Se trata, por supuesto, de tan solo una estimación que hizo Christian Marquant para la asociación litúrgica francesa “Paix liturgique”.

Esta cifra abarca los siguientes subgrupos:

  1. Cerca de 760 sacerdotes pertenecientes a la Fraternidad de San Pío X (FSPX) y a comunidades religiosas vinculadas.
  • Alrededor de 600 sacerdotes procedentes de comunidades anteriormente denominadas “Ecclesia Dei” (es decir, establecidas de forma regular conforme al motu proprio Ecclesia Dei).
  • Aproximadamente 130 sacerdotes provenientes de comunidades religiosas que nunca estuvieron bajo la autoridad de la extinta “Comisión Pontificia Ecclesia Dei” (por ejemplo, los sacerdotes pertenecientes a Fontgombault y a sus monasterios, o Nurcia, etc.)
  • Al menos 3.000 sacerdotes diocesanos (cifra que pudiera llegar a 5.000, si se incluyen aquellos que son cautelosos en atención a sus obispos locales) quienes celebran, regularmente, la misa tradicional, aun cuando no de modo exclusivo, incluyendo, al menos, 1.000 en los Estados Unidos que conforman el grupo Summorum Pontificum, sin duda el más numeroso.

Marquant añade: “Nuestros 4.500 sacerdotes asociados a la misa tradicional (1.500 sacerdotes “tradicionales”, a los cuales hay que agregar 3.000 sacerdotes regulares o diocesanos), representan al menos 1,1% del clero católico mundial (o más, si solo tenemos presente a los sacerdotes de la Iglesia Latina, dado que se trata de un rito litúrgico en latín, y si únicamente tomamos en cuenta a los sacerdotes activos) quienes han permanecido o devenido tridentinos, cifra que por lo demás está lejos de ser pequeña, si consideramos que tal identidad fue prohibida por largo tiempo y continúa siendo aún muy perseguida. Y, a pesar de ello, su crecimiento persiste…”

(Traducido por Maria Calvani. Artículo original)