fbpx

¿Entonces, qué pasa con Maradiaga?

Latinoamérica tiene un problema recurrente de corrupción, que hace poco alcanzó grandes proporciones. Justo en las últimas semanas, un vicepresidente fue sentenciado a seis años de prisión (en Ecuador), un ex presidente recibió una orden de arresto (en Argentina), y un presidente actual se libró por poco de un proceso de destitución (en Perú) — todos casos vinculados con prácticas endémicas de corrupción.

Por eso no sorprende que el cardenal local Oscar Rodríguez Maradiaga, el cardenal más poderoso del entorno de Francisco, conocido por – utilicemos una palabra segura — “facilitar” la elección del cardenal Bergoglio al papado en 2013, y que dirigió la federación mundial de caridad católica (Caritas Internationalis) y fue también canciller de la universidad católica local, con amplio acceso a financiación, se encuentra enredado en acusaciones explosivas por manejo fraudulento de fondos. Así funcionan las cosas para muchos de los poderosos de la región.

Desafortunadamente, no podemos decir nada más. Las piezas de rompecabezas están a la luz, y todos los elementos que necesitan ser investigados por un reportero serio son mencionados en el párrafo anterior. ¿Quién averiguará lo que sucedió en 2012 y 2013?

(Traducido por Marilina Manteiga. Artículo original)

 




RORATE CÆLI
RORATE CÆLIhttp://rorate-caeli.blogspot.com/
Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos

Del mismo autor

La parálisis católica tras el Vaticano II amenaza los cimientos de la Iglesia

Díjole, pues, Pilato: “¿Conque Tú eres rey?” Contesto Jesús: “Tú lo...

Últimos Artículos

Las enseñanzas de Jesús entre la Resurrección y la Ascensión

En la segunda semana después de Pascua contemplamos a...

Santa Teresita, el P. Calmel y la actualidad

De 1956 a 1957, el P. Roger Thomas Calmel...

La responsabilidad de los gobernantes

Las preguntas de quienes gobiernan en tiempos de pandemia...