RORATE CÆLI

Francisco promulga como “Magisterio Auténtico” la Comunión para algunos adúlteros

El Papa Francisco Promulga en la AAS como “Magisterio Auténtico ” los Criterios de Buenos Aires que Permiten la Comunión para Algunos Adúlteros

Esta semana, el organismo del Vaticano que promulga las Actas Oficiales de la Sede Apostólica, Acta Apostolicae Sedis (AAS)publicó su edición de octubre 2016 que contiene la infame carta de los obispos de Buenos Aires al papa Francisco. El AAS no solo publicó esta carta, declarando que“no hay otras interpretaciones”de Amoris Laetitia fuera de la de los obispos de Buenos Aires, sino que publicó también el total de los criterios, que permiten la comunión en algunos casos a parejas en estado de adulterio permanente y público sin intención de vivir en completa continencia.

Significativamente, el AAS eleva la misiva privada de los obispos de Buenos Aires a Francisco al estado magisterial de “Carta Apostólica” – ADEMÁS incluye como apéndice un decreto especial del cardenal Pietro Parolín, Secretario de Estado. Este decreto afirma que el papa Francisco considera explícitamente que AMBOS documentos – la carta de Buenos Aires al Papa y los mismos lineamientos – llevan el carácter de “auténtico magisterio”, y que el Papa ordenó personalmente su publicación en el AAS y el sitio del Vaticano en internet.

El decreto en latín dice lo siguiente:

RESCRIPTUM «EX AUDIENTIA SS.MI» 

Summus Pontifex decernit ut duo Documenta quae praecedunt edantur per publicationem in situ electronico Vaticano et in Actis Apostolicae Sedis, velut Magisterium authenticum. 

Ex Aedibus Vaticanis, die V mensis Iunii anno MMXVII 

Petrus Card. Parolin
Secretarius Status

La traducción al español es la siguiente:

Decreto: “De una Audiencia con Su Santidad”

El Supremo Pontífice ha decretado que los dos documentos precedentes se promulguen como auténtico magisterio en el sitio del Vaticano en internet y en el Acta Apostolicae Sedis

Del Palacio Vaticano, el 5 de junio del año 2017 

Card. Pietro Parolin

Secretario de Estado

La Enciclopedia Católica define un decreto papal como: “Los decretos son respuestas del Papa o de una Congregación Sagrada, por escrito, a preguntas o peticiones de individuos. Algunos decretos conciernen el otorgamiento de favores; otros la administración de justicia, por ejemplo la interpretación de una ley, el nombramiento de un juez.” Sin embargo, los decretos generalmente tienen la fuerza de una ley particular, como en este caso, solo “cuando interpretan o promulgan una ley general, son de aplicación universal.” Dado que los decretos papales suelen responder a una pregunta – ¿podría este decreto ser una respuesta directa a la dubia de los cuatro cardenales?

Bajo el Canon 8 § 1 del Código de Derecho Canónico de 1983, el AAS es el método usual por el cual se promulgan las “leyes eclesiásticas universales”: “Las leyes eclesiásticas universales se promulgan mediante su publicación en el Boletín oficial Acta Apostolicae Sedis, a no ser que, en casos particulares se hubiera prescrito otro modo de promulgación.” Mientras que la mayoría de los documentos papales en AAS carecen de fuerza canónica o disciplinaria, el decreto papal de manos del cardenal Parolín pretende claramente dar a los lineamientos de Buenos Aires un nivel significativo de autoridad magisterial en la interpretación de Amoris Laetitia.

El uso que hace el Papa del término “auténtico magisterio”es especialmente preocupante dado que pareciera pretender disparar el Canon 752, el cual exige supuestamente la “sumisión del intelecto y la voluntad” a los lineamientos de Buenos Aires, derrocando la enseñanza tradicional de la Iglesia:

Can. 752 Mientras que el asentimiento de la fe, una sumisión religiosa del intelecto y la voluntad no está obligado a ser dado a cualquier  doctrina que sea el Sumo Pontífice o el Colegio de los Obispos, el ejercicio de su auténtico magisterio, declarando en una cuestión de fe y moral, a pesar de que no tienen  la intención de proclamar la doctrina de  acto definitivo.

En el párrafo 6 de los Criterios de Buenos Aires, a ser tratados ahora explícitamente como parte del “auténtico magisterio” del papa Francisco, el permitir la comunión en casos de parejas en estado de adulterio sin vivir en absoluta continencia se hace explícito:

6) En otras circunstancias más complejas, y cuando no se pudo obtener una declaración de nulidad, la opción mencionada [vivir en continencia] puede no ser de hecho factible. No obstante, igualmente es posible un camino de discernimiento. Si se llega a reconocer que, en un caso concreto, hay limitaciones que atenúan la responsabilidad y la culpabilidad (cf. 301-302), particularmente cuando una persona considere que caería en una ulterior falta dañando a los hijos de la nueva unión, Amoris laetitia abre la posibilidad del acceso a los sacramentos de la Reconciliación y la Eucaristía (cf. notas 336 y 351). Estos a su vez disponen a la persona a seguir madurando y creciendo con la fuerza de la gracia.

La carta de los obispos de Buenos Aires al papa Francisco, que antes era privada y que ahora debe ser considerada Carta Apostólica perteneciente a su ” auténtico magisterio”, confirma estos criterios:

“El escrito es muy bueno y explícita cabalmente el sentido del capítulo VIII de Amoris laetitia. No hay otras interpretaciones. Y estoy seguro de que hará mucho bien.”

Está claro que el problema con Amoris Laetitia no es solamente por los “obispos liberales” que la interpretan sino por el Papa, cuya interpretación explícita de su propio documento es imposible de encuadrar dentro de la doctrina y la disciplina inmutables de la fe católica.

Ver la edición de octubre 2016 del AAS en el sitio del Vaticano en internet (pdf grande).
Ver los lineamientos de Buenos Aires en el sitio del Vaticano aquí.
Debajo está la porción extraída del AAS en el formato original publicado.

 

(Traducido por Marilina Manteiga. Artículo original)

 

RORATE CÆLI

Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos