fbpx

¿Es el diaconado permanente de hombres casados un caballo de Troya para atacar al sacerdocio sagrado?

El sínodo pan-amazónico ha hecho realidad los temores de ciertos Padres del Concilio Vaticano II de que la creación del diaconado permanente de hombres casados socavaría, y eventualmente aboliría, la sagrada Tradición del celibato sacerdotal en la Iglesia Latina. El documento final del sínodo amazónico propone que los diáconos permanentes sean ordenados sacerdotes:

“… proponemos establecer criterios y disposiciones por parte de la autoridad competente, en el marco de Lumen Gentium 26, para ordenar como sacerdotes hombres aptos para ello y que sean reconocidos por la comunidad, que sean diáconos permanentes fructíferos y que reciban una formación adecuada para el sacerdocio, incluso si tienen una familia legítimamente constituida y estable… Con respecto a esto, algunos desearían que el tema se abordara de manera universal “. (Documento Final, 111.)

Durante la votación del Documento Final, 128 participantes del sínodo votaron para poner fin al celibato obligatorio en la Amazonía, con la posibilidad de una aplicación universal. (41 votaron en contra). Esto marca un ataque fundamental contra la sagrada Tradición del celibato sacerdotal obligatorio en toda la Iglesia Latina. (Esta Tradición sagrada ya se había debilitado por la admisión al sacerdocio del clero casado de la Iglesia de Inglaterra al convertirse a la Fe Católica o a través del Ordinariato Personal.)

La Iglesia ha valorado el celibato sacerdotal desde los tiempos apostólicos, entendiendo su significado a través de la eclesiología nupcial paulina de Efesios 5:29 que describe a Cristo alimentando y queriendo a su Esposa, la Iglesia, como un esposo alimenta y quiere a su esposa. El Papa San Juan Pablo II recurrió a esta eclesiología nupcial para defender la Sagrada Tradición del celibato sacerdotal en la Iglesia Latina:

“Pero la voluntad de la Iglesia encuentra su máxima motivación en el vínculo entre el celibato y la ordenación sagrada, que configura al sacerdote para Jesucristo como cabeza y cónyuge de la Iglesia. La Iglesia, como esposa de Jesucristo, desea ser amada por el sacerdote de la misma manera total y exclusiva en la que Jesucristo, su cabeza y su esposo, la amaron. El celibato sacerdotal, entonces, es el don de sí mismo en y con Cristo a su Iglesia, y expresa el servicio del sacerdote a la Iglesia en y con el Señor.”(Papa San Juan Pablo II, Pastores dabo vobis, 29).

La abolición del celibato sacerdotal obligatorio en la Iglesia Latina, mediante la elevación de hombres casados diáconos permanentes al sacerdocio, sería un ataque directo a la manifestación sacramental del amor nupcial de Cristo por su Iglesia. La pregunta es, después del sínodo amazónico, ¿fue siempre el fin del celibato sacerdotal el objetivo de aquellos que agitaron el Vaticano II para introducir del diaconado permanente de hombres casados?

La influencia de Karl Rahner SJ

El padre Karl Rahner, SJ, encabezó la campaña para incluir el diaconado permanente en la agenda del Vaticano II. Durante la década de 1950, Rahner colaboró con trabajadores sociales alemanes en su ciudad natal de Friburgo, en Breisgau, en el desarrollo de un ministerio proto-diaconal. Más tarde, aprovechó su posición como perito en la Comisión preparatoria de disciplina de los Sacramentos del Vaticano II para convertirse en la fuerza impulsora de la inclusión del diaconado permanente en el esquema de Lumen Gentium. Con este fin, Karl Rahner, SJ, e Yves Congar, OP, elaboraron la Solicitud formal para restaurar el diaconado como una Orden Permanente, presentada a los Padres del Vaticano II.

En su ensayo de 1962, “La teología de la restauración del diaconado,” Rahner reconoce los temores de que un diaconado permanente de hombres casados podría socavar el celibato sacerdotal, pero descarta estas preocupaciones de inmediato:

“Tampoco debemos temer que la posición de estos diáconos casados pueda usarse para relajar o atacar el celibato sacerdotal. Si existiera algún peligro de que esto ocurriera, la existencia de sacerdotes casados en las Iglesias Uniatas del Este también debería ser un peligro para el celibato de los sacerdotes en la Iglesia Latina, o deberían surgir serias dificultades por la coexistencia de obispos célibes y sacerdotes casados en las Iglesias Orientales. Además, ninguno de los fieles en la Iglesia Latina tiene ninguna dificultad para ver que el celibato tiene una afinidad especial con el sacerdocio como tal, y ciertamente distinguen el deber y la dignidad de los diáconos tan claramente de los deberes y la dignidad del sacerdote que ellos tampoco tienen la sensación de que si los diáconos se casaran, entonces a los sacerdotes también se les debería permitir casarse… “(Karl Rahner SJ, Investigaciones teológicas, vol. 5, p. 295).

