fbpx

En el guiso progresista

Cuando el hombre no cree en Dios, cree en cualquier cosa”, afirmaba Chesterton (autor no progre).Después de la acritud de Celáa que dejó el huevo puesto para el guiso, viene con Alegría la nueva ministra del ramo que va a cocinarlo. Una delicia para las generaciones de infantes y adolescentes españoles.

Que no falte de ná.  Su poquito de ideología sodolésbialfabética, su miaja de género, un poco de ecofeminismo, manojito de desigualdad, una nube de anticoncepción, cucharadita de eutanasia, un toque de sentimentalismo inmigratorio, pizca de cambio de clima climático, eso sí, una emulsión abundante de buenismo lo más líquido posible … et voilá! la nueva ley educativa para seguir formando generaciones ignorantes, ideologizadas, muy sentimentalizadas e infantiloides.

Pero faltaba un condimento para que el plato fuera o fuese “boccato di cardinale”. Efectivamente: los currícula de Religión Católica que –hermosa concesión- deberían elaborar los católicos, o sea, la Conferencia Episcopal. Eso sí, poquito tiempo para desarrollarlo. Cada vez menos horas, no vaya a ser que… Algo casi testimonial pero necesario para el guiso. Se trata de distorsionar los contenidos católicos pero sin que se note mucho.

Paréntesis. El gobierno socialiscomunista sabe de sobra que los funcionarios eclesiales están en el bote. Son guay y muy progres por lo que no hay problema. Adaptarán eso que llaman fe, doctrina, moral y Sacramentos al nuevo orden mundial. Fin del paréntesis.

Se han presentado los “nuevos” proyectos de Religión Católica para la futura Ley de Educación y Descanso. Los católicos que quieran entretenerse pueden leerlos en la página de la Conferencia Episcopal. Son muy interesantes: promoción de la inmigración ilegal, ecologismo panteísta e idolátrico (por favor, cuidad la naturaleza y los animales), ideología de género que no falte, vamos a pasar suavemente sobre el aborto y la eutanasia por si… y por supuesto, lenguaje inclusivo, entre otros temas.

Con una terminología aparentemente católica pero tramposa se habla de la fraternidad universal, la casa común, la ciudadanía universal, la maravillosa globalización, el sincretismo (da igual a qué religión te apuntes, todas valen), el ecumenismo sublime y que no se olvide la liberación (teología de la), porque Jesucristo no nos libera del pecado sino de las injusticias…

Les he dejado un aperitivo, así que, si quieren, cojan cuchara, cuchillo y tenedor para desmenuzar los “Programas”, “Hacia un nuevo currículo”. Que les aproveche. Sin embargo, tengan a mano una caja de Almax por si acaso.

La jerarquía se está equivocando desde el Vaticano segundo. Tal vez conscientemente o no. Pero el rey está desnudo y pocos lo dicen. Bueno, a lo mejor con este tinglado del “Sinodalismo” los católicos se atreven a hablar más de las barbaridades que llevan viendo y viviendo años ha. Los obispos, mudos y tibios -salvo excepciones- no están confirmando al pueblo en la fe sino planteando dudas sobre doctrina, moral, liturgia, Sacramentos, etc. y absteniéndose de juicio en demasiadas ocasiones.  La Iglesia” en salida” es una Iglesia “en huída” porque hay muchas ONGs y tiende a ser una más.  Tal vez muchos obispos y sacerdotes no han meditado bastante la frase de Jesucristo a Pedro: “… edificaré MI Iglesia”.  No la Iglesia de las Conferencias Episcopales, por ejemplo.

Y si no preocupa en absoluto el cuidado de las almas sino solamente de los cuerpos, un programa de Religión Católica, huérfano de Dios, se convierte en un bodrio políticamente correcto para niños y adolescentes que si ya eran “huérfanos” de la Logse, imaginen ahora.

Si las generaciones españolas no tienen ni idea de la doctrina, la moral y la tradición católica desde el comienzo de la Logse felipista … y ya hace tiempo, ¿no es posible rectificar y buscar las cosas de Dios? De ninguna manera, la Conferencia Episcopal se une a la globalización y hace programas idóneos para un mundo sin Dios. Con lo que continúa la cuesta abajo de la Religión y Moral Católica considerada desde hace tiempo como una de las “marías” de la educación. Con todo lo que eso significa. O sea, su futura desaparición.

Por todo ello cuando se recomiende a los padres que apunten a sus hijos en los Centros escolares a la asignatura (como se decía antes) de Religión y Moral Católicas, actúen en consecuencia. Y si no tienen más remedio, pónganse una pinza en la nariz y ya saben lo que hay. Bueno (y en casa den a sus hijos los antídotos, si los tienen, para merendar).

¿Qué se fizo…? La Tradición, la Moral, la liturgia; los Mandamientos, la oración y Sacramentos…  ¿qué se fizieron?  (Gracias D. Jorge por la cita). ¡Ah, claro, que la asignatura de Religión Católica no debe ser Catequesis ¡

Empecé con Chesterton, que se convirtió al catolicismo en 1922 desde las filas del anglicanismo defendiendo las ideas católicas como pocos.  Acabo estas consideraciones con otra frase suya: “Queremos una Iglesia que mueva al mundo, no que se mueva con el mundo”.

Que Dios les acompañe.

José Rafael González Arenas

Del mismo autor

El oso abraza a la Conferencia Episcopal

“Ganar tiempo, salvar todo lo que sea posible y concertar un...

Últimos Artículos

Dios sabe sacar el bien incluso del mal

Una sentencia de antigua sabiduría popular nos anima a...

¿Será santo el Obispo que profanaba la fe?

El 25 de noviembre pasado el Papa Francisco autorizó...

¿Es el Papa protestante? Por Damian Thompson, para el periódico The Spectator

Columna del afamado diario secular británico The Spectator. Cuando se...