«Este es mi Hijo, el amado, en quien me complazco»

I. El Evangelio del pasado Domingo nos presentaba a Jesús como el Hijo de Dios encarnado, que se somete a las tentaciones en el desierto, «probado en todo, como nosotros, menos en el pecado» (Hb 4, 15). En este segundo Domingo de Cuaresma (Mt 17, 1-9) lo contemplamos también como Hijo de Dios que nos invita a participar de su vida divina desde «un monte alto» donde «se transfiguró... y su rostro resplandecía como el sol, y sus vestidos se volvieron blancos como la luz».

Transfigurarse es cambiar una figura por otra figura. En la Encarnación, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad asumió una naturaleza humana completa y perfecta. Tomó la manera de ser propia de nuestro cuerpo. Ahora, Jesús deja esa figura ordinaria como la nuestra y toma otra que es toda ella luz, blancura, esplendor… Por un instante, se manifiesta como Hijo de Dios por el resplandor de su gloria divina y por la voz del Padre que le proclama como su Hijo: «Este es mi Hijo, el amado, en quien me complazco. Escuchadlo».

Si el desierto evoca el camino del pueblo de Israel hacia la tierra prometida, el monte no puede menos que recordarnos aquel desde el que Dios reveló su Ley a Moisés. Cristo, sublimado y esclarecido en el monte es el Legislador de la Nueva Alianza, que por medio de su Ley y su Gracia nos transfigura también a nosotros[1]. «Yo os conduciré a la santidad y a la gloria que ostento en mi Transfiguración. Tal es el significado del Evangelio»[2].

II. De la Ley de Cristo nos habla también la Epístola (1Tes 4, 1-7): «Pues ya conocéis las instrucciones que os dimos, en nombre del Señor Jesús». El Apóstol no cita expresamente los Mandamientos o la Ley pero les exhorta a que caminen según las enseñanzas que les dio cuando estuvo entre ellos y que miren siempre adelante, tratando de progresar más y más cada día. Y esto se lo pide «en el Señor Jesús» es decir, con la autoridad y por la voluntad del mismo Cristo, en quien creen y al que están sacramentalmente incorporados por el bautismo y la gracia santificante. Luego, tratando de concretar más esa recomendación general, San Pablo va a insistir sobre todo en tres cosas: pureza (vv. 3-8), y en los versículos siguientes, caridad (v.9-10) y trabajo (v.11-12). Y todo ello porque es deseo de Dios que los cristianos sean «santos» (v. 3)[3].

Si aceptamos, si lo deseamos con sinceridad, Él mismo nos da entonces su propio Espíritu, que es el Espíritu de santidad (Rm. 5, 5), de la propia santidad de Dios[4]. Estamos hablando, pues, de una Ley de gracia que es para nosotros la voluntad de Dios y, por tanto, nuestra santificación y transfiguración.

III. La Transfiguración de Cristo nos presenta también a nosotros el ejemplo y modelo de la acción santificante y transformadora de la gracia que nos limpia del pecado y hace de nosotros nuevas criaturas (como se refleja en la blancura y el resplandor), verdaderos hijos amados de Dios, en los que el Padre tiene sus complacencias. Pero con estos dones gratuitos de Dios hemos de cooperar ajustando nuestra conciencia con la Ley y examinándola conforme a ella.

Le pedimos a la Virgen María que nos ayude a renovar con frecuencia durante esta Cuaresma el deseo de conocer y seguir la voluntad de Dios. Así confiamos en alcanzar un día la gloria del Cielo que la gracia de Dios nos anticipa a lo largo de toda nuestra vida.


[1] A. MEYENBERG, La práctica del púlpito, Madrid, Razón y Fe, 1908, 237-238.

[2] Pius PARSCH, El Año Litúrgico, Barcelona: Herder, 1964, 175.

[3] Lorenzo TURRADO, Biblia comentada, vol. 6, Hechos de los Apóstoles y Epístolas paulinas, Madrid: BAC, 1965, 652-653.

[4] Juan STRAUBINGER, La Santa Biblia, in 1Tes 4, 7.

Padre Ángel David Martín Rubio
Padre Ángel David Martín Rubiohttp://desdemicampanario.es/
Nacido en Castuera (1969). Ordenado sacerdote en Cáceres (1997). Además de los Estudios Eclesiásticos, es licenciado en Geografía e Historia, en Historia de la Iglesia y en Derecho Canónico y Doctor por la Universidad San Pablo-CEU. Ha sido profesor en la Universidad San Pablo-CEU y en la Universidad Pontificia de Salamanca. Actualmente es deán presidente del Cabildo Catedral de la Diócesis de Coria-Cáceres, vicario judicial, capellán y profesor en el Seminario Diocesano y en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas Virgen de Guadalupe. Autor de varios libros y numerosos artículos, buena parte de ellos dedicados a la pérdida de vidas humanas como consecuencia de la Guerra Civil española y de la persecución religiosa. Interviene en jornadas de estudio y medios de comunicación. Coordina las actividades del "Foro Historia en Libertad" y el portal "Desde mi campanario"

Del mismo autor

“La noche está avanzada, el día está cerca”

I.- Con este domingo se inaugura el nuevo año litúrgico que...

Últimos Artículos

Reformar la Iglesia, no desfigurarla

Ante el deterioro de la situación eclesiástica contemporánea, no...

Seres finitos, ofensa infinita

¿Podrán criticar los “ultra…”? Ayer, 8 de abril de 2024,...

El aguijón clavado en San Pablo

En una de las cartas paulinas, más precisamente en...