Retrospectivamente, cincuenta y siete años después, la afirmación de Rahner de que no debemos temer que el diaconado permanente de hombres casados se relaje o ataque el celibato sacerdotal ha estado manifiestamente equivocada: la coexistencia de diáconos permanentes casados y sacerdotes célibes ha llevado claramente a serias dificultades en las mentes de la mayoría de los participantes en el sínodo. Parecen haber olvidado la afinidad especial entre el celibato y el sacerdocio, y que la comprensión de la Iglesia Latina de los deberes y la dignidad del sacerdote excluye el estado matrimonial.

En su ensayo de 1968, “Sobre el diaconado”, Rahner muestra una tergiversación adicional por su parte al distinguir entre los deberes y la dignidad del presbiterio y el diaconado:

“No es normal (es decir, legítimo en las circunstancias ordinarias que prevalecen en una comunidad cristiana) que el diácono tenga el poder de presidir la liturgia eucarística. Si bien es cierto que esto no constituye simplemente en sí mismo el contenido del oficio sacerdotal o el punto de partida teológico básico para definir su naturaleza, aún así este poder es, después de todo, propio del oficio sacerdotal y seguramente seguirá siéndolo. en el futuro… “(Karl Rahner SJ, Investigaciones teológicas. Vol. 12, p. 67.)

Esta tergiversación se introduce mediante el uso de calificativos como “no es normal” y “circunstancias ordinarias”. Rahner está tratando de introducir la posibilidad de excepciones a la reserva de presidir la eucaristía al sacerdote, para incluir diáconos permanentes en circunstancias inusuales y extraordinarias. Además, el hecho de que él no ve el punto de partida para definir la naturaleza del sacerdocio como el poder de consagrar la Eucaristía, muestra que ya se está alejando de la comprensión Católica tradicional del sacerdocio, tal como se resume en el Vaticano II,

‘Es en el culto eucarístico o en la asamblea eucarística de los fieles (sinaxis) cuando ejercen en grado supremo su oficio sagrado; allí, actuando en la persona de Cristo y proclamando su misterio … “(CCC 1566; Lumen Gentium, 28.)

El ensayo de Rahner de 1968 es una sugestiva evidencia de que en algunos círculos la restauración del diaconado permanente ya se había convertido en la ocasión para “repensar” el sacerdocio sagrado.

En 1970, el p. Karl Rahner – junto con el p. Joseph Ratzinger, el p. Walter Kasper, el p. Karl Lehman y el p. Rudolf Schnackenburg, entre otros –  firmó una declaración dirigida a los obispos alemanes para pedir el fin del celibato sacerdotal obligatorio y la ordenación de viri probati:

“Si ante las ‘reservas más serias’, el papa mismo de forma evidente no rechaza la idea de la ordenación de los hombres casados mayores (‘viri probati’) desde el principio y simplemente como fuera de cuestión (después de todo es algunos casos ya se practica), entonces se afirmaría de este modo que nuevas consideraciones podrían hacer reevaluar [überprüfen] la ley y la práctica del celibato que han existido hasta ahora.”(Memorándum sobre la discusión del celibato).

Este memorándum muestra la misma tergiversación hacia los deberes y la dignidad del sacerdocio que Rahner demostró en su ensayo de 1968. Los firmantes argumentaron que la falta de sacerdotes y el imperativo misionero les llevó a preguntarse “si la antigua forma en que se realizó la vida sacerdotal, puede ser y debe seguir siendo la única forma de vida en la Iglesia Latina” (Joseph Ratzinger luego cambió de opinión, convirtiéndose en un firme defensor de la teología del celibato sacerdotal. Sin embargo, su permiso para que los vicarios casados de la Iglesia de Inglaterra fueran ordenados sacerdotes sugiere que mantuvo una inclinación al modelo de los años 70, debilitando así la Tradición del celibato sacerdotal.)

Finalmente, en su última entrevista publicada antes de su muerte en 1984, Karl Rahner defendió explícitamente excepciones al celibato sacerdotal obligatorio:

“Sería una pena si alguna vez hubiera una Iglesia donde la locura celestial no llevara a las personas a renunciar al matrimonio por el bien de Cristo. Por esa razón, es apropiado tener y querer un clero célibe. Ahora bien, esto, que después de todo es un principio, no el principio de la Santa Iglesia, se ha extendido de manera extremadamente mecánica. El hecho de que deba haber un clero célibe, no significa que el sacerdote en un pueblo de montaña de mil seiscientos metros de altura deba ser célibe. En la Iglesia Católica, nadie exige, solo porque tengamos un clero célibe, que los católicos orientales no tengan sacerdotes casados ”(Karl Rahner, Faith in a Winter Season, p.196).

