RORATE CÆLI

Pedro y su Oficio (padre Cipola)

Tú eres Pedro y sobre esta roca edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. (Mateo 16:18)

¿Por qué Pedro? ¿Por qué Cristo lo convierte en la roca sobre la cual se funda la Iglesia? ¿Por qué no Juan, el discípulo a quien Jesús amó de una manera especial y que fue elegido desde la Cruz para cuidar de la madre de Jesús, María? ¿Por qué Pedro? Pedro, que trató de hablar en el monte de la Transfiguración y que no entendía que el silencio es la única respuesta a la presencia de Dios. Pedro, que vaciló caminando sobre el agua y tuvo que ser rescatado por Jesús.

Pedro, que se negó a entender que Jesús tenía que ir a Jerusalén para ser burlado, escupido y morir en la Cruz, Pedro que recibió las duras palabras de Jesús: “¡Aléjate de mí Satanás!”.

Pedro, cuya impetuosidad cortó el oído del soldado en Getsemaní, Pedro, que -esto es la profunda traición- negó a Jesús tres veces: “No lo conozco”. ¿Por qué Pedro? La pregunta puede no tener una respuesta obvia. Porque nuestro Señor vio algo en Pedro que no es obvio para nosotros, y es a él que se pronunciaron estas palabras: “Tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia. Y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”. Y luego el regalo de las llaves del reino de los cielos, atando y desatando.

¿Por qué incluso hacer la pregunta, por qué Pedro?, incluso si no hay una respuesta definitiva. Y sin embargo, la pregunta debe hacerse en este momento en particular en la Iglesia, porque mucho está en juego en la comprensión del Oficio Petrino hoy. La crisis actual en la Iglesia tiene múltiples aspectos: la liturgia, el ataque del secularismo militante, la transición casi instantánea del modernismo al postmodernismo, la incapacidad de la Iglesia a través de los teólogos para articular el problema y la solución en términos de la persona de Jesús Cristo, el colapso de la virilidad de los obispos, la función del papado en el mundo de hoy. Es la última que de alguna manera encapsula la situación problemática de la Iglesia en el mundo de hoy.

Ayer en el calendario tradicional celebramos la conmemoración del Papa Seferino, el Papa y el mártir. Fue Papa durante 11 años a principios del siglo III. Fue víctima de las persecuciones bajo el emperador Severus. Como obispo de Roma luchó contra varias herejías incluyendo una que afirmaba que Cristo se convirtió en Dios sólo después de la resurrección. Está contado entre los mártires, pero no fue directamente asesinado por las persecuciones. ¿Sabía Seferino que él era el Papa en el sentido moderno? Lo más probable es que no. Sabía que era obispo de Roma y el sucesor de Pedro y que tenía la obligación de mantener fiel la Tradición que se le había transmitido. Y lo que él sabía es la base del Oficio Petrino, el maravilloso don de Dios a la Iglesia. Sabía que el ministerio del pastor supremo de la Iglesia es ser el guardián de la Tradición de la Iglesia.

Ahora hablar de la infalibilidad del Papa en términos de Seferino es totalmente anacrónico. Seferino estaba preocupado de combatir las muchas comprensiones erróneas tempranas de la persona de Cristo y mantenerse vivo bajo las persecuciones romanas. Mantenerse vivo tenía poco que ver con la comprensión de los Bee Gees de “mantenerse vivo”. Quería mantenerse vivo para cumplir su papel de Obispo de Roma: transmitir la Tradición de los Apóstoles y combatir opiniones y enseñanzas contrarias a esa Tradición que le había sido entregada para mantenerla y asegurarla.

La historia del papado es la historia de Occidente. No siempre es una historia gloriosa. Ha habido Papas buenos, ha habido Papas gloriosos y ha habido Papas malos, y “malos” como adjetivo no se usa meramente en un sentido moral, refiriéndose a Papas con amantes y niños, a Papas que estaban bastante en casa en un caballo liderando un cargo contra el enemigo, el enemigo que podría ser local, así como en una escala más global. Los papas realmente malos olvidaron quiénes eran en el sentido más profundo en su misión primaria de preservar y de entregar la tradición apostólica dentro de cualquier tiempo de la historia en el cual vivieron. Pero todos comprendieron que uno de los principales portadores de la Tradición fue la Misa Romana, cuyas raíces pueden volver a la Iglesia Apostólica misma. Entendieron la Misa Romana como fuente litúrgica y cumbre del acto de transmitir la Tradición que se les ha confiado en términos del corazón de la materia: el Sacrificio de la Cruz. Alejandro VI, que probablemente nunca será santificado, comprendió que cuando estaba al pie del altar era el sacerdote, cuya función era ofrecer el Santo Sacrificio de la Misa como le había sido entregada. Nunca se le ocurrió que tuviera autoridad para cambiar o alterar este icono vivo de la Tradición de la Iglesia en su manifestación litúrgica.

¿Es un accidente que el desarrollo trascendental de la doctrina del papado ocurrió en el siglo XIX con la declaración de la infalibilidad del Papa en cuestiones de fe y moralidad? No es casualidad que este desarrollo de la comprensión del Oficio Petrino se definiera hacia el final de la confluencia de la Ilustración y el gran período del Romanticismo que alentó el fervor revolucionario. Frente a la noción predominante de la verdad como individualista y relativa y centrada en el hombre, la promulgación de la doctrina de la infalibilidad del Papa en el Primer Concilio Vaticano fue el No de la Iglesia a la comprensión profundamente errónea de la naturaleza de las cosas que fue la marca de a mediados y finales del siglo XIX. El peculiar historiador de la Iglesia Anglicana, Charles Williams, dijo que con la proclamación del dogma de la infalibilidad en el Primer Concilio Vaticano la Iglesia recuperó su virilidad. Mastique esa frase por un tiempo: “SU (de ella) hombría”.

Y sin embargo, fueron hombres como el Beato John Henry Newman, que se opusieron a la definición de infalibilidad. No se opuso a ella por razones personales, porque creía en la doctrina como un desarrollo válido del dogma. Pero temía que la definición de esta doctrina condujera a terribles excesos en la comprensión y la práctica del Oficio Petrino, el don de Dios a la Iglesia. Y tenía razón. La definición de Infalibilidad del Papa en el Vaticano I fue en cierto modo una definición minimalista que decepcionó a muchos de los ultramontanos de ese tiempo. Era evidente que el Papa podía definir un dogma como infalible sólo sobre la base de lo que la Iglesia siempre ha creído, por muy emergente que fuera esa creencia. Está claro en el Vaticano I que el Papa no tiene poder para definir infaliblemente algo que la Iglesia no siempre haya creído y que el Papa no tenga poder para definir ninguna doctrina que no esté en consonancia con la enseñanza de la Iglesia durante los últimos dos mil años. Desarrollo de la doctrina– SÍ. Innovación que no está en consonancia con la Tradición– NO.

Dudo que Newman pudiera haber previsto el desarrollo del papado en un fenómeno global que, alimentado por la omnipresente instantaneidad de los medios múltiples, ha convertido un oficio en la Iglesia en parte de la incesantemente disponible cultura informacional en la que vivimos. Hace cien años muchos católicos no sabían quién era el Papa que reinaba en aquel tiempo. Sabían que él existía, que vivía en Roma y que estaba haciendo su trabajo para proteger la verdad de la Tradición Católica. Hoy todo el mundo sabe quién es el Papa y cada palabra que habla, ya sea en sus homilías diarias en Santa Marta, o en aviones con la prensa (la mayoría de los cuales no comprenden la fe cristiana y la Iglesia Católica) o en tweets, o en algún otro medio. El Papa instantáneamente reconocido ha hecho que la gente olvide la frágil humanidad del primer Papa. La falta de comprensión y falta de fidelidad de Pedro fue superada sólo por la pura gracia de Dios. Pedro nunca puede ser idolatrado o convertido en una estrella del rock.

Pero ese no es el mayor problema que enfrentamos este domingo. Lo que enfrentamos es la destrucción de la Tradición Católica por parte de aquellos a quienes se ha confiado la transmisión de esta Tradición. Transmitir la Tradición Católica no es un ejercicio estúpido para mantener las cosas como son. Tampoco es una cuestión de contabilidad doctrinal. Tampoco está impulsado por el temor al mundo tal como lo es hoy. Es una cuestión de amor. Transmitir la tradición, la enseñanza de la Iglesia, basada únicamente en la enseñanza de Jesucristo, es trabajo de todos los católicos, pero con mayor intensidad, es tarea de todos los diáconos, sacerdotes y obispos y, sobre todo, del Papa. La tontería que oímos en los niveles más altos de la Iglesia acerca de la misericordia aplastando todas las enseñanzas morales de la Iglesia es evidencia del profundo fracaso y la falta de coraje para ser fieles a la enseñanza clara y difícil de Jesucristo mismo.

Y sí, este sermón concluirá con una referencia a la Misa que estamos celebrando aquí hoy. Los adversarios lo descartarán con un movimiento de la mano, significando el reduccionismo de todo por el pastor a la Misa Tradicional. Así es como el Padre termina todos sus sermones. Me gustaría que eso fuera cierto a nivel personal. Pero no lo es. Porque el antídoto más poderoso contra las peligrosas e inútiles tonterías que se suceden hoy en la Iglesia es la celebración propia de esta Misa. Lo que hacemos aquí juntos hoy vibra en la eternidad. Es mucho más importante que un eclipse del sol. Lo que aquí hacemos juntos, sacerdote y pueblo, es hacer presente toda la Tradición de la Iglesia en la única adoración aceptable de Dios dentro del Santo Sacrificio de la Misa, la esencia de quien es Dios: el amor infinito.

Padre Richard G. Cipola

St. Mary’s Norwalk

(Traducción Rocío Salas. Artículo original)

RORATE CÆLI

Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos