El amor a la Patria es una virtud, en concreto corresponde a la virtud de la piedad. Veamos lo que dice el P. Royo Marín, en su Teología de la perfección cristiana: la virtud de la piedad como virtud especial derivada de la justicia puede definirse: un hábito sobrenatural que nos inclina a tributar a los padres, a la patria, y a todos los que se relacionan con ellos el honor y servicio debidos.

Continúa hablando de por qué la patria es objeto de esta virtud: porque ella es, en cierto sentido, principio de nuestro ser, educación y gobierno, en cuanto proporciona a los padres -y por medio de ello a nosotros- multitud de cosas necesarias o convenientes para ello. En ella están comprendidos todos los patriotas y amigos de nuestra patria. El patriotismo bien entendido es una verdadera virtud cristiana.

Deseo dejar constancia de este poema que lleva conmigo treinta y tres años.

¿QUÉ ES ESPAÑA?

ESPAÑA Somos tu y yo

y el hogar que nos ampara

la tumba de nuestros padres

y el jardín de nuestra casa.

ESPAÑA es el cielo azul

que amanece en tu ventana,

y las montañas agrestes

que te velan y te guardan.

ESPAÑA es el limpio orgullo

de la historia de la raza,

y es tu voluntad de ser

español cada mañana.

ESPAÑA son tus costumbres

y el idioma en el que hablas,

y el pan de trigo que comes

también es un poco ESPAÑA.

ESPAÑA es el padrenuestro

que rezas por las mañanas

y el rojo y gualda que pone

ese nudo en la garganta.

ESPAÑA es el pulso alegre

de tu sangre alborotada

porque el futuro, que es tuyo,

también lo será de ESPAÑA.

ESPAÑA es la fe que tienes

en tus padres y en tu casa,

y cuando todos re falten

contigo estará ESPAÑA.

El Señor nos puede pedir cuentas también de esta virtud. Amar a la patria es amar a nuestros padres y antepasados, es tener presentes a aquellos que con su sangre hicieron posible nuestra tierra y su prosperidad. Son muchos que cerraron sus ojos al grito de ¡Viva Cristo Rey! y ¡Viva España! Nuestra patria es tierra de fe católica por excelencia, tierra de evangelizadores. Es la tierra de María Santísima. ¿De qué están hechos los que odian a España? Por supuesto, no de hombría.

Pero aquellos que tienen la sagrada obligación de defender a la Patria, y los que hemos jurado hacerlo, responderemos ante el Altísimo por esa obligación y juramento.

Padre Juan Manuel Rodríguez de la Rosa