ADELANTE LA FE

España postrada ante el Santísimo Sacramento

Soberano Señor sacramentado, que fuiste desde remotos siglos, único indiscutible e indiscutible Rey de nuestra patria España, alma de su nacionalidad, vida de sus leyes, norma de sus gobernantes, bandera de sus empresas, luz de sus héroes, de sus sabios, de sus santos…

Señor, Sacramentado Señor, por quien tantos mártires han ofrecido su sangre, tantos ascetas sus lágrimas, tantas vírgenes el aroma de su virtud, tantos ilustres capitanes y descubridores los resplandores de su gloria, tantos escritores el caudal de su  saber, tantos artistas sus inspiraciones, tantos varones apostólicos la solicitud ardiente de su celo, tantos hijos ignorados del pueblo el rico testimonio de su fe, de su abnegación, de su patriotismo…

Señor, Sacramentado Señor, que contempláis desde ese trono de vuestra Majestad, como sube, sube sin cesar, la horrenda marea del error y del pecado en esta España vuestra; cómo la escarnecen y la escupen las sectas masónicas, como la azotan y mancillan sus malos hijos, cómo la engañan pérfidos impostores, cómo la turban y llenan de desconsuelo las divisiones y rencillas de quienes sólo deberían pensar en unirse para defenderla, no en mutuamente destrozarse para dejarla a ella despedazada y moribunda…

Señor, Sacramentado Señor, sed más que nunca, para los entendimientos preocupados, luz; para los corazones dormidos, amor; para los pechos abatidos, fuerza; para los desorientados, consejo; para los vacilantes, sostén; para los que padecen, perseverancia y paciencia y recompensa.

No se ha visto ni oído que pereciese pueblo alguno que confía en Vos, y que en Vos mira su centro de unidad, su eje de acción, su norte de esperanza.

Todo eso sois para los católicos de España, y eso significan todas las reuniones eucarísticas, que son como la periódica renovación de su juramento de fidelidad a Vos, y de inalterable confianza en que por Vos han de ver un día lucir para ella el sol de su redención y para Vos la plena restauración de vuestro divino reinado. (Panis Angelorum. Barcelona. 1911. Pág. 341-342).

Ave María Purísima.

Padre Juan Manuel Rodríguez de la Rosa

Padre J.M Rodríguez de la Rosa

Padre Juan Manuel Rodríguez de la Rosa. Nació en Palamós (Gerona) en 1956, y se ordenó sacerdote en 12 de octubre del 2007 en la catedral de Getafe. Es licenciado en Estudios Eclesiásticos y en Derecho Canónico. Preside una Asociación privada de fieles de vida de oración contemplativa. En la actualidad es capellán de una residencia de ancianos de Madrid. Es autor del vídeo “Mysterium Fidei” sobre la Misa tradicional.