fbpx

¡Si estas enfermo! Por nada del mundo dejes esta lectura (Parte II y final)

Pasaje de la vida de Santa Liduvina (Modelo de enfermos, Patrona de los enfermos crónicos)

…Entonces el santo sacerdote habló de la pasión del divino Maestro, y se expresó con su fe y su corazón, haciendo resaltar sus inefables ejemplos, y sus lecciones sublimes, concluyendo que había querido tocar el tema para recomendar su frecuente meditación a Liduvina, le dijo el sacerdote, he aquí lo que necesitáis, he aquí lo que os hace falta, si queréis llegar a la paciencia y glorificar vuestros dolores, meditad la adorable pasión de Jesús: meditadla muchas veces, y aun casi sin cesar, y éste será el medio todopoderoso para alcanzar la perfección en el padecer.

Después de esta conversación, Liduvina se sintió más alentada, y se dedicó a la meditación. Más cuál no fué su decepción este ejercicio que tanto le había alabado parecióle insípido y casi imposible, y por despecho a poco tiempo lo dejó. En cambio volvió a sus lamentos y a sus quejas; sus lágrimas volvieron a correr; dichosamente el piadoso sacerdote no tardó en volver. ¿Y bien, le dijo, mi remedio ha producido su efecto? —No, padre mío, respondió con franqueza. Es tal vez cosa muy buena la meditación para los que la saben hacerla, en cuanto a mí no entiendo nada de ella. Quiero ocuparme de los padecimientos de Jesucristo y vuelvo siempre a meditar los míos, y los encuentro tan insoportables, que los de mi buen Maestro me mueven muy poco. —Y así, replicó vivamente el sacerdote,  ¿vais a primera vista a dejaros abatir?  ¿Mas no sabéis acaso que no hay aquí en la tierra ninguna empresa que no cueste pena ni dificultad de la cual no triunfe una constante voluntad? ¿No es necesario quebrar la corteza antes de comer el fruto? ¿Acaso al primer golpe de la vara hizo Moisés salir el agua de la roca? — Más, padre mío, añadió la pobre enferma: ¿cómo pues queréis vos que yo proceda? ¿Me será posible meditar entre los tormentos que sufro, y con las lágrimas que me arrancan incesantemente esos tormentos? — Sí Liduvina, sí, os lo digo ensayadlo, perseverad, y os lo aseguro, que bien pronto vuestras lágrimas se secarán, y contemplando los dolores de Jesús, no sentiréis más los vuestros no echareis de menos lo que lloráis tan amargamente, la salud, la juventud y la hermosura, todos esos goces de la vida que se han volado para hacer lugar al sufrimiento no apreciareis ni amareis entonces más que a Jesús crucificado.

¡Ah! cuando le viereis tan pobre, él a quien le pertenecen los cielos y la tierra, sin amigos, sin honores y sin consuelo, abandonado y ultrajado; tan pobre que sólo tiene un madero por lecho de muerte, y sólo hiel para endulzar su agonía, ¿podréis vos contristaros por vuestros abandonos y vuestras privaciones? Hija mía. Jesús que es la eterna hermosura, tan bueno y tan amable, cuando le viereis cubierto de horribles llagas, la frente desgarrada con una corona de espinas, los ojos apagados con la sangre, los labios acardenalados, el pecho abierto, los pies y las manos como preso del dolor con enormes clavos, cuando le viereis obedeciendo no solamente a Dios su Padre que le oprime, más a los jueces inicuos que le condena a los soldados que le mofan, a los verdugos que le torturan, al pueblo que le maldice, obedeciendo bajo el azote, la púrpura, las bofetadas y las salivas, sin resistencia, sin murmuración, sin quejas, obediente hasta la muerte, y muerte de cruz ¡ah! ¿Nada os dirá Jesús en este estado? al verlo así ¿No os sentiréis conmover? ¿No comenzareis a olvidaros a vos misma?

Y sobre todo, Liduvina, cuando habréis comprendido por la meditación la palabra que explica esos tormentos, esa muerte, la palabra inefable: ¡Yo os amo! Cuando habréis oído que el Salvador desde la cruz os dice al corazón: “Mírame a mí, tu Dios, yo el eterno, heme aquí delante de tí agonizante y espirando por tí, tan sólo porque te amo” ¡Ah! ¿Creéis que vuestro corazón resistirá a tanto amor? Vos, Liduvina, amareis a Jesús con toda vuestra alma, y entonces en él y por él, como San Pablo y como todos los santos, amareis vuestras enfermedades, vuestras llagas y todos vuestros padecimientos, y encontrareis la gloria y la felicidad en el padecer. Así, os lo repito otra vez, ¡meditad!

Desde ese día Liduvina se mostró seriamente generosa, y la cruz fué su libro a todas horas, y el calvario su escuela de cada día. Así, muy pronto aprendió de Jesús el alfabeto de la ciencia de los santos. Llegó el tiempo pascual: una mañana su pobre alcoba se revistió del aire de fiesta. El buen sacerdote iba a volver, mas esta vez no venía sólo, sino que Dios venía con él. Todos estaban de rodillas, y Liduvina crucificada adoraba con fervor. Cuando el Salvador entró, le dijo el sacerdote con indecible emoción, mostrándole en sus manos la blanca y divina Hostia: “Liduvina, hasta ahora sólo os he hablado de los dolores y del amor del buen Maestro, mas hoy y en este instante él mismo en persona viene a enseñaros. Es el que tanto ha padecido y amado, el crucificado del amor, y es quien viene ahora a visitaros, a consolaros en vuestro lecho de angustia, y a amaros hasta unirse con vos. ¡Ah! abridle bien vuestra sima, escuchad bien la voz de su amor, y él os dirá que si permanecéis y morís con él y como él en la cruz, muy pronto como él y con él resucitareis para la gloria.” Y al punto el sacerdote dióle la adorable Hostia. ¿Qué había pasada entonces? ¿Qué había dicho Jesús al corazón de la virgen? porque Liduvina al mismo instante había prorrumpido en sollozos; lloró y casi no hizo más que llorar por muchos días. Dichosa crucificada esta vez lloraba de amor y de felicidad.

Cumplido estaba, la gracia había triunfado; Liduvina se hizo en poco tiempo una amante apasionada de Dios en la cruz. De día y de noche, a todo instante no veía más que a Jesús. El día pasaba pronto; las noches no le eran bastante largas, y tantas delicias así encontraba en ocuparse de su crucificado Jesús; cumplido estaba, no más desolaciones ni quejas. Su estado, es cierto iba empeorando: la corrupción y los gusanos, y los tormentos se multiplicaban. . . más qué le importaba ya. A la corrupción, a los tormentos y a los gusanos los llamaba su alegría, y llegaba hasta pedirle a Dios que se multiplicasen todavía más. ¿No quisierais ser curada? le preguntaban —No, no, respondía siempre; aunque no fuese necesario sino una Ave María para obtener este milagro, me guardaría bien de no rezarla con este fin. ¡Ah! no, ¡el no padecer con mi Jesús,  sería el más duro penar!

Dios sea bendito. Los dolores de la tierra, así como las olas del océano, pierden su amargura a medida que van subiendo hacia el cielo.

“VIDA DE SANTA LIDUVINA”




San Miguel Arcángel
San Miguel Arcángelhttp://sanmiguelarcangel-cor-ar.blogspot.com.es/
Artículos del Blog San Miguel Arcángel publicados con permiso del autor

Del mismo autor

Asistencia espiritual a los enfermos (Parte III)

AFECTOS QUE SE HAN DE SUGERIR AL ENFERMOLas preces, afectos y...

Últimos Artículos