fbpx

Covid, demasiadas concesiones extrañas para el Ramadán

Es inútil engañarse. El Islam es islam. Y vanos son los intentos de occidentalizarlo o «democratizarlo» (admitiendo que al respecto Europa realmente tenga algo que enseñar y modelos que "exportar"). Pero no todos lo entienden, hay todavía gente que se obstina. Como Alemania. Se sabe que en diez años ha concedido más de 750 millones de euros «para erigir instituciones democráticas» en los países que fueron escenario de las llamadas «primaveras árabes». Aunque Berlín también las considera un fracaso sustancial, al final concluye que para ciertos cambios políticos se necesitan años. De ahí que los surtidores todavía estén  abundantemente abiertos. Más aún. El ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas, destacó que su gobierno es el único que aún da crédito a un posible giro «democrático" en esos países, quién sabe por qué …

Las «primaveras árabes» – vale la pena recordarlo- comenzaron en diciembre de 2010 e involucraron a una docena de países del norte de África y de Oriente Medio, desde Túnez a Egipto, desde Yemen a Siria y Libia; pero las reformas invocadas en las calles y financiadas en gran parte por agencias extranjeras (como, por ejemplo, la Open Society Foundation de George Soros, según lo revelado por la revista Eurasia) se tradujeron, en realidad, en un recrudecimiento del absolutismo, del radicalismo y del terrorismo islámico con efectos devastadores. ¿Por qué seguir financiando todo esto? ¿Y a donde fueron a parar esos 750 millones de euros de Alemania? ¿Para hacer que? Sin embargo, el sometimiento, el loco deseo de cancel culture y la sustancial desidia de Occidente hacia el Islam también parten de las pequeñas cosas (que no son tan pequeñas …) de nuestra propia casa. El período del Ramadán comenzó el 13 de abril y finalizará el 12 de mayo. Pues bien, según lo publicado por Le Figaro, «la dirección departamental del departamento de Hérault habría recibido un informe del Ministerio del Interior, que comunica que una cierta "tolerancia se concede a los fieles" [musulmanes. N.d.R.] que desean rezar por la mañana, antes del término del límite del toque de queda».

Lo mismo ocurre por la noche. Y no se trata de una concesión aislada, ya que también se ha hecho en otros lugares. De hecho, continúa el artículo del prestigioso cotidiano francés: «En el Tarn [departamento francés], la prefectura ha ordenado a la policía que no sancione a los musulmanes en circulación" durante el toque de queda impuesto con la emergencia del Covid, ni que verbalice eventuales "concentraciones en la calle o cerca de las mezquitas” o «entregas de alimentos a amigos y familiares». Instrucciones similares también fueron dadas en el departamento de La Gironda. Una disponibilidad al «desconfinamiento», que choca con el puño duro que se ha utilizado por el contrario contra los católicos durante todo el período de Cuaresma, cuando no fueron admitidas concesiones ni excepciones a las normas previstas.

Mismo guión en España, donde el presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla, Eduardo de Castro, desde el pasado 22 de abril, a petición de la Comisión Islámica local, ha hecho amplias concesiones en cuanto al toque de queda tanto para desplazamientos como para reuniones, para que los musulmanes, durante el Ramadán, puedan reunirse para rezar en las mezquitas. Es el mismo presidente, quien a la inversa decretó en el mes de febrero el cierre dominical de las iglesias desde las ocho de la mañana hasta la medianoche, para "contener" la pandemia, a pesar de las protestas de la Vicaría Episcopal.

Medidas ampliamente discriminatorias, pero que deberían hacernos reflexionar sobre lo que sucedió en Túnez, donde ha habido un aumento rápido y preocupante de casos de Covid-19 desde el comienzo del Ramadán: ahí de hecho, en sólo diez días, el número de casos pasó de 1.079 a 2.305 casos de contagio. Una clara señal de cómo ciertas concesiones están definitivamente fuera de lugar. Por ello las autoridades han mantenido el toque de queda, recurriendo incluso al cierre de las fronteras con Libia y Francia, para contener el movimiento, especialmente en las zonas consideradas de riesgo. Pero el país no puede levantar demasiadas barreras, para evitar primero la crisis económica y luego la crisis social pues el sector turístico, la principal fuente de ingresos, sufrió una caída del 65% en los ingresos el año pasado y no puede permitirse que se repita, por lo que no serán demasiado exigentes en el frente de la salud con los veraneantes que pretenden pasar aquí sus vacaciones. Túnez tiene al menos el atenuante de tener que salvarse de la quiebra. En cambio, no se entiende por qué Occidente es tan rígido con los católicos y extrañamente tan blando con los musulmanes.

L’articolo Covid, demasiadas concesiones extrañas para el Ramadán proviene da Correspondencia romana | agencia de información.




Corrispondenza Romanahttps://www.corrispondenzaromana.it/
«Correspondencia romana» (CR) es una agencia católica de información, cuyo director es el Prof. Roberto de Mattei, creada en 1980, que se publica regularmente todas las semanas desde noviembre de 1985. Desde entonces «Correspondencia romana» no ha cambiado su línea editorial y su concepción de la cultura, destacándose como un polo de referencia por la coherencia y la claridad de sus posiciones. El arco de noticias de CR abarca desde las temáticas religiosas hasta las políticas, culturales y las referentes a las costumbres, ofreciendo siempre una información documentada sobre los acontecimientos que permite emitir un juicio preciso y oportuno sobre los mismos. Su link ofrece una cuidadosa selección de lo que también es importante conocer en la Web.

Del mismo autor

Un macabro altar de cabezas cortadas

El nuevo altar de la Basílica de Santa Maria Assunta en...

Últimos Artículos

Las trampas del diablo en el “mundo tradicional”

Comienzo este artículo evocando una cita del nuevo testamento:...

New York Times: El Papa Francisco está destrozando la Iglesia Católica

En el verano de 2001, conduje hasta Poughkeepsie, Nueva...