fbpx

El misterio del coronavirus: hipótesis y certezas

El coronavirus o Covid-19, la enfermedad contagiosa que en pocos meses se ha propagado por todo el mundo adquiriendo caracteres de una auténtica pandemia, sigue envuelto en un halo de misterio. Sobre la naturaleza de dicho virus son muchas las hipótesis y pocas las certezas.

Las hipótesis tienen que ver ante todo con el origen de la dolencia. ¿Ha surgido el virus en la naturaleza, como sostiene la mayoría de los virólogos, o ha sido producido en un laboratorio como sostienen otros? Y en caso de que el origen haya sido este último, ¿se creó con fines terapéuticos o con el objeto de librar una guerra bacteriológica? ¿Y dónde estaría el laboratorio, en China o en Occidente? ¿Se habría escapado del laboratorio de modo fortuito o deliberadamente? Es evidente que la hipótesis de que fuera algo hecho a propósito alimentaría la posibilidad de una conspiración por parte de las fuerzas secretas, como tantas otras que ha habido a lo largo de la historia. Si, por el contrario, se hubiera producido en la naturaleza, o bien hubiera escapado accidentalmente de un laboratorio, habría que pensar que habría pillado desprevenidas a las mencionadas fuerzas. Una de las hipótesis más verosímiles parece ser la de Steve Mosher, según la cual el virus, producido artificialmente en China, habría escapado accidentalmente de un laboratorio de Wuhan (LifeSiteNews, 22 de abril de 2020). Se trata solamente de una hipótesis; pero la responsabilidad de la China comunista, que Mosher pone en evidencia, es una certeza.

De hecho, el Partido Comunista Chino ocultó la propagación del virus y manipuló las cifras de contagios y fallecimientos. No sin razón, Chen Guangchen, activista ciego asilado en Estados Unidos tras haber estado encarcelado en China por denunciar abortos y esterilizaciones forzados en Shandong, ha declardo: «El Partido Comunista Chino es el mayor y más peligroso virus del mundo» (Asia News, 27 de abril de 2020).

Incluso un observador tan cauto como Paolo Mieli dio cuenta en el Corriere della sera de este 27 de abril de que las autoridades chinas van adaptando sin ningún disimulo con el paso del tiempo las cifras de contagiados en su país. «¿Cómo es posible –escribe Mieli– que un país al que la Organización Mundial de la Salud toma en serio y cuyo rigor ha elogiado el director general de dicho organismo, juegue de esa manera con los números? De hecho, cuanto más pasa el tiempo, más aumenta la cantidad de los que vuelven a manifestar recelos de que en los laboratorios de Wuhan ocurrió algo sospechoso».

Por lo que se refiere a la naturaleza del Covid-19, no hay hipótesis y faltan certezas. No sólo no se sabe todavía cómo curar la enfermedad, sino que ni siquiera está claro si todas las personas que se curan han adquirido inmunidad, ni cuánto pueda durar ésta. Afirman los inmunólogos que nos encontramos ante un virus anómalo que se comporta de forma diferente a los de su familia (Corriere della sera, 25 de abril). Todos anuncian para el otoño una nueva ola de la pandemia, pero nadie está en situación de prever sus características. Ante la duda, los gobiernos se inclinan por prolongar las medidas de confinamiento. Hay quienes dicen que las medidas de distanciamiento social que se han adoptado en todo el mundo son desproporcionadas para el número de fallecimientos. Pero a esta objeción se podría responder que si el número de víctimas es bajo. Ello obedece precisamente a las medidas de confinamiento tomadas por los gobiernos de diversos países. Según un estudio del Deutsche Bank citado el 26 de abril por la agencia noticiosa AGI, la pandemia de Covid-19 se sitúa en los últimos puestos de la historia en cuanto a mortalidad. Ahora bien, sin las medidas de confinamiento que han hecho descender el índice de mortalidad al 0,002% dicho índice se habría situado en un 0,23%, registrándose 17,6 millones de víctimas en todo el planeta. Lo mismo se puede decir del índice de contagio. El hecho de que en Alemania, después de suavizarse el confinamiento, el índice de contagios repuntara del 0,7 al 1%, como ha señalado el Instituto Robert Koch para el Estudio de las Enfermedades Contagiosas (La Reppublica, 28 de abril).

Hay quienes están convencidos de que el confinamiento es un plan de las fuerzas que gobiernan el mundo para someter socialmente a la humanidad. Entre ellos se encuentra el filósofo postmoderno Giorgio Agamben, muy apreciado por la extrema izquierda, que el pasado 26 de febrero se preguntó en su blog si el distanciamiento social será el nuevo principio organizativo de la sociedad. «Es más urgente todavía –dice–, ya que no se trata de una hipótesis meramente teórica, si es cierto lo que se comienza oír cada vez más de fuentes muy diversas de que la actual emergencia sanitaria se puede considerar el laboratorio en el que se preparan las nuevas estructuras políticas y sociales que aguardan a la humanidad» (Quodlibet, 6 de abril de 2020).

