THE REMNANT

El juramento contra el modernismo: Plan de acción

Estamos desgastando la trompeta de Ezequiel.

“Hijo de hombre, habla con tu gente y dile: ‘Supongamos que traigo la espada contra una tierra, y la gente de esa tierra elige a un hombre de entre ellos, nombrándolo a él como su vigilante, y él ve la espada que viene contra esa tierra y toca su trompeta para avisar a la gente. Entonces, si alguien oye el sonido de la trompeta pero no atiende la advertencia, y la espada viene y se lo lleva, su sangre estará sobre su propia cabeza…”

Las personas que escriben sobre la crisis en la iglesia están diciendo lo mismo; mucha gente lo está entendiendo por fin. Lo que realmente necesitamos ahora es un plan de acción.

En los últimos días y semanas hemos empezado a ver una reacción auténticamente católica de un pequeño número de obispos. Hoy escuchamos que un obispo en Kansas ha ordenado a todas las parroquias que restauren la oración a San Miguel, ese instrumento reconocido contra lo demoníaco, al final de cada misa.

Esta es una noticia muy emocionante para los obispos. Pero todavía deja abierta la pregunta de qué pueden hacer los laicos. Ahora que el remanente católico está alerta de la verdadera naturaleza del peligro, es hora de que hagamos algún tipo de plan.

Las cosas parecen haber dado un giro tal en la comprensión general de la magnitud y la naturaleza de la crisis, que cada vez más personas empiezan a ver que no comenzó con este Papa. Es discutible que el aumento de la desconfianza pública hacia el papa Bergoglio y su agenda sea tardía y se base en las prioridades equivocadas. La furia contra él de parte de los católicos proviene de la misma razón que el giro contra él en los principales medios de comunicación. Su connivencia con los escándalos de abuso homosexual que se está demostrando que se remontan a sus días en Argentina no es, en realidad, tan grave como sus implacables ataques a la fe católica misma.

Pero como haya ocurrido, y por muy tardío que sea, el cambio en contra de este pontificado ha llevado a muchos a reexaminar el argumento tradicionalista: que Bergoglio es un producto de la crisis, no su causa. Está empezando, por fin, a ser ampliamente reconocido que este pontificado no es más que el resultado inevitable de la trayectoria en la que ha estado la Iglesia desde 1965. Jorge Bergoglio, y la perversión del sacerdocio que él representa, es un producto de los compromisos posconciliares, la acomodación amistosa y la absorción del secularismo, la acomodación con el mundo y la carne que se convirtió en la prioridad institucional después del Concilio Vaticano II y ha llevado a que el diablo tome un control incontestable de la Iglesia. En resumen, la gente está entendiendo que Jorge Bergoglio y sus amigos son el síntoma de la etapa aguda de la enfermedad progresiva, no la enfermedad en sí.

Pero ahora que ya hemos superado la etapa de tener que convencer a la gente de que el punto de vista tradicionalista era el correcto, muchos se preguntan: “¿Qué sigue?” Gran parte de la discusión se ha centrado en cuestiones teológicas y canónicas altamente técnicas; si es posible deponer a un papa, o si un papa puede deponerse a sí mismo, los criterios para determinar con precisión qué constituye una herejía “formal”… y así sucesivamente. Como lo dijo un amigo hace unos días, “todos hemos tenido suficiente de ‘Belarmino esto, Suárez aquello y Cayetanolo otro’…” El simple hecho es que para casi todas estas preguntas son principalmente académicas. Interesantes hasta el momento, pero para la mayoría de nosotros, principalmente, son el equivalente en internet de los argumentos sobre la política en el bar.

La emisión de una corrección formal o la convocación de un concilio ecuménico, imperfecto o no, está más allá de la mayoría de nuestros poderes. Como gente común, tenemos que poner los pies sobre la tierra. No soy un obispo o un cardenal, y probablemente usted tampoco. Entonces, ¿qué está realmente dentro del ámbito de los laicos hacer, concretamente? Probablemente todos hemos tenido suficiente con el recordatorio fácil: “Solo reza el Rosario”. Ya que muchas, muchas personas que aprietan sus cuentas diarias están en el mismo estado de confusión que las que no lo hacen, tal vez podamos intentar ser más específicos.

Afortunadamente, tenemos un nombre para la enfermedad y un Papa santo que proporcionó la cura. Por fin se reconoce ampliamente que el asteroide que todos hemos estado observando es el Modernismo, la misma “síntesis de todas las herejías” que Pío X intentó detener en la apertura del siglo XX.  Una conferencia en Roma patrocinada en junio de este año por el  “conservador” LifeSiteNews se centró en el resurgimiento triunfante del Modernismo desde el Vaticano II, identificándolo como la fuente de la crisis; más o menos el núcleo de la posición tradicionalista.

Al informar sobre la conferencia, Dianne Montagna escribió:

 “Imaginemos que las pruebas del pontificado actual, las maquinaciones de los obispos alemanes y las controvertidas declaraciones sobre la homosexualidad del p. James Martin terminaran mañana. Tal vez, por el momento algunos sentirán que Mordor ha sido destruido y la luz del sol y la libertad restauradas en la Comarca, pero la crisis actual en la Iglesia no habría terminado. ¿Por qué? Debido a los pasajes controvertidos de Amoris Laetitia, la propuesta de intercomunión de los obispos alemanes y la dilución de la enseñanza de la Iglesia sobre la homosexualidad por parte del p. James Martin son solo los síntomas de un problema más profundo. La salud no se restaurará en el Cuerpo místico de Cristo hasta que estos problemas más profundos se identifiquen, aborden y curen”.

El profesor Roberto De Mattei y colegas afines en esa conferencia identificaron la fuente de la crisis como un resurgimiento del modernismo. Con algunas modificaciones leves, es en esencia la misma enfermedad teológica con la que Pío X luchó con tanta ferocidad. La mayoría de los tradicionalistas entienden esto, pero desde este pontificado, y especialmente en los últimos tres meses, muchos de los que nunca se han llamado a sí mismos de esa forma, están llegando a la misma realización.

Diane Montanga de nuevo:

“De acuerdo con los organizadores del simposio de junio, el rechazo de los errores que han penetrado en el Cuerpo Místico de Cristo y el regreso, con la ayuda de Dios, para completar la verdad católica creída y vivida, son las condiciones necesarias para la renovación de la Iglesia”. 

 

Este “extremista paranoico” tenía razón y ahora ha sido vindicado por completo San Pío X, ruega por nosotros

Como explicó De Mattei, el modernismo fue definido por el papa San Pío X para cubrir un conjunto de “errores teológicos, filosóficos y exegéticos” que se remontan al siglo XIX. Los nombró y condenó en la encíclica Pascendi dominici gregis y el decreto Lamentabili sane. El Papa santo luego implementó ciertas medidas disciplinarias destinadas a erradicar lo que en ese momento era principalmente una tendencia entre sacerdotes académicos. Aunque estas medidas parecieron ser efectivas al principio, el modernismo reapareció en los años 30 y comenzó su trabajo infiltrándose en todas las instituciones del mundo católico. Y fue un gran triunfo en el Vaticano II.

De Mattei lo describe como una “síntesis de errores antiguos como el gnosticismo, el pelagianismo y el arrianismo”. La nueva versión, el neomodernismo, en su énfasis en cambiar la doctrina indirectamente al cambiar la práctica, “se ha convertido en una filosofía de la vida y la acción pastoral. Incluso antes de ser una escuela doctrinal”.

Los tradicionalistas como el Profesor De Mattei han sabido durante mucho tiempo que esta ideología anticatólica ha sido completamente aceptada, principalmente a través de una tergiversación deliberada de la Fe, a lo largo y ancho de la Iglesia, entre clérigos y laicos, como un insípido, inodoro pero mortal veneno sistémico introducido en un suministro de agua.

Entonces, volviendo a la pregunta de qué hacer al respecto, como laicos con poco poder para cambiar a los obispos o deponer a los papas, tal vez podamos preguntarnos qué recomienda el mismo Papa santo como remedio. En lugar de sumergirse en las complejidades de la teología, podría ser más útil examinar otro documento de Pío X, un motu proprio publicado en septiembre de 1910 llamado Sacrorum antistitum. Este documento es más famoso por incluir el Juramento contra el modernismo, exigido a “todos los clérigos, pastores, confesores, predicadores, superiores religiosos y profesores en los seminarios filosófico-teológicos” de la Iglesia católica hasta que fue rescindido el 17 de julio de 1967 por la Congregación para La Doctrina de la Fe, con la aprobación del Papa Pablo VI.

Por sugerencia de un sacerdote que conozco que ha dedicado su vida sacerdotal a combatir el modernismo, tal vez podamos examinar el Juramento no con la intención de tomarlo formalmente, sino de crear un programa de acción. Como formato para reexaminar las verdades de la fe católica que los neomodernistas quieren que desaparezcan. Sugeriría que un primer paso en cualquier plan de batalla debe ser una inteligencia precisa. Tenemos que saber muy precisamente lo que están haciendo nuestros enemigos.

Simplemente, si el Juramento fue concebido como el principal instrumento público para combatir esta terrible enfermedad, esta deformación del catolicismo, obviamente es el lugar para comenzar, para señalar el camino hacia una cura. Es meramente una destilación de la advertencia del Papa Pío X; El modernismo subvierte el catolicismo por sigilo, modificando definiciones de términos, socavando la noción misma de verdad, pero al mismo tiempo conservando los términos en sí mismos; por “reformulaciones” de doctrinas y “actualización de lenguaje”. Utilizando el Juramento como guía, aplicándolo cláusula por cláusula a lo que están haciendo los bergoglianos ahora, se convierte en una cuestión simple de ver a través de sus intentos de ofuscación.

Por ejemplo, uno de los llamamientos más insistentes de los revolucionarios bergoglianos en ambos Sínodos sobre la familia fue una “reformulación” de la enseñanza de la iglesia sobre la homosexualidad. Nos dijeron ad nauseam que la “doctrina no se está cambiando”, pero que era necesario “reexaminar el lenguaje” utilizado para transmitirlo.

Estos son clásicos tropos modernistas, y son refutados y advertidos explícitamente en los pasajes mismos de apertura del Juramento.

YO… Adopto y acepto firmemente todas y cada una de las definiciones que se han establecido y declarado por la autoridad infalible de la iglesia, especialmente aquellas verdades principales que se oponen directamente a los errores de este día.

Como vemos aquí, en su oración inicial, se mueve el piso por debajo de los revolucionarios que gobiernan actualmente el Vaticano. Dado que el sentido, la naturaleza de una idea se transmite mediante el lenguaje y las formulaciones teológicas son, por necesidad, extremadamente precisas, y dado que estas formulaciones transmiten verdades, realidades establecidas con más firmeza que las leyes de las matemáticas o la física, el intento de “simplemente cambiar el lenguaje” mientras se afirma que retiene el significado, se revela por el aceite de serpiente envenenado que es.

¿Queremos saber en un lenguaje detallado y preciso qué es lo que está mal con el Nuevo Paradigma forzado por los bergoglianos a la Iglesia en este momento? ¿Queremos entender lo que realmente está sucediendo, en lenguaje y términos que los no teólogos y no académicos podemos entender? ¿Queremos entender precisamente cómo estos hombres tan malos están manipulando y distorsionando la Fe?

Una cuidadosa re-lectura del Juramento es muy reveladora. San Pío X inmediatamente enumera las verdades que no solo deben ser sostenidas absolutamente por todos los católicos, sino que deben expresarse y creerse precisamente en el mismo lenguaje y terminología que siempre han tenido, específicamente con una mente para refutar los “errores de este día” que comúnmente se sostienen:

Y ante todo, profeso que Dios, el origen y fin de todas las cosas, puede conocerse con certeza por la luz natural de la razón del mundo creado (ver Rom. 1:19), es decir, de las obras visibles de la creación, como causa de sus efectos, y que, por tanto, también puede demostrarse su existencia.

Contraste esto con los repetidos ataques de Bergoglio sobre la noción de que la Fe puede conocerse con certeza, o incluso con el deseo de certeza: “Si uno tiene las respuestas a todas las preguntas, esa es la prueba de que Dios no está con él“. Significa que él es un falso profeta que usa la religión para sí mismo. Los grandes líderes del pueblo de Dios, como Moisés, siempre han dejado espacio para la duda. Debes dejar espacio para el Señor, no para nuestras certezas; debemos ser humildes”.

Lea el resto del Juramento y vea cuántos de los tropos estándar de los bergoglianos refuta directamente.

En segundo lugar, acepto y reconozco las pruebas externas de revelación, es decir, los actos divinos y especialmente los milagros y las profecías como los signos más seguros del origen divino de la religión cristiana y sostengo que estas mismas pruebas están bien adaptadas a la comprensión de todas las épocas y todos los hombres, incluso de esta época.

Bergoglio se ha unido a miles de otros sacerdotes neomodernistas para negar rotundamente los milagros sobrenaturales de Cristo. Produjo un video en mayo de 2013, solo unas pocas semanas después de su elección, en el que negó la naturaleza milagrosa de la multiplicación de los panes y los peces. “Con respecto a los panes y los peces, me gustaría agregar una nueva perspectiva. No se multiplicaron, no, eso no es cierto. Los panes simplemente no llegaron a su fin. Al igual que la harina y el aceite de la viuda que no se agotaron. Cuando se habla de multiplicación, podría confundirse con magia, no. No, no, la grandeza de Dios es tan grande, y el amor que él pone en nuestros corazones, que si deseamos, lo que tenemos no se agotará”. Este ha sido un tema repetido. En otro caso, dijo que “Dios no es un mago que hace las cosas con una varita mágica”.

En tercer lugar, creo con fe igualmente firme que la iglesia, el guardián y el maestro de la palabra revelada, fue instituida personalmente por el Cristo real e histórico cuando vivió entre nosotros, y que la Iglesia se construyó sobre Pedro, el príncipe de la jerarquía de la iglesia apostólica, y sus sucesores por la duración del tiempo.

En cuarto lugar, sostengo sinceramente que la doctrina de la fe nos fue transmitida por los apóstoles a través de los Padres ortodoxos con el mismo significado y siempre con el mismo sentido. Por lo tanto, rechazo por completo la tergiversación herética de que los dogmas evolucionan y cambian de un significado a otro diferente del que la Iglesia sostenía anteriormente.

En julio de 2016, el cardenal Christoph Schonborn, identificado por el Papa como el más acreditado intérprete de Amoris Laetitia, dijo que el giro de este documento sobre dar la Sagrada Comunión a los adúlteros no arrepentidos es una “evolución” de la doctrina, basada en las necesidades de los tiempos. “En esta esfera de las realidades humanas, el Santo Padre ha renovado fundamentalmente el discurso de la iglesia, ciertamente en la línea de Evangelii gaudium, pero también de Gaudium et spes, que presenta principios doctrinales y reflexiones sobre los seres humanos de hoy que están en una evolución continua. Hay una profunda apertura para aceptar la realidad”.

Una vez que se han entendido los principios del modernismo, que pueden ser simplemente mediante un examen cuidadoso del Juramento, todas las maquinaciones de los bergoglianos se vuelven claras, como si uno hubiera iluminado un foco en un nido de cucarachas. Use el Juramento para educarse a sí mismo. Sugiero esto como paso uno en un plan para los laicos.

Pero dado que los principios del modernismo han sido adoptados por toda nuestra civilización, al interiorizar el Juramento, uno puede, en cierto sentido, inocularse contra la versión en aerosol de la enfermedad. Lea el resto y reconocerá muchas de las ideas que el secularismo moderno da por sentado acerca de la religión; es un producto del “sentimiento ciego”; sus ideas son “productos filosóficos”, producto de la mera “conciencia humana”; las ideas religiosas nunca son estáticas, pero pueden y deben cambiar constantemente para mantenerse al día con la evolución humana; que las cosas consideradas como verdaderas por los católicos se contradicen en la historia, que la fe y la realidad objetiva observada por los historiadores y los científicos están en oposición; que un católico educado debe ignorar lo que sabe a favor de su fe:

También condeno todo error según el cual, en lugar del depósito divino que se le ha dado al cónyuge de Cristo para que lo proteja con cuidado, se ponga una imagen filosófica o producto de una conciencia humana que gradualmente ha sido desarrollada por esfuerzo humano y seguirá desarrollándose indefinidamente.

En quinto lugar, sostengo con certeza y confieso sinceramente que la fe no es un sentimiento ciego de religión que brota de las profundidades del subconsciente bajo el impulso del corazón y el movimiento de una voluntad entrenada hacia la moralidad; sino que la fe es un asentimiento genuino del intelecto a la verdad recibida al escuchar de una fuente externa. Mediante este consentimiento, debido a la autoridad del Dios supremamente verdadero, creemos que es verdad lo que ha sido revelado y atestiguado por un Dios personal, nuestro creador y señor.

Además, con la debida reverencia, me someto y me adhiero con todo mi corazón a las condenas, declaraciones y todas las prescripciones contenidas en la encíclica Pascendi y en el decreto Lamentabili, especialmente en lo que se conoce como la historia de los dogmas.

También rechazo el error de quienes dicen que la fe de la Iglesia puede contradecir la historia, y que los dogmas católicos, en el sentido en que ahora se entienden, son incompatibles con una visión más realista de los orígenes de la religión cristiana.

También condeno y rechazo la opinión de aquellos que dicen que un cristiano bien educado asume una doble personalidad: la de un creyente y al mismo tiempo de un historiador, como si estuviera permitido que un historiador sostuviera cosas que contradicen la fe del creyente, o estableciera premisas que, siempre que no haya una negación directa de los dogmas, conduzcan a la conclusión de que los dogmas son falsos o dudosos.

Del mismo modo, rechazo el método de juzgar e interpretar la Sagrada Escritura que, al alejarse de la tradición de la iglesia, la analogía de la fe y las normas de la Sede apostólica, acoge las tergiversaciones de los racionalistas y sin prudencia ni restricción adopta la crítica textual como la única y suprema norma.

Además, rechazo la opinión de aquellos que sostienen que un profesor que da una conferencia o escribe sobre un tema histórico-teológico debe dejar de lado cualquier opinión preconcebida sobre el origen sobrenatural de la tradición católica o sobre la promesa divina de ayuda para preservar toda la verdad revelada para siempre; y que luego deben interpretar los escritos de cada uno de los Padres únicamente por principios científicos, excluyendo toda autoridad sagrada, y con la misma libertad de juicio que es común en la investigación de todos los documentos históricos ordinarios.

Finalmente, declaro que me opongo completamente al error de los modernistas que sostienen que no hay nada divino en la tradición sagrada; o lo que es mucho peor, digamos que hay, pero en un sentido panteísta, con el resultado de que no quedaría nada más que este sencillo hecho simple, uno que debe ponerse a la par con los hechos comunes de la historia: el hecho, a saber, que un grupo de hombres por su propio trabajo, habilidad y talento han continuado a través de los tiempos posteriores una escuela iniciada por Cristo y sus apóstoles.

Sostengo firmemente, entonces, y mantendré en mi aliento moribundo la creencia de los Padres en el carisma de la verdad, que ciertamente está, estuvo y siempre estará en la sucesión del episcopado de los apóstoles. 

El propósito de esto es, entonces, no que el dogma se pueda adaptar de acuerdo con lo que parece mejor y más adecuado para la cultura de cada época; más bien, para que la verdad absoluta e inmutable predicada por los apóstoles desde el principio nunca se pueda creer que sea diferente, nunca se puede entender de otra manera.

Prometo que mantendré todos estos artículos de manera fiel, total y sincera, y los protegeré intactos, sin desviarme de ellos ni en la enseñanza ni de ninguna manera ni en la palabra ni en la escritura. Así lo prometo, esto lo juro, así que ayúdame Dios…

(Traducido por Rocío Salas. Artículo original)

Hilary White

Nuestra corresponsal en Italia es reconocida en todo el mundo angloparlante como una campeona en los temas familia y cultura. En un principio fue presentada por nuestros aliados y amigos de la incomparable LifeSiteNews.com, la señora Hillary White vive en Norcia, Italia.
Libro Recomendado
Recibe nuestras noticias por email