Con un ligero atraso fue presentado en Roma el informe sobre la aplicación de la ley 194 que
todos los años, en una suerte de ritual macabro, el Ministerio de la Salud expone ante el
Parlamento italiano.

Los datos definitivos del 2017 confirman la tendencia de los últimos años:
permanece constante el número de los infanticidios pre-natales legales que se sitúa alrededor de
una cifra un poco inferior a las 81.000 unidades (la totalidad de la población de una ciudad media
italiana como Varese …) con una ligera caída respecto al 2016 (4,9 % menos), a pesar de la caída
general de los nacimientos; en constante crecimiento, en cambio, el número de los abortos
farmacológicos, a tal punto que los homicidios provocados por la utilización de la píldora Ru486
crecieron el 5% en solo tres años y en el 2017 representaron el 17,8 % del total; en lo que dice
respecto al recurso al anticonceptivo de emergencia se ha registrado un verdadero y real boom de
ventas, en particular de la píldora del día después y la de la de 5 días después (EllaOne), teniendo
en cuenta además que para adquirir dicho producto cripto abortivo no está más en vigencia la
obligación de la prescripción médica; permanecen estables los datos sobre los objetores de
conciencia y el Ministerio de la Salud, basándose sobre parámetros de cálculo específicos como la
carga de trabajo semanal por médico objetor y la difusión del número de IVG (interrupciones
voluntarias del embarazo) respecto al número de nacimientos, no revela, sin embargo, una
particular situación crítica respecto a la prestación de “servicios” de aborto.

Estos son, muy brevemente, los principales datos extraídos del informe anual sobre la marcha de
la ley 194. Debe destacarse que la comunicación de los mass media tiende a presentar el dato del
número de abortos como si ello fuese en una constante y real disminución y como si ello fuera
debido al presunto círculo virtuoso desencadenado por la ley 194, tanto es así que el mismo
cotidiano “Avvenire”, en su artículo comentando el informe con la firma de Francesco Ognibene,
considera el recorrido progresivo de la disminución de los abortos como el dato de hecho capaz de
hacernos tomar conciencia de lo que “ocurre al trabajar para reducir a cero los abortos".
Ahora bien, sabemos muy bien que para reducir realmente a cero los abortos es necesario trabajar
para conseguir de cualquier modo la derogación de la ley 194 y no para defenderla, como hace,
por el contrario, la abrumadora mayoría de la cultura laica, y más grave aún, parte de la de
orientación católica y provida.

Otro dato significativo extraído del informe induce a la reflexión: una cuarta parte de las mujeres
ya ha abortado en el pasado, casi el 50 % de las italianas tiene un trabajo estable y un nivel de
instrucción medio alto, mientras que el 40 % está casada y con otros hijos. Ello significa que la
incidencia del factor económico y del malestar social sobre el recurso al aborto es decididamente
sobrestimado por la mayoría de los adeptos al trabajo. La realidad es que se utiliza el aborto como
un medio de control de los nacimientos, a pesar de que dicha posibilidad no sea contemplada por
la hipócrita ley 194.

En suma, el informe anual sobre la aplicación de la ley 194 da cuenta de una situación siempre
más dramática, en la cual al impresionante número de muertos certificado por datos oficiales
(cerca de 6 millones desde 1978 a nuestros días…) es necesario añadir un número siempre mayor
de homicidios no exactamente cuantificables pero que son directa consecuencia de la legalización
del aborto, además del número de los abortos clandestinos que se mantiene constante en el
tiempo. Pero la consecuencia quizás todavía más dramática causada por la ley 194 es la
mentalidad abortista y anticonceptiva que ha transformado al hijo en una simple opción funcional
a la realización personal de la mujer. El fruto más evidente de dicha mentalidad es la aterradora
crisis demográfica en curso que llevará inevitablemente al fin de la civilización occidental, como lo

documentan las estadísticas sobre la tendencia demográfica italiana y europea. Y como lo certifica
el mismo Ministerio de la Salud, les guste o no …

L’articolo Continúa en Italia la matanza abortista proviene da Correspondencia romana | agencia de información.

Corrispondenza Romana
«Correspondencia romana» (CR) es una agencia católica de información, cuyo director es el Prof. Roberto de Mattei, creada en 1980, que se publica regularmente todas las semanas desde noviembre de 1985. Desde entonces «Correspondencia romana» no ha cambiado su línea editorial y su concepción de la cultura, destacándose como un polo de referencia por la coherencia y la claridad de sus posiciones. El arco de noticias de CR abarca desde las temáticas religiosas hasta las políticas, culturales y las referentes a las costumbres, ofreciendo siempre una información documentada sobre los acontecimientos que permite emitir un juicio preciso y oportuno sobre los mismos. Su link ofrece una cuidadosa selección de lo que también es importante conocer en la Web.