En poco más de veinte años, Karl Rahner pasó de argumentar que nadie debería temer que los diáconos casados permanentes pudieran conducir a una relajación o supusieran un ataque contra el celibato sacerdotal obligatorio, a abogar por sacerdotes casados junto a sacerdotes célibes. En 1962, Rahner argumentaba que “la coexistencia de obispos célibes y sacerdotes casados en las Iglesias orientales” era una prueba de que los diáconos casados podían ser presentados junto con sacerdotes célibes sin ninguna preocupación. En 1984, ya estaba utilizando el ejemplo de sacerdotes casados en las Iglesias orientales para abogar por sacerdotes casados en la Iglesia Latina.

Temores de los Padres del Concilio acerca del Diaconado Permanente de hombres casados

Este debilitamiento de la sagrada Tradición del celibato sacerdotal en la Iglesia Latina fue exactamente lo que los Padres del Concilio que se oponían a la restauración del diaconado permanente temían que sucediera.

Incluso antes de que se reuniera el Concilio, surgieron comentarios preocupados sobre el impacto de un diaconado permanente de hombres casados durante el debate sobre el tema por parte de la Comisión de disciplina de los Sacramentos. William Ditewig escribe que de los diez obispos que discutieron la posibilidad de incluir la propuesta en el esquema, seis expresaron serias preocupaciones sobre la ordenación de hombres casados al diaconado, “principalmente por los efectos que vieron que esto tendría en la ley del celibato sacerdotal.” El arzobispo Lefebvre también expresó la preocupación de que “existe el peligro de que disminuyan las vocaciones al sacerdocio en favor de un diaconado  de casados.” (William Ditewig, “El diaconado emergente,” p.108.)

Durante el debate en el Concilio sobre la restauración del diaconado permanente, (4 al 16 de octubre de 1963), la propuesta general fue rechazada por una minoría de veinticinco oradores que representaban a un grupo de ochenta y dos padres, incluyendo al cardenal Ottaviani y al cardenal Spellman. Gerard Philips describe el motivo principal de su oposición de la siguiente manera:

“Otros consideraron que la creación de diáconos casados sería un ataque a la ley del celibato eclesiástico, que había sido ensalzada en la Iglesia Latina durante muchos siglos. Esta fue la causa fundamental de la inquietud, como se reveló durante el debate.” (Gerard Philips en Herbert Vorgrimler (ed.), Comentario sobre los documentos del Vaticano II. Vol. 1, p. 118.)

Por ejemplo, el cardenal Antonio Bacci argumentó que los diáconos casados eran “peligrosos para el celibato sacerdotal y las vocaciones sacerdotales … Instó firmemente al Concilio a eliminar la noción de un diaconado de hombres casados.” En la votación final para conceder el diaconado permanente a hombres maduros casados en el año 1964, 1.598 votaron a favor, 629 votaron en contra. (William Ditewig, Op. Cit., P.112; 118.)

En conclusión, y como comentario personal, me siento alarmado ante el sínodo amazónico que propone que los diáconos permanentes de hombres casados ​​sean ordenados sacerdotes. He servido a la Iglesia como diácono permanente casado durante más de catorce años, incluso como director de vocaciones y formación diocesana y jefe de formación diaconal para un colegio nacional de teología. Que el diaconado permanente esté siendo utilizado por el sínodo amazónico para, en palabras de Rahner, relajar o atacar el celibato sacerdotal me preocupa mucho. Si Francisco acepta esta propuesta, esto no solo destruiría inevitablemente el celibato sacerdotal obligatorio en toda la Iglesia Latina, sino que también destruiría el diaconado permanente, convirtiéndolo en una etapa transitoria hacia la ordenación sacerdotal.

Apelo a mis hermanos diáconos para que no cooperen con este último ataque contra la Sagrada Tradición si esta propuesta es aceptada en la exhortación apostólica post-sinodal. Por favor, no abandonen la llamada de Dios para ser uno de sus diáconos, ordenado “no al sacerdocio, sino a un ministerio de servicio” (San Hipólito de Roma, Traditio Apostolica, capítulo 8 citado en Lumen 29).

Reverendo diácono Nick Donnelly

Colaborador de Rorate

(Traducción AMGH. Artículo original)

RORATE CÆLI
RORATE CÆLIhttp://rorate-caeli.blogspot.com/
Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos

Del mismo autor

La Fiesta de Cristo Rey. Un sermón por el Padre Richard Cipolla

Del Evangelio: “Replicó Pilatos: ¿Con que tú eres rey? Respondió Jesús:...

Últimos Artículos