fbpx

El padre Pío nos enseña la verdadera misericordia con los adúlteros

Con los vientos que soplan creemos que esta escena de la película de la vida del padre Pío refleja muy bien la verdadera postura católica sobre el tema de la comunión a los adúlteros. La misericordia no es dejarlos comulgar en pecado, sino decirles la verdad sobre su situación. Pensamos que no es necesario recordar que un «divorciado» vuelto a «casar» no es más que un adúltero, con el agravante de ser pecador público. Proclamarle la verdad sobre si situación y el riesgo para su vida eterna en que se ponen es el mayor acto de caridad y misericordia que se puede tener con ellos.

Del mismo autor

Últimos Artículos

Viganò: Cuando temía por mi vida redescubrí la Misa Tradicional

DILECTA MEA Los que permitís que se prohíba la Misa...

La santidad, única solución a la crisis de nuestro tiempo

La crisis de nuestro tiempo ha pasado ya del...

El Romano Pontífice tiene el deber de restablecer la paz litúrgica

Conforme avanzamos por el proceso sinodal rumbo al Sínodo...