DENZINGER-BERGOGLIO

Políticamente olímpico…

Desde Buenos Aires, para el Denzinger-Bergoglio

Francisco se obstina en pensar y en decir que el islam es una religión de paz. La última vez que se pronunció sobre eso fue viajando en el avión que lo trasladó de Polonia a Roma. “No es justo ni verdadero identificar al Islam con la violencia.”

La verdad es que con esa concepción, Francisco contradice a los textos “sagrados” de esa religión (el Corán), atenta contra la verdad histórica y se enfrenta con lo que declaran los mismos voceros musulmanes. También lo que nos advierten figuras relevantes del catolicismo, tanto miembros de la Jerarquía como laicos. Y hasta personas ajenas a nuestra religión.

jacques-hamelA la vista de esto, es imposible no concluir que Francisco no quiere enterarse de cómo son las cosas y que mete irresponsablemente su cabeza en el hoyo, como el avestruz, al tiempo que incita a los católicos a hacer lo mismo. Terrible situación de gravísimas consecuencias que tendremos que pagar… quizás con el precio de la propia sangre como el sacerdote francés Jacques Hamel, degollado por delegados de Mahoma mientras celebraba la Misa. Este mártir del Isis, que en vida fue entusiasta del diálogo interreligioso y coqueteaba con el islam, tuvo que rendirse a la evidencia, in extremis, ante la agresión de un musulmán; murió diciendo “Vete Satanás”. Pero Satanás hizo su obra de la misma forma…

El Cardenal Burke ha advertido que el Islam quiere dominar el mundo y llama a las naciones occidentales a reafirmar su origen cristiano para frenar su avance.

Francisco propone diametralmente lo opuesto: el Islam es una religión de paz que, al igual que los católicos, tendrá sus fundamentalistas; en todo caso hay que acoger a los refugiados sin discernimiento, “tal como vienen”, hasta el límite de perder la propia identidad. No lo dijo literalmente así, pero lo propuso sin tapujos en una entrevista a la radio católica Renasença el 14 de septiembre del año pasado. Dijo inclusive que Europa se beneficiará con la oleada de refugiados, ya que “Europa todavía no murió, aunque está medio abuelita”, vive un sistema “socioeconómico malo e injusto” y con “espacios vacíos”.

En noviembre de 2014, en otro vuelo de Turquía a Roma –las declaraciones en el aire son fatales, ya las llaman declaraciones de Francisco “en modo avión”…– nos dijo que los musulmanes dicen que el Corán es un libro profético de paz. “Yo entiendo esto, y creo que – al menos yo lo creo, sinceramente – no podemos decir que todos los musulmanes son terroristas: no se puede decir”.

Pero si es verdad que no podemos decir que todos los musulmanes son terroristas –¡es más que evidente que eso no es verdad!– bien se podría afirmar que entre los musulmanes refugiados sí hay terroristas. Eso quedó evidenciado después de atentados habidos en Francia y Alemania. Pero como decir esto no es política ni religiosamente correcto…

Mons-Cesare-Mazzolari-683x1024En reveladora entrevista, antes de su fallecimiento, Mons. Cesare Mazzolari, Misionero Comboniano y Obispo de Rumbek, en el Sudán, señalaba que el Islam que él conocía, que persigue brutalmente a los cristianos en este país africano, es el “verdadero rostro” de los musulmanes, y que éstos son una amenaza más grave que el comunismo para el futuro del cristianismo.

Pero esta voz clarividente se ahoga entre tantas otras declaraciones de eclesiásticos que nos quieren convencer de que las cosas no son tan así.

Más suave que el Cardenal Burke, pero no menos oportuno, fue el cardenal español Sebastián que declaró: “El Islam tiene que demostrar claramente que no es violento”.

Estamos esperando la demostración. Contra hechos no valen argumentos: los hechos nos muestras hasta la saciedad la correlación entre Islam y violencia.

l_samirkhalil190110Por su parte,el P. Samir Khalil S.J, doctor en islamología y uno de los más profundos conocedores del Islam dentro del catolicismo, “asegura que el ISIS es el Islam puesto en práctica”.

Msgr_Jorge_DelosSantos-200x236Otra voz autorizada, Monseñor Jorge de los Santos, Vicario para el Ministerio Hispano de la Archidiócesis de Denver, explica: “La violencia desatada por los yihadistas del “Estado Islámico” (IS por sus siglas en inglés) es una auténtica guerra de religión. Es necesario saber en qué consiste verdaderamente esta guerra; es crucial estudiar y comprender por qué el IS combate. La suya es una guerra de religión y de aniquilación, instrumentalizan el poder para la religión”. Continuamente van aumentando las atrocidades captadas a través de las cámaras, y que son difundidas por los propios criminales en Internet y las redes sociales con el fin de captar la simpatía de aquellos fieles musulmanes, que siguiendo las directrices del Corán, ven la obligación de ‘cortar el cuello’ a quienes no siguen el islam (Corán 8:12)”.

franklin-grahamPero no citemos solo opiniones de eclesiásticos católicos. Oigamos a un protestante de renombre: Franklin Graham, presidente de la Asociación Evangelística Billy Graham y de la Bolsa del Samaritano, una ONG internacional que patrocina la Operación Niño de Navidad “”El Islam no ha sido secuestrado por los radicales. Esa es su fe, esa es su religión. Es lo que es. Habla por sí mismo. El Islam es una religión de guerra“.

sartori_40También desde fuera de las filas católicas, un politólogo italiano Giovanni Sartori, profesor en Columbia, Florencia, Harvard, Yale o Stanford, premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales, etc., advierte: “Si negamos que hay guerra contra el islam, la perderemos”. Según él, “Hay que calificar a la guerra actual como 1) terrorista, 2) global, 3) tecnológica, y 4) religiosa“.

Otro autor, Peter Townsend en su libro “Cuestionando al Islam” revela las posiciones extremas de esa religión que se patentizan en el acto de decapitar a “los infieles”.

Francisco, sin embargo, con su pobre experiencia traída desde el fin del mundo, nos dice que la actual guerra no es religiosa: es económica y por los recursos naturales… En el avión que lo trajo de Cracovia declaró: “El mundo está en guerra”, pero la que estamos viviendo “no es una guerra de religión”.

Me gustaría decir una sola palabra para aclarar: cuando hablo de la guerra significa guerra en serio, no una guerra religiosa. Hablo de las guerras de interés, por dinero, por los recursos de la naturaleza, para el gobierno del pueblo “.

“No me refiero a la guerra religiosa. Las religiones -concluyó-todas las religiones, quieren la paz. La guerra la quieren los otros. ¿Entendido?”. (Aleteia)

Entendemos muy bien su retorcida concepción de lo que sea para él la “guerra en serio”: un verdadero disparate que no se sustenta ni doctrinaria ni históricamente.

¿Y qué opinan sobre estas cosas los musulmanes?

El Corán tiene numerosos versículos violentos. A bien decir, no existen musulmanes moderados; los que siguen esa religión, o mejor dicho esa filosofía, tienen como cabecera un libro lleno de odio y de discriminación. Es lo que nos dice Raad Salam Naaman en su libro “Desvelando el Islam”.

Abu-Bakr-al-Baghdadi-Iraq-ISIS-400x330El líder del Estado Islámico, Abu Bakr Al Baghdadi, declaró sin pelos en la lengua: “El Islam es la religión de la guerra”. En un vídeo –una grabación de audio de 35 minutos con fotos del líder musulmán–Al Baghdadi convoca a los musulmanes a unirse a la guerra de ISIS donde quiera que estén y dice que “nadie debe creer que la guerra que estamos librando es la guerra del Estado Islámico. Esta es la guerra de todos los musulmanes, pero el Estado Islámico la está esparciendo”. El líder del grupo terrorista reiteró que esta “es la guerra de los musulmanes contra los infieles” y dijo que “no hay excusa para ningún musulmán que es capaz de (emigrar) al Estado Islámico, o capaz de llevar un arma donde esté”. La guerra es, a juicio del líder de ISIS, “obligatoria” para todo musulmán, al tiempo que rechazó cualquier posible conciliación con judíos, cristianos “u otros infieles”. (Aciprensa)

Esta opinión fue vertida hace más de un año. ¿Será siempre actual? Pues parece que sí.

RevistaDabiqISIS_030816

De ahora, 3 de agosto de 2016: “El mandamiento es claro, matar a los infieles como Alá dijo”, fue la respuesta del Estado Islámico (ISIS) al Papa Francisco en el último número de su revista Dabiq titulada “Destruir la Cruz”, en la que afirma que odia al Occidente cristiano y acusa al Pontífice de querer “pacificar la nación musulmana”.

El último número de Dabiq fue publicado después de que el Papa Francisco afirmó, durante el vuelo de retorno de Polonia, “que no es justo identificar al islam con la violencia. No es justo ni es verdad”. Ese mismo día grupos de musulmanes fueron a las iglesias de Francia e Italia para condenar el asesinato del P. Jacques Hamel, por parte de dos terroristas del ISIS.

“Francisco sigue ocultando detrás de un velo engañoso de ‘buena voluntad’, cubriendo sus actuales intenciones de pacificar la nación musulmana”, señaló la revista del grupo fundamentalista, que también criticó al gobierno de Francia por decir que “el auténtico islam y una lectura apropiada del Corán son opuestas a toda forma de violencia”.

“Esta es una guerra justificada divinamente entre la nación musulmana y las naciones de los infieles”, afirmó el artículo titulado “Por la espada”, en referencia a los ataques en Francia, Bélgica, Estados Unidos, Alemania y contra turistas occidentales en Bangladesh.

Los terroristas insistieron en acusar al Papa y “muchas personas de los países cruzados” de “luchar contra la realidad” en sus esfuerzos por querer mostrar al islam como una religión de paz.

“Ciertamente, librar la yihad –difundiendo la ley de Alá por la espada– es una obligación encontrada en el Corán, la palabra de nuestro señor”, afirma el texto. “La sangre de los infieles se debe derramar de manera obligatoria. El mandamiento es claro. Matar a los infieles, como Alá dijo: ‘Entonces maten a los politeístas donde sea que los encuentren”, expresó. (Aciprensa)

Cuando Francisco dice que se idolatra al dinero, se destruye la naturaleza o se descarta la dignidad humana, ¿no está denunciando a una falsa religión que va sustituyendo a la religión verdadera en que se adora a Dios y se sirve al prójimo? Y si es así, ¿cómo es que esta guerra no es religiosa? ¿No está en juego la fe y la supervivencia de los valores evangélicos? ¿La política y la economía, no tienen acaso un soporte moral y religioso? ¿Qué concepción atea tiene el Obispo de Roma de la lucha entre el bien y el mal? ¿Existe el bien y el mal?…

Pareciera que para Francisco, no. El mundo está efectivamente en guerra, perdió los valores y cada vez más reniega de la religión. En otros tiempos, un Papa organizaría procesiones, rogaciones, cuarenta horas, ayunos… ¡hasta no dudaría en usar las armas en la legítima defensa que el derecho y la ley de Dios permite!

Pero no. Ahora es diferente. ¿Qué se nos propone para este mes manchado por la sangre de tantos mártires? Deporte. ¿No estamos en el mes de las Olimpiadas? Francisco y lo políticamente correcto… como siempre.

El_Video_del_Papa_8_–_El_deporte__por_la_cultura_del_encuentro_–_Agosto_2016_-_YouTube__720p__mp4

El Video del Papa 8 – El deporte, por la cultura del encuentro – Agosto 2016 https://www.youtube.com/watch?v=lWcqmL-iMOQ

En fin… y otro día hablaremos sobre la odiosa equiparación que hizo de los integristas islámicos, o sea los terroristas, con los que él llama “integristas” católicos…

[mks_separator style=”solid” height=”5″ ]

Nota del Denzinger-Bergoglio

Sobre el pretenso carácter pacífico del Islam:

EL ISLAM Y LA PAZ

1 – El Islam viola la ley natural en diversas materias
2 – No se puede equiparar el Islam con la Iglesia católica, pues no tiene la gracia infusa como cualquier religión ajena a ella
3 – Documentos de la Iglesia testifican la condición no pacífica del Islam
Anexo 1: La paz en el Islam es tan sólo para los que están bajo el dominio de Alá
Anexo 2: El Corán incita a la violencia contra todos los infieles, es decir, los no musulmanes
Anexo 3: Nadie mejor que los musulmanes para interpretar su propio libro: el Corán.
Entra en el desarrollo de estos documentos aquí→

Somos una red de sacerdotes diocesanos, amigos de comunes inquietudes, que realizan esta iniciativa en busca de respuestas seguras. Los sorprendentes aportes de Francisco contrastados con el Magisterio bimilenario de la Iglesia.