• La Misa, sacramento de unidad. Por el Abate Evely (año 1956)

    Que vuestra cintura quede ceñida y vuestras lámparas encendidas… (Luc, XII, 35.) …El Evangelio acaba de recordarnos la dificultad de reconocer a Cristo. Cuánta vigilancia, cuántas disposiciones nos exige la preparación para este encuentro, que acaecerá cuando no lo esperemos. Su llegada, en cada una de...
  • Como fue hallada la verdadera cruz de Cristo

    Santa Elena, madre del Emperador Constantino, visitó los lugares santos hacia el año 326, aunque entonces tuviera la edad de más de ochenta años. Al llegar a Jerusalén, se sintió animada de un deseo ardiente de hallar la cruz en que Jesucristo habla sufrido. Los paganos,...
  • Aprenda a confesarse bien

    Comentario del blog: Esta obra es muy antigua. Si de algo les sirve estas publicaciones a la hora de confesar, por favor eleven una oración por el alma del  Presbítero Misionero José Luis Chiavarino. Dios los bendiga y la Virgen les guarde. Discípulo. — En cuanto a mí...
  • Los que buscan la perfección están muy expuestos a los combates de los demonios

    Ante todo nótese que las almas que caminan a la perfección están muy expuestas a los combates de los demonios. Los fines porque Dios permite las tentaciones son los siguientes: l) Para probar nuestra fidelidad y amor; 2) Para fundarnos en virtud y principalmente en la humildad; porque quien no...
  • El perfume sobrenatural

     Consiste este fenómeno— conocido técnicamente con el nombre de osmogenesia— en cierto perfume de exquisita suavidad y fragancia que se escapa a veces del cuerpo mortal de los santos o de los sepulcros donde reposan sus reliquias. Acaso permite Dios este segundo aspecto del fenómeno como símbolo del “buen olor” de...
  • Impedimentos que ponen a la perfección los combates del demonio

    Ante todo nótese que las almas que caminan a la perfección están muy expuestas a los combates de los demonios. Los fines porque Dios permite las tentaciones son los siguientes: l) Para probar nuestra fidelidad y amor; 2) Para fundarnos en virtud y principalmente en la...
  • Las tres especies del temor III (Garrigou-Lagrange)

    3) El temor filial es bastante diferente de los dos precedentes: es el temor de un hijo, no el de un mercenario ni de un simple servidor; es el temor no de los castigos divinos, sino del pecado, que nos aleja de Dios. Difiere sustancial y...
  • Las tres especies del temor (Garrigou-Lagrange)

    2) El temor servil es muy distinto: es el temor, no ya de la persecución del mundo, sino de los castigos de Dios. Es útil, por cuanto nos induce a observar los divinos mandamientos. Se revelaba de modo especial en el Antiguo Testamento bajo el nombre de la...
  • Las tres especies del temor (Garrigou-Lagrange)

    Qué hay que entender por temor de Dios. Tema realmente bastante difícil, porque se confunden con frecuencia tres especies de temor, muy diferentes entre sí. Una es mala simplemente. Las dos restantes, buenas, pero desiguales entre sí: la primera disminuye al aumentar la caridad, mientras la otra aumenta...
  • El demonio es el dios del Siglo

    El dios de este siglo, dice San Pablo, ha cegado el entendimiento de los incrédulos: (II. Cor. IV. 4). El dios de este siglo es el demonio, qne es el dios de los que viven según la corrupción del siglo. Es el dios de este siglo, no...
  • La estatua en su hornacina (San Francisco de Sales)

    Si una estatua, que hubiera sido colocada en una hornacina en medio de una sala, pudiera hablar y se le preguntara: ¿Por qué estás ahí? Respondería: “Porque el escultor, mi maestro, me ha puesto aquí”. “¿Por qué no te mueves?”. “Porque él quiere que permanezca inmóvil”....
  • Ayuno y abstinencia (Cornelio A. Lápide)

    Necesidad del ayuno y la abstinencia. Ya en la antigua ley, ya en la nueva, Dios ordena el ayuno… La Iglesia hace de él un precepto Quitad la leña del fuego, si queréis que mengüe la llama, dice un poeta. Más, la concupiscencia es un fuego...
  • Cuaresma: Catecismo Mayor de San Pío X

    CAPITULO VI DE LA CUARESMA ¿Qué es la CUARESMA? La Cuaresma es un tiempo de ayuno y penitencia instituido por la Iglesia por tradición apostólica. ¿A qué fin ha sido instituida la Cuaresma? La Cuaresma ha sido instituida: 1°, para darnos a entender la obligación que...
  • La visión de Sor Dominica del Paraíso cuando tan sólo era una niña

    Se lee en la vida de Sor Dominica del Paraíso, escrita por el padre Ignacio del Niente, dominico, que en una aldea llamada Paraíso cerca de Florencia nació esta doncellita de padres pobres. Desde niña empezó a servir a la divina Madre. Ayunaba a honra suya...
  • Vida retirada – Por San Alfonso María de Ligorio

    Las almas que aman a Dios encuentran el paraíso en su vida retirada, la cual las separa del comercio con los hombres. No, no es enfadoso conversar con Dios en la soledad separándose de las criaturas: Porque ni su conversación tiene amargura, ni tedio su trato,...
  • Disposiciones necesarias para bien comulgar

    629.- ¿PRODUCE SIEMPRE EN NOSOTROS SUS MARAVILLOSOS EFECTOS EL SACRAMENTO DE LA EUCARISTÍA? – El sacramento de la Eucaristía produce en nosotros sus maravillosos efectos CUANDO LO RECIBIMOS CON LAS DEBIDAS DISPOSICIONES. CATECISMO MAYOR DE SAN PIO X. 630.- ¿CUÁNTAS COSAS SON NECESARIAS PARA HACER UNA...
  • De las enfermedades, en cuanto son purgatorio de nuestros pecados

    De las enfermedades, en cuanto son purgatorio de nuestros pecados y ocasión de grandes merecimientos – Por el Padre Luis de Lapuente. Como las penas del infierno se mudan con otras que se han de pagar en el purgatorio, si no se pagan en esta vida,...
  • Meditación sobre la ira

    I. Considera los efectos de la ira y aborrecerás este vicio. La ira o cólera te vuelve insoportable a ti mismo, turba la paz de tu alma y arruina la salud de tu cuerpo; además, te hace odioso a tu prójimo, porque nadie quiere conversar con...
  • ¿Por qué preocuparme por el futuro?

    Dios se conforma con una mirada, con un suspiro de amor. (Santa Teresa de Lisieux) Ni ayer, ni mañana… Y dejo el tormento del pasado, para dejar paso a otro fantasma. Cuanta fantasía dirigida hacia el futuro… cuánta paz robada; cuanto miedo, cuánta congoja. ¿Por qué...
  • De las enfermedades que nos vienen por nuestros pecados

    Aunque es verdad que algunas enfermedades son enviadas por algunos fines de la gloria de Dios, como después veremos, a ti te conviene considerar que las tuyas son castigo de tus pecados, o de los que conoces, porque sabes bien que has ofendido a Dios, o...
  • ¿Quién ha vuelto del otro mundo? (VII)

    Pero eso es cruel… ¡Por un pecado… un infierno! ADOLFO: Canario, que veo que en esto del infierno sabes más que el jesuita de anoche. No parece sino que has estado allí. FRANCISCO: —Porque no quiero ir (al infierno), querido mío, por eso lo estudio. Otros,...