, queremos hacer nuestras propias listas y elegir a nuestros propios candidatos”. (Benedicto XVI en su discurso al clero de Roma, 14 de febrero de 2013)

Después de bloquear ilícitamente la votación, esta facción rebelde, conocida como el “grupo del Rin”, recurrió a métodos burdos para obligar a instalar a varios de sus propios miembros en las comisiones de redacción, de modo que durante la noche casi el sesenta por ciento de las comisiones estaban ahora presididas por “sospechosos teólogos” que anteriormente habían sido restringidos bajo Pío XII. Su control de las comisiones seguiría fortaleciéndose, allanando así el camino para los diversos documentos del Vaticano II que conocemos hoy.

Sin embargo, los verdaderos documentos del Concilio Vaticano II eran los 72 esquemas que Juan XXIII había aprobado antes del Concilio. Los 72 esquemas eran muy apreciados por los verdaderos pensadores de la Fe, entre ellos el arzobispo Marcel Lefebvre, que había sido nombrado para el Comité Preparatorio Central para examinar los documentos de pureza doctrinal antes de su presentación en el Concilio. Según Lefebvre, los esquemas eran dignos y ortodoxos, y debieron haber sido usados, pero para su gran consternación el Concilio, bajo la dirección de estos piratas conciliares, rechazó el esquema de Juan XXIII. Consideremos las propias palabras de Lefebvre:

“Desde los primeros días, el Concilio fue acosado por las fuerzas progresistas, lo experimentamos, lo sentimos… Teníamos la impresión de que algo anormal estaba sucediendo y esta impresión se confirmó rápidamente: quince días después de la sesión de apertura, ninguno de los setenta y dos  esquemas quedaron.  Todos habían sido devueltos, rechazados, arrojados a la papelera… El inmenso trabajo que se había logrado fue rasgado y la asamblea se encontró con las manos vacías, sin nada preparado. ¿Qué presidente de la junta directiva, por pequeña que sea la empresa, estaría de acuerdo en continuar sin una agenda y sin documentos? Sin embargo, así es como comenzó el Concilio”. (Arzobispo Lefebvre, “Carta abierta a los católicos perplejos”, 1986)

El Papa Juan, viendo lo que había pasado, finalmente clamó en junio de 1963: “detener el Concilio”, pero ya era demasiado tarde. Los enemigos de la Fe habían capturado las posiciones clave del Concilio, permitiéndoles así redactar documentos pérfidos para el engaño de la Iglesia, es decir, los 16 documentos del Vaticano II.

De ahí que los cambios radicales de hoy no reflejen una interpretación errónea del Vaticano II, sino una verdadera interpretación según la intención de los arquitectos originales. Es por eso que tenemos todos los problemas hoy. Las pocas partes buenas de los documentos escritos por las pocas personas buenas sólo se les permitió como cobertura conservadora para vender los documentos a los padres del Concilio. Era importante para los liberales vaticanos que los documentos parecieran más ortodoxos que liberales, porque el objetivo de estos sinvergüenzas era asegurar la firma del Papa Pablo VI, sin la cual su plan nunca tendría éxito.

Su plan en esencia era revivir la causa de Lutero bajo el pretexto de una reforma y fusionar la Iglesia Católica con las religiones del mundo. Fr. Edward Schillebeeckx, una prominente figura del Concilio, incluso dijo: “La acusación de connivencia con la Reforma no es, pues, sin fundamento”. [Énfasis mío]

Consideremos ahora la visión del francmasón del siglo XIX y sacerdote excomulgado, el canónigo Roca (1830-1893), quien predijo que “la liturgia de la Iglesia Romana sufrirá una transformación en un concilio ecuménico” en un movimiento “para privar a la Iglesia de su carácter sobrenatural, para fusionarla con el mundo, entretejer las denominaciones ecuménicamente en lugar de dejarlas correr lado a lado como confesiones separadas, y así pavimentar el camino para una religión mundial estándar en el estado mundial centralizado “.

Más de una vez ha surgido que la Santísima Virgen en Su Tercer Secreto de Fátima habló de “un mal concilio y una misa mala”. Esto fue reportado por Fatima Crusader en mayo de 2009 y de nuevo por One Peter Five en mayo de 2016. Según ambos informes, el Cardenal Ratzinger [ahora Benedicto XVI] dijo a su buen amigo, el P. Ingo Dollinger, a finales del verano de 2000, que todavía hay parte del Secreto de Fátima que aún no había sido revelada, y que el Secreto habla de “un mal concilio y una misa mala” que vendría en el futuro.

Un mal concilio y una mala misa ciertamente estarían vinculados con la predicción del canónigo Roca de que la liturgia “pronto se transformará en un concilio ecuménico”. Entre las instrucciones de este Concilio ecuménico figuraba la Constitución sobre la liturgia, Inter Oecumenici, del 26 de septiembre de 1964, en la que se esbozaba el nuevo estatuto de la Misa y el santuario. El artículo 91 dice: El altar mayor debe ser preferentemente independiente, para permitir caminar alrededor de él y la celebración de frente al pueblo.

¿Cómo es que la gente dice que el Vaticano II fue mal interpretado, cuando su llamado a la “celebración frente al pueblo” fue ordenado como la norma universal poco después del Concilio? Este cambio, sin precedentes en la historia de 2000 años de la Iglesia, fue cuidadosamente calculado para llevar a un cambio de enfoque donde el énfasis está en la comunidad, y no en Dios.

Inter Oecumenici también pidió la “supresión” de las Oraciones Leoninas después de la Misa, es decir, los tres Avemarías, la Salve Regina y la Oración a San Miguel (artículo 48). La supresión de estas oraciones realmente sucedió después del Concilio.

De acuerdo con el diseño conciliar “emprender con gran cuidado una restauración general de la liturgia” (21), el documento Sacrosanctum Concilium hizo un llamado a una revisión general de la Misa, en la que los «elementos» arcaicos acumulados a través del tiempo “se han de descartar” y “los ritos deben ser simplificados” para que “la participación activa de los fieles pueda ser más fácilmente lograda”. (Artículo 50)

Esto también ocurrió con la implementación de la Misa de Novos Ordo, aunque la nueva Misa no mejoró la participación en Dios, sino nuestra alienación de Dios. “La participación activa”, como Dios lo ve, es que nos involucremos con nuestra religión reverentemente asistiendo a misa, yendo  a confesión, leyendo la vida de los santos y santificando nuestras almas en el temor de Dios, pero a lo que los liberales se referían con esto es que deberíamos ser activistas ocupados al participar en la revolución litúrgica contra la Misa y el sacerdocio.

Algunos todavía sostienen que los documentos del Vaticano II no contienen ningún error, sino que son simplemente ambiguos en su redacción, pero su argumento los expone, porque la ambigüedad es el arma humeante del diablo y es la evidencia más clara de que los documentos están malditos. Dios nunca es ambiguo, sino siempre es claro, directo, y jurídico, documentos tan distorsionados que “hablan de dos lados de la boca” son un regalo muerto del que Dios no es su autor.

Los documentos a veces son muy ambiguos. Por ejemplo, el documento conciliar Unitatis Redintegratio deja claro que “el Espíritu Santo no se niega a hacer uso de otras religiones como medio de salvación” e incluso afirma: “En ciertas circunstancias, como los servicios de oración “por la unidad” y durante reuniones ecuménicas, es permisible, de hecho deseable que los católicos se unan en oración con sus hermanos separados. ”

Debido a esto y a otros textos similares del Concilio, no es raro que el clero y los laicos participen en el culto interreligioso contra la prohibición de 2000 años de la Iglesia, así que ¿cómo es que los católicos hoy en día atribuyen esta mezcla ecuménica a una “mala interpretación” del Vaticano II? El Concilio llamó a la Misa frente al pueblo, ¿cómo es que la nueva Misa fue implementada contra los diseños del Concilio?

David Martin

(Artículo original. Traducido por Rocío Salas)

THE REMNANT

Edición en español de The Remnant, decano de la prensa católica en USA