ONE PETER FIVE

Herejía en el Catecismo. El lobo en el Vaticano. No hay Pastores a la vista

Justo cuando la última ronda de acusaciones contra una red de homosexualidad y abusos en la Iglesia alcanza niveles insospechados, el papa Francisco – quien se ha mantenido extrañamente silencioso últimamente – lanzó una bomba nuclear teológica en medio nuestro.

De Crux:

“De acuerdo al Catecismo de la Iglesia Católica, la pena de muerte ya no es admisible bajo ninguna circunstancia.

El Vaticano anunció el jueves que el papa Francisco aprobó los cambios en el compendio de enseñanza católica publicado bajo el papa Juan Pablo II.

“La pena de muerte es inadmisible porque atenta contra la inviolabilidad y la dignidad de la persona,” es lo que dice ahora el Catecismo de la Iglesia Católica sobre la pena de muerte, agregando que la Iglesia “se compromete con determinación a su abolición en todo el mundo.”

Tal como intenté demostrar anteriormente, esto es teológicamente incorrecto. No hay manera de evadirlo. Pero precisaba la opinión de un experto – y yo no lo soy – así que esta mañana me dirigí a un teólogo confiable y muy versado en las finas distinciones en la autoridad magisterial y sus límites. Esta fue la respuesta que recibí:

“La enseñanza tradicional de la Iglesia Católica sobre la moral intrínseca de la pena de muerte es un dogma irreformable. Negar esto o afirmar lo contrario es formalmente herético. Los católicos permanecen obligados a creer y aceptar esta doctrina más allá de cualquier cambio en el Catecismo.

¿Qué significa decir que es “formalmente herético”?

  1. Herejía formal versus herejía material. Esta es una distinción referida al status objetivo de proposiciones doctrinales. Una herejía es toda proposición opuesta a cualquier dogma. Se requieren dos cosas para que una doctrina sea dogma: (1) debe estar contenida en la revelación divina y (2) debe ser propuesta como tal por la Iglesia (ya sea bajo juramento solemne o por el magisterio ordinario y universal). Si se cumplen ambos requisitos, entonces la doctrina es un dogma formal, y negar tal dogma es una herejía formal. Si una doctrina se encuentra en la revelación divina pero aún no ha sido propuesta como tal en la Iglesia, entonces se la puede llamar “dogma material”. Ese fue el caso de la doctrina de la Inmaculada Concepción de María en los períodos patrístico y medieval.
  2. La herejía material es la negación de un dogma material. Hereje formal versus hereje material.Esta es una distinción referida a la culpa subjetiva de las personas. Un hereje es una persona que cree o enseña herejía. Un hereje material es una persona que cree o enseña algo que es objetivamente una herejía; un hereje formal es uno que continúa haciéndolo después de haber sido debidamente corregido.  Entonces, en el caso del dogma de la moral intrínseca de la pena de muerte, la negación de este dogma es herejía formal, dado que contradice una doctrina que está contenida en la revelación divina y ha sido propuesto como tal por el magisterio ordinario y universal de la Iglesia. La persona que niega este dogma es simplemente un hereje material en virtud de su negación; pero no es un hereje formal a menos que persista en su negación tras haber sido debidamente corregido.”

Lo absurdo de este momento en la Iglesia es que el solo reiterar una enseñanza de la Iglesia frente a su contradicción por parte del supremo oficio es tan peligroso para un teólogo en completa comunión que me veo obligado a proteger la identidad de esta persona.

No sé qué agregar a lo anterior. A esta altura estamos totalmente descarrilados, en aguas turbulentas y desconocidas. Comencé diciendo que el momento de Gálatas 2 había llegado cuando Francisco dio luz verde a la anticoncepción eugénica en  2016. Desde entonces, las cosas solo han empeorado.

Obispos del mundo, si son ortodoxos y les importa la fe o las almas que se pierden debido al bombardeo constante de escándalos y errores viniendo de Roma, ustedes tienen el deber moral de corregir a este Papa. 

El cardenal Burke, el cardenal Sarah, el cardenal Brandmüller, el cardenal Müller, el obispo Schneider – sus nombres son los primeros que recuerdo, pero hay otros. Esconderse y hacer referencias indirectas sobre lo que está sucediendo y condenando errores sin discutir acerca de su origen no es suficiente a los ojos de los fieles. El escándalo de este Papa sólo se agrava por la total falta de confrontación de parte de cuatro obispos que no reprenden este desastre por su nombre y en su rostro, tal como hizo San Pablo a San Pedro en Gálatas 2:11.

Dom Prosper Guéranger escribió que “Cuando el pastor se muda en lobo, toca desde luego al rebaño el defenderse.”

¿En verdad van a obligarnos a hacerlo solos?

Steve  Skojec

(Traducido por Marilina Manteiga. Artículo original)

One Peter Five

Edición en español de la web norteamericana One Peter Five (onepeterfive.com) bajo la dirección de Steve Skojec
¡Ya a la venta en Amazon!
Recibe nuestras noticias por email