RORATE CÆLI

La sentencia de muerte del ultramontanismo

En 1952 el Papa Pío XII dijo lo siguiente, en un discurso público grabado entre sus actos oficiales:

Incluso cuando se trata de la ejecución de un hombre condenado, el Estado no dispone del derecho a la vida del individuo. En este caso, está reservado al poder público privar al condenado del goce de la vida en expiación de su delito cuando, por su delito, ya se ha deshecho él mismo de su derecho a vivir.

En 2017, el Papa Francisco habló, en un contexto no disímil:

Debe declararse claramente que la pena de muerte es una medida inhumana que, independientemente de cómo se lleve a cabo, disminuye la dignidad humana. Es per se contrario al Evangelio, porque implica la supresión deliberada de una vida humana que nunca deja de ser sagrada a los ojos de su Creador y de la cual, en última instancia, solo Dios es el verdadero juez y garante.

De nuevo:

Por lo tanto, es necesario reafirmar que no importa cuán grave sea el delito cometido, la pena de muerte es inadmisible porque atenta contra la inviolabilidad y la dignidad de la persona.

¿Qué pueden hacer los ultramontanistas, aquellos con una visión exagerada de la autoridad papal tan prominente en el debate sobre Amoris laetitia, de esta situación?

Presumiblemente, en 1952, todos los buenos ultramontanos dijeron que, debido a que el Papa lo había dicho, se desprende que es cierto que la pena de muerte no solo es admisible, sino también para crímenes suficientemente graves, que son exclusivamente apropiados. (¿Qué más significa decir que un criminal ha “eliminado” su “derecho a la vida”?)

Hoy, en 2017, todos los buenos ultramontanos dicen que, como el Papa lo ha dicho, se sigue que es falso que la pena de muerte sea sin duda permisible.

Ahora, la línea oficial ultramontanista es que la autoridad Papal, siendo suprema y (para fines prácticos, siempre) infalible, nunca puede ser contradictoria. Pero entre estas dos declaraciones papales hay una contradicción tan clara como la nariz en tu rostro. La sugerencia de que la declaración de 2017 es un “desarrollo” o “aclaración” de lo que se dijo en 1952, o que extrae las implicaciones de esta y otras expresiones de la enseñanza de la Iglesia sobre la pena capital a lo largo de los siglos, no es algo que uno necesite regatear. Es simplemente una locura.

Pero para aquellos que desean regatear, una simple prueba del desarrollo de la doctrina es preguntar si los autores posteriores pueden continuar aceptando expresiones anteriores de una doctrina como verdaderas. Por lo tanto, encontramos que la discusión de la gracia en Agustín carece de algunas distinciones desarrolladas por autores posteriores y se usa en declaraciones dogmáticas, pero Agustín no está por eso equivocado, y lo que escribe no es, en retrospectiva, herejía. En ocasiones puede ser engañoso citar a Agustín sobre la gracia, pero uno no tiene por qué rechazarlo. En este caso, por el contrario, es evidente que el Papa Francisco está en desacuerdo con el Papa Pío XII: no pueden ambos estar en lo cierto.

Los ultramontanos de hoy están en aprietos, por lo tanto. Para mantener la autoridad suprema y (para fines prácticos, siempre) infalibles del Papa Francisco, van a tener que admitir que la autoridad del Papa Pío XII no fue tan suprema ni infalible después de todo.

Pero si las personas hubieran estado equivocadas en 1952 para lanzarse sobre sus rostros ante Pío XII y estar de acuerdo con lo que dijo sobre la pena capital, solo porque él lo había dicho, entonces debe existir la horrible posibilidad de que las personas estén equivocadas de estar de acuerdo con todo lo que el Papa Francisco dice en 2017, solo porque él lo ha dicho.

La declaración del Papa Francisco, al simple y claramente contradecir a su predecesor de hace 65 años, demuestra la falsedad del Ultramontanismo de una manera que nunca hubiera creído posible. Podemos señalar a los Ultramontanistas que la contradicción de un Papa por otro en materia de fe y moral es posible, dada la falibilidad de la mayoría de sus pronunciamientos, incluso cuando están dando todas las apariencias de ejercer su magisterio (y cuanto más cuando están hablando improvisadamente en los aviones o escribiendo cartas privadas), pero por lo general los Papas son demasiado cuidadosos al preparar sus comentarios públicos para permitir que esto suceda, excepto de la forma más sutil y tácita. Pero el Papa Francisco lo ha hecho. El juego ha terminado.

El ultramontanismo como guía práctica para los católicos solo funciona, en la medida en que puede funcionar en absoluto, en tiempos de gran estabilidad. En momentos como el presente, es contradictorio y absurdo. Después de la declaración del Papa Francisco sobre la pena de muerte, ningún católico con integridad intelectual puede continuar sosteniéndolo.

¿Dónde deja esto al católico común? El católico ordinario está obligado a creer lo que enseña la Iglesia. La Iglesia entrega fielmente lo que ha recibido de su Señor. Podemos ver al Papa Pío XII haciendo eso en el pasaje citado: usando el lenguaje de su tiempo, sin duda, pero en su contenido fiel a los Papas, a los Padres y a los Doctores, y a las Escrituras (ver Gén. 9: 6; Lev. 20- 1; Deut. 13; Deut. 21:22; Mateo 15: 4; Mc 7: 10; Jn. 19:11; Rom. 13: 4; Heb. 10:28).

De la declaración del Papa Francisco, por decirlo suavemente, esto no puede decirse.

Nota: la licitud de la pena capital es la primera de las proposiciones discutidas en la Apelación a los Cardenales de los 45 Teólogos, que da más referencias.

El Cardenal Dulles da una explicación detallada de la enseñanza de la Iglesia sobre las Primeras cosas aquí.

Joseph Shaw

(Traducción: Rocío Salas. Artículo original)

RORATE CÆLI

Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos