Al hombre no le fue dada el habla para ocultar sus pensamientos, sino para expresar la verdad. Sin embargo, para difundir sus errores, los herejes ocultan las profundidades de su pensamiento, ocultándolos en la obscuridad para que solo los iniciados puedan entenderlos.1

Ambigüedad y herejía

En general, un hereje utiliza las sombras de la ambigüedad para engañar a los fieles, así como los búhos y otras aves de presa nocturnas aprovechan la obscuridad de la noche para sorprender a sus presas. Esto es lo que hicieron los herejes jansenistas cuando intentaron escapar de la condenación a través de sucesivas metamorfosis. Sus trucos no escaparon a la vigilancia del Papa Pío VI. En su Bula Auctorem Fidei, promulgada el 28 de Agosto de 1794, él denuncia a los promotores del Sínodo de Pistoia del siguiente modo:2

Conocían bien el arte malicioso de los innovadores, quienes, temiendo ofender a los oídos católicos, se esfuerzan por cubrir sus trampas con palabras fraudulentas para que el error, oculto entre el sentido y el significado (San León el Grande, Carta 129, de la edición de Baller), se insinúa más fácilmente a sí misma en la mente de las personas y -después de haber alterado la verdad de la frase por medio de un agregado o variante muy breves- se asegura de que el testimonio que tenía que traer la salvación pueda, después de un cierto cambio sutil, conducir a la muerte.«3

In dubio pro reo?

¿La ambigüedad protege a un hereje de la condena? ¿Le evita ser denunciado?

Algunos católicos creen que si una proposición es capaz de una buena interpretación, entonces, a pesar de su manifiesto mal significado, no se puede tomar ninguna medida canónica contra ella o su autor. In dubio pro reo, dicen ellos.

En efecto, si se trata de una única declaración ambigua, o solo de unas pocas, pueden atribuirse a la mala elección de las palabras, a una torpe improvisación, a la fatiga o a alguna otra explicación razonable de este tipo.

Sin embargo, cuando las ambigüedades son continuas, repetidas y, además, acompañadas de actos, gestos, actitudes y omisiones que confirman la interpretación errónea de las afirmaciones, entonces uno puede concluir legítimamente que este es su verdadero significado. En este caso, ya no hay duda sobre su significado. Por lo tanto, el axioma in dubio pro reo no se aplica.4

Desenmascarando la herejía camuflada «bajo el velo de la ambigüedad«

Por lo tanto, como afirma el Papa Pío VI, es necesario desenmascarar la herejía que se camufla «bajo el velo de la ambigüedad«. Esto se hace exponiendo su verdadero significado:

«Contra estos escollos, que desafortunadamente se renuevan en todas las edades, no se establecieron mejores medios que exponer las oraciones que, bajo el velo de la ambigüedad, envuelven una peligrosa discrepancia de sentidos, señalando el significado perverso bajo el cual se encuentra el error que la Doctrina Católica condena «5.

Esto es precisamente lo que hizo San Pío X con el modernismo. En su encíclica Pascendi Dominici Gregis, el Papa mostró cómo las declaraciones ambiguas, confusas y sospechosas de los modernistas formaron un sistema coherente y herético cuando se analizaron en su conjunto y desde la perspectiva de su filosofía inmanentista subyacente:

«Es uno de los dispositivos más inteligentes de los modernistas (como se les llama comúnmente y con razón) para presentar sus doctrinas sin orden y disposición sistemática, de manera dispersa e inconexa, para que parezca que sus mentes están en duda o vacilación, cuando en realidad, están bastante inamovibles y firmes. Por esta razón, será una ventaja, Venerables Hermanos, reunir sus enseñanzas aquí en un grupo, y señalar sus interconexiones, y así pasar a un examen de las fuentes de los errores, y prescribir remedios para evitar los malos resultados.«6

Además de desenmascarar el significado herético subyacente en las declaraciones ambiguas, los actos, gestos, actitudes y omisiones de alguien que es sospechoso de herejía, deben ser analizados para ver si confirman o no la desviación doctrinal y la intención de favorecer el error.

Herejía y odio de Dios

Para comprender mejor la gravedad de la enseñanza ambigua, debemos considerar la gravedad del pecado de herejía.

En nuestros días dominados por el relativismo y con el diálogo ecuménico e interreligioso que se presenta como la nueva norma de la fe, las nociones de verdad y error, bien y mal, se vuelven cada vez más confusas. Así se ha perdido casi por completo la noción de la gravedad de la herejía y sus consecuencias.

El pecado de herejía participa del pecado más grave, el odio de Dios. Debido a que la herejía, siendo un rechazo de la verdad revelada, constituye un acto de rebelión contra Dios, por cuya autoridad creemos en lo que Él ha revelado. Al rechazar la verdad revelada, el hereje substituye a Dios por sí mismo.

Santo Tomás de Aquino explica que «la herejía es una especie de incredulidad, que pertenece a aquellos que profesan la fe Cristiana, pero corrompe sus dogmas«.7 La herejía «se vuelve voluntaria por el hecho de que un hombre odia la verdad que se le propone«. Por lo tanto, «es evidente que la incredulidad alcanza su pecamminosidad a través del odio a Dios8, ¿De quién es la verdad el objeto de la fe?9 A su vez, el odio a Dios «es el pecado más grave» y «es principalmente un pecado contra el Espíritu Santo«.10

«Sin fe, es imposible agradar a Dios»

La herejía destruye la vida sobrenatural, porque separa al hereje de la fuente de la gracia, que es Dios. El hereje «tiene la intención de asentir a Cristo, pero fracasa en su elección de las cosas en las que él asiente a Cristo, porque no elige lo que Cristo realmente enseñó, sino las sugerencias de su propia mente«.11 En consecuencia, incluso si un hereje acepta algunas verdades reveladas, su creencia no es un acto de obediencia a Dios, sino un acto de adhesión a lo que él ha elegido. Por lo tanto, él anula la Divina Voluntad con la suya propia. Su fe es puramente humana, sin valor sobrenatural.

Ahora bien, San Pablo enseña, y esta enseñanza se repite en el Magisterio de la Iglesia12—que “sin fe, es imposible agradar a Dios” (Hebreos, 11: 6). Por lo tanto, al adherir a la herejía y abandonar la fe sobrenatural, el hereje rompe con Dios, pierde la vida sobrenatural y toma el camino de la condenación eterna.

Un hereje debe ser evitado

Dada la extrema gravedad del pecado de herejía y el peligro de ser influenciado por un hereje, el Apóstol hizo una seria advertencia a los Gálatas: «Pero aún cuando nosotros mismos o un ángel del Cielo os anunciara un Evangelio distinto del que os hemos predicado, sea anatema. » (Gál. 1: 8).

Él completa su pensamiento en la Epístola a Tito: «A un hombre que es un hereje, después de la primera y la segunda amonestación, evítalo: sabiendo que él se ha pervertido, y pecado y está condenado por su propio juicio «. (Tit. 3: 10-11).

Del mismo modo, San Juan, el Apóstol del Divino Amor, ordenó: «Si alguien no permanece en la enseñanza de Cristono deben recibirlo en su casa ni saludarlo» (2 Juan 9-10).

Ambigüedad y odio a Dios

La ambigüedad doctrinal y moral, especialmente en actos y documentos del Magisterio, 13 es algo muy serio, que debe tratarse con la misma severidad que una herejía que es profesada abiertamente. Más bien, incluso más rigurosamente, ya que se abre paso subrepticiamente. La ambigüedad oculta la herejía y conduce a la herejía. En otras palabras, lleva a los fieles al odio de Dios.

1 «La palabra fue dada al hombre para ocultar sus pensamientos.» Esta cínica frase es atribuida a Charles-Maurice Talleyrand (1754-1838), el famoso obispo apóstata Charles Maurice Talleyrand (1754-1838), el famoso obispo apóstata, que abandonó el estado eclesiástico y se transformó en un político y diplomático al servicio de la Revolución Francesa y Napoleón Bonaparte.

2 El Sínodo de Pistoia fue un sínodo diocesano convocado por el Obispo Scipione de´ Ricci. El quería reformar a la Iglesia Católica utilizando las doctrinas del Jansenismo.

3 Pío VI, Bula Auctorem Fidei, 28 de agosto de 1794, http://w2.vatican.va/content/plus-vi/it/documents/bolla-auctorem-fidei-28-agosto-1794.html. (La traducción es nuestra).

4 Ver Arnaldo Vidigal Xavier da Silveira, “Not Only Heresy Can Be Condemned by Ecclesiastical Authority” in Can Documents of the Magisterium of the Church Contain Errors? Can the Catholic Faithful Resist Them? (Spring Grove, Penn.: The American Society for the Defense of Tradition, Family and Property, 2015).

5 Pío VI, Auctorem Fidei.

6 http://w2.vatican.va/content/pius-x/es/encyclicals/documents/hf_p-x_enc_19070908_pascendi-dominici-gregis.html

7 Santo Tomás de Aquino, Suma Teológica, II-II q. 11, a, 1, c.

8 Alguien puede objetar que el hombre no puede odiar a Dios como su bien supremo y último fin, lo cual es cierto. Pero el Doctor Angélico explica que «hay efectos que contrarían a la voluntad humana desordenada, como, por ejemplo, la inflicción de un castigo, la cohibición de los pecados por la ley divina que contraría a la voluntad depravada por el pecado. Ante la consideración de estos efectos puede haber quien odie a Dios, porque le considera como quien prohibe pecados e inflige castigos.» (ib. id. II-II, 34, 1)

9 Ibid, II-II, q. 34, a. 2, ad 2 (El destaque es nuestro)

10 Ibid, II-II, q. 34, a. 2, corpus y respuesta ad. 1.

11 Ibid., II-II, q. 11, a, 1, c. (El destaque es nuestro)

12 Concilio de Trento, «Decreto sobre la Justificación», cap. 7; Concilio Vaticano I, Dei Filius, cap. 3, «Sobre la fe», nro. 5.

13 Como señala Pío VI «Si esta convulsionada y errónea forma de disertar es viciosa en alguna manifestación oratoria, de ninguna manera debe ser utilizada en un Sínodo, del cual el primer mérito consistir en adoptar, en sus enseñanzas, una expresión tan clara y límpida como para no dejar lugar a peligrosas objeciones.» Pío VI, Auctorem Fidei.

L’articolo Ambigüedad, herejía y odio a Dios proviene da Correspondencia romana | agencia de información.

Corrispondenza Romana
«Correspondencia romana» (CR) es una agencia católica de información, cuyo director es el Prof. Roberto de Mattei, creada en 1980, que se publica regularmente todas las semanas desde noviembre de 1985. Desde entonces «Correspondencia romana» no ha cambiado su línea editorial y su concepción de la cultura, destacándose como un polo de referencia por la coherencia y la claridad de sus posiciones. El arco de noticias de CR abarca desde las temáticas religiosas hasta las políticas, culturales y las referentes a las costumbres, ofreciendo siempre una información documentada sobre los acontecimientos que permite emitir un juicio preciso y oportuno sobre los mismos. Su link ofrece una cuidadosa selección de lo que también es importante conocer en la Web.