fbpx

El padre Pío nos enseña la verdadera misericordia con los adúlteros

Con los vientos que soplan creemos que esta escena de la película de la vida del padre Pío refleja muy bien la verdadera postura católica sobre el tema de la comunión a los adúlteros. La misericordia no es dejarlos comulgar en pecado, sino decirles la verdad sobre su situación. Pensamos que no es necesario recordar que un «divorciado» vuelto a «casar» no es más que un adúltero, con el agravante de ser pecador público. Proclamarle la verdad sobre si situación y el riesgo para su vida eterna en que se ponen es el mayor acto de caridad y misericordia que se puede tener con ellos.

Del mismo autor

Semana Santa ¿de vacaciones o de luto?

Queridos católicos: El Jueves Santo, el Viernes Santo y el Sábado Santo...

Últimos Artículos

Una crítica doctrinal de Desiderio desideravi: La primacía de la adoración

Introducción del editor: Damos inicio a la publicación, en...

AD CHARISMA TUENDUM (et Ad hierarchia annihilare)

El buen Dios ha dispuesto el orden natural de...

Canto de victoria

El “Poder Supremo ‘sin rostro’”  anuncia ya una...