ADELANTE LA FE

El Papa pide personalmente al jefe de los Caballeros de Malta que dimita

Adelante la Fe
Escrito por Adelante la Fe

ANÁLISIS

Enero 25, 2017 (LifeSiteNews).- El líder de los Caballeros de Malta acaba de renunciar después de una batalla pública con el Vaticano sobre su decisión de eliminar a un compañero Caballero que estuvo involucrado en un programa de distribución de anticonceptivos.

El Papa Francisco pidió personalmente al Gran Maestro Matthew Festing que renunciara, dijo una fuente del Vaticano a InfoVaticana anoche. Un informe posterior de Reuters confirmó la participación del Papa.

La noticia de la renuncia de Festing es una conmoción para los fieles católicos, ya que acababa de sacar al oficial de los Caballeros Albrecht von Boeselager, un aristócrata alemán que había sido objeto de escándalo dentro de la orden durante años.

La acción contra Boeselager fue combatida tras bastidores por uno de los consejeros más cercanos del Papa Francisco en su Consejo de Cardenales – el Cardenal alemán Reinhard Marx. La prueba fue complicada por el papel del Cardenal Raymond Burke, a quien el Papa Francisco nombró como patrón de los Caballeros de Malta en 2014. Sin embargo, el experto en el Vaticano Edward Pentin presenta la intrigante posibilidad de que la historia se refiera más a la búsqueda de una facción alemana de tomar la Orden.

Fuentes dijeron a Pentin que si bien la asociación alemana es la más rica de todas las entidades nacionales de la Orden, no puede controlar la orden porque los rangos más altos están reservados para los religiosos profesos que “toman votos de pobreza, castidad y obediencia”. Por lo tanto los alemanes que buscan el poder no califican.

Boesalager emitió una queja por su despido al secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, y días antes de Navidad, el Vaticano anunció que el Papa había pedido a un grupo estudiar la remoción de Boeselager. Esto puso en espera la decisión de despedirlo. La Orden ha rechazado repetidamente esta comisión como una interferencia en sus asuntos internos.

La comisión “independiente” -como lo llamó Boeselager- está compuesta por cinco miembros: el arzobispo Silvano Tomasi, el p. Gianfranco Ghirlanda SJ, Jacques de Liedekerke, Marc Odendall y Marwan Sehnaoui. Todos los miembros elegidos por el Papa excepto el P. Ghirlanda son miembros de la Orden y en alianza con Boeselager.

Como comentó una fuente informada a LifeSiteNews, están “bajo la nómina de Boeselager”, refiriéndose a Liedekerke, Odendall y Sehnaoui. Una fuente también dijo a LifeSiteNews que Liedekerke está conectado con la masonería.

En National Catholic Register, Pentin reveló que “Odendall, Sehnaoui y el Arzobispo Tomasi han estado involucrados con Boeselager con respecto a un gran legado a la Orden hecho hace varios años por un benefactor residente en Francia, por un valor mínimo de 120 millones de francos suizos $ 118 millones). Se entiende que el Cardenal Parolin está consciente del legado desde al menos marzo de 2014. ”

La última medida tomada por el Papa, cuyas indicaciones mencionadas previamente provienen de la postura del cardenal Marx, ha dejado al Papa mal parado. Visto del exterior parece que al papa Francisco le importó poco el escándalo anti-vida que persistió por años en la orden. Más bien, el Papa escuchó la voluntad del adinerado y poderoso aristócrata que fue considerado responsable del escándalo.

(Traducido por Rocío Salas)