fbpx

El problema no es la Caram

Veo muchísima gente escandalizada con la última blasfemia de la Caram… y con razón.

Sinceramente la Caram no es el problema. Indeseables como ella han existido siempre, no es nuevo, pero siempre las largaban de la iglesia con una soberana patada. El PROBLEMA no es la Caram, sino que exista la Caram en la iglesia, que esa tipa, por llamarla de alguna forma, lleve sin sanción eclesiástica años y años, y como ella una legión que podemos ver incluso con el capelo rojo y en todos y cada uno de los estamentos eclesiásticos.

¿Quién no conoce a una Caram, a un Caram? En su parroquia, en su obispado, en el colegio de sus hijos, en el confesonario, entre sus amistades, en su familia, en tantos y tantos sitios hay Carams por todos lados, unas de guante blanco, otros en shows televisivos, pero las hay a miles. Así que si no vamos a la raíz, tras la Caram vendría otra Caram, y otra y otra, y otro, como llevamos viendo desde decenios en un auténtico desfile del horror.

Así que señores y señoras, gritemos sí, pero no nos equivoquemos de puerta. Contra quienes hay que firmar de verdad es contra quienes llevan años y años (más de 50 para ser precisos) permitiendo este tipo de personajes en la Iglesia sin inmutarse -dime de quien te rodeas y te diré quien eres- , pero luego desempolvan el disfraz de inquisidor general contra cualquier pobre cura que huela a “rígido”.

¿Quién deja a esta señora sin decirle nada? y, lo más importante ¿quién mantiene en su cargo al que deja a la Caram sin decirle nada? Bingo ¡Ese es el culpable! ¿No era tan difícil verdad?

Hay que ser sinceros y no mirar para otro lado, porque el caos actual no ha salido por generación espontanea, nos quejamos de las consecuencias pero glorificamos a los padres de la criatura. Así nos va. Apunten pues, pero por favor no dejen que el feriante de turno les truque la mira para que fallen el tiro.

Miguel Ángel Yáñez




Miguel Ángel Yáñez
Miguel Ángel Yáñez
Empresario y padre de familia católico.

Del mismo autor

Últimos Artículos