Francisco con el "arzobispo" anglicano de Canterbury, Justin Welby.
CATHOLIC FAMILY NEWS

Tres años después, el Papa deja que los conservadores católicos se sientan marginados

Tres años después, el Papa deja que los conservadores católicos se sientan marginados.

A medida que nos acercamos al 13 de marzo, tercer aniversario de la elección de Bergoglio, habrá un aumento de noticias y comentarios acerca del Papa. Aquí hay uno de la Agencia Reuters (secular).

Por Philip Pullella y Tom Heneghan

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters).

Tres años después de la elección de Francisco, los conservadores católicos están cada vez más preocupados por cómo se está deshaciendo el legado de sus predecesores.

La popularidad de Francisco entre la mayoría de católicos y legiones de no católicos, le ha dado la imagen de un abuelito párroco que entiende lo difícil que a veces es seguir las enseñanzas de la Iglesia, en particular las relativas a la moral sexual.

Los conservadores se preocupan porque detrás de la fachada bondadosa se encuentra un reformador peligroso que está diluyendo la enseñanza católica sobre cuestiones morales como la homosexualidad y el divorcio, mientras se centra en los problemas sociales como el cambio climático y la desigualdad económica.

Entrevistas con cuatro funcionarios del Vaticano, incluyendo dos cardenales y un arzobispo, así como otras con teólogos y comentaristas, pusieron de relieve los temores conservadores respecto a las palabras de Francisco y a los hechos que pueden llegar a romper la Iglesia de 1.200 millones de miembros.

Los comentarios en los blogs conservadores acusan regularmente el pontífice argentino de sembrar la confusión doctrinal y el aislamiento de los que se ven a sí mismos como guardianes de la fe.

“Voy a la cama. Despiértame cuando este pontificado haya terminado”, lo tuiteó Damien Thompson, editor asociado de la revista británica “The Spectator” y comentarista católico conservador. Thompson fue uno de los conservadores que se sintió ofendido en una rueda de prensa improvisada que Francisco dio en un vuelo a casa desde México. En ella, agitó el debate presidencial de EE.UU. al criticar la postura de inmigración del candidato republicano Donald Trump e hizo comentarios que fueron interpretados como una apertura para usar anticonceptivos a fin de detener la propagación del virus Zika.

Fueron el último de una línea de enunciados sin guión que han dejado a muchos conservadores sentir nostalgia por los días de dos predecesores de Francisco, Benito y Juan Pablo, que atronaban con regularidad contra la contracepción, la homosexualidad y el aborto.

“Cada vez que esto ocurre Me pregunto si se da cuenta de la mucha confusión que está causando”, dijo un cardenal conservador con sede en Roma que participó en el cónclave que eligió a Francisco hace tres años y habló con la condición del anonimato. Él no dijo si él votó por Francisco porque los participantes en cónclaves están obligadas a guardar secreto.

El Papa y las bancadas de la Iglesia.

Otro alto funcionario, un arzobispo en un importante ministerio del Vaticano, dijo: “Estos comentarios de alarma no son sólo de los sacerdotes tradicionalistas, sino incluso de sacerdotes liberales que se han quejado de que la gente les exige, en temas que son muy claros, diciendo “El Papa me dejaría hacer esto ‘¿por qué tú no?’ “.

Francisco sorprendió por primera vez a los conservadores sólo unos meses después de su elección el 13 de marzo de 2013, cuando dijo: “¿Quién soy yo para juzgar?” al respecto de los homosexuales católicos que estaban, al menos, tratando de vivir de acuerdo con las normas de la Iglesia en lo que se refiere a la castidad.

Él molestó más aún cuando cambió las reglas de la Iglesia para que las mujeres pudieran participar en un servicio de Cuaresma que era sólo para hombres, descartaba campaña alguna para convertir Judíos y aprobaba una “oración en común” con los luteranos para conmemoraciones conjuntas en el próximo quinto centenario del inicio de la reforma protestante.

Un cruce de caminos importante en el enfrentamiento conservadores-progresistas aparece como inminente y podría llegar tan pronto como a mediados de marzo. Se podría revelar hasta qué punto este pontífice políticamente astuto quiere transformar su Iglesia. Francisco debe emitir un documento llamado Exhortación Apostólica después de dos años de debate y dos importantes reuniones de obispos para hablar de la familia – forma vaticana de referirse a sus políticas sobre el sexo.

La cuestión, que comenzó con una encuesta sin precedentes de los católicos de todo el mundo, se redujo al final a un tema candente – si los católicos divorciados que vuelven a casarse fuera de la Iglesia pueden recibir la comunión en el rito central de la Misa. Los conservadores dicen que cualquier cambio podría perjudicar el principio de la indisolubilidad del matrimonio que Jesús estableció.

Al final del sínodo del año pasado, Francisco aguijoneó a los líderes de la Iglesia inamovibles que, dijo, “entierran sus cabezas en la arena” y se esconden detrás de la doctrina rígida mientras que las familias sufren.

El documento final de la reunión habló de un denominado “fuero interno” en el que un sacerdote o un obispo pueden trabajar con un católico que se ha divorciado y vuelto a casar para decidir de forma privada y sobre una base de caso por caso si él o ella pueden ser totalmente re-integrados.

Esa grieta en la puerta doctrinal molestó a muchos conservadores, que temen que el próximo documento de Francisco pueda abrir las puertas de la inundación.

¿En la Iglesia de cualquier manera?.

Es difícil cuantificar los conservadores católicos. Los liberales dicen que aquellos son una minoría y rechazan las afirmaciones conservadoras de que son la verdadera “base” de la Iglesia.

“La inmensa mayoría de los católicos entiende lo que el Papa quiere hacer, que es llegar a todo el mundo”, dijo un cardenal cercano a Francisco.

“Se ha hecho más agudo e intenso desde que llegó Francisco a causa de que ha conseguido un feedback positivo de los principales medios de comunicación. Lo que en la extraña lógica de los grupos conservadores, es sospechoso, aunque sólo sea por esa causa”, dijo el blogger catóico Arthur Rosman.

Uno de los principales abanderados conservadores, Ross Douthat, autor Católico y articulista del New York Times, ha expresado su profunda preocupación por las repercusiones a largo plazo de la cuestión de la comunión para los divorciados vueltos a casar. “Puede ser que este conflicto sólo acabe de comenzar,” dijo Douthat en una conferencia a los conservadores estadounidenses en enero. “Y puede ser que al igual que con los conflictos anteriores en la historia de la Iglesia, con el tiempo sea lo suficientemente grave como para terminar en el cisma real, una separación permanente de los caminos.”

RUPTURA PREVIA.

La última ruptura interna en la Iglesia fue en 1988 cuando el arzobispo francés Marcel Lefebvre consagró obispos sin la aprobación del Vaticano a fin de garantizar la sucesión en su grupo ultra tradicionalista, la Sociedad de San Pío X (FSSPX).

La FSSPX rechaza las reformas modernizadoras del Concilio Vaticano II, 1962-1965, incluida la histórica apertura al diálogo con otras religiones. Aunque sigue siendo un pequeño grupo, su disidencia sigue socavando la autoridad papal.

El abanderado conservador en Roma es el cardenal Raymond Leo Burke, un estadounidense de 67 años de edad, quien en 2014 dijo a un entrevistador que la Iglesia en virtud de Francisco va como “un barco sin timón”. Francisco no estaba contento. Ese mismo año quitó a Burke como jefe del más alto Tribunal del Vaticano y lo degradó al puesto de capellán de un grupo de caridad.

Los conservadores también están preocupados sobre Francisco por su inclinación a delegar el poder de toma de decisiones sobre varias cuestiones del Vaticano a nivel regional, nacional o de la diócesis, lo que el Papa ha llamado “una descentralización saludable”. Este es un anatema para los conservadores que dicen que las normas deben aplicarse de forma idéntica en todo el mundo. Advierten que la devolución del poder dejaría el Vaticano vulnerable a las fracturas observadas en las iglesias anglicanas y ortodoxas. “Si nos fijamos en estas dos grandes Iglesias, no están en muy buena forma”, dijo Massimo Faggioli, historiador y profesor asociado de teología en la Universidad de St. Thomas en Minnesota. “Es por eso que los conservadores están nerviosos. Creen que Francisco no entiende el peligro”.

[Traducido por Alberto Guzmán. Artículo original]
CATHOLIC FAMILY NEWS

Artículos de la web católica Catholic Family News cfnews.org. Traducidos y publicados con autorización del editor.