Francisco habría dicho a los jefes de dicasterio: «Como el cardenal Burke es mi enemigo, le voy a quitar el apartamento y el sueldo»

Según una nota de La nueva brújula cotidiana basada en fuentes fidedignas, el papa Francisco les dijo a los jefes de dicasterio en su reunión del pasado día 23: «Como el cardenal Burke es mi enemigo, le voy a quitar el apartamento y el sueldo».

Estas palabras no sorprenderán a quienes hayan seguido de cerca el pontificado de Francisco. Por lo que se sabe, es uno de los pocos que advirtieron sobre Bergoglio a sus compañeros en el cardenalato durante el cónclave que lo eligió en 2013. No sólo eso: monseñor Burke saca de quicio a Bergoglio porque es estadounidense y porque siempre está recordándole la doctrina y la tradición de la Iglesia.

De confirmarse, formaría parte de la escalada de represalias de Francisco contra Burke. En diciembre de 2013 Francisco expulsó a Burke de la Congregación de los Obispos para sustituirlo por el actualmente caído en desgracia cardenal Donald Wuerl, estrecho compinche del depredador sexual cardenal Theodore McCarrick.

Monseñor Burke fue destituido por Francisco de su cargo de Prefecto de la Signatura Apostólica en noviembre de 2014, y pontífice le asignó un cargo menor como el de patrono de la Soberana Orden de Malta. Después de suscribir los dubia que pedían claridad sobre las intenciones del Papa en Amoris letitia, Burke fue a todos los efectos destituido de dicho cargo en 2017. Presentó su renuncia oficial el pasado mes de julio, mucho después de haber dejado de ejercer el cargo, y fue inmediatamente sustituido. Mientras tanto, el papa Francisco y sus aliados no han dejado de hacer comentarios mordaces e hirientes sobre monseñor Burke. Francisco llegó al extremo de burlarse de Burke tildándolo de negacionista cuando éste estaba gravemente enfermo con covid.

A pesar de no haber sido confirmado, el rumor es sumamente verosímil teniendo en cuenta la manera en que Francisco suele tratar a quienes considera enemigos. El caso más extremo es la guerra que libra contra los sacerdotes y laicos que dan culto a Dios con la Misa tradicional en latín. Lo corroboran además la apresurada destitución por parte de Francisco de Georg Gänswein, secretario personal de Benedicto XVI, y  la destitución sumaria del purpurado estadounidense Joseph Strickland por sus críticas a Francisco en las redes sociales.

El peronismo y la distinción entre amigos y enemigos en que se basa este movimiento político son una doctrina desastrosa y poco católica, y más aún cuando se utiliza contra otros católicos. Pues bien: el peronismo es el hilo conductor del presente pontificado. Roguemos por nuestros obispos y cardenales, que están subordinados a Francisco, y por los muchos sacerdotes y laicos a los que ha perjudicado y perjudicará.

(Traducido por Bruno de la Inmaculada. Artículo original)

RORATE CÆLI
RORATE CÆLIhttp://rorate-caeli.blogspot.com/
Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos

Del mismo autor

Aprender las cuatro Postrimerías con Dante (Padre Cipola)

 Homilía del último domingo después de Pentecostés Del evangelio de hoy: Porque,...

Últimos Artículos

«Este es mi Hijo, el amado, en quien me complazco»

I. El Evangelio del pasado Domingo nos presentaba a...

Mater mea, fiducia mea

En Roma, en la capilla del Pontificio Seminario Mayor,...