fbpx

El camino al Corán de Silvia Romano y a María del Beato Bartolo Longo

La consigna de Silvia Romano1 al alegre público, al cual la sometieron el Presidente del Consejo Conte y el Ministro de Asuntos Exteriores Di Maio (para ellos ser auto referenciales en el propio palco), fue tanto un indigno espectáculo como un extraordinario medio propagandístico para la milicia de Al-Shabaab, uno de los más grandes grupos terroristas islámicos que opera en África. Silvia, que dice haber pedido para leer el Corán, después de 18 meses (¡!) de permanecer secuestrada por aquella gente se sometió a su religión… Que el Señor tenga piedad de Silvia, víctima de quienes no la disuadieron de hacer esa peligrosa elección voluntaria, víctima de quienes no la protegieron, víctima de pésimos maestros occidentales, pertenecientes a una cultura euro-globalista, a la que muchos pastores de la Iglesia se entregaron, más inclinados a islamizarse que a «recristianizarse».

También el beato Bortolo Longo (1841-1926), terciario dominico, apóstol del Santo Rosario y fundador del Santuario de la Santísima Virgen del Rosario de Pompeya (cuya fiesta conmemoramos el 8 de mayo), quiso leer un libro, un texto que lo condujo a un pasajero momento de perdición Le Vie de Jesus del filósofo positivista Ernest Renan (1823-1892), que se alineó, desde un principio a la teoría de Darwin.

Inscripto en la Facultad de Derecho de la Real Universidad de Nápoles, Longo se convirtió en un empedernido anticlerical y comenzó a asistir a las clases, de impronta positivista y anticatólica, de algunos profesores de Letras y Filosofía como Augusto Vera (1813-1885), Bertrando Spaventa (1817-1883), Luigi Settembrini (1813-1876).

La vivaz y curiosa inteligencia de Longo lo condujo a ir más allá. En aquella época el cientificismo intentaba explicar racionalmente el fenómeno de ultratumba a través del espiritismo, por lo cual comenzó a frecuentar aquellos ambientes en el territorio napolitano, encontrando incluso un movimiento espiritista de carácter satánico. Dedicado y atento, se esforzó tanto que llegó a ser, después de aproximadamente un año y medio, un «sacerdote satanista». Sin embargo, el Señor no lo quiso abandonar. Entró en un período de trágica crisis espiritual, psicológica y física. Así, mientras un compañero suyo satanista encontró en el suicidio la solución a sus propios dramas, él se salvó de espíritu y de cuerpo gracias a un profesor muy religioso, Vincenzo Pepe, quien lo colocó bajo la dirección espiritual del P. Alberto Radente, miembro de la Orden dominicana. Fue precisamente en la Familia dominicana que Bartolo se convirtió de pies a cabeza, transformándose en un hijo devotísimo de la Virgen María y un amante del Rosario, a través del cual su alma experimentó la cura ideal, tan prodigiosa como inigualable.

Descubierto el tesoro, fue a ver a sus ex-compañeros satanistas con la alegría en el corazón y el deseo de llevarles y dejarles aquello que él había descubierto, pero solo fue recibido por sus risas diabólicas. Y Nuestro Señor eligió, con sus caminos y medios, a donde enviar Su gracia salvífica.

Longo se graduó de abogado en el año 1864 y regresó a su lugar de origen, Latiano, en la provincia de Brindisi, para ejercer la profesión, lo que duró muy poco porque comenzó a dedicarse a obras de caridad. Hizo voto de castidad y siguió las orientaciones del redentorista P. Emanuele Ribera (1811-1874), que le presagió estar destinado por Dios a una alta misión en la tierra. Un día, mientras se encontraba en el Valle di Pompei, oyó la voz de la Madre de Dios que le dijo: «¡Si propagas el Rosario te salvarás!» y luego después oyó el eco de una campana lejana que tocaba el Ángelus; entonces se arrodilló para rezar y experimentó una gran paz interior que nunca antes había sentido. Fue precisamente después de la locución interior que proyectó la constitución de una pía sociedad con el nombre del Santo Rosario, iniciativa del que surgirá la Pontificio Santuario Mayor de Nuestra Señora del Santo Rosario, el principal lugar de culto católico de Pompeya, situado en la Ciudad metropolitana de Nápoles, donde le visitarán San Luis de Casoria (1814-1885) San Luis Guanella (1842-1915), San José Moscati (1880-1927), San Leonardo Murialdo (1828-1900), San Padre Pío de Pietrelcina (1887-1968), Santa Francisca Saverio Cabrini (1850-1917), San Maximiliano Maria Kolbe (1894-1941).

El domingo 19 de octubre Benedicto XVI pronunció estas palabras en el Santuario de Pompeya: «¿Quién habría podido pensar que aquí, junto a los restos de la antigua Pompeya, surgiría un santuario mariano de alcance mundial? ¿Y tantas obras sociales para traducir el Evangelio en servicio concreto a las personas que atraviesan más dificultades? Donde Dios llega, el desierto florece. También el beato Bartolo Longo, con su conversión personal, dio testimonio de esta fuerza espiritual que transforma al hombre interiormente y lo capacita para hacer grandes cosas según el designio de Dios. Las circunstancias de su crisis espiritual y de su conversión son de grandísima actualidad.»

Precisamente porque la obra de Longo fue querida por Dios, tuvo un suceso increíble. Hoy son cerca de 40 las iglesias dedicadas en todo el mundo a Nuestra Señora de Pompeya, sin considerar las existentes en Italia. Los escritos del apóstol del Rosario fueron difundidos en todas partes: Bartolo Longo, de hecho, se convirtió en un escritor sobre María Santísima y supo poner en marcha una prodigiosa máquina editorial. En uno de sus comentarios al margen de un libro de su biblioteca se lee: «… ¿cuál es mi vocación? Escribir sobre María, hacer alabar a María, hacer amar a María» (cfr. G. Croiset, Esercizi di pietà (Ejercicios de Piedad), in «Opere Complete», Vol. VII, Livorno 1846, p. 261) y aquí citamos artículos, opúsculos, libros…

«Asimismo la mariología deberá hacer cuentas con Bargolo Longo, no solo para rendir justicia a su obra de promoción del culto mariano en la Iglesia, así como a su aculturación popular y a su influencia en la oración y la espiritualidad de las masas; sino también para evitar errores en lugares comunes.» (S. De Fiores, Maria nell’esperienza e negli scritti di Bartolo Longo, in Atti del Convegno Storico «Bartolo Longo e il suo tempo», Vol. I, Edizione di Storia e Letteratura, Roma 1983, p. 137). Aunque las obras más difundidas de mariología sean Las glorias de María de San Alfonso María de Ligorio o el Tratado de la verdadera devoción a María de San Luis María Grignion de Montfort, debemos sin embargo recordar que el primado de las obras marianas le corresponde a un pequeño libro de bolsillo de 50 páginas, escrito en 1879 por Bartolo Longo titulado Novena en honor de Nuestra Señora del Rosario de Pompeya para alcanzar las gracias en los casos más difíciles y desesperados, cuya 1153ª edición salió a luz en el año 1974, alcanzando millones de ejemplares. Una enorme difusión tuvo también el importante y profundo libro Los Quince Sábados del Santísimo Rosario (que contiene la célebre Súplica a la Reina del Santísimo Rosario de Pompeya), escrito en el año 1877 y que alcanzó en 1981 la 75ª edición.

Precisamente él, que leyendo un libro había adherido a la religión satánica, se convirtió con sus escritos en un medio providencial para la conversión a Cristo, por intermedio de la Virgen María, de un número incalculable de almas. Antes de morir, el último pensamiento de Bartolo Longo fue para la Madre de Dios: «Mi único deseo es el de ver a María, que me ha salvado y me salvará de las garras de Satanás».

Que la Santísima Virgen del Rosario interceda por Silvia Romano quien por voluntad propia o por imposición, ha leído el Corán.

1 Silvia Romano regresó a Italia el domingo 10 de mayo después de permanecer dieciocho meses secuestrada por el grupo yihadista Al Shabab.

L’articolo El camino al Corán de Silvia Romano y a María del Beato Bartolo Longo proviene da Correspondencia romana | agencia de información.




Corrispondenza Romana
Corrispondenza Romanahttps://www.corrispondenzaromana.it/
«Correspondencia romana» (CR) es una agencia católica de información, cuyo director es el Prof. Roberto de Mattei, creada en 1980, que se publica regularmente todas las semanas desde noviembre de 1985. Desde entonces «Correspondencia romana» no ha cambiado su línea editorial y su concepción de la cultura, destacándose como un polo de referencia por la coherencia y la claridad de sus posiciones. El arco de noticias de CR abarca desde las temáticas religiosas hasta las políticas, culturales y las referentes a las costumbres, ofreciendo siempre una información documentada sobre los acontecimientos que permite emitir un juicio preciso y oportuno sobre los mismos. Su link ofrece una cuidadosa selección de lo que también es importante conocer en la Web.

Del mismo autor

Franciscanos de la Inmaculada: cuando la resistencia paga

El 30 marzo ppdo., el Tribunal de Roma condenó a la...

Últimos Artículos