La Consagración al Corazón de Jesús es una forma sencilla, directa y fácil para alcanzar la salvación, compatible con cualquier estado de la persona y con cualquier edad.

El mismo Jesús, le explicó al Beato Bernardo de Hoyos en que consiste la consagración: “Cuida Tú de mi honra de mis cosas, que Yo cuidaré de las tuyas”

La clave es la entrega total de todo lo tuyo y para eso se necesita LA CONFIANZA. Un consagrado al Corazón de Jesús no puede serlo a medias pues el Corazón de Jesús lo quiere todo o nada.

Hay que adentrarse en la herida abierta del costado de Jesús y pasar a habitar en su Corazón. Allí encontrarás descanso, te embriagarás de amor y en la entrega total encontrarás la PAZ.

Los intereses del Corazón de Jesús no son otros que la almas. En todo consagrado debe resonar las palabras de Jesús en la Cruz “Tengo sed”, y procurarle esas almas cumpliendo totalmente Su voluntad en tu vida.

Pero también, el Corazón de Jesús está necesitado de tu AMOR  y de tu compañía, recuerda que “el amor solo con amor se paga.” Y, el consagrado a su corazón no solo debe amar, sino ir mas allá, si,  compensar las ingratitudes y los abandonos, sobre todo de los que deberían estar mas con El, sus sacerdotes,  las almas de vida consagrada, esos abandonos le duelen mas, mucho mas. Esa compensación ese esfuerzo para amarle más,  amarle por los que no le aman, se llama REPARACIÓN.

Y también aquí tenemos una forma de hacerlo muy concreta, pedida por El expresamente a través de Santa Margarita María de Alacoque: La Comunión Reparadora y la Hora Santa de los primeros viernes de Mes.

El corazón humano tiene dos movimientos  sístole (contracción) y diástole (relajación).Es así también como se expande y bombea el Corazón de Jesús, es así como  quiere extender su amor  por el mundo, entra en su corazón toma esos torrentes de amor  y llévalo a los demás. Así contribuirás a instalar su Reinado.

En la extensión de su Reino se incluyen todas las acciones cotidianas, con tal de que los actos se hagan con pureza de intención y en obediencia, cumpliendo en definitiva tu tarea diaria por amor a El.

La Consagración no es una bonita fórmula que se repite sino una forma de vida, una entrega total, y para ello se necesita reavivar con creatividad e ilusión todos los días este amor. Y está muy unida a la Consagración al Inmaculado Corazón de María, porque triunfando Ella reinará el Corazón de Jesús seguro. Digamos que la Virgen te prepara e introduce en el CORAZÓN DE JESÚS.

El Corazón de Jesús en un oasis de Paz en medio de las turbulencias, no temas en adentrarte en EL, por muchos pecados que hayas cometido, purifícate en el sacramento de la reconciliación y entra en su Corazón sin miedo, porque serás acogido con ternura y abrazado. El quiere verter en tu corazón gotas de su sangre para sanar tus heridas, tus recuerdos y hacer de Ti vaso de Pureza.

 En su Corazón te sentirás amado y comprendido. Es un Corazón que todo te lo quiere dar, solo necesita de ti una buena disposición.

Hazte amigo fiel del Corazón de Jesús a través de la Consagración, Jesús escribirá tu nombre en su Corazón, entra en su escuela y pasaras  de la tibieza a arder de amor. Tendrás sus mismos sentimientos, consolarás su Corazón abandonado en los sagrarios, y repararás desde la alegría,  si, reconstruirás en lo que son ruinas. Y pondrás el fuego en donde había cenizas.

La Consagración a su Corazón hará que vayas en busca de tu amado correrás a tomar tu alimento en la Santa Misa.

A los apóstoles del Corazón de Jesús  les son concedidas grandes gracias de conversión, porque están íntimamente unidos a las entretelas de su Corazón. Son uno con El. Los apóstoles del Corazón de Jesús atraen grandes gracias para su familia y  su Nación.

EL Corazón de Jesús es asilo seguro y defensa contra el demonio, que huye de inmediato porque no puede resistir las dulzuras y bondades de este amable Corazón.

La consagración al Corazón de Jesús produce en el alma una transfiguración espiritual, su luz divina ilumina la conciencia de los hombres y empieza a ver el pecado como un flagelo que ha llevado a la condenación a muchas almas. La Consagración te preserva de caer en pecado mortal y conduce al hombre por las sendas de la perfección en poco tiempo.

Pero sobre todo la Consagración al Corazón de Jesús es fermento de Paz. Y prenda segura de salvación , ningún consagrado al Corazón de Jesús perecerá jamás.

Es ese tesoro escondido… Mira que estoy revelando sus secretos… Conságrate AL CORAZÓN DE JESÚS

Una lectora

Cartas de los lectores
Cartas de opinión de los lectores. Adelante la Fe no se identifica necesariamente con todas las opiniones vertidas en las mismas. Para enviarlas envíenos un correo a redaccion@adelantelafe.com, especificando su nombre y apellidos, título de la carta y especificar "para carta de los lectores".