fbpx

“El derecho a celebrar la Misa perenne de la Iglesia Romana se basa en la tradición inmemorial y no en el positivismo legal” – Homilía de un sacerdote católico tradicional.

Homilía predicada el domingo séptimo después de Pentecostés, por un sacerdote tradicional y publicada en Rorate Caeli el 15 de Julio de 2021, en vísperas de la publicación del Motu Proprio Traditionis Custodes.

Todo el mundo sabe que el centro de la religión católica es la santa Misa. En la Misa se da realmente un sacrificio en el cual el verdadero Cuerpo y Sangre del Señor se ofrecen a Dios bajo las apariencias externas de pan y vino a través del ministerio de un sacerdote ordenado. En la santa Misa se renueva—prolonga y perpetúa—el sacrificio que Nuestro Señor ofreció de una vez por todas en la cruz. De hecho, es el mismo sacrificio; sólo difiere la forma exterior del ofrecimiento.

Este santo sacrificio no existe en un vacío, sino que está revestido en una sublime secuencia de oraciones y ceremonias llamada rito o liturgia de la Misa. El antiguo axioma de los Padres de la Iglesia lex orandi, lex credendi —“como oramos, creemos”—nos recuerda que nuestras oraciones litúrgicas deben ser una expresión precisa de nuestra fe y deben inculcar la verdadera reverencia por Dios. Por eso, especialmente en la época de la Reforma Protestante, la fe del pueblo se modificó precisamente al interrumpir las antiguas formas de culto católico. Por ejemplo, Juan Calvino, un reformador radical que negó la presencia real de Nuestro Señor en la Eucaristía, escribió una vez: «Dios nos ha dado una mesa para festejar, no un altar para ofrecer sacrificios» (Institutos; IV, xviii, 12, col. 1059), y así, al quitar los antiguos altares mayores y reemplazarlos por una mesa común, la fe del pueblo en el sacrificio de la Misa fue minada y pronto destruida.

Menciono estas cosas porque este día [11 de julio] cae justo entre dos importantes aniversarios relacionados con la sagrada liturgia: el de la carta papal Summorum pontificum del papa Benedicto XVI el 7 de julio de 2007 y el de la bula papal Quo primum del papa san Pío V el 14 de julio de 1570. El Concilio de Trento se había reunido de 1545 a 1563 para abordar los desafíos de la Reforma Protestante, sobre todo definiendo claramente los dogmas católicos negados por los herejes [1] y promoviendo reformas sólidas en la vida de la Iglesia para desenraizar los abusos que habían provocado la Reforma en un primer lugar —cosas como la pobre preparación y la inmoralidad de algunos miembros del clero y la mala manera de celebrar la Misa en muchos lugares.

El misal romano que San Pío V publicó después del Concilio de Trento no fue improvisado; era una codificación de la liturgia existente que se había desarrollado siglos atrás y se celebraba en la corte papal desde esos mismos tiempos. Fue y es un baluarte contra el error. Al promulgar el Misal Romano, el papa Pío V decretó:

Otorgamos y concedemos a perpetuidad que, para el canto o lectura de la Misa en cualquier iglesia, en lo sucesivo, este Misal debe ser seguido absolutamente, sin ningún escrúpulo de conciencia o temor de incurrir en pena, juicio o censura, y puede libremente y lícitamente ser utilizado. Tampoco están obligados los superiores, administradores, canónigos, capellanes y otros sacerdotes seculares o religiosos, cualquiera que sea su título, a celebrar la Misa de otra manera que la que Nos ordenamos.

Para remediar la decadencia que existía en algunos lugares, este santo Papa permitió que su misal romano se usara en todas partes, incluso en aquellas iglesias que también tenían su propia forma local de liturgia. Pero este santo prudente, con su delicado respeto por la tradición, aún permitía que todas las variaciones locales, como los usos de la diócesis de Toledo o de su propia orden dominica, continuaran usándose si así se desease. La única condición era que tales liturgias debían tener un pedigrí de al menos 200 años. En otras palabras, algo que era simplemente una fabricación reciente no podía considerarse digno de ser usado en el templo de Dios. Mientras que Pío V abolió todas las liturgias de menos de 200 años, en comparación, podemos señalar que el Novus Ordo, el nuevo rito de la Misa ideado después del Vaticano II, solo ha existido durante 50 años.

Estos 50 años han sido años turbulentos, y sería desagradable revisar las políticas de mano dura de aquellos que intentaron ilegal e inmoralmente acabar con el rito católico eterno de la Misa. La colecta de hoy nos dice que la providencia de Dios nunca falla, y las últimas décadas han sido testigos del providencial resurgimiento del rito antiguo. Así fue en 2007 cuando el papa Benedicto XVI hizo un acto de justicia y declaró que la antigua liturgia nunca había sido abolida: todo sacerdote católico romano tiene derecho a decir esta Misa incluso sin un permiso especial, y el pueblo tiene derecho a solicitar y asistir a esta Misa. Es justo celebrar este justo rito. Summorum pontificum enfáticamente no es un «indulto», esto es, una exención especial de una ley vigente. Es un reconocimiento de que no hace falta ningún indulto. Incluso si un tiránico golpe de pluma fuera a rescindir Summorum pontificum, técnicamente eso no cambiaría nada. La realidad no se alteraría. El derecho a celebrar la Misa perenne de la Iglesia Romana se basa en una tradición inmemorial y no en el positivismo jurídico.

Es posible que haya visto en la prensa católica que los ansiosos disidentes están ahora desenvainando abiertamente sus cuchillos contra la liturgia tradicional. Nunca habían podido tragarse la liberación de la Misa. Tome estas palabras de un obispo italiano pronunciadas en julio de 2007: “Este día es para mí un día doloroso. Tengo un nudo en la garganta y no consigo contener las lágrimas… Es un día de pena, no solo para mí, sino para muchos que vivieron y trabajaron en el Concilio Vaticano II. Hoy, una reforma por la que tantos trabajaron … ha sido cancelada”. Y hace solo unos meses, un editor jesuita, sintiendo vientos favorables, opinó: “La iglesia debe ser clara en que quiere que la liturgia no reformada desaparezca y solo la permitirá por bondad pastoral a las personas mayores que no comprenden la necesidad del cambio. A los niños y jóvenes no se les debe permitir asistir a esas Misas (Religion News Service, 13 de abril de 2021). No debo ser lo suficientemente inteligente para entender por qué, en un momento en que la mayoría de los jóvenes han dejado de practicar la fe, un sacerdote querría prohibirles asistir a Misa. Dado que la Misa es el centro de la religión católica, no se puede pedir una ilustración más clara de esto que la de los falsos profetas de los que advierte Nuestro Señor en el Evangelio de hoy. La antigua Misa es una amenaza para su nueva religión. Una vez que hayan entendido eso, lo habrán entendido todo.

Se hace la objeción de que no deberíamos preocuparnos demasiado por la forma exterior de la liturgia; todo lo que realmente cuenta es que la Misa se ofrezca válidamente. Es cierto que sería incorrecto mantener un apego puntilloso a las formas externas de la liturgia solo por sí mismas. Esto sería un ritualismo vacío, el tipo de cosa que bajo la Antigua Alianza se distorsionó en el fariseísmo. Pero sería muy erróneo concluir que, por tanto, la liturgia carece de importancia. Hace cincuenta años, cuando se promulgó el nuevo misal, la Instrucción General tuvo que ser retirada y reescrita porque su definición de la Misa estaba muy fuera de lugar. Decía: «La Cena del Señor, o Misa, es la sacra synaxis, o asamblea del pueblo de Dios reunido bajo la presidencia del sacerdote para celebrar el memorial del Señor”, una definición que el gran cardenal Ottaviani denunció como «una desviación sorprendente de la teología católica de la Misa tal como fue formulada en la Sesión XXIII del Concilio de Trento”. Y esto no debería sorprendernos si recordamos que el arquitecto de la reforma, Monseñor Bugnini, afirmó: “Debemos despojar de nuestras oraciones católicas y de la liturgia católica todo lo que pueda ser siquiera una sombra de tropiezo para nuestros hermanos separados, es decir, para los protestantes”. Y, de hecho, seis ministros protestantes sirvieron como asesores del comité que produjo el nuevo rito.

Todos ustedes saben que la Iglesia es indefectible, lo que significa que nunca puede perder nada perteneciente a su esencia, como los siete sacramentos. Esto no significa que a los líderes de la Iglesia se les impida ocasionalmente cometer errores desastrosos en las políticas prácticas. El Espíritu Santo protege a la Iglesia para que no apruebe el uso de una forma de misa que sería realmente inválida o abiertamente herética: la validez de un sacramento es o no es, no hay un espectro, por lo que, por supuesto, la misa reformada sigue siendo válida. Válido solo significa que el sacramento «funciona». Pero en términos de recibir la gracia del sacramento, también está la cuestión de la fecundidad: esto va más allá de la validez y depende de las disposiciones personales del receptor y también de la liturgia misma. Eso si es una cuestión de menos o más. Cuando ofrezco la Misa o cuando el Padre Pío ofrece la Misa, no hay diferencia en la validez, pero ciertamente él ofreció la Misa de manera más fructífera. Asimismo, una forma de misa rodeada de cuidadosos y precisos signos de reverencia al Santísimo Sacramento hace que los participantes estén mejor dispuestos que en una liturgia en la que se han eliminado sistemáticamente los signos de adoración y reverencia.

La liturgia también debe expresar nuestra fe con precisión, y aunque el rito moderno no niega la fe católica, lo cual sería imposible al menos en el libro litúrgico oficialmente aprobado, no obstante, oscurece y atenúa la fe [2]; por no hablar de los abusos y sacrilegios reales que se deslizan fácilmente cuando una liturgia está plagada de alternativas. El Señor en el Evangelio de hoy nos da un criterio de juicio: por sus frutos los conoceréis. Los frutos que vemos son la diezmada asistencia a la Misa, la caída de las vocaciones y la incredulidad casi universal en la Presencia Real.

Nuestro apego a la Misa tradicional, por tanto, no es fruto de la nostalgia o la estética, sino porque es una expresión más perfecta de la fe católica, que da mayor gloria a Dios y nos prepara mejor para la recepción fructífera del sacramento. Pase lo que pase, es un tesoro que nunca estaremos dispuestos a renunciar.

NOTAS

  1. Como estas condenas de errores relacionados con la Eucaristía de la Sesión XXII del Concilio: “Si alguno dijese que en la Misa no se ofrece a Dios un sacrificio verdadero y apropiado; o que ese ofrecimiento no es otra cosa que Cristo dándosenos por comida; sea anatema” (canon 1); “Si alguno dijese que el sacrificio de la Misa es sólo un sacrificio de alabanza y acción de gracias; o que es una mera conmemoración del sacrificio consumado en la cruz, pero no un sacrificio propiciatorio; o, que le beneficia sólo a quien lo recibe; y que no debe ofrecerse por los vivos y los muertos, por los pecados, dolores, satisfacciones y otras necesidades; sea anatema” (canon 3).
  • Compárese, por ejemplo, la oración del ofertorio para la ofrenda de la hostia de la Misa tradicional: “Recibe, oh santo Padre, Dios todopoderoso y eterno, esta hostia inmaculada, que yo, indigno siervo tuyo, te ofrezco a ti, Dios vivo y verdadero, por mis innumerables pecados, ofensas y negligencias, y por todos los aquí presentes; así como también por todos los fieles cristianos, vivos y difuntos, para que me sirva a mí y a ellos de salvación para la vida eterna”, con la ofrenda del pan de la Preparación de los Dones en la Nueva Misa: “Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este pan, fruto de la tierra y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; él será para nosotros pan de vida”, un texto basado en una oración para la comida judía, con todas las referencias a la naturaleza sacrificial de la Misa expurgadas.

Artículo original

RORATE CÆLIhttp://rorate-caeli.blogspot.com/
Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos

Del mismo autor

El Dr. Michael Fiedrowicz sobre Traditionis Custodes: «Una reminiscencia aterradora de 1984 de George Orwell»

Publicamos hoy una traducción al inglés de un impactante artículo escrito...

Últimos Artículos

Las comunidades ex-Ecclesia Dei enfrentan una decisión

Rorate Caeli se complace en presentar una traducción de...

Consejos para vivir la Navidad como católicos

Estamos en diciembre y avanzado el adviento se acerca...

El Richelieu del Vaticano

En los largos coloquios que sostuve con él en...