THE REMNANT

¿Por qué el Papa Francisco no reconocerá la realeza de Cristo?

“Nosotros que estamos aquí juntos y en paz creemos y tenemos  esperanza en un mundo fraterno. Deseamos que hombres y mujeres de diferentes religiones puedan reunirse en todas partes y promover la armonía, especialmente donde hay conflicto. Nuestro futuro consiste en vivir juntos. Por esta razón estamos llamados a liberarnos de las pesadas cargas de la desconfianza, el fundamentalismo y el odio. ¡Los creyentes deben ser artesanos de paz en sus oraciones a Dios y en sus acciones por la humanidad! Como líderes religiosos, tenemos el deber de ser fuertes puentes de diálogo, mediadores creativos de la paz. – Papa Francisco, Día Mundial de Oración por la Paz. Asís, 20 de septiembre de 2016

Como señala DenzingerBergoglio.com, “Entre los principios extraños de la filosofía bergogliana está esta perla: “la unidad es mayor que el conflicto”.  Las consecuencias de este pseudo-principio se explican en Evangelii Gaudium, que pretende indicar la dirección del pontificado de Francisco: encontramos expresiones como “comunión en medio de desacuerdo“, “amistad en sociedad“, “unidad multifacética” y muchas otras que, aunque deliberadamente ambiguas como siempre han sido las ideas y los gestos de Francisco, no obstante aún permiten que un observador atento discierna su verdadero significado.

De paso, cabe señalar que alguien que intenta parecer como perfectamente accesible a todos – como un pastor que usa un teléfono para responder a quienes le escriben, que dedica más tiempo a los saludos que a la instrucción cuando se encuentra con los peregrinos – Prefiere mantener uno de los aspectos primarios de su doctrina envuelto en un misterio nebuloso …. ¿Por qué razón?

Tenemos nuestra propia teoría de por qué es eso, teniendo todo que ver con la gran apostasía que infecta a la Iglesia Católica bajo este pontificado tan desastroso. Pero en vez de ahondar en las contradicciones obvias, vamos simplemente a yuxtaponer las palabras del Papa Francisco con las del gran Louis-Édouard-François-Desiré Pie, también conocido simplemente como el Cardenal Pie -el obispo católico francés de Poitiers- famoso por su masiva defensa del reino social de Cristo Rey. A medida que la voz católica del Cardenal Pie responde a la multitud de errores del Papa Francisco, oremos por su intercesión en nombre de nuestra amada Iglesia en una crisis sin precedentes.

Y en cuanto a nuestros amigos protestantes, recordemos que el cristiano sólo puede ser entendido como católico. Como dice Santo Tomás, sólo llamamos a los “hermanos separados” o a los herejes y cismáticos “cristianos” por cortesía. No son “cristianos” en sentido estricto, sino sólo en un sentido calificado, secundum quid. Así pues, la unidad cristiana sólo puede lograrse, como el Papa Pío XI enseña en Mortalium Animos, por un regreso al redil, a la santa Iglesia católica y apostólica – una prescripción que el Papa Francisco parece rechazar. Una vez más, contraste las palabras del Papa Francisco en Asís 2016 con las de su predecesor, el Papa Pío XI:

Así, venerables hermanos, está claro por qué esta Sede Apostólica nunca ha permitido a sus súbditos participar en las asambleas de los no católicos: porque la unión de los cristianos sólo puede ser promovida promoviendo el retorno a la única Iglesia de Cristo de aquellos que están separados de ella, porque en el pasado la han dejado infelizmente.

Cardenal Pie sobre la unidad…

¿Es Dios demasiado orgulloso cuando reconoce sólo a aquellos que le reconocen, y niega a los que le niegan? A Jesucristo no le importaban los que lo encontraban como excesivo; Él lo expresó de tal manera que no dejó ninguna duda sobre el punto. Como testifican tres de los evangelistas, Él reconocerá delante de Su Padre y ante todo el tribunal celestial a quien lo haya reconocido y confesado ante los seres humanos, pero si, ante esta generación corrupta y pecadora, alguien se avergonzara de nuestro Señor, ya sea en Su Persona o en Sus enseñanzas, por Su parte nuestro Señor, cuando Él aparezca en la gloria de Su Padre, escoltado por los santos ángeles, se avergonzará de esa persona.

El Apóstol concluye de esto: “Una palabra fiel: si padecemos, también reinaremos con Él. Si le negamos, también nos negará”. San Hilario (2) dice que en la medida en que hemos sido testigos de Su Nombre, en tal medida nuestro Señor testificará por nosotros ante Dios Su Padre.

No olvidemos nunca que ser cristianos (3) nos obliga, no sólo a creer desde el fondo de nuestro corazón, sino también a confesar nuestra creencia con nuestra boca: fuera de esto no hay salvación: “porque con el corazón creemos a la justicia, pero con la boca se confiesa para salvación” (Rm 10, 10). Quien no haya ofrecido a Jesucristo el supremo testimonio de sangre, que lo hace uno “mártir”, sólo tendrá acceso al cielo con el título de “confesor” (4). Se nos permitirá entrar sólo al precio de la profesión pública que hemos hecho de nuestra fe, tanto por nuestras obras como por nuestras palabras.

II. La práctica abierta del cristianismo a veces requiere gran valor. ¿Tal vez piensas que Dios preparó Su Cielo para los tímidos o para los cobardes? Por el contrario, ¿no ha dicho el Maestro que “el Reino de Dios sufre violencia” y que “los violentos serán arrastrados”. Y Juan, el discípulo amado, el apóstol de la caridad, ¿no declara directamente que “los temerosos”, que no se atreven a confesar su fe, serán considerados iguales a los que no creen, y cuya parte será el lago de fuego: “Pero los tímidos e incrédulos … tendrán su parte en el lago encendido por fuego y azufre” (Apocalipsis 21: 8).

No me nieguen tampoco que el cumplimiento del deber religioso puede traer problemas, molestias en sus relaciones o incluso perjudicar sus intereses. El Evangelio ha tratado justamente de antemano estas vanas excusas.

¡Ah! Si se trata de la paz que es fruto del Espíritu Santo, de la paz que procede del reino de la verdad y de la virtud, incuestionablemente, Jesús es el Dios de paz; Es el autor de la paz. Pero Su paz no es paz como la que el mundo da, la paz de la falsedad y el pecado. En cuanto a esa paz, el Señor dice: “No creáis que he venido a traer paz sobre la tierra, no he venido a traer paz sino espada” (Mt 10, 34). Y esta espada de separación entrará hasta las más queridas relaciones de la casa, de la familia. El que pone sus afectos domésticos por sobre el afecto que me debe, “no es digno de mí”, dice el Señor.

“¿Cuál es esta división?”, escribe San Hilario. “Entre los primeros preceptos de la ley, hemos recibido este: Honra a tu padre y a tu madre (Éxodo 20:12) Y el Señor mismo dijo: “Os dejo mi paz, Os doy la paz mía” (Jn 14:27). Después de esto, ¿qué puede significar esta espada enviada al mundo, estos niños separados de los padres y esta enemistad sobre el techo doméstico?, Mirad entonces, la impiedad erigida en un principio a partir de ahora y sostenida en honor, hay odios en todas partes, guerras por todas partes y la espada del Señor entre los hijos y los autores de sus días ¿Qué es esta espada enviada a la tierra? Eso es algo por saber”.

“La espada”, responde nuestro santo pontífice, “es la más aguda, la más cortante de todas las armas, es la más penetrante de todos los golpes”. Las escrituras a menudo llaman la predicación del nuevo Evangelio con este nombre. Palabra de Dios que se entiende por la espada enviada a la tierra.  Es la doctrina evangélica que penetra en los corazones de los hombres y llega hasta las condiciones de su vida corpórea y terrena.

Así que no hay duda de que cuando tomamos una nueva vida en las aguas purificadoras del bautismo, estamos separados por el poder de la Palabra de las manchas y los autores de nuestro primer origen: estamos cortados y separados por el corte de la espada de Dios, estamos en desacuerdo con los sentimientos de aquellos que permanecen en los lazos de la infidelidad. Y cuando empiece la lucha entre nuestra nueva vida y nuestra vieja vida, si no sabemos dar la preferencia a Dios, si colocamos el amor por nuestra familia y la carne por encima del amor de Aquel que nos ha adoptado divinamente, nos volvemos indignos de la herencia de los bienes futuros”.

III. “Pero, más allá de la vida doméstica, hay vida pública”. Correcta o incorrectamente, sin duda erróneamente, la esfera en la que me colocan de manera forzada no es una esfera cristiana.  Para mí, plantearme como cristiano sería una singularidad y un contraste. A veces sería incluso una provocación al sarcasmo y a la blasfemia.  Hay que atenerse a las exigencias de los tiempos y a las necesidades de las situaciones”.  Así habla la sabiduría mundana.

Por lo tanto, hermano, porque Jesucristo no es reconocido por muchos de sus contemporáneos, ¿Te crees que estás autorizado a ignorarlo? Porque un viento irreligioso y malvado ha pasado sobre la generación actual, ¿reclamas el derecho a participar en el contagio? ¡Maravilloso! Conoce esto: la infidelidad general que invocas como excusa es una circunstancia que aumenta su culpa en lugar de disminuirla.

Frente a esta apostasía del mayor número, estás obligado a declarar tu fe más abiertamente, y así convertirse en un ejemplo y una protesta. ¿Has expulsado de tu corazón la solemne afirmación de tu Salvador? ¿Has olvidado sus palabras? “De cualquiera que se avergüence de mí y de mi evangelio delante de esta generación corrupta y pecadora, me avergonzaré por mi parte, cuando aparezca en la gloria de mi Padre y en compañía de mis ángeles”.

¡Qué! Hermano, serás vil en tus propios ojos, habrás perdido el derecho a tener una buena opinión de ti mismo, si tienes la cobardía de parecer no reconocer a un amigo en el día de su desgracia; Porque el Dios del cielo y de la tierra, el Dios de tu alma y de tu bautismo, se ha vuelto impopular, porque te arriesgas a compartir con Él el desfavor de una generación degradada, digna de desprecio, te crees libre de tus deberes hacia Él! No, no, es la ley de orden y de justicia la que lo exige: seremos tratados por Jesucristo como lo hemos tratado. Si permanecemos fieles a Él, reinaremos con Él; pero si le negamos, nos negará.

Honor, pues, a vosotros, cristianos que son coherentes con vosotros mismos; Honor a los que creen y que no se ruborizan por su creencia (I Pedro 2: 7). El que confiesa delante de los hombres, sin mostrarse con jactancia, sino también sin respeto humano, sin falsa vergüenza, te confesará delante de su Padre y delante de sus ángeles.

Michael Matt

(Artículo original. Traducido por Rocío Salas)

 

1. Extraído de la Instrucción Pastoral sobre la obligación de confesar públicamente la fe cristiana, Lent, 1874, una carta pastoral del Cardenal Pie de Poitiers, Francia.

2. Como se puede razonablemente esperar, el sucesor de San Hilario gusta mucho citar al gran Padre y Doctor de la Iglesia.

3. Cristiano por supuesto significa católico. Como dice Santo Tomás en algún lugar, sólo llamamos “cristianos” a los “hermanos separados” o a los herejes y cismáticos por cortesía. No son “cristianos” en sentido estricto, sino sólo en un sentido calificado, secundum quid.

4. Y así es en el tradicional rito romano, donde, en el ciclo de las fiestas de los santos, los hombres se enumeran ya sea como mártires o confesores.

 

Michael Matt

Director de The Remnant. Ha sido editor de “The Remnant” desde 1990. Desde 1994, ha sido director del diario. Graduado de Christendom College, Michael Matt ha escrito cientos de artículos sobre el estado de la Iglesia y el mundo moderno. Es el presentador de The Remnant Underground del Remnant Forum, Remnant TV. Ha sido Coordinador de Notre Dame de Chrétienté en París – la organización responsable del Pentecost Pilgrimage to Chartres, Francia, desde el año 2000. El señor Michael Matt ha guiado a los contingentes estadounidenses en el Peregrinaje a Chartres durante los últimos 24 años. Da conferencias en el Simposio de Verano del Foro Romano en Gardone Riviera, Italia. Es autor de Christian Fables, Legends of Christmas y Gods of Wasteland (Fifty Years of Rock n' Roll) y participa como orador en conferencias acerca de la Misa, la escolarización en el hogar, y el tema de la cultura, para grupos de católicos, en forma asidua. Reside en St. Paul, Minnesota, junto con su esposa, Carol Lynn y sus siete hijos.