¿Habría alguna alternativa a la cuarentena para contener la epidemia? Hay quienes contraponen al modelo europeo de gestión de la emergencia sanitaria el de Israel, y sobre todo el de Taiwán, donde a pesar de la proximidad geográfica con China, el número de fallecimientos y el de contagios son muy bajos. Sin embargo, si el peligro que corremos es el de una dictadura digital, el método taiwanés, basado en seguimiento de contagiados parece todavía más peligroso que el confinamiento europeo. Taiwán mantiene bajo estrecha vigilancia a sus ciudadanos mediante novedosas tecnologías, sin la menor consideración por la intimidad de las personas. Lo mismo sucede en Israel, donde el sistema de seguimiento se aplica rigurosamente, hasta el punto de que en una ocasión tuvo que intervenir el Tribunal Supremo.

Para otros, el verdadero problema no está en el control social sino en la catástrofe económica. ¿Qué consecuencias económicas y sociales tendrá la pandemia? ¿Un empobrecimiento general de Occidente para favorecer el dominio de las oligarquías sobre la sociedad, o el desplome del sistema económico y financiero sobre el que se sustenta Occidente? Ahora bien, en este último caso la manipulación social escaparía de las manos de las propias oligarquías que la han planificado. Todo queda en el plano de la hipótesis. El sociólogo esloveno Slavoj Žižek en su recién publicado e-book titulado Virus: catástrofe y solidaridad (Ponte alle grazie, 2020) sostiene que hemos caído en la trampa de una triple crisis: sanitaria (la epidemia), económica (un golpe durísimo, independientemente de cómo acabe la epidemia) y psicológica (relativa a la salud mental de las personas).

El aspecto de la guerra psicológica, también en su dimensión preternatural, lo ha puesto claramente de relieve el Instituto Plinio Corrêa de Oliveira en un documento publicado el pasado día 27 titulado A maior operação de engenharia social e de baldeação ideológica da História. La existencia de una gran maniobra planetaria deja abiertas no obstante las hipótesis de fondo. ¿Nos encontramos ante un plan elaborado por las fuerzas secretas? Que tuvieran prevista una estrategia para hacer frente a una crisis sanitaria, previsible desde hace muchos años como lo es hoy una crisis económica, no significa que hayan sido esas fuerzas las que hayan iniciado el proceso ni que estén en situación de controlar plenamente lo que está sucediendo.

Ante esta hipótesis, que es útil debatir, quedan las certezas. La primera es que la situación mundial ha cambiado objetivamente a raíz del coronavirus. ¿Para mejor o para peor? Aquí entramos una vez más en el campo de las hipótesis predictivas. Afirma Žižek que para la revolución comunista, de la que él es adepto, en este momento «todo es posible en cualquier dirección, desde la mejor a la peor». Esto es válido para la Revolución, pero también lo es para la Contrarrevolución que se le opone. Ciertamente se llevan a cabo extensas y complejas maniobras revolucionarias para aprovecharse de la situación, lo cual es otra certeza. Pero afirmas que dichas maniobras vayan a tener éxito es otra hipótesis. Hay por el contrario otra certeza: que los hombres que gobiernan la Iglesia no están ni se les espera, o incluso son cómplices de las estrategias anticristianas.

¿Qué debería hacer la Iglesia, y que deberíamos hacer todos los católicos, ante una pandemia como la que nos asalta? Conviene recordar que todos los males que afligen a la humanidad tienen su origen en el pecado, que el pecado público es más grave que el individual, y que Dios castiga los pecados sociales con azotes como enfermedades, guerras, hambres y catástrofes naturales. Si el mundo no se arrepiente, y sobre todo si callan los eclesiásticos, los castigos que en un principio se infligen con suavidad están destinados a agravarse cada vez más, hasta llegar a la aniquilación de naciones enteras. Tal es la esencia del mensaje de Fátima, que concluye no obstante con la consoladora certeza del triunfo del Corazón Inmaculado de María.

(Traducido por Bruno de la Inmaculada/Adelanta la Fe. Traducción oficialmente aprobada por el profesor De Mattei)

Roberto de Mattei
Roberto de Matteihttp://www.robertodemattei.it/
Roberto de Mattei enseña Historia Moderna e Historia del Cristianismo en la Universidad Europea de Roma, en la que dirige el área de Ciencias Históricas. Es Presidente de la “Fondazione Lepanto” (http://www.fondazionelepanto.org/); miembro de los Consejos Directivos del “Instituto Histórico Italiano para la Edad Moderna y Contemporánea” y de la “Sociedad Geográfica Italiana”. De 2003 a 2011 ha ocupado el cargo de vice-Presidente del “Consejo Nacional de Investigaciones” italiano, con delega para las áreas de Ciencias Humanas. Entre 2002 y 2006 fue Consejero para los asuntos internacionales del Gobierno de Italia. Y, entre 2005 y 2011, fue también miembro del “Board of Guarantees della Italian Academy” de la Columbia University de Nueva York. Dirige las revistas “Radici Cristiane” (http://www.radicicristiane.it/) y “Nova Historia”, y la Agencia de Información “Corrispondenza Romana” (http://www.corrispondenzaromana.it/). Es autor de muchas obras traducidas a varios idiomas, entre las que recordamos las últimas:La dittatura del relativismo traducido al portugués, polaco y francés), La Turchia in Europa. Beneficio o catastrofe? (traducido al inglés, alemán y polaco), Il Concilio Vaticano II. Una storia mai scritta (traducido al alemán, portugués y próximamente también al español) y Apologia della tradizione.

Del mismo autor

Terremotos y castigos de Dios

Desde el 24 de agosto de este año, Italia se ha...

Últimos Artículos