ONE PETER FIVE

¿Dónde está la iglesia?

Ayer, hice una pregunta en mi página de Facebook que ha estado en mi mente:

¿La proposición, “La iglesia católica tal como la conocemos ya no existe” parece una extralimitación? Creo que hemos llegado al punto en el que tenemos que volver a definir nuestros términos.

Docenas de comentarios más tarde, no puedo decir que tenga una respuesta con la que esté satisfecho.

Como expliqué en un seguimiento de mi publicación, la razón por la que estoy preguntando es porque me he estado dando cuenta de que informar sobre este o aquel escándalo en la iglesia no es simplemente un caso de exponer la corrupción o documentar  casos atípicos, sino simplemente de observar el status quo cotidiano.

Solo la santidad y los desarrollos positivos son atípicos ahora. Las malas historias son la norma; las buenas historias son mucho más difíciles de encontrar.

La verdadera iglesia católica, la que lleva a la gente a la salvación eterna y alimentó a innumerables santos, está en lo que parece ser un retiro devastador. Vaya a la capilla tradicional promedio y, si es una comunidad de Ecclesia Dei, al menos, a menudo escuchará que simplemente no pueden prestar atención a lo que está sucediendo en Roma. Es contraproducente, te dirán. Y eso es probablemente cierto. Pero la mentalidad de bunker conduce, en cierto modo, al aislamiento y la atomización.

Mientras tanto, se filtran informes sobre los obispos y cardenales ortodoxos a quienes se les ha prohibido hablar en varias diócesis o que piensan que lo que está sucediendo en Roma se ha vuelto severo hasta el punto de la apostasía. Sin embargo, estos mismos hombres no permitirán que ninguno de estos informes quede registrado, tal es el servilismo cultivado hacia el papado.

Y a través de todo, los laicos se quedan hojeando los titulares, tratando de encontrar la gimnasia mental adecuada para explicar las cosas. Las noticias de cada día son como un nuevo ataque a la sensibilidad católica. Le daré una muestra de lo que tengo abierto en mi navegador de internet en este momento.

De Phil Lawler, citando al pseudónimo del sacerdote “Diógenes” circa 2005:

The Washington Times informa que “los obispos católicos de los EE. UU. dejarán de lado el tema de si los hombres gay deben convertirse en sacerdotes en su reunión semestral”, que comenzó hoy en el Fairmont de Chicago.

¿Y por qué, chicos y chicas, era una conclusión inevitable que los obispos “evitarían” el problema? Porque la pregunta de si los homosexuales deberían ser ordenados no puede abordarse sin antes abordar una pregunta considerablemente más explosiva: el número de obispos-disputantes que son homosexuales y tienen un profundo interés personal de que no haya un examen público de las conexiones entre sus apetitos sexuales, sus convicciones y su conducta en el cargo.

Trece años más tarde, a medida que las consecuencias del escándalo de McCarrick continúan desarrollándose, nos preguntamos por qué nada ha cambiado.

De Rod Dreher, en The American Conservative:

Un ex sacerdote que dejó el sacerdocio disgustado por el constante sexo homosexual entre otros sacerdotes, y la firme negativa de su obispo, que es hoy un cardenal, a hacer algo al respecto, me escribió, usando su nombre y proporcionando detalles. Él dice que este cardenal era parte de una camarilla gay antes de convertirse en obispo, y por lo tanto no tenía motivos para actuar con la información que él (este sacerdote) y otros le proporcionaron, incluida información sobre un sacerdote gay cuyos delitos sexuales lo llevaron a prisión. Le preguntaré a ese ex sacerdote si está dispuesto a hacerlo público y a poner nombres. He escuchado rumores sobre este cardenal, pero nunca detalles como este. Él necesita tener un momento #MeToo.

De Julia Meloni, en LifeSiteNews:

El sínodo juvenil de octubre trata de terminar el antiguo negocio de la mafia de San Gallen. Hará cuatro años desde que el arzobispo Bruno Forte elaboró ​​un manipulado informe sinodal sobre el “valioso apoyo” que se encuentra en las relaciones entre personas del mismo sexo, lanzado el mismo día en que dos partidos políticos italianos respaldaron las uniones homosexuales.

El papa Francisco aprobó el texto antes de su publicación, y su homilía de ese día excoriaba a los “doctores de la ley” – una “generación malvada” – por resistir al “Dios de las sorpresas”.  El arzobispo Forte, mientras tanto, declaró a los medios que “describir los derechos de las personas que viven en uniones del mismo sexo” es una cuestión de “ser civilizado”.

De Diane Montagna, en LifeSiteNews:

El colapso demográfico de occidente en las últimas décadas fue planeado con el fin de crear las condiciones necesarias para marcar el comienzo de un Nuevo Orden Mundial, y los autores de este colapso ahora están influyendo en el Vaticano en los niveles más altos, el ex presidente del banco del Vaticano dijo.

Hablando en la primera conferencia internacional de la academia Juan Pablo II para la vida humana y la familia, el economista y banquero italiano Ettore Gotti Tedeschi dijo que los esfuerzos para reducir la población mundial por parte de las élites globalistas han puesto en marcha una serie de catástrofes predecibles, con intención económica, geopolítyica y social  destinadas a “persuadir” a las personas de todo el mundo para que acepten una “visión política” global que elimine la soberanía nacional e instituya el “ambientalismo gnóstico” como su “religión universal”.

[…]

Según Gotti Tedeschi, el “mayor enemigo” del Nuevo Orden Mundial es la familia porque proporciona “educación, autonomía e independencia” del estado. Su segundo enemigo es la iglesia católica, dijo, y sin embargo estos profetas gnósticos están “reescribiendo el Génesis en los pasillos del Vaticano”.

De Dorothy Cummings McLean, en LifeSiteNews:

El Vaticano ha suspendido una investigación criminal contra Libero Milone, un laico católico que contrataron para auditar sus finanzas. Esto a pesar del hecho de que en septiembre el jefe de la policía del Vaticano, Domenico Giani, dijo a Reuters que había “pruebas abrumadoras” contra el ex Auditor

Ahora, sin embargo, Edward Pentin del National Catholic Register ha informado que “la investigación separada conducida por el promotor de justicia del Vaticano con los abogados de Milone llegó a la conclusión de que no existían pruebas para apoyar las acusaciones que se habían presentado contra él”.

Pentin también citó a una fuente anónima que le había dicho a Register el 5 de julio que Milone había “aparentemente tropezado con ciertos y claros abusos de fondos, y que ya no podían esperar para eliminarlo”.

¿Qué tal esto, de Matthew Cullinan Hoffman, también en LifeSiteNews?

Un grupo de clérigos y teólogos católicos, incluidos dos obispos, han firmado una declaración ecuménica con el clero anglicano publicada en el sitio web del Vaticano que afirma la posibilidad de que la iglesia católica pueda crear un “diaconado femenino” en el futuro, lo que implicaría una contradicción al Catecismo de la Iglesia Católica y la tradición de 2000 años de la Iglesia.

O esto, de Andrea Tornielli en Vatican Insider, confirmando (en mi opinión, de todos modos) un informe que hicimos el año pasado sobre la re-visita de Humanae Vitae con la esperanza de encontrar lagunas:

Pablo VI, en octubre de 1967, durante el primer Sínodo de los Obispos celebrado en el Vaticano, hizo que el Cardenal Secretario de Estado pidiera una opinión sobre anticoncepción en vista de la publicación de la encíclica. Solo 26 de los 200 obispos presentes presentaron una respuesta por escrito. De estos, la mayoría dijo que estaban a favor de cierta apertura a la píldora, mientras que 7 estaban en contra. Pero el papa Montini, que ya había eliminado el tema de la discusión del Concilio y había escuchado las opiniones de una comisión de expertos (la mayoría de los cuales estaban a favor), no creía que hubiera ningún motivo para cambiar la posición sostenida hasta entonces por sus predecesores y promulgó unos meses después su Humanae vitae, que salió en julio, hace cincuenta años, carente, sin embargo, del crisma de la infalibilidad, como algunos hubieran querido.

Este es uno de los nuevos elementos que surge de la investigación de Monseñor Gilfredo Marengo, autor del libro “La nascita di un’enciclica”. Humanae vitae alla luce degli Archivi Vaticaniˮ (Nacimiento de una encíclica Humanae vitae a la luz de los Archivos del Vaticano) publicado por Librería Editrice Vaticana; una búsqueda a la luz de documentos nunca consultados, que permitió reconstruir la génesis de la encíclica, sus diversos borradores, las correcciones hechas por Pablo VI.

[…]

La noticia del deseo del Papa de consultar a todos los miembros de la asamblea sinodal es muy importante -señala Marengo- porque una de las acusaciones más repetidas, después de la publicación de Humanae vitae, fue que el Papa había decidido en soledad, de una forma no-colegial”.

Quizás lo más llamativo, entre la variedad de historias que tengo frente a mí, son las palabras de Michael Brendan Dougherty, quien escribe en las páginas de National Review:

Hay una tensión psicológica innegable entre mi creencia religiosa de que no puedo tener esperanza de salvación fuera de la iglesia visible e institucional y mi honesta convicción de que de todas las instituciones y sociedades que se cruzan en mi vida, la iglesia es con mucho la más corrupta, la más moralmente laxa, la más desilusionante y la más peligrosa para mis hijos. En esa tensión, la oración personal se secará como el rocío al mediodía. [énfasis añadido]

Esta muestra representativa de noticias eclesiásticas, y la reacción a ella, está lejos de ser completa, pero nos dice mucho.

En la discusión de Facebook, algunos mencionaron la noción de unos fieles “remanentes”, como a menudo aparece en conversaciones como estas. Mi respuesta fue decir: hablar en términos vagos acerca de un Remanente está bien, pero ¿qué significa eso? ¿Dónde está? ¿Cómo se desarrolla en las vidas y familias de aquellos que intentan simplemente permanecer en el camino de la salvación? ¿Cómo criamos niños en esto sin que se vuelvan amargados o renuncien a lo que parece ser un rechazo quijotesco a dejar ir algo que muere?

¿Cómo podemos resumir lo que la iglesia realmente es, en su esencia, y separar eso de lo que obtenemos en casi cada parroquia en la que entramos? Simplemente decir “soy católico” podría significar prácticamente cualquier cosa en 2018, y ese es un problema para nosotros.

Entonces vuelvo a preguntar: ¿dónde está la iglesia? ¿En qué consiste cuando el 95% de las parroquias y obispos y sacerdotes y laicos en realidad no son, en ningún sentido sustantivo, católicos?

¿Qué significa cuando el puñado de obispos ortodoxos en la iglesia, esos pocos que nos dan esperanza, preferirían soportar una persecución injusta en lugar de defenderse y luchar en nombre de los fieles?

Creo que reducir el embotamiento y llegar a la sangre de lo que es la iglesia, y dónde la encontramos, es en realidad donde las personas van a encontrar alguna esperanza. Puede sentirse como si se hiciera por compromiso por un tiempo. Pero como Michael Dougherty también escribe:

¿Dónde encuentro la esperanza? Lo encuentro en los rostros de otros jóvenes católicos. Las familias de mi parroquia que hacen verdaderos sacrificios por la fe. Lo encuentro en los escritores jóvenes como Sohrab Ahmari, B. D. McClay y Matthew Schmitz que aún se convierten y se enamoran como yo… Incluso si a veces mi piedad personal se seca en el polvo y la nada, suena la campana en la misa, mi rodilla cae al suelo y, en todo caso, este gesto testifica objetivamente la realidad de que Cristo está presente en la Eucaristía, que Cristo es el Señor. Espero que por ahora, eso sea todo lo que necesito saber.

En esto, a medida que se extiende el invierno interminable en la iglesia, es donde creo que se podría emplear mejor nuestro tiempo. Preservando las cosas amadas. Encontrar brotes verdes asomando a través del hielo. Recordándonos que a pesar de todas las apariencias, la esperanza no está perdida.

Planeo dedicar más de mi tiempo en los próximos meses a tales actividades.

Pasaré más tiempo con los libros. Intentaré encontrar más tiempo para orar y en gratitud. Buscaré lo verdadero, lo bueno y lo bello. Esperaré, encontraré la forma de recargarme un poco y buscaré la curación de mi alma agotada por la batalla.

Esto significa que me pueden ver un poco menos aquí por un tiempo, o que mis contribuciones tomarán diferentes formas, ya que busco priorizar la calidad sobre la cantidad. Mientras tanto, el trabajo que hacemos aquí continuará con la ayuda de aquellos soldados capaces dispuestos a llevar el estandarte.

Sabemos que la iglesia continúa, pero ella se está reduciendo a una fracción de lo que fue una vez. Esta es una verdad dura, pero debemos aceptarla. ¿Qué otra opción tenemos que seguir?

¿Dónde está la iglesia? Sus tesoros están dispersos, pero están presentes en aquellos que sostienen y guardan la fe. Necesitamos encontrarnos en la oscuridad y recoger nuestra luz. “Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna”  (Juan 6:69)

Steve Skojec   

(Traducido por Rocío Salas. Artículo original)

One Peter Five

Edición en español de la web norteamericana One Peter Five (onepeterfive.com) bajo la dirección de Steve Skojec
¡Ya a la venta en Amazon!
Recibe nuestras noticias por email