• María, Madre y Maestra del Sacerdote (II)

    Porque ha mirado la pequeñez de su esclava (Lc. 1, 48). Queridos hermanos, en este verso, la Santísima Virgen, agradece complacida que Dios se haya dignado mirarla con buenos ojos, y acordarse de Ella, y haya obrado grandes cosas por medio de Ella; y, a su...
  • No nos induzcas a la tentación

    Queridos hermanos, el pasado mes de diciembre de 2017 entró en vigor en Francia la nueva traducción de  la frase del Pater noster, Et ne nos inducas in tentanionem: Y no nos dejes caer en la tentación, la  misma traducción  que en español. La traducción literal...
  • Adulterio

    Sus ojos están llenos de adulterio. 2 Pe. 2, 14. El adulterio es un pecado de lujuria. Queridos hermanos, Dios quiere nuestra santificación, y quiere que nos abstengamos de las inmundicias  de la carne, así lo dice San Pablo en la primera Carta a los de...
  • María, Madre y Maestra del sacerdote

    Y mi espíritu se alegra en Dios, Mi Salvador, porque ha mirado la humildad de su esclava. Lc. 1.47-48 Queridos  hermanos, María es Madre y Maestra de  forma privilegiada y especial del sacerdote.  La relación del sacerdote con la Madre de Dios debe alcanzar una profundidad...
  • El Santo Sacrificio en el corazón del sacerdote II

    Queridos hermanos, no es una frase devota y amable hablar del “Santo Sacrificio en el corazón del sacerdote”, no lo es. Es una realidad de hondo sentido, que toca la esencia del sacerdocio, y la razón de ser del sacerdote. El Santo Sacrificio es la vida...
  • La fortaleza de la fe y la oración

    Velad y orad para no caer en la tentación; es espíritu está pronto, pero la carne es flaca. Mt. 26, 42 Queridos hermanos, la cita de San Mateo es clara y no deja dudas, y bien la considero como una de las causas, no menos importante,...
  • La Virginidad de María

    Queridos hermanos, la virtud de la pureza brilla por sí misma, es la que hace a las almas semejantes a los ángeles, y la que mejor refleja la imagen perfecta de Jesucristo. ¡Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea! Cantamos emoción y sentimiento a nuestra...
  • A solas con Dios

    Búsqueda de Dios Queridos hermanos, Dios busca a su alma amada en la soledad. Dios la quiere en exclusividad, más la realidad nos dice que el alma es poco consciente de ello. Y el deseo de Dios es inmutable, no se adapta a tiempos y costumbres...
  • La inocencia es el mayor adorno del alma

    Queridos hermanos, la inocencia es el mayor adorno del alma, su vestidura más hermosa y valorada; las galas más valiosas de las que se puede proveer el alma santa, y la que quiere firmemente serlo. Dios se complace en los corazones puros y en las almas...
  • El Santo Sacrificio en el corazón del sacerdote I

    Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en la hospedería. Lc. 2, 7. Queridos hermanos, el Santo Sacrificio de la Misa siempre ha de estar en el corazón...
  • Juicio particular del alma de un sacerdote

    Queridos hermanos, esta la experiencia de un sacerdote que tuvo la gracia de conocer el juicio de un pecado cometido, como enseñanza de lo que será el juicio personal de la vida de cada alma en el momento del fallecimiento. Es muy provechosa para todos, para...
  • Sobre el fin del año

    Señor, dame a conocer mi fin, y cuál es el número de mis días, para que conozca su brevedad. Sal. 38.5. Has encerrado mis días, los has reducido a una medida muy corta, y  la duración de mi ser es como nada a tus ojos. Sal....
  • El pesebre signo de decepción y fracaso

    Decepción y fracaso Queridos hermanos, escribo estas líneas el santo día de la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo. Escribo en mi oratorio, ante un sencillo, humilde y hermoso nacimiento de escayola pintada; y contemplando la bendita escena me surgen las ideas que les expongo. El blasfemo...
  • La enseñanza paternal de la Ley de Dios

    Aún estaba Él hablando, cuando los cubrió una nube resplandeciente, y salió de la nube una voz que decía: Esta mi Hijo amado, en quien tengo mi complacencia; escuchadle. Mt. 17, 5. Queridos hermanos, los preceptos de Dios son verdaderas enseñanzas paternales, no son una carga...
  • ¡Oh bienaventurado Pesebre!

    Queridos hermanos, página hermosa, delicada y tierna, la que el Padre Remigio Villariño Ugarte S.J. presenta en su Vida de Nuestro Señor Jesucristo, al hablar del Nacimiento del Redentor. Es digna de ser dada conocer, para regocijo de nuestra fe y hacimiento de gracias, por tal...
  • Decreto de la Encarnación: Misericordia y Justicia

    Se han encontrado la benevolencia y la fidelidad, se han dado el abrazo la justicia y la paz. Brota de la tierra la fidelidad y mira la justicia desde lo alto de los cielos.  Sal, 84, 11-12. Queridos hermanos, la Santísima Trinidad en su amor infinito hacia...
  • La Virgen de la O

    Novum fecit Dominus super terram, mulier circumdabit virum.  Dios hará una cosa nueva en la tierra. La mujer tornará al varón. Jer. 31,22. Ecce Virgo concipiet et pariet Filium. He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo. Is. 7, 14.   Un poco de...
  • ¡Dios mío, ven en mi auxilio!

    ¡Dios mío, ven en mi auxilio, Señor date prisa en socorrerme! Sal. 70, 2. Queridos hermanos, con este versículo del salmo 70 empiezan todas las oraciones del Oficio Divino. ¡Dios mío, ven en mi auxilio, Señor date prisa en socorrerme! ¿No es una apremiante súplica ante...
  • El espíritu de Balaán

    Pero tengo algo contra ti: que toleras ahí a quienes siguen la doctrina de Balaán. El que enseña  a Balac a poner tropiezos delante de los hijos de Israel, a comer de los sacrificios de los ídolos y a fornicar (Ap. 2, 14). El espíritu de...
  • El protestantismo no tiene santidad

    El protestantismo no tiene santidad en sus fundadores Queridos hermanos, el protestantismo no posee santidad. Fijémonos en sus fundadores, hombres de conducta infame y escandalosa. ¿Podría Dios servirse de hombres corrompidos para desempeñar una misión tan importante como para reformar su Iglesia? La historia nos demuestra...
  • La doctrina que es según la piedad

    Si alguno enseña de otra manera y no presta atención  las saludables palabras de nuestro Señor Jesucristo y a la doctrina que se ajusta a la piedad, es un orgulloso que nada sabe. 1 Tim. 6, 3. La doctrina que es según la piedad Queridos hermanos,...