THE REMNANT

Ya está bien de misericordia y diálogo

Miembro de la Comisión Teológica Internacional del Vaticano despedido por cuestionar al Papa sobre Misericordia y Diálogo.

El Twitter católico está vivo hoy con críticas a la decisión de USCCB de despedir al P. Thomas Weinandy, el ex jefe de su oficina doctrinal. Les tomó horas a los valientes defensores del statu quo lanzarse en acción contra la moderada y respetuosa súplica del fraile franciscano al papa Francisco de defender la fe católica y a sus fieles. O al menos, dejar de atacarlos.

En una carta hecha pública el 1 de noviembre, el P. Weinandy, ex jefe de gabinete del Comité de Doctrina de los Obispos de los Estados Unidos y miembro de la Comisión Teológica Internacional del Vaticano, advirtió al papa Francisco que había causado una “confusión crónica” entre los fieles y los obispos.

Le escribió al Papa: “Enseñar con una falta de claridad tan intencional inevitablemente arriesga pecar contra el Espíritu Santo, el Espíritu de la verdad”. Añadió que los católicos están “desconcertados” por el nombramiento de obispos “que parecen estar no solamente abiertos a aquellos que tienen puntos de vista contrarios a las creencias cristianas, sino que los apoyan e incluso los defienden”.

En una entrevista de ayer con John Allen’s Crux, agregó, más proféticamente de lo que había pensado, “No creo que nadie pueda, o deba, asociar mi carta con la USCCB o los obispos estadounidenses”. Ninguno estuvo involucrado en mi redacción de la carta, y su publicación será nueva para ellos”.

“Los obispos aprenden rápidamente”, escribió en su carta, “y lo que muchos han aprendido de su pontificado no es que esté abierto a la crítica, sino que la resiente”, afirmando que muchos obispos no hablan públicamente por temor de ser “marginados o algo peor”.

Y efectivamente, a las pocas horas de hacer pública su carta, nos enteramos de que el P. Weinandy había sido despedido. Por supuesto, Twitter está ocupado comentando sobre la ironía: cómo un hombre que expresa su grave preocupación de que hay una atmósfera de temor a ser castigado por expresar preocupaciones serias, fue despedido inmediatamente.

Quizás el aspecto más sorprendente de este pequeño incidente es cuán completamente ciegos son los obispos de EE. UU. -como en casi todos los episcopados- con lo que los analistas políticos llaman la “óptica”. Los consultores políticos a menudo preguntan: ¿cómo se ve? Y se ve extremadamente mal. Como si la niebla de la ironía no fuera lo suficientemente espesa, en respuesta a la indignación de los católicos, la USCCB hizo lo mismo que todos los demás miembros de la camarilla del papa Francisco y comenzó a bloquear a los críticos de su cuenta de Twitter. Lo cual, debe decirse, solo prueba el punto del P. Weinandy una vez más.

Algunas de las críticas han sido inusualmente agudas. P. Hunwicke escribió esta tarde: “Esta humillación ritual barata y vulgar ejemplifica hasta qué punto P [apa] F [rancisco] está presidiendo una Iglesia de pendencieros en la que los obispos pequeños y minicardenales compiten para vencerse en las apuestas de adulación. Así como Tom Weinandy, en efecto, acaba de decir”.

Mientras escribo esto, la indignación está haciendo lo contrario de morir, y sin duda es una señal de cómo los católicos hartos -incluso los que nunca se identificarían como tradicionalistas- se han convertido con este Papa y su cuadro de pendencieros episcopales. En su carta, el P. Weinandy recalcó la declaración de que él no es signatario de la Corrección filial o cualquier otra declaración pública contra la agenda del papa Francisco.

De hecho, un antiguo alumno suyo me escribió hoy diciendo:

“Veo que el P. Thomas Weinandy ha sido aplastado. Fue uno de mis profesores en Patrística en Oxford y fue uno de los académicos más amables, menos confrontacionales y amables que uno podría haber esperado conocer. Para mí, el hecho de que haya elegido escribir para expresar su preocupación por la crisis en la iglesia y el papado es muy significativo.

No es ni tradicionalista ni controvertido, sino un fraile humilde y sincero, de pensamiento claro y totalmente leal a la Iglesia y a Sus enseñanzas. Me sorprendería ahora si no viéramos más de este tipo de carta / ejercicio de conciencia. Me imagino que va a ser cada vez más difícil para los hombres de conciencia y posición no definirse”.

Cuando lo publiqué, esta evaluación fue respaldada por Joseph Shaw, el director de la Latin Mass Society del Reino Unido y el portavoz de la corrección filial, quien escribió: “Esto es absolutamente correcto. No es un hombre que busque la confrontación”.

La pieza de Crux ofreció una sucinta lista de viñetas de las preocupaciones del P. Weinandy. Dijo que el Papa está…

  • Fomentando la “confusión crónica”.
  • “Degradando” la importancia de la doctrina.
  • Nombrando obispos que “escandalizan” a los creyentes con dudosa “enseñanza y práctica pastoral”.
  • Dando la impresión a prelados que objeten de que serán “marginados o peor” si hablan.
  • Causando a los fieles católicos a “perder la confianza en su supremo pastor”.

Nuestro amigo Edward Pentin ha reproducido el texto completo de la carta en el National Catholic Register, que definitivamente vale la pena leer. P. Weinandy envió la carta al Papa el 31 de julio, la fiesta de San Ignacio de Loyola. Al igual que los cardenales de los Dubia, dijo que la hizo pública solo después de que el Papa lo hubiera ignorado durante meses.

Notable en su crítica es su sabor pastoral distintivo, su preocupación por el efecto que la situación está teniendo en la gente común. El Papa, dijo, parece “censurar e incluso burlarse” de los críticos de Amoris Laetitia por su deseo de interpretarlo de acuerdo con la enseñanza católica, y al hacerlo está cometiendo una “especie de calumnia… ajena a la naturaleza del ministerio petrino”.

En una entrevista con Crux, Weinandy dijo que no le teme a las represalias, sino que estaba “más preocupado por el bien que podría hacer mi carta”. La carta “expresa las preocupaciones de mucha más gente que solo yo, gente común que ha venido a mí con sus preguntas y aprensiones. Quería que supieran que los había escuchado”.

“He hecho lo que creo que Dios quería que hiciera, [1]”, dijo.

De hecho, el P. Weinandy ha reforzado mi propia teoría del “Gran Clarificador”, diciendo que este pontificado, y la falta de respuesta de sacerdotes y obispos, está permitido por Dios para revelar “cuán débil es la fe de muchos dentro de la Iglesia”, Agregó que Francisco ha revelado que muchos en la Iglesia “tienen puntos de vista teológicos y pastorales dañinos”.

Lo cual inevitablemente trae a la mente otras respuestas que no han sido tan claras, ni tan pastorales.

Cuando el cardenal Muller fue removido abruptamente de su cargo como jefe de la CDF, el mundo católico conservador gimió que era otro caso de un “buen” prelado del que se había librado. Y parece claro por la forma en que se hizo, y por la manera en que Francisco trató a Muller en general, que de hecho se deshizo de él. Pero su descripción por los escritores conservadores como un campeón asediado de la ortodoxia católica perseguido por el régimen por su fidelidad traiciona una memoria algo selectiva y un lapso de atención corto. Ed Pentin tiene un largo archivo de entrevistas y artículos sobre Muller que muestran claramente su completa incapacidad para tomar una decisión de qué lado está.

Un examen rápido de las entrevistas y declaraciones de Muller revela una mente irresoluta y en última instancia calculadora de un hombre que está, según me dicen fuentes cercanas a él, motivado principalmente por un pueril deseo de ser aprobado por los “niños geniales” en el Vaticano, por un lado, y una convicción inquebrantable de su propia brillantez teológica por el otro.

Más recientemente, el 30 de octubre, Crux lo citó bajo el titular: “El cardenal Muller respalda al papa Francisco contra los críticos de ‘Amoris Laetitia’“, en el cual el ex jefe de la FCD subió al tren Kasperiano en la recepción de la Comunión por adúlteros no arrepentidos.

Señalándose furiosamente con las palabras de moda de la iglesia de Francisco e incluso más moderna incoherencia total, Muller escribe que “factores atenuantes en la culpa” pueden llevar a las parejas a una “situación matrimonial incierta” a través de un “camino de arrepentimiento” -siempre “acompañados” por un confesor exquisitamente sensible- hasta el punto donde la recepción de la Comunión ya no es pecaminosa. Presumiblemente porque el adulterio en sí ya no es pecaminoso. O el sacrilegio tampoco, supongo. O algo. De alguna manera, la “nueva evangelización” está involucrada en esto, aunque no está claro cómo exactamente está bien el adulterio y el sacrilegio. Además, es muy importante cumplir con la obligación de la misa dominical, y como todos saben, uno no puede ir a Misa un domingo sin recibir la Comunión.

Oímos nuevamente, como lo hicimos incesantemente de los Kasperianos en los Sínodos, sobre el caso difícil de la pobre mujer que ha sido abandonada por el primer esposo, y que “no encuentra otra salida que confiarse a una persona bondadosa”… con quien, supongo, tampoco tiene otra opción que tener relaciones sexuales. Por bondad de corazón

De todos modos, el resultado de esto es una “relación parecida al matrimonio” sobre la cual los confesores deben tener mucho cuidado de no decir cosas crueles. O ser demasiado “extremo”. Es muy importante para él evitar una “adaptación barata al relativista Zeitgeist “, por un lado, y una “aplicación fría de los mandamientos dogmáticos y las reglas canónicas”, por el otro. Porque eso podría ser demasiado polarizador. Y malo.

Y de todos modos, los pecados de la carne no son las peores cosas de la historia. Hay, como, “diferentes niveles” de gravedad, ¿sabes? Y, como, depende del tipo de pecado, ¿verdad? Los “pecados del Espíritu” como el orgullo espiritual, la avaricia y demás son peores que los “pecados de la carne”, ¿sabes? Que son, como, solo el resultado de la “debilidad humana”, ¿verdad?

Aparentemente, el problema real con todo esto ha sido que el escándalo Kasperiano ha sido totalmente explotado, de alguna manera, fuera de proporción, y la “polarización” que ha causado ha sido “lamentable”. La cuestión de la Comunión para católicos divorciados y civilmente “casados”, dijo, ha sido “falsamente elevada al rango de una cuestión decisiva del catolicismo y una medida de comparación ideológica para decidir si uno es conservador o liberal, a favor o en contra del Papa”.

Durante años bajo el Papa Benedicto, Muller estuvo involucrado en una guerra abierta con el episcopado alemán que insistía en que iban a permitir la Comunión a los divorciados y vueltos a casar, sin importar lo que dijera Roma, incluso amenazando con ir a un cisma si no lo conseguían [2].

Muller, con poco respaldo del Papa Benedicto XVI, que parecía contento de permitir que su prefecto de la CDF y los alemanes gritaran sus diferencias, y con la oposición directa de Francisco, se esforzó por mantener la línea. El hecho de que Francisco orquestó los Sínodos para socavarlo ciertamente no fue su culpa. Y es difícil imaginar que alguien esté en una posición peor de la que tenía en ese momento.

Pero desde entonces, Muller ha demostrado muy poco de su determinación anterior, en su lugar intentando de un día para otro apaciguar a ambos lados. Supuestamente eliminado de la FCD -y, por supuesto, alabado por los “conservadores” – por su leve y equívoca oposición a Amoris Laetitia, Muller ha ido y venido en lo que puede verse fácilmente como un intento desesperado de encontrar amigos en ambos bandos. Con esto en mente uno podría ser perdonado por no tomar su ensayo del 30 de octubre demasiado en serio.

Quizás uno de los buenos efectos  de la persecución del P. Weinandy será demostrar cómo se supone que debe actuar un pastor de la Iglesia Católica. Como dijo mi amigo, tal vez “va a ser cada vez más difícil para los hombres de conciencia y posición no definirse”, suponiendo que quede alguno.

Hilary White

(Traducido por Rocío Salas. Artículo original)

[1] En esta entrevista, el P. Weinandy dio una historia notable de cómo su oración pidiendo una “señal” de que debía escribir la carta fue contestada muy específicamente: “Si quieres que escriba algo, tienes que darme una señal clara”, recuerda Weinandy. “Mañana por la mañana, voy a Santa María Mayor a orar, y luego voy a San Juan de Letrán. Después de eso, volveré a San Pedro para almorzar con un seminarista amigo mío”.  “Durante ese intervalo, debo encontrarme a alguien que conozco pero que no he visto en mucho tiempo, y que nunca esperaría ver en Roma en este momento. Esa persona no puede ser de los Estados Unidos, Canadá o Gran Bretaña. Además, esa persona tiene que decirme: “Sigue escribiendo bien”. Weinandy dijo, exactamente eso sucedió al día siguiente, en una reunión casual con un arzobispo que conocía hace mucho tiempo pero que no había visto durante más de veinte años, que lo felicitó por un libro sobre la Encarnación y luego dijo las palabras correctas, “sigue con la buena escritura”. “Ya no había ninguna duda en mi mente de que Jesús quería que escribiera algo”, dijo Weinandy.

[2] Es notable que estos berrinches escandalosos de los obispos alemanes se detuvieron abruptamente casi al mismo tiempo que el Cardenal Kasper pronunció su infame discurso del consistorio en febrero de 2014.

Hilary White

Nuestra corresponsal en Italia es reconocida en todo el mundo angloparlante como una campeona en los temas familia y cultura. En un principio fue presentada por nuestros aliados y amigos de la incomparable LifeSiteNews.com, la señora Hillary White vive en Norcia, Italia.