Benedicto XVI colocó una vez más a la Iglesia en la senda de la eternidad y de la inmortalidad.

Durante varias décadas hemos vivido en la “tiranía del presente”. La Tradición es olvidada y, precisamente porque la Tradición es olvidada, nuestra responsabilidad en relación con el futuro no se tiene en cuenta. Los experimentos litúrgicos que condujeron al Novus Ordo fueron el paradigma del concilio Vaticano II: le ha dado a la jerarquía católica las bases litúrgico-teológicas para su actual promoción del “aquí y ahora” como objetivo supremo de la Iglesia.

Con Summorum Pontificum, el acto legislativo pontificio más importante desde 1969, Benedicto XVI cambió radicalmente esta nueva lógica materialista: al abrir las puertas del pasado, una vez más puso a la Iglesia en el camino de la eternidad y la inmortalidad.

Había una Iglesia antes de la realidad actual, habrá una Iglesia para siempre: y la Sagrada Liturgia que ella celebra aquí, con verdadera impronta tradicional y apostólica, siempre ha sido y debería ser, no un reflejo de la banalidad del momento, sino una representación anticipada de su inmortalidad como la Esposa de Cristo y su Fiesta de Pascua con el Señor para toda la eternidad, más allá de las limitaciones de nuestra existencia presente.

Hace doce años, publicamos el siguiente texto: no tenemos motivos para alterar ni un ápice del mismo. Sacerdotes, disfruten de su libertad.

…………

Summorum Pontificum: ejes de interpretación

S1. El texto debe leerse de “abajo hacia arriba”.

El Summorum contiene 12 artículos de ley, que son el corazón del texto. Reconocen hechos y derechos, establecen derechos que son nuevos o que no estaban claros según la ley anterior, y crean nuevas obligaciones.

Esto es extremadamente importante: esos 12 artículos son la ley. Naturalmente, se aplican otros puntos de derecho (principios generales, conceptos explícitamente mencionados en los propios artículos, así como otros aspectos canónicos aplicables), pero ni la introducción a los artículos (la primera parte de Summorum), ni mucho menos la carta de presentación enviada por el Papa a los Obispos, ni ningún otro texto puede ser invocado para suprimir o restringir los derechos reconocidos o creados por el Legislador Supremo en estos 12 artículos.

_____________

*Hay un artículo 13 de ley, que es la determinación de una “vacatio legis” desde el 7 de julio de 2007 hasta el 13 de septiembre de 2007. (La primera es la fecha en la que se firma el Motu proprio y la segunda es la fecha a partir de la cual se indica que debe ser observado. NT).

2. ¿Quién hace la interpretación?

Afortunadamente, los artículos de ley de Summorum son en su mayoría bastante claros. Y donde no estén claros, hay un Dicasterio romano listo para proporcionar la interpretación adecuada y probablemente no esté dispuesto a renunciar al aumento de poder que se le concede (véase el artículo 12), que el Romano Pontífice especificará en el futuro, según su voluntad (cf. art. 11).

El texto de referencia es y será solo el original en latín. (La versión del Vaticano en inglés estuvo disponible años después del original en latín, pero es el original en latín el que sirve de guía en caso de duda).

3. Summorum es una nueva “Constitución” del Rito Romano.

El Legislador Supremo quiso crear un marco litúrgico para los sacerdotes y fieles, en particular para los sacerdotes. Es una “Constitución”, no como un documento teológico, sino en el sentido legal de que es una ley fundamental, una ley por encima de otras leyes: eso está muy claro, por ejemplo, en los artículos extremadamente importantes 2 y 4 (Misas sin las personas o “Misas privadas”, con o sin asistencia de fieles), y 9, § 3 (uso libre del Breviario Romano), que son la encarnación misma de la liberación.

Summorum está, entonces, “por encima” de las meras disposiciones litúrgicas de la Iglesia latina. Es una revolución legal en la convivencia mutua de lo que ahora se llaman las dos formas del Rito Romano: es decir, el Misal de Pablo VI todavía puede ser la “forma ordinaria”, pero no es la forma obligatoria estándar, de la cual algunos sacerdotes (debido a una deferencia particular o al carisma de su orden o sociedad de vida apostólica) están exentos debido a un favor especial (“indulto”). La edad del “indulto” ha terminado; La era de la mera “generosidad episcopal” ha terminado: Summorum es una verdadera Declaración de Derechos litúrgicos para todos los sacerdotes de la Iglesia latina.

Estimados sacerdotes de todo el mundo, aprecien y hagan un uso completo y bueno de este documento: no es propiedad de “minorías separadas”; ni es propiedad de “clérigos nostálgicos”; les pertenece a todos ustedes, es su carta de libertad litúrgica.

Texto original: https://rorate-caeli.blogspot.com/2019/07/on-12th-anniversary-of-summorum.html

Traducción: AMGH

RORATE CÆLI
Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos