ADELANTE LA FE

Origen de la salve marinera

A lo largo de toda la geografía, en este día tan hermoso dedicado a La Virgen Santísima, las Corales entonan la conocida “Salve Marinera”, que traspasa el corazón de las almas enamoradas al cantarle tan hermosa melodía a nuestra Madre, en su advocación de Virgen del Carmen, madre del divino amor, la cual protege y cuida con especial atención, a las gentes del mar. ¿Les gustaría conocer cual es la historia de esta melodía que se entona en honor a la Stella Maris?

Por una Real Orden de 19 de Abril de 1901, se proclama a la Virgen del Carmen como patrona de la Marina Española y esta disposición fue refrendada en su día por la Reina María Cristina de Habsburgo:

“Su Majestad el Rey (q.d.g.) y en su nombre la Reina Regente del Reino, se ha servido disponer sea declarada Patrona de la Marina de Guerra la Santísma Virgen del Carmen, que ya lo es de hecho de todos los navegantes”.

Curiosamente, la Salve Marinera, tiene su origen en una zarzuela, de Cristóbal Oudrid, “El molinero de Subiza”, que fue estrenada con un gran éxito en el Teatro de la Zarzuela, de Madrid, en 1870. La música ha permanecido invariable, tal y como la compuso Oudrid, sin embargo, la letra del libretista Luis Martínez Eguilaz, que se cantaba en la escena XIV “Salve Estrella de los cielos”, ha sufrido grandes variaciones “Salve, estrella de los cielos, Virgen de sin par belleza, Salve, fuente de pureza llama del divino ardor”, hasta llegar a la adaptación que hizo Mariano Méndez Vigo en el año 1942, que fue cuando se reglamentó por orden ministerial como Salve marinera.

La salve que se cantaba en la fragata “Asturias” y hoy en la Escuela Naval y buques, con el transcurso del tiempo ha ido modificándose sensiblemente, dando lugar a diferentes versiones y falta de unidad de interpretación. Propuesta por el Director del Museo Naval una nueva partitura, arreglo de la anterior, se declara reglamentaria para los buques y dependencias, así como la instrumentación realizada por el Director de la Banda de la Escuela Naval. Una vez editada la nueva partitura será repartida a los buques y dependencias.”

El molinero de Subiza, es una zarzuela que se desarrolla en tres actos, no sé si les estará apeteciendo sentarse y escucharla o preferirán primero que les desvele algún secreto más. Me imagino que querrán saber si tenía algo de religioso en su argumento, o si más bien, tocaba temas profanos. Lean con atención, se sorprenderán

La historia es un drama que transcurre durante el año 1134, en la Cuenca de Pamplona, y se sitúa la acción cerca de los montes de Subiza, mezclándose la ficción con la realidad. Está ambientada en la rebelión de los nobles contra Ramiro del Monje y la Coronación de García Ramírez. Guerras y disputas. En las luchas por el trono cae herido García Ramírez, y hasta que no consiguen aliados que propicien la victoria han de mantener oculto en un molino al futuro rey, que se hace llamar Gonzalo, para no infundir sospechas. El rey cuenta con un fiel servidor, el Conde Guillén Rotrón, el cual tiene una hija, Blanca, la cual se disfraza de pastora y se encarga de los cuidados del rey. Ajenos ambos a sus identidades, se enamoran.

La lucha por el poder se complica, aparecen nuevos contrincantes…Si por ahora les parece que de religioso tiene poco, presten atención…Cuando todo se empieza a complicar más de lo debido, en un convento próximo, es donde realizan la reunión para decidir como defender los derechos del sucesor al trono. Ajeno a la verdadera identidad de su amada, Gonzalo, anima a Guillén Rotrón a que ceda la mano de su hija al hombre con el ejército más poderoso y así este, defienda sus intereses, sin darse cuenta el buen Gonzalo de que se trata de su enamorada…Y es al descubrir ambos jóvenes su error cuando rezan a la imagen de la Virgen que sale en procesión desde un cercano convento.

…Y como no podía ser de otra manera, La Virgen, Nuestra Señora, intercede por ellos y esta historia acaba con final feliz en la Catedral de Pamplona.

Cristóbal Oudriz, nació en Badajoz, en el año 1825 y ya en su niñez, su padre lo introdujo en la música, enseñándole las primeras notas sobre instrumentos de viento. La temática militar estuvo presente en varias de sus obras, no era un tema desconocido para él, su abuelo había sido soldado de Napoleón. Y sin esperárselo el compositor, el llamado género chico, la Zarzuela, dio el salto al género religioso, gracias a eso, podemos disfrutar de esta hermosa melodía que les invito hoy, en el día de la Festividad, a que se animen a entonársela a Nuestra Señora la Virgen del Carmen.

Les pongo un enlace que para mi tiene un recuerdo muy especial, la visita del Santo Padre, Benedicto XVI a Santiago de Compostela, justo debajo del coro militar, estaba yo misma entonando con ellos la Salve en honor a Nuestra Madre.

Sonia Vázquez

¡Salve!, Estrella de los mares,
de los mares iris, de eterna ventura.
¡Salve!, ¡oh, Fénix de hermosura!
Madre del Divino Amor.

De tu pueblo, a los pesares
tu clemencia dé consuelo.
Fervoroso llegue al cielo
y hasta Ti, y hasta Ti, nuestro clamor.

¡Salve!, ¡salve!, Estrella de los mares.
¡Salve!, Estrella de los mares.
Sí, fervoroso llegue al cielo,
y hasta Ti, y hasta Ti, nuestro clamor.

¡Salve!, ¡salve!, Estrella de los mares,
Estrella de los mares,
¡Salve!, ¡salve!, ¡salve!, ¡salve!.

Sonia Vázquez

Organista, no sabría, ni querría ser otra cosa. Casada. Laica comprometida con mi Iglesia. La Coruña