RORATE CÆLI

Posesión conciliar

Padre Denis Puga, FSSPX

Le Chardonnet

Junio, 2017

El padre Denis Puga es el nuevo párroco de una iglesia perteneciente a la FSSPX, la de San Nicolás del Chardonnet de París, que publica el boletín del mismo nombre.

Poco antes de sufrir su terrible Pasión, Nuestro Señor advirtió solemnemente a sus discípulos: “Mira que Satanás ha pedido poder zarandearos como el trigo” (Lc 22, 31). Esta advertencia es también válida para nosotros, ahora que la Iglesia, siguiendo a su Maestro, sufre una terrible crucifixión. Nuestra Iglesia ha sido abandonada y traicionada. Nuestra Iglesia ha sido ocupada.

La prudencia de un combatiente le exige no subestimar nunca a su adversario. San Pablo nos dice que no tenemos que luchar contra la carne y la sangre, sino contra los príncipes de las tinieblas. ¿Nuestro adversario? El mismo Demonio, el Príncipe de este Mundo, como Jesús lo llama a menudo tan acertadamente.

No podemos santificarnos abstrayéndonos del estado concreto y actual de la santa Iglesia católica, el arca de la salvación que, ella sola, puede llevarnos sanos y salvos a la orilla de la vida eterna.

No obstante, hemos de reconocerlo, esta Iglesia está en un estado catastrófico, el de “una barca que hace aguas“, según la expresión de un Papa reciente y que sin embargo ha contribuido en su vida a hacer muchos de los agujeros.

Nuestra Iglesia, desde hace décadas, está como poseída por un espíritu extraño que no es el Espíritu de Dios: es el espíritu del Concilio, que ha tomado posesión de todo, que se ha insinuado en todas partes. Todo esto se parece realmente a una posesión diabólica.

Quizás algunos se sobresalten ante estas palabras, pero ¿no estuvo el mismo Cristo, en su tentación en el desierto, bajo el poder físico del Demonio, que lo transportó a una alta montaña para ofrecerle todos los reinos de la tierra?

Monseñor Lefebvre hacía un análisis parecido. En la época del Vaticano II, en 1965, declaraba en relación con Gaudium et Spes: “Esta constitución pastoral no es ni pastoral ni emanada de la Iglesia católica: no apacienta a los hombres y los cristianos con la verdad evangélica y apostólica y, por otra parte, la Iglesia nunca ha hablado así. No podemos escuchar esta voz porque no es la voz de la Esposa de Cristo. Esta voz no es la voz del Espíritu de Cristo. La voz de Cristo, nuestro pastor, la conocemos. Esta la ignoraremos. Se ha vestido con piel de cordero; no es la voz del pastor, sino quizás la del lobo.” (Yo acuso al Concilio, p. 93).

Desde este último concilio, de siniestra memoria, Satanás ataca a nuestra Santa Iglesia con la sutileza del ser que se sabe más inteligente que nosotros, pobres mortales. Y por eso, si no queremos que acaben con nosotros los golpes sutiles de la rabia de este espíritu maligno, necesitamos claramente una ayuda divina. Y la fiesta de Pentecostés, que este año abre el mes de junio con su magnífica octava, redobla nuestra esperanza.

Los dones del Espíritu Santo en el alma del justo —es decir, del que está en estado de gracia— vienen en su auxilio para hacer salir todas las mentiras, todas las medias verdades, todos los sofismas de un príncipe de las tinieblas que sabe esconderse actuando a través de instrumentos humanos. El Espíritu Santo nos hace decir no a todos los compromisos, nos enseña a rechazar un lenguaje diplomático, político en el mal sentido de la palabra, el hiperlegalismo que desestructura las reacciones más sanas, y nos invita a renunciar a la tentación de un escaparate mediático contrario a la plena y clara confesión de la fe.

Así que purifiquemos nuestras almas, hagamos crecer esta gracia en nuestras almas, reencontrémosla si la hemos perdido por el pecado. Entonces estaremos armados contra las legiones de espíritus que recorren el mundo buscando la perdición de las almas.

Pongamos en el centro de nuestras vidas el Santo Sacrificio de la Misa que, como bien decía Monseñor Lefebvre, es el exorcismo por excelencia. Si no, ¡todos pereceremos!

[Traducido por Reyes V. Artículo original.]

RORATE CÆLI

Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos