CATHOLIC FAMILY NEWS

El Papa nombra al pro-homosexual Cupich como obispo clave del comité de decisiones

CFN intro: El izquierdista Cupich es notoriamente pro- homosexual. Ahora es posicionado por Francisco para recomendar hombres de su clase para convertirse en obispos de los Estados Unidos. El desastre Francisco continúa a toda velocidad y va a envenenar aún más a la Iglesia en Estados Unidos y en todo el mundo. Oremus.

Al nombrar arzobispo a Blase Cupich de Chicago para la Congregación para los Obispos más importante del Vaticano,  el papa Francisco efectivamente le ha colocado, en conjunto con el cardenal Donald Wuerl de Washington, DC, para ser los americanos “con más influencia” bajo la supervisión de este Papa.

El papa Francisco el jueves nombró Arzobispo a Blase Cupich de Chicago para la Congregación para los Obispos más importante del Vaticano, en efecto, posicionando al prelado de Chicago para que ayude a dar forma a la próxima generación de obispos de los Estados Unidos y en todo el mundo.

La Congregación para los Obispos se compone de aproximadamente 30 altos prelados de todo el mundo, y es el órgano que formula recomendaciones al Papa para los nuevos nombramientos de obispos. Aunque la decisión final siempre depende del pontífice, con relativamente pocas excepciones, los Papas suelen aceptar las recomendaciones del comité.

Como resultado, la Congregación para los Obispos es ampliamente considerada como uno de los dos o tres departamentos más influyentes en el Vaticano, y en general nombrar a alguien como miembro es una señal de que tienen el favor del Papa actual.

La congregación es dirigida actualmente por el cardenal Marc Ouellet de Canadá, que fue nombrado para el papel por el Papa emérito Benedicto XVI.

El nombramiento no significa que Cupich dejará su cargo en Chicago, aunque es probable que signifique viajes más frecuentes a Roma para las reuniones de la congregación. Esas reuniones se realizan generalmente sobre una base mensual, aunque no todos los miembros asisten a todas.

Al nombrar a Cupich, Francisco ha extendido su esfuerzo para poner un sello de “más moderado a progresista” de la Congregación para los Obispos, y, por extensión, el episcopado mundial.

En diciembre de 2013, Francisco eliminó a varios miembros de la congregación que eran vistos como algo más conservadores, incluyendo al cardenal Raymond Burke de los Estados Unidos y Mauro Piacenza de Italia, reemplazándolos con doce nuevas figuras percibidas como más de centro y pastorales.

Entre este plantel estaba el cardenal Donald Wuerl de Washington, DC, que también había sido nombrado por Francisco como miembro del comité de redacción de los documentos finales de sus dos Sínodos de los Obispos sobre la familia.

A los 67 años, Cupich está preparado para ser un miembro de la Congregación para los Obispos por un largo plazo, potencialmente, hasta que cumpla 80 años.

Aunque cada miembro de la congregación obtiene un voto sobre todas las nominaciones de obispos que vienen antes, la práctica informal en los últimos años ha sido aplazar a los miembros de un país en particular, cuando una posición se abre en ese país.

Durante los años de Benedicto XVI, esa práctica a menudo significaba que el cardenal Justin Rigali, ex secretario de la Congregación para los Obispos, era efectivamente el americano “con más influencia”, es decir el prelado que influenciaba tras bambalinas en selecciones episcopales.

Hoy en día, Wuerl y Cupich parecen estar en posición de desempeñar ese papel “de más influencia” bajo el papa Francisco.

Desde que se convirtió el elegido sorpresa del papa Francisco para Chicago en septiembre de 2014, Cupich se ha creado un perfil como líder del campo de “moderado a progresista” en la Iglesia.

Durante el Sínodo de los Obispos de 2015, por ejemplo, Cupich se distanció de algunos de sus compañeros prelados norteamericanos que habían expresado su preocupación por el proceso sinodal, y también pidió una mayor inclusión de los grupos “marginados” en la reflexión sinodal, como los gays y lesbianas.

Cupich también sugirió apoyo a los llamados para permitir que los católicos divorciados y vueltos a casar civilmente regresen a la comunión en casos individuales, después de un proceso de discernimiento.

A raíz de la reciente matanza de Orlando, Cupich fue uno de los obispos estadounidenses que mencionan expresamente a “nuestros hermanos y hermanas gays y lesbianas” en su declaración sobre el ataque, llamando a aumentar esfuerzos para promover la tolerancia.

Cupich, de ascendencia croata, es un nativo de Omaha, Nebraska, y anteriormente se desempeñó como obispo de ambos Rapid City, Dakota del Sur, y Spokane, Washington.

[Traducido por Rocío Salas. Artículo